Ve y escucha la reciente conferencia en línea en español con Marshall, Reed y Patricia aquí

Prepararte para el futuro


Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 26 de junio de 1987
en Estados Unidos.

Texto original: Preparing for the Future

Escucha el audio original aquí (en inglés): no disponible online

Más información sobre este texto


Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.




Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

Wisdom from the Greater community, volume 1
Volumen 5 > Sabiduría de la Comunidad Mayor Volumen 1 > Capítulo 8

Esta preparación te involucrará significativamente en cada momento mientras te preparas para el futuro.

El futuro es muy tentador. Las personas quieren saber mucho sobre él, pero al mismo tiempo no quieren saber nada. Quieren asegurarse de que todo lo que tienen estará garantizado y de que en el futuro recibirán más de lo que les gusta, como si se pudiera conseguir una garantía.

Tu futuro te aleja del presente. Si el presente parece seguro, no hay garantía de que el futuro lo sea, así que crees que debes asegurar el futuro para asegurar el presente. Esto, por supuesto, conduce a una tremenda infelicidad, ya que el presente nunca es seguro, pues el futuro tampoco lo es. Esperas que alguien pueda proporcionarte una garantía del futuro para poder tener más paz mental en el momento. Por supuesto, no te proporcionaré esa garantía. Lo que te proporcionaré, sin embargo, es una invitación a aprender a ser capaz de proveer para el futuro y responder al presente. Esa es la verdadera preparación.

Tener certeza sobre los eventos futuros es siempre ilusorio, porque no puedes tener una certeza completa sobre el futuro. Incluso si tu Conocimiento indica un acontecimiento futuro, cuando este ocurra no será exactamente igual. Cualquier experiencia precognitiva que puedas tener del futuro solo será una parte de lo que realmente ocurrirá.

El futuro se está creando ahora mismo. Se está formando. ¿Cómo puedes prepararte para algo que no existe? ¿Cómo puedes asegurar lo que aún no se ha manifestado? La vida siempre está preparándote para el futuro. No puedes tomar la otra posición y decir: “No hay futuro. Voy a vivir completamente en el momento, sin preocupación”. Esto parece un gran alivio de la terrible ansiedad que pesa sobre ti. Si el momento es absolutamente adecuado y no hay futuro del que preocuparse, la verdadera felicidad parece posible.

Esto es muy tentador, pero no es completo por algunas razones muy importantes. El presente es la preparación para el futuro, y tú, ya sea que aceptes o no la responsabilidad de esta preparación, también estás preparándote para el futuro. Este tiempo conducirá al próximo tiempo y lo preparará. Así que es cuestión de si quieres ser responsable de la preparación para el futuro o no. Si eres irresponsable, el futuro te aterrorizará porque te abrumará, te impactará y te privará, y no estarás preparado para él.

Si no tienes ningún tipo de preferencia y no tienes ningún deseo, teóricamente es posible que puedas disfrutar del momento sin importar lo que suceda. Pero, por supuesto, este no es el caso de los seres humanos, porque el proceso de la vida es una preparación. Tú estancia en este mundo es una preparación. No estás aquí simplemente para el momento. Estás aquí con un propósito, y tu propósito es la preparación.

Así que no puedes escapar del futuro, pero tampoco debes pensar en él con temor. La única manera de vivir exitosamente en el momento es vivir en el Conocimiento, porque el Conocimiento está completamente en el momento y al mismo tiempo está preparándote completamente para el futuro. Representa el pasado, el presente y el futuro. Vive solo en el presente, pero allana el camino para el futuro y te guía hacia delante.

No puedes prepararte para el futuro asegurándolo o haciendo que sea predecible. Nunca lo será, y si intentas que lo sea, tu vida se volverá muy vacía y aburrida. Tu necesidad de comodidad y tu deseo de aliviarte de tu propio miedo no pueden lograrse eliminando todo cambio posible de tu vida.

Tu mayor preocupación es que no puedas lograr lo que viniste a hacer aquí. Si realmente examinaras tu mente y emprendieras la recuperación del Conocimiento, te darías cuenta de que esta es tu mayor preocupación. Nada de lo que el mundo pueda hacerte puede suponer una mayor preocupación, porque solo estás aquí por muy poco tiempo, y lo que el mundo pueda hacerte solo lo hará por breves momentos en la gran extensión de tu vida. Pero no cumplir tu destino aquí conduce a la decepción y requiere tu retorno. Esto es más incómodo a largo plazo.

Una vez que has reconocido el Conocimiento en tu propia vida, verás que tu impulso y tu deseo de llevarlo a cabo son más fuertes que cualquier otra cosa. Con el tiempo, esto superará tu necesidad de seguridad, tu necesidad de tener un futuro previsible y tu necesidad de tener todas las cosas que sientes que son absolutamente vitales para tu felicidad. Solo habrá este deseo de expresar y completar tu propósito. Entonces tu vida se volverá uniforme y tendrás verdadero poder. Entonces el futuro no podrá amenazarte, porque expresarás y completarás tu propósito independientemente de lo que suceda. Cada nueva situación simplemente ofrecerá una nueva oportunidad para cumplir tu propósito. No lo verás como una posible pérdida, sino como una posible oportunidad. Si los tiempos empeoran, eso no disminuye tu oportunidad. Si los tiempos mejoran, eso no disminuye tu oportunidad. Unas puertas pueden cerrarse y otras abrirse. Tú tienes la intención de hacer algo, y usarás cualquiera de tus circunstancias para lograrlo.

Si no has descubierto tu propósito, entonces la supervivencia es tu principal preocupación, y por temor intentarás asegurar un futuro predecible y prepararte para él. Esto destruirá tu experiencia del presente y te llevará a un comportamiento muy errático y compulsivo. Te hará profundamente infeliz con muy poco alivio, porque aquí el futuro siempre te eludirá y te decepcionará de ciertas maneras.

Por tanto, no garantizaré tu futuro. No puedo. ¿Cómo podría? Si te digo algo sobre tu futuro, será solo una faceta de él, y es posible que no ocurra, teniendo en cuenta tus propias decisiones en ese intervalo. Entonces, ¿cuál es el valor de hacer predicciones? Ocasionalmente, las predicciones son muy importantes para incitar la responsabilidad y la acción constructiva en las personas. Si hay algo importante o difícil que esté a punto de suceder y las personas necesitan saberlo, una predicción sería muy esencial, pero eso es bastante raro.

Tu papel aquí no es simplemente prepararte para el desastre o para encontrar más seguridad, un escondite más seguro para que las tormentas de este mundo no te alcancen. No has venido hasta aquí para esconderte. No quieres esconderte. Incluso destruirás tu propia seguridad si se vuelve demasiado dominante. ¿Por qué las personas destruyen todo lo que han creado que las hace sentirse muy seguras? Porque las aprisiona y ya no pueden soportarlo. Prefieren empezar de nuevo. Así que si tu propia estabilidad comienza a eliminar tu posibilidad de progreso, la destruirás. Destruirás tu estado financiero, tu salud, tus relaciones… todo lo que parezca estar interfiriéndote.

Esto no ocurre por amor a la libertad, pues la libertad sin propósito carece de sentido. ¿Cuál es el valor de la libertad si no existe ningún propósito? Es solo la licencia de ser caótico. Pero el verdadero significado de la libertad es que el verdadero propósito pueda seguir siendo descubierto y expresado. Para tener esta libertad, debes aprender a vivir con el Conocimiento y a usarlo. Si no lo usas solo tendrás tus pensamientos para guiarte, y estos son notablemente caóticos. Son tan temporales, esporádicos y conflictivos que son una guía muy mala para ti.

Por tanto, debes aprender a prepararte para el futuro, ya que te estás preparando de todos modos, te guste o no. Eso es lo grandioso de la vida: es como es. Tu perspectiva solo te permite interactuar con más eficacia. No cambia tus verdaderas circunstancias.

Esto se vuelve muy confuso para los estudiantes que avanzan en el Conocimiento, porque pensaban que estaban aquí para hacer del mundo un lugar perfecto o, por lo menos, un lugar mejor, pero ahora no están tan seguros. Si sigues el Conocimiento, no siempre parece conducir en esa dirección. No siempre cumple con tus criterios de mejora para ti o para otros. Descubres que gran parte de tu deseo de mejorarte a ti mismo es simplemente para tener una apariencia mejor, para lucir mejor ante ti mismo y ante los demás. “Mírame; lo estoy haciendo bien.”

Cuando sigues el Conocimiento, él no tiene este enfoque, pero te infunde cada vez más vida, hasta que estás lleno de vida. Entonces ya no eres una persona separada por las ideas. Ahora eres una persona que está llena de vida. Tus ideas son secundarias. Las tendrás porque tienes una mente que piensa, pero es la Presencia Espiritual a tu alrededor y en ti la que influirá en las personas.

Entonces, ¿cómo te preparas para el futuro? Es bastante obvio que estás viviendo en una época de cambio sin precedentes. Tú mismo estás experimentando un cambio sin precedentes, que está muy relacionado con los tiempos en los que vives. Te preparas para el futuro siendo capaz de responder a él. El Conocimiento te indicará qué debes desarrollar y cómo debes prepararte para tu propio rol específico. Algunos de ustedes tendrán que ir al futuro sin nada de dinero. Otros tendrán que ir al futuro con mucho dinero. Dado el sistema de valores humanos, esto parece muy inconsistente, pero está relacionado con lo que estás destinado a hacer. Algunas personas nunca emprenderán su propósito si sus manos están llenas de dinero. Otras nunca emprenderán su propósito si sus manos están vacías. ¿Quién puede decirlo? ¿Quién puede determinar qué dará a cada persona la mejor oportunidad?

Si les das a las personas mucho dinero, se desmoronan. Si retiras a las personas el dinero, se desmoronan. No hay ética social o filosofía moral que pueda explicar la evolución de la vida. La vida no va de estas cosas, pero puede ser profundamente experimentada. De hecho, la vida es lo único que puede ser profundamente experimentado. ¿Puedes experimentar profundamente una idea? Si la experimentas profundamente, deja de existir. La has evaporado, porque las ideas no son experiencias, aunque pueden conducir a la experiencia.

Tu preparación es para ser capaz de responder al futuro y a lo que la preparación es en este momento. Se te ha dado el plan para tu propio desarrollo. Está dentro de ti. No puedes cultivarla solo, porque una parte importante de tu progreso es reconocer que no estás solo y que formas parte de una Comunidad Mayor.

No puedes decir: “Dame el plan y lo llevaré a cabo”, porque, como ves, solo tienes parte del plan. Tus Maestros tienen parte del plan. Hay personas en tu vida que tienen parte del plan. Personas que aún no has conocido tienen parte del plan. Por eso, no seas idealista y digas: “Dime el plan y yo seguiré adelante. Dime quién seré y me prepararé ahora”.

Si les dijera a las personas lo que podrían ser, desde su punto de vista actual les parecería imposible, o bien no lo preferirían a nivel personal. A veces les digo a las personas lo que quieren ser, para que se den cuenta de que no es lo que quieren. A veces les digo a las personas lo que quieren ser, para que finalmente cuiden de sí mismas, se responsabilicen de lo que saben y avancen enérgicamente.

Por tanto, ¿cómo vas a ser capaz de responder? Ser capaz de responder (response-able) es un concepto muy bueno. Si estás anclado en tu punto de vista sobre quién eres, cómo debe ser la vida, cómo debe suceder todo, quién es Dios y qué está haciendo Dios aquí, obviamente solo podrás responder desde tu posición fija, e insistirás en que el mundo apoye esa posición fija, lo cual por supuesto no hace.

Entonces no estás trabajando con la vida. Estás tratando de dirigirla para fortalecer tu propia identidad. Tu verdadera identidad es bastante segura. Fue establecida por Dios y no necesitas inventarla, sostenerla, ni hacer que el mundo esté de acuerdo en que es verdadera. Pero la identidad que Dios creó está oculta y debe ser descubierta. Cuando sea descubierta, disolverá todas las demás identidades dentro de ti. Experimentarás tu identidad llevando a cabo tu propósito, porque la identidad es la vida en acción. Es la experiencia de vivir una vida vital, esencial y real. Es observar los frutos de tus acciones y las relaciones que se desarrollan como resultado, porque lo que Dios creó en ti no es un individuo, sino parte de un tejido mayor.

Entonces puedes mirarte individualmente y decir: “¿Quién soy yo? Debo ser algo muy misterioso, porque sé que no soy solo un cuerpo. No soy solo mis ideas. No soy simplemente mi nombre ni mi historia. Sé que continuaré después de la muerte. Sé que he estado en algún lugar antes de venir aquí.” Estas ideas, por supuesto, son obvias para cualquiera que esté abierto a ellas. Pero ¿quién eres como individuo? Como ves, tu propósito revela tu Ser en su relación con otros. No viniste aquí solo para crecer. Viniste a hacer algo. Este mundo tiene un montón de problemas. Se ha creado así, para que las personas que necesitan hacer algo puedan hacerlo.

¿Por qué el mundo no se convierte en un lugar perfecto, cuando las personas son tan inteligentes y amorosas en su verdadera naturaleza? ¿Por qué el mundo no es como se supone que debe ser? Es porque se trata de un entorno donde las personas que no han aceptado la responsabilidad del servicio pueden tener la oportunidad de hacerlo. Si no existieran mejoras que hacer aquí estarías muy perdido, porque tu etapa en la vida es la de contribuir. Si piensas que tu vida es solo para tu propio crecimiento, te quedarás ensimismado contigo mismo y perderás de vista la esencia de la cuestión. Deseamos sacarte del ensimismamiento para que puedas comprometerte con la vida. Eso producirá todo el crecimiento que puedas manejar, y reavivará la relación y el sentido de pertenencia y de lugar que son tan fundamentales.

Las personas dicen: “Quiero una relación, quiero una carrera profesional y quiero la promesa de vivir mucho, y lo quiero todo lo antes posible.” Bueno, hay personas que tienen todas esas cosas y no lo están haciendo mucho mejor que tú. Eso es evidente. Las personas que no están en relación, no quieren pasar tiempo con las personas que si lo están, porque no quieren ver que lo que quieren probablemente no basta para su necesidad. Ellas quieren ser las que no tienen y envidiar a las que tienen. Así que van al cine y ven a las personas enamorarse, pero no quieren entrar en hogares con muchos hijos y ver cómo es realmente el matrimonio.

La relación es muy importante, por supuesto, pero ni siquiera es lo principal. Si vas al futuro queriendo una relación muy desesperadamente —”Solo dame una relación. ¡Eso es todo lo que quiero!”— entonces corres un gran riesgo de decepcionarte. No estás procediendo desde el Conocimiento.

Cuando estés con el Conocimiento comprenderás el futuro, porque el futuro es para que nazca tu Conocimiento. Si los tiempos empeoran, eso está bien, pues hace que surja el Conocimiento. Si los tiempos mejoran, eso está bien, pues hace que surja el Conocimiento.

Trabajas diligentemente para mejorar la calidad de vida aquí, pero es algo más misterioso que simplemente hacer que todo se vea mejor, que todas las personas luzcan mejor y que parezca que todo el dolor desaparece. Las personas no vinieron aquí para no sentir dolor. Eso es como ir al océano y no querer mojarte. Si deseas participar, debes aceptar algún grado de malestar. Hay circunstancias dolorosas aquí. Tendrás pequeños dolores y molestias incluso si vives una vida inmaculada. Sin embargo, cuando estás viviendo con el Conocimiento, estas irritaciones no bastan para superar tu conciencia. Simplemente las consideras como propias de este entorno; no son dolores grandes, sino pequeños. Ya has renunciado a los grandes dolores al entrar en la vida del Conocimiento, pues ¿qué mayor dolor hay que vivir sin el Conocimiento?

Por tanto, no vayas al futuro con tu lista de demandas, porque tendrás mucho miedo a decepcionarte y ese miedo te perseguirá. Y conforme envejezcas y veas que ciertas cosas no se han cumplido, estarás extremadamente ansioso por ti mismo y mal preparado para lidiar con lo que el futuro deparará. El futuro es prometedor, pero si tienes tu lista de demandas no verás la promesa.

¿Cómo te preparas para poder responder? Lo haces desarrollando el Conocimiento en el momento actual. ¡Hay tanto que hacer con el Conocimiento en este momento! Esto no significa que sepas quién eres o lo que serás dentro de veinte años, ni que el futuro esté asegurado, ni que tu identidad esté plenamente establecida, ni que vayas a tener todas las cosas que siempre has querido.

Pero significa que tu vida está siendo revitalizada. El Conocimiento está devolviéndote la vida. Has quedado desamparado, y a medida que la vida se te devuelve ya no tienes que preocuparte por la dirección, porque ahora te estás moviendo. No te quedas al margen preguntando: “¿Quién soy yo? ¿Qué soy? ¿Por qué estoy aquí? ¿A dónde voy?”. Simplemente vas, y al ir te das cuenta de que tienes un sentido de dirección. No puedes experimentar la dirección si aún estás esperando. Cuando te mueves, te estás moviendo en una dirección determinada. Así es como se  discierne la dirección.

Cuando comienzas la preparación en los Pasos al Conocimiento, queremos que te muevas. No queremos que te sientes mirando tus ideas y diciendo: “¿Dónde está la verdad ahora?”. Queremos que te muevas, porque cuando hayas viajado un poco serás capaz de discernir tu dirección. “Yo estaba allí. Ahora estoy aquí. Esta es mi dirección.” Debes estar moviéndote para experimentar propósito. No puedes estar estancado.

Por eso, no digo: “No te preocupes por el futuro”. Si no estás con el Conocimiento, todo lo que puedes hacer con el futuro es preocuparte por él. No decimos: “Escapa del momento. No existe el futuro”, porque eso sencillamente es irresponsable. Nosotros decimos: “Desarrolla el Conocimiento ahora. Utilízalo ahora con eficacia y comprende que estás aquí por un propósito, incluso si está mal definido”.

Como ves, no tendrás un entendimiento completo de tu propósito hasta que tu vida haya terminado. Entonces mirarás hacia atrás y dirás: “Esto es lo que realmente sucedió”. Puedes tener una idea muy consistente y justificada de propósito, pero no estará completa hasta que estés al final de tu viaje aquí, mirando hacia atrás y diciendo: “Sí, ahora entiendo mi propósito”. ¿Por qué lo entenderás entonces? Porque te ha llevado a la coyuntura entre esta vida y tu Familia Espiritual, la cual te espera más allá de esta vida. No puedes tener un sentido pleno de propósito mientras estás en el mundo, porque esto es solo la mitad de la imagen. La otra mitad está al otro lado del velo.

Por tanto, no pases tu vida buscando definiciones. Entender la mitad de la historia de tu propósito es ser una persona de notable sabiduría. Aceptar los límites de la conciencia estando aquí te permite tener Conocimiento en el mundo. Ahora estás en condiciones de contribuir porque tus demandas no son muy grandes. No estás diciéndole a la vida: “Dame una definición completa de quién soy. Dame completa satisfacción. Dame completa realización. ¡Dame! ¡Dame! ¡Dame!”. No estás parado a un lado del camino, quejándote. Ahora te estás moviendo realmente y puedes contribuir. Así es como reconoces tus regalos. Por eso queremos que todos se muevan de una manera significativa. Con el movimiento surgen la vitalidad y un sentido de dirección.

Ahora se hace mucho hincapié en revitalizar el pasado, comprender todo lo que ha sucedido en la infancia, volver a las encarnaciones pasadas y experimentarte a ti mismo como Rey de Inglaterra (¡hay tantas personas que se han experimentado a sí mismas como Rey de Inglaterra que es destacable!)

Hay momentos en que sus vidas pasadas deben ser re-experimentadas, pero no es necesario buscarlas. Simplemente surgen. Hay una ola de emoción y luego se va. Es la emoción la que necesita ser liberada. No importa lo que las personas hicieron antes. Se acabó. De la misma manera, solo en raros casos las personas necesitan resucitar sus primeros años para poder liberar su emoción y así poder volver al tiempo presente.

Todo lo que tienes en este momento, en esta vida, es tu Conocimiento, descubierto o sin descubrir, usado o sin usar. Por eso, debes mirar el momento, no importa cuáles sean tus dificultades u obstrucciones. Haz un balance de aquello que estás haciendo que es esencial, vital y real y también de aquello que no; de dónde estás usando el Conocimiento y donde no. Este tipo de inventario de la vida es esencial, porque finalmente has llegado a un punto de partida. Antes de esto, simplemente tratabas de convencerte de que estabas mejor o peor que antes. Ahora no hay necesidad de convencerte, porque estás mirando.

Esta es la preparación para el futuro, porque el futuro te enfrentará con cosas y debes estar disponible. Si estas ensimismado, ¿cómo puedes estar disponible cuando ocurran los acontecimientos?

“¿Y si hay otro terremoto?”. Muchas personas quieren saber. “¿Cuándo va a suceder?”. Pero ¿qué diferencia hará esto? Lo único importante es: ¿Cómo estarás preparado para ello? Podrías decir: “Un terremoto va a suceder en esta ciudad. Voy a trasladarme a la ciudad de al lado”. Así que empacas todo, marchas a la siguiente ciudad y ¡mueres en un accidente de automóvil tan pronto como entras en ella! No hay terremotos allí, pero eres eliminado. Hasta aquí llega la seguridad.

No tiene sentido tratar de estar a salvo. Es inútil. La vida te llevará tarde o temprano. Si la seguridad es tu principal énfasis, ello te hace mucho más vulnerable, porque eres mucho menos capaz de lidiar con el cambio y las circunstancias. En vez de afrontarlos los evitas; por tanto, te alcanzan. Si estás huyendo de la vida, parecerá que te sobrepasa. Si estás corriendo hacia la vida, te abrazará. Entonces serás vital en tu tiempo en la historia, y dejarás este mundo con tus logros cumplidos.

Esta capacidad de prepararte es tu talento, porque te involucra significativamente en cada momento mientras te preparas para el futuro. Por tanto, no te preocupes por los eventos futuros. Permanece ahora presente ante ti mismo y haz lo que tu Conocimiento indique. Esa es la preparación. Es vivir en el momento de una manera vital y prepararse para el futuro de una manera significativa. Entonces existe un presente y un futuro juntos. Tienes un sentido de destino, que indica un futuro. Tienes un sentido de propósito, que indica un futuro. No te quedes sin futuro, o solo te mentirás a ti mismo. Tendrás uno te guste o no. ¡El futuro está llegando!

En cuanto a una relación, no puedes garantizar una asociación o una pareja, pero si tu vida es significativa y vital y estás realmente comprometido, ¿cómo puede no haber una relación en tu vida? Cuando eres vital en la vida, atraes a las personas por tu vitalidad y tu dirección. Cuando te mueves, las personas lo ven y te responden. Tienes que responder a alguien que se mueve, porque tiene poder. Cuando dejas de moverte, dejas de tener poder y te vuelves como una persona invisible.

Esto requiere mucha fe, por supuesto. No puedes experimentar el Conocimiento en cada momento. Será intermitente, pero incluso en una fase intermitente, será sustancial. Aquí debes tener fe y permanecer con ella. Si lo último que te indicó el Conocimiento es que debías hacer algo, entonces sigue haciéndolo hasta que el Conocimiento te indique lo contrario. No tienes que volver cada cinco minutos y decir: “Bueno, déjame reevaluar la situación. ¿Se supone que debo hacer esto?”. Cuando haces eso, empiezas a detenerte. Vivir con el Conocimiento te llevará de coyuntura en coyuntura, sacando a la luz todas tus mejores capacidades y minimizando todas tus adquisiciones difíciles o negativas. El Conocimiento es lo que siempre promovemos. Es misterioso y profundo, pero es absolutamente esencial.

Hemos hablado antes de los acontecimientos venideros, de la naturaleza del tiempo y de la era en la que vives, y del tipo de preparación que se requiere. Vives en una época en la que el mundo se ve obligado a unificarse, no porque sea su prerrogativa moral, sino porque está emergiendo a la Comunidad Mayor de mundos. La humanidad se está aventurando en el espacio, y los vecinos del exterior están aventurándose en su mundo cada vez más. Esta es la imagen mayor.

Tu Conocimiento dará cuenta de esto, pero tus deseos personales puede que no lo hagan. Si todavía estás demandando que la vida te dé todas esas cosas específicas, ¿cómo puedes atender a estas fuerzas mayores? ¿Cómo puedes ver el movimiento de las cosas dentro de un contexto más amplio? Solo las ves en función de si te dan una mayor promesa o una mayor carga en el cumplimiento de tus deseos.

Por eso es muy fácil que malinterpretes los acontecimientos actuales, porque los ves desde una perspectiva muy limitada. Tienes mucho miedo de que los cambios en la economía o la política puedan limitar tus libertades y tus adquisiciones. Sin embargo, estas fuerzas continuarán. Si vas a moverte exitosamente con ellas y servirlas, no puedes estar luchando contra ellas. No puedes luchar contra aquello a lo que estás destinado a servir.

Como ves, saber que el mundo está emergiendo a la Comunidad Mayor te da una perspectiva más alta sobre los acontecimientos, lo cual te permite ser compasivo con las personas. Te da una perspectiva que es muy esencial. Decimos estas cosas porque ayudan a las personas a prepararse para el futuro. Ahora pueden comenzar a salir de su propio punto de vista personal, el cual limita su perspectiva, y comenzar a ver las cosas de una manera más amplia.

Cuando te resulte esencial tener nueva información crucial para tu futuro, esta te llegará a través del Conocimiento. Terminarás en lugares sin saber exactamente por qué. Tal vez tengas razones, pero eso no es importante. Lo importante es que hay algo ahí para ti. Y mañana, si hay algo que necesitas que puede ayudarte en tu preparación, irás allí. Cuanto más puedas responder a esta guía interior natural, más vital y significativa será tu vida. Y estarás muy entusiasmado, no porque todo sea maravilloso, sino porque sabrás que estás aquí para servir a un propósito.