Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers

Texto original: Freedom (no disponible online)

Escucha el audio original aquí (en inglés): no disponible online

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Wisdom from the Greater community, volume 1
Volumen 5 > Sabiduría de la Comunidad Mayor Volumen 1 > Capítulo 7

Tu libertad es para descubrir el Conocimiento. Para eso has venido a este mundo.

Quisiéramos hablar de la libertad, un tema muy importante y que es objeto de mucha atención, particularmente en determinadas sociedades. Pero ahora debemos hablar de la libertad en un contexto más amplio y darte algunas ideas que te resultarán muy provocadoras. Tal vez desafiarán algunas ideas muy arraigadas, pero también confirmarán algunas inclinaciones más profundas.

Hay mucha histeria sobre la libertad, la libertad personal. La libertad se lleva con mucho empeño en ciertos países. De hecho, es un aspecto muy importante de tu búsqueda en la vida. Es muy confusa, sin embargo, porque implica algunas adversidades, algunas de ellas obvias y otras que quizás nunca se consideran.

Aquellos que han alcanzado la sabiduría en este mundo y también en otros mundos, aquellos que han descubierto el don del Conocimiento y lo han cultivado con toda su intención, han llegado a ciertas comprensiones básicas que son comunes en todas partes, independientemente de la cultura, el entorno, la religión, el idioma y demás. Una de las cosas que han descubierto uniformemente es que cuanto mayor es el Conocimiento, mayor es el poder y menor la libertad personal.

Por supuesto, las personas quieren ambas cosas. Quieren mayor poder, quieren cultivar su Conocimiento para poder tener más certeza y dirección en la vida, y quieren más libertad personal. Sin embargo, los sabios han descubierto que cuando se están dando los verdaderos pasos para la recuperación del Conocimiento, el deseo de una mayor libertad personal es de alguna manera afectado u obstruido.

Otra cosa que los sabios han descubierto es que la libertad y el propósito pueden ser mutuamente excluyentes, dadas las definiciones normales de las personas. Una vez más, las personas quieren propósito porque ofrece dirección, promesa de un futuro con sentido y relaciones actuales significativas. También quieren una mayor libertad personal. Pero cuando la oportunidad de emprender el descubrimiento del propósito se les ofrece de una forma reconocible, tienen miedo a lo que podrían tener que renunciar para perseguirlo. Así que la cuestión de la libertad se vuelve una cuestión de controversia.

La libertad se considera a menudo como la capacidad de actuar y participar de cualquier manera que uno desee, sin la obstrucción o el estorbo de otros. Por supuesto, los Maestros Internos son considerados aquí una gran amenaza, porque siempre parece que van a decirte todo lo que no puedes tener. Por más que quieras contacto por ser este significativo, existe un miedo a perder la libertad; existe el temor de que, de alguna manera, se te dirá qué hacer y no podrás tomar todas las decisiones por ti mismo.

Las personas realmente no quieren tomar muchas decisiones importantes, pero no dejan que nadie más lo haga, así que todo se vuelve muy confuso. Piden a los Maestros que proporcionen todo lo que sea de valor, pero sin pedir nada a cambio. Las personas quieren gratificación instantánea, propósito instantáneo, Conocimiento instantáneo, y sin embargo no quieren ceder nada.

Así que exploremos esto un poco, porque realmente no hay contradicción entre el propósito y la libertad si percibes las cosas correctamente. ¿Qué es la libertad sino la capacidad de recuperar tu Conocimiento, el cual es tu destino y tu herencia? Es para esto que sirve la libertad.

Sin el Conocimiento eres esclavo de tus propios pensamientos, así como de las fuerzas de este mundo. Aquí tu libertad personal es inútil y dolorosa. ¿Qué te ha dado? La prueba y error es una manera muy mala de aprender. Es muy lenta y difícil, y solo es necesaria hasta cierto punto.

Tu libertad ahora es la libertad de buscar el Conocimiento, que ofrece la única libertad que existe porque te recuerda tu Familia Espiritual. Te recuerda el compromiso por el que viniste al mundo. Te recuerda tu destino, y comienzas a ver tu vida como algo continuo, no solo a nivel conceptual, sino realmente como algo continuo. De repente, el mundo que era tan difícil e intimidante ya no tiene tanto peso. Ya no es tan aterrador.

Aquí reconoces que solo eres libre para participar en la vida. ¿Para qué sirve la libertad individual si no conduce a una plena participación en lo que realmente es la vida? Hoy en día las personas codician mucho su libertad personal, pero ¿qué les ha dado, sino más aislamiento y frustración? Han perdido la unidad de las antiguas culturas tribales, donde recibían un propósito, proporcionado por necesidad. Ahora a nadie le importa lo que eres o lo que haces, y hasta cierto punto eres libre.

Una sociedad libre es muy importante, porque te ofrece la máxima oportunidad de descubrir tu Conocimiento y expresarlo con un mínimo de obstáculos. Es un logro sin precedentes tener esta gran libertad, pero ¿cuántas personas pueden usarla correctamente y recibir su gran beneficio?

Tu única libertad real es la libertad de vivir tu propósito. La libertad sin propósito es caos. Es vivir sin rumbo ni dirección, solo motivado por tus miedos relacionados con la supervivencia, por tus deseos, por tus anhelos. Es una situación muy desesperada. Y por eso las personas buscan la esclavitud. ¿Cuántas personas han buscado la esclavitud en las relaciones personales? Prefieren estar en una relación dolorosa sin promesa que ser libres una vez más, porque su libertad es una carga más terrible.

La libertad personal, si es demasiado codiciada, evita que las personas puedan entregarse a sí mismas. De hecho, piensan que si se entregan a algo estarán perdiendo algo de tremendo valor. La libertad personal dice: “¡No te entregues a nada por completo! ¡No dejes que nada te use! ¡Resérvate!”. Pero las únicas personas que consiguen la armonía y el empoderamiento son las que se entregan completamente, sin reservar nada para sí mismas. Pero la libertad personal dice: “No. Que no te engañen. No te entregues. No renuncies a tu empoderamiento personal. Debes estar a cargo de todo en tu vida”. Esto se convierte en la razón para no estar plenamente en relación. Así que en el matrimonio intentas estar junto a la otra persona, pero no por completo. Intentas darte, pero solo hasta cierto punto. Quieres proteger tus intereses privados, pero estos te resultan dolorosos porque no pareces poder relacionarte plenamente con la otra persona.

Verás, tu libertad es para descubrir el Conocimiento. Es para eso que has venido a este mundo. Has venido de un lugar más fácil a un lugar más difícil para lograr algo. Si te enviaran a un lugar que padece un gran problema, no irías allí de vacaciones. Irías allí a trabajar. Si un incendio forestal estuviera rugiendo al norte de la ciudad, no irías allí con una caravana y un traje de baño; irías allí con una pala para hacer algo. Y si fueses allí y no supieras qué hacer, sentirías una gran pérdida. “Estoy aquí. He venido. ¡Pero no sé qué hacer!”. Ningún consuelo que puedas darte puede apaciguar esta necesidad de contribuir.

El Conocimiento resuelve el tema de la libertad de forma natural, porque te involucra por entero en la vida y te da la libertad para hacerlo. La verdadera libertad implica rendirte completamente a la vida, porque la vida es lo único que es libre. Tú solo no puedes ser libre, porque pasarás tu vida luchando contra las relaciones y anhelándolas al mismo tiempo. Las expulsarás, y las atraerás, y las apartarás a un lado, e irás de persona en persona desesperadamente.

Las relaciones personales son muy anheladas, porque se cree que dan mayor libertad personal. “Seré feliz si tengo a alguien con quien compartir mi libertad personal”. Pero es muy difícil compartir la libertad personal, porque la otra persona siempre quiere quitarte una parte, y tienes que hacer compromisos para estar en la relación. Si estás casado, no puedes tener la libertad de salir y tener una relación con quien quieras. Esa libertad se sacrifica. Aun así, si no estás casado puede que quieras tener una unión significativa con alguien.

Así que cuando los sabios dicen: “Cuanto mayor es el poder, menor es la libertad”, ese es un aspecto de esta comprensión. El otro aspecto es que conforme te involucres con el Conocimiento, incluso según te vayas acercando a él, perderás interés en la mayoría de las cosas que no guardan relación con el Conocimiento. No querrás correr tanto de acá para allá. Te sentirás cada vez más atraído hacia tu interior, como si una gran atracción tirara de ti hacia el centro de ti mismo. Ahora no querrás tanto estímulo. De hecho, comenzarás a apreciar la tranquilidad cada vez más y valorarás cada vez menos el ruido y la irritación. Estarás menos preocupado por tus ambiciones anteriores y más preocupado por cosas de mayor importancia para ti. A tus amigos les parecerás menos libre. “¡Vamos a bailar!” Y dirás: “No puedo. Simplemente no lo siento adecuado”. Y te mirarán y dirán, “¿Qué te pasa? ¡Solías ir a bailar todo el tiempo y ahora ya no eres divertido!”.

Esto es natural. Las personas que están comprometidas en la vida de manera significativa no están atrapadas en sus propias distracciones personales. No tienen tiempo. Se las necesita demasiado. Por eso, los sabios dicen: “Cuanto mayor es el poder, menor es la libertad”.

No querrás ni podrás perseguirlo todo a tu antojo o por impulso. Vivirás una vida mucho más uniforme y, en algunos sentidos, aislada. Tu discernimiento en las relaciones crecerá enormemente, porque el criterio para una relación será si alienta o no el Conocimiento. Comenzarás a reconocer que otras atracciones son muy temporales y peligrosas si se persiguen sin reservas. Esto también es natural.

El hombre y la mujer del Conocimiento nunca tienen que preocuparse por tener una relación, porque las personas querrán estar con ellos todo el tiempo. Su problema es el discernimiento, porque una persona del Conocimiento está yendo a alguna parte rodeada de personas que están paradas y esperando. Cualquiera que se mueva realmente atraerá a otros. Por eso, los muy sabios están a menudo aislados en la vida, porque si salen a la luz todo el mundo hace un gran alboroto, no porque sean particularmente brillantes o hermosos, sino simplemente porque su vida está totalmente involucrada, y es esa involucración la que produce una reacción muy fuerte.

Por eso, en la búsqueda del Conocimiento valorarás la libertad para poder perseguir el Conocimiento. Darás gracias a tus padres, darás gracias a tu sociedad, y agradecerás tus experiencias dolorosas del pasado por llevarte a valorar esta libertad y mostrarte que otras libertades no llevan a ninguna parte, y están vacías.

En algún momento, tal vez darás la bienvenida a tus Maestros Internos, porque necesitarás su ayuda y no te preocupará lo que puedas perder. Te preocupará lo que debes recibir. Las personas que están aterrorizadas de perder tienen miedo de recibir. El costo es siempre demasiado grande para ellas. Si vas a estar completamente comprometido en la vida, individualmente o como sociedad, ello te costará todo lo que tienes. Terminarás tu vida completamente utilizado, como un gran recipiente que ha sido vaciado. Es esa completa utilización la que te satisfará en este mundo y hará innecesario que regreses. Habrás dado todo lo que trajiste contigo. Habrás sido completamente utilizado. No estarás destrozado o exhausto, sino satisfecho.

Por tanto, no te preocupes por el costo. El costo es todo lo que ves a cambio de todo lo que no puedes ver, y lo que ves es una porción muy pequeña de la vida, mientras que lo que no puedes ver es muy grande. No puedes ver de dónde vienes o hacia dónde vas. No puedes ver a tus Maestros. No puedes ver, excepto en raras circunstancias, a tu Familia Espiritual. Has descendido al mundo visible para hacer algo y aprender a discernir lo que es de valor y lo que no lo es, lo que tiene un significado permanente y lo que solo es un estímulo temporal.

Cuando valoras lo permanente puedes disfrutar de lo temporal, porque ya no es una restricción o una maldición. Es un placer temporal. Comes una galleta y dices, “Buena galleta”. No miras la galleta diciendo: “Eres mi dueña. No puedo dejar de comerte”. No miras al cuerpo diciendo: “Eres mi prisión. Tengo que cuidar de ti noche y día. Nunca maduras. Eres siempre como un niño y me haces daño todos los días de mi vida”. Miras al cuerpo y dices: “Eres mi vehículo y te usaré al máximo. Te desgastaré usándote plenamente y no abusaré de ti, porque eres mi regalo. Eres mi micrófono, y a través de ti puedo llegar a otro de la forma que es aquí más significativa”.

Así que cuando los sabios dicen: “Cuanto mayor es el poder, menor es la libertad”, también significa que cuanto más poder tienes, más responsabilidad se pone sobre tus hombros y mayor es el riesgo. Es por eso que los sabios no van corriendo por ahí buscando cada nueva sensación. Tienen demasiada responsabilidad. Los que leen esto y son padres reconocen la responsabilidad y el costo que implican sus hijos, pero también que estos les dan algo que nunca habrían conseguido de otra manera.

Tendrás mucho tiempo para descansar cuando dejes este mundo. Entonces te irás de vacaciones, todo sucio de la lucha contra los incendios forestales y encantado de tener un descanso. Las personas no saben esto, porque el Conocimiento no ha surgido lo suficiente para compensar sus graves temores. De hecho, a medida que el Conocimiento se vuelva poderoso dentro de ti estarás ansioso de abandonar este mundo. Estarás ansioso por completar tu tarea. Estarás agradecido por cada oportunidad de hacerlo, y te marcharás con gratitud, diciendo: “¡Muchas gracias!”.

¿Por qué es importante escucharnos? Porque representamos tu vida más allá del mundo. Si recuerdas eso, incluso poco a poco, tu miedo se disipará, porque sabrás que no estás aislado y solo en este mundo. Sabrás que tu estancia aquí es temporal y que no se espera tanto de ti como habías pensado. No tienes que ser dios en tu universo. No tienes un universo. Estás en el universo. No tienes que buscar el poder personal, porque tienes verdadero poder.

¿Qué es el poder personal? Es poder sobre algo que es temporal. Pasas toda tu vida teniendo poder personal, y luego abandonas lo personal y todo aquello por lo que has luchado desaparece. Dejas el mundo con las manos vacías y dices: “¿Qué pasó con mi poder personal?”. Bueno, quedo ahí atrás con tu lado personal. Fue descartado junto con tus vestidos. Cuando el rey y la reina dejan el mundo, sus coronas y joyas quedan atrás. Cuando abandonas el mundo, tus logros quedan atrás excepto una cosa: tu Conocimiento, que es la vida dentro de ti y que será la vida dentro de ti cuando dejes este mundo en su forma actual.

Cuando las personas se vuelven estudiantes y se involucran en el Camino del Conocimiento, surgen muchos problemas respecto a la libertad. Existe una gran preocupación sobre quién está a cargo. “¿Soy yo quien estoy a cargo o solo estoy siguiendo órdenes? ¿Tengo voz y voto en lo que me pasa? ¿Estoy siendo manipulado o usado?”.

Estas son preguntas muy serias, aunque el Conocimiento las resuelve instantáneamente. Renunciar a tu libertad personal es reclamar a Dios y todo tu verdadero poder. Tu libertad personal te está enloqueciendo.

¿Qué podemos ofrecerte? Nosotros te ofrecemos un recordatorio y asistencia para recuperar tu Conocimiento. Eso es empoderamiento para ti, pero es un empoderamiento que te cambia un poco, como ves, porque antes solo eras parcialmente tú mismo. Ahora te estás volviendo por completo tú mismo, y resulta extraño ver cómo te sientes diferente respecto a todo. Te sientes más como eres en esos momentos maravillosos en los que no hay futuro ni pasado y no estás interesado por ti mismo. Estás interesado por el mundo y estás percibiendo el mundo en vez de a ti mismo.

La libertad personal solo es valiosa en el sentido de que te ofrece la oportunidad de encontrar el Conocimiento. Es un intercambio, como ves. Renuncias a parte del dominio que mantienes sobre tu vida para recibir una mayor sabiduría. El niño debe abandonar la infancia para entrar en la adolescencia. Es a la vez un renunciar y un recibir. Si no renuncias al infantilismo en la infancia, lo conservarás y no recibirás el siguiente regalo. Recibir el Conocimiento es aún más natural que eso.

Valoramos enormemente la libertad, porque el Conocimiento es libertad. No es la libertad de conseguir cosas. Ya sabes, todo el mundo tiene su lista de deseos. Las personas están viviendo la vida y están decididas a conseguir una relación, un trabajo y otras cosas. Estas cosas no son malas, pero vienen de manera natural cuando estás buscando algo mucho más esencial para ti y para todos.

No hay persona en el mundo que no tenga el Conocimiento. Las diferencias, entonces, son diferencias a nivel de desarrollo, sintonización y realización. El único ingrediente común a todos es el Conocimiento. A ese nivel no hay desacuerdo. Así que, si quieres estar en total acuerdo con la vida, tu lado personal debe ser lo suficientemente transparente para no obstruir tu atención. Entonces podrás comenzar a percibir la vida moviéndose a través de ti y de otros. Podrás ver el movimiento de las cosas. Podrás reconocer a los que son sabios, y mirar con compasión a los que son ignorantes. No hay reproche ahora. Hay paciencia. Hay una grandísima paciencia.

Imagínate por un momento que eres tu propio Maestro y que estás muy por encima de ti como persona, mirando a esa persona a través de la vida. Imagina la paciencia que debes tener. Plantas todas estas pequeñas cosas aquí y allá, y tal vez esa persona se acercará a una de esas cosas y la verá. Ella se pierde el noventa por ciento de lo que plantas, y el diez por ciento que no se pierde generalmente lo malinterpreta por completo de todas formas. Así que siempre estás conspirando para llevarla hacia sí misma, y ella siempre está conspirando para alejarse más. Se necesita mucha paciencia, pero el resultado vale la pena.

Lo único que importa en este mundo es el Conocimiento. El Conocimiento no es ideas ni filosofía; es una experiencia profunda. Es universal y atemporal, válido para todas las dimensiones. Pero es aterrador. Tendrás que renunciar a la libertad que te resulta familiar, que es el privilegio de ser caótico, a cambio de la libertad de ser uniforme y tener dirección. Cuando tienes dirección, tus opciones son limitadas. De hecho, a medida que el Conocimiento se haga más fuerte, tras un tiempo ya no habrá elección. Eso es la libertad. La libertad es un estado de no elección. Ahora estarás tratando con aquello que es inequívoco y absolutamente vital, no con opciones informales. La vida es vital a cada momento. Si estás considerando opciones, puedes estar seguro de que en esa situación no has llegado al Conocimiento.

La fuerza irresistible del Conocimiento es tan intensa que supera cualquier cosa que el mundo pueda poner en su camino. Este nivel de compromiso es la máxima demostración de Dios. Es poderoso, interminable y compasivo. Tiene vitalidad. Lo impulsa algo de más allá de este mundo. Es una fuerza inusitada e implacable. No le importan los costos ni los obstáculos, sino el funcionamiento práctico. Las personas con Conocimiento serán poco comunes y potentes. No estarán solas, a menos que así lo elijan.

Así pues, los sabios dicen que la elección es algo de lo que escapar, y sin embargo la elección se valora mucho en este mundo. Las personas dicen: “Debo poder elegir en todo. El gobierno no puede decirme qué hacer. Mi esposa no puede decírmelo. Mi amigo no puede decírmelo. Mi cuerpo no puede decírmelo. El tiempo no puede decírmelo. Debo elegir yo. ¡Es mi elección!”. Es como un niño pequeño diciendo: “¡Mío!”. No importa si es bueno para ti o no. ¡Lo importante es si es “mío”!

Pero, como ves, cuando emerge el Conocimiento todo empieza a tomar su lugar. No hay tantas opciones. Si sientes una atracción muy fuerte hacia otra persona, del tipo que te arrastra, en vez de decir: “¡Oh, qué maravilloso! ¡Una atracción!” y ser arrastrado y descubrir más tarde si hay alguna relación entre los dos, te detienes y ves si esto es el Conocimiento o no. Eres capaz de comprobarlo tú mismo. Esto te devuelve a lo que es vital para tu propia realización y tu propia contribución a otros.

Entonces preguntas: “¿Dónde me entrego totalmente?”. Miras alrededor y no hay mucho que sea muy inspirador para entregarte, así que debes entregarte a tu preparación. Debes ver lo que el mundo te está pidiendo, porque ahora ves que tu vida no es ese intento desesperado de adquirir cosas en un breve período de tiempo. El mundo es un lugar a donde vienes a contribuir y recibir.

¿Por qué el mundo es un lugar tan difícil? Ahora hay un gran énfasis en hacer del mundo un lugar que no sea difícil en absoluto. Pero ¿no ves aquí la contradicción? Existe una contradicción. La cuestión no es si la vida es difícil o fácil. La cuestión es si es vital. Hay personas que tienen vidas muy fáciles y están muertas por dentro. Su vitalidad les abandonó hace mucho tiempo. Todo lo que pueden esperar ahora es amortiguar su muerte y tener algún tipo de estímulo constante y placentero.

A veces, cuando la vida es difícil tu vitalidad se manifiesta. Si haces la vida demasiado fácil, estarás dormido —confortable y a gusto—. Si no se te pide nada, nada es vital. Trabajarás toda tu vida, ganarás mucho dinero y tus hijos crecerán sin nada vital en absoluto. Esto es muy evidente. Puedes observarlo por todo tu alrededor.

La vida no es pasiva. Es una fuerza vital y poderosa, un compromiso serio y completo, no un compromiso informal. No hay nada informal en la vida. Ya sea tranquila o activa, está involucrada en extremo.

Las cosas suceden por necesidad, no por deseo. Las nubes no vienen porque quieren. Son empujadas aquí. Tienen que venir y vienen. No hacen caer lluvia porque es divertido. Lo hacen porque debe llover. Vienes al mundo para dar porque debes dar. Esa es tu naturaleza. Si no das serás infeliz, y culparás a todos por ello, incluso a ti mismo, pero no serás feliz.

Debes prepararte para dar. El Conocimiento es una responsabilidad. Debes ser una persona capaz de soportarla. No puedes asumir la responsabilidad siendo como un niño. Debes prepararte. La vida hará esto por ti, y debes hacerlo por propia voluntad. Si deseas descubrir el misterio de tu existencia aquí, entonces debes concederle mucha atención. Si lo haces, tal vez no serás muy libre personalmente, pero estará bien porque esto es más importante.

Te contaremos un pequeño relato sobre la historia de otro mundo. En ese mundo, los más sabios tienen muy poca libertad personal. De hecho, no se mueven por ahí en absoluto. No toman vacaciones; no las necesitan. Aquellos que tienen menos comprensión tienen la mayor libertad. Pueden hacer todo tipo de cosas dentro de ciertas pautas. No necesitan discriminar entre lo que piensan y lo que dicen. Sin embargo, los sabios deben discriminar cada segundo, pero tienen el poder y el incentivo para hacerlo, porque cada segundo es completo para ellos. Han alcanzado un estado en el que pueden hacer muy poco, salvo lo que les resulta absolutamente esencial. Y esto lo hacen con una capacidad extraordinaria. De hecho, es algo tan extraordinario en contraste con tu mundo y tu sociedad, que en comparación tu gente parecería increíblemente perezosa y ociosa. Pero la humanidad no es esa raza, y ellos tienen una naturaleza diferente a la de los seres humanos. Sin embargo, el Conocimiento es el mismo en todos los mundos. Es el factor común en toda la vida inteligente.

No es muy diferente en otros mundos. Solo porque tengan nuevas máquinas no significa que la naturaleza de las cosas sea diferente. ¿Por qué es importante que sepas esto? Es importante porque lo que está ahí fuera es el futuro de la humanidad como raza. Estás mirando su futuro. La humanidad está avanzando hacia esto con su tecnología. Te estás preparando emocionalmente para esto. Es esto lo que está cambiando cada aspecto de tu vida. Es esto lo que está destruyendo las sociedades tribales a un ritmo rápido. Es esto lo que está obligando a tu mundo a unirse.

La diferencia entre los sabios y los imprudentes seguirá siendo la misma. Aunque puedas tener mucha más información que tus antepasados y puedas tener artefactos maravillosos y maquinaria magnífica, todavía te verás enfrentado con tu Conocimiento, lo hayas descubierto o no.

No hay muchos sabios en el universo físico, independientemente de la cultura. ¿Sabes por qué? Es porque el sabio debe esconderse. Debe esconderse porque sus regalos están destinados solo a ciertos individuos, y debe esconderse para mantener su libertad de dar.

Tu Conocimiento en este período de tiempo tiene una tarea específica que cumplir, porque cuando entras en el mundo desde tu Familia Espiritual entras en un período específico de la historia, y tu contribución se orienta a ese período particular. ¿Cómo podría ser de otra manera? Cuando tienes una tarea que hacer, esta debe ser relevante para los tiempos en los que llegas. No puedes ir al incendio forestal con un hacha de piedra. Debes ir con un camión de bomberos, porque es un camión de bomberos lo que se necesita.

Las personas en algunas sociedades tienen gran libertad y gran lujo, pero tienen muy pocos deberes, y por eso las personas están muy solas. No es natural que estén tan separadas. Las personas odian el deber. Piensan que es una tremenda pérdida de libertad, pero en su verdadera esencia el deber representa un compromiso significativo, no una obligación.

¿En qué otra parte podríamos estar Nosotros, sino aquí? Podríamos ir a cualquier sitio, y aun así tendríamos que estar aquí, así que la elección carece de sentido para Nosotros. La elección interminable, el debate interminable… ahora somos libres de eso. Eso es libertad. Libertad de la deliberación interminable. Como ves, ya no tenemos que preocuparnos de eso, porque el Conocimiento nos ha tomado.

La libertad es la gran razón por la que las personas no aceptan a Dios, y aun así Dios te da libertad y poder de una magnitud que verdaderamente no podrías darte a ti mismo. Dios te da responsabilidad para que puedas recuperar tu poder y te valores a ti mismo. No puedes acercarte más a Dios a menos que tengas esta valía. No puedes ser una pequeña migaja e ir a Dios. Dios no te conoce como una pequeña migaja. Dios te conoce como una creación magnífica. Tampoco puedes ir a Dios hinchado de ti mismo, con una gran pegatina que diga: “¡Soy una creación magnífica!”, mientras por dentro sigues siendo una pequeña migaja. Debes ir a Dios como Dios te hizo, no como te hiciste tú.

Es por eso que Dios tira de ti desde las profundidades de tu conciencia; ¡es el gran vacío tirando de todo para retornarlo a Dios! Por eso hay Familias Espirituales. Por eso hay Maestros y estudiantes en todos los niveles. Nosotros también tenemos Maestros, ¿sabes? Ellos tiran de Nosotros, Nosotros tiramos de ti, y tú tiras de algún otro. Este es el gran tirón. Así es como todo es atraído de vuelta a su Hogar. Y en la medida en que el Conocimiento haya sido activado en ti, naturalmente contribuirás a ello. ¿Cómo podrías no hacerlo?