Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
en 1997

Texto original: Human Responses to the Greater Community

Escucha el audio original aquí (en inglés): no disponible

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

Pasará algún tiempo antes de que la gente pueda acostumbrarse a esta idea de la Comunidad Mayor, pues representa un umbral muy grande, un punto de inflexión tremendo para la humanidad. Algunas personas se moverán en su dirección, otras se alejarán y aún otras se moverán en contra. Estas son las tres posibles respuestas que cualquier persona puede tener ante las nuevas ideas y las nuevas experiencias. En cada una de estas tres posibles respuestas existen varias manifestaciones diferentes. Echemos un vistazo para ver qué significa cada una de ellas y de dónde surgen, tanto dentro de la persona como en la propia sociedad humana.

La primera respuesta a la Comunidad Mayor sería alejarse de ella. Los seres humanos tienen una notable tendencia a negar, negando cosas omnipresentes, negando cosas que son problemas graves en el mundo, negando cosas que son dificultades crónicas, actuando como si no estuvieran allí o pretendiendo que tienen el control de algo, cuando en realidad no lo tienen en absoluto.

Debido a que la Comunidad Mayor representa un cambio tremendo y requerirá un cambio tremendo en la percepción y la comprensión, habrá mucha negación. Muchas personas simplemente no querrán pensar en ella en absoluto. Y aunque existe creciente evidencia de que en el mundo están sucediendo numerosas visitas y de que muchos de estos visitantes están interfiriendo en los asuntos humanos, las personas actúan como si nada estuviera sucediendo. Ellas se dedicarán a sus propios asuntos, preocupadas con sus propios problemas personales. Simplemente no permitirán que esto entre en su conciencia.

Este tipo de negación es endémico en el mundo. La gente no quiere saber. ¿Por qué es esto? ¿De dónde viene? ¿Por qué esta tendencia existe en las personas en un grado tan importante?

En la naturaleza humana hay protecciones contra el dolor, y existe cierta necesidad de que las personas puedan obtener algún tipo de sensación de control sobre sus asuntos. Esto produce estabilidad para el individuo, mantendiendo su motivación para vivir y ser productivo en un estado funcional. Sin embargo, el mismo mecanismo que protege y preserva a los individuos también actúa en su contra, ya que puede negar las circunstancias y eventos que amenazan el bienestar de las personas y que socavarían su capacidad real de ejercer control sobre sus vidas.

Cuando lees la historia humana, ves evidencia de que las personas estaban en tremenda negación en momentos de desafío o de cambio. Actuaban como si nada estuviera pasando, y si tenían que admitir que estaba sucediendo algo, asumían que realmente lo tenían bajo control y que todo saldría bien.

En algunos casos apelaban a un poder mayor, diciendo: “Dios está a cargo de esto”, o “Dios se ocupará de ello”, o “Dios producirá un final feliz”. Sin embargo, este intento de preservar su sentido de bienestar en realidad las puso en peligro. En realidad las hizo más vulnerables a sufrir daños en el mundo.

Por tanto, dentro de cada persona hay cierto mecanismo de protección que no la permite experimentar demasiado dolor o incertidumbre. Sin embargo, este es el mismo mecanismo que pone en peligro a la humanidad y le impide resolver sus problemas mientras todavía son pequeños. En cierto sentido, es el mismo mecanismo que hace la vida más difícil y peligrosa.

Pero la negación no es simplemente el resultado de un mecanismo de supervivencia innato. También es el resultado de las preocupaciones de las personas y de aquello a lo que han dado su lealtad. Permítenos explicarlo.

Si das tu lealtad a tus ideas y preferencias, entonces, por la propia naturaleza de este enfoque, estarás en conflicto con las realidades de la vida. Insistirás en que la vida te dé lo que deseas, negando u omitiendo lo que pruebe que tu énfasis es incorrecto.

Esta preocupación por la felicidad y la lealtad a tus propias ideas y creencias es un enfoque muy peligroso. Solo busca reconocer ciertos elementos de la vida e identificarse con ellos, con ciertos aspectos de la vida, y trata de contrarrestar todo lo demás.

Por ejemplo, las personas quieren riqueza, comodidad y felicidad, pero no reconocen el rumbo al que esto las está llevando: a la pérdida de vitalidad, de relación y de su vida interior. Tampoco quieren tener en cuenta que tal vez eso no es lo mejor para ellas o para el mundo. Han puesto sus mentes en un objetivo y no considerarán los costos. No considerarán lo que esto significa realmente, y perseguirán su objetivo sin descanso, sin comprender que les está costando todo y que, de hecho, puede que no sea algo destinado para ellas en absoluto.

La idea del Conocimiento les causa temor. La idea de que haya graves problemas en el mundo es algo que no quieren tener que afrontar. Están preocupadas consigo mismas y con sus propios objetivos, pero como resultado no encontrarán su verdadero Ser, su verdadero propósito y su verdadero significado en la vida. Y no reconocerán las circunstancias de la vida que determinarán el resultado de su existencia y el futuro de la humanidad.

Fundamentalmente, esto es asumir una posición sin inteligencia. En la Comunidad Mayor, la inteligencia se define como la voluntad, el deseo y la capacidad de adaptarse y de crear. Esta es la definición de la inteligencia. No se trata del tamaño de tu cerebro, ni de cuántos cálculos puedes hacer en un minuto. Es el deseo, la voluntad y la capacidad de adaptarse y de crear. No puedes crear si no puedes adaptarte, aunque muchas personas intentan hacerlo todos los días.

El verdadero impulso creativo proviene de una involucración directa con el mundo, de tener que crear algo necesario en el mundo, algo que estás dotado para crear, algo que tienes las habilidades para producir. Esto es inteligencia. Es la capacidad de reconocer un problema y abordarlo de inmediato. No hay otra definición real y significativa de la inteligencia.

La demostración de la inteligencia es la capacidad de resolver problemas de una manera creativa y de mejorar, como resultado, la condición de la existencia tanto para ti como para los demás. Sin embargo, la negación demuestra, en todas sus formas y manifestaciones, una profunda falta de inteligencia. Cuando evitas o resistes lo que la realidad te presenta, no estás ejerciendo tu inteligencia. Estás perdiéndola, y con ella pierdes la capacidad de adaptarte y crear.

Aquí la búsqueda de la felicidad se vuelve la raíz de todo mal, no porque sea intrínsecamente mala, sino porque las personas se obsesionan con ella excluyendo todo lo demás, y lo que pierden en su búsqueda es muy grande, significativo e importante para su bienestar y su realización.

Muchas personas se apartarán de la Comunidad Mayor. Tienen sus propias ideas, sus propios objetivos. No quieren que la vida interfiera con sus planes. Simplemente bloquearán esto de su conciencia, o negarán que exista. Y si no pueden negar que existe, lo convertirán en algo placentero, algo bueno, algo con lo que puedan identificarse, algo que respalde sus planes y objetivos personales.

Esto está sucediendo en el mundo de hoy. Mucha gente piensa: “Oh, la visita de otras formas de vida inteligente es un gran acontecimiento espiritual”, creyendo que es algo que cumplirá sus ideales y les dará la sensación de iluminación, esperanza y paz que están buscando en sus propias vidas. Sin embargo, incluso estos objetivos, que en cierto sentido representan el verdadero propósito de la vida, son aquí subestimados y malinterpretados.

Para ver la posibilidad real de paz —de desarrollar ecuanimidad, de proveer una mayor armonía en la familia humana— debes trabajar con la realidad tal como es. No puedes superponer tus ideales o tus valores, ya que la vida no responderá a eso y perderás el contacto con tu verdadera naturaleza dentro de ti y con la realidad de la vida a tu alrededor. Te distanciarás de la vida y de ti mismo, y esos mismos ideales que creías que te darían las mayores recompensas de la vida en realidad te las robarán.

Hay muchas personas en el mundo actual que esperan y creen que la presencia en el planeta de la Comunidad Mayor traerá paz, ecuanimidad y verdadera resolución a la vida humana. No quieren ver la situación real. Solo quieren ver lo que quieren ver, y eso es no ver. Solo quieren pensar lo que quieren pensar, pero eso no es pensar.

No están ejerciendo su inteligencia. No están invocando al Conocimiento en su interior para que les revele la verdadera realidad. No están abriendo los ojos para ver las cosas como realmente son. Esta es una forma de negación. Es un alejarse de la realidad. Es evitar el significado, el propósito y la naturaleza de la vida.

Por tanto, cuando decimos que las personas se alejarán de la Comunidad Mayor, esto puede manifestarse de muchas maneras diferentes. Muchas simplemente darán la espalda, creyendo que esto no existe, y para ellas no habrá suficiente evidencia en el mundo que pueda convencerlas. A menos que sus vidas sean alcanzadas, negarán y evitarán la realidad de que la Comunidad Mayor está en el mundo y está ejerciendo una gran influencia.

Otras personas considerarán que es una posibilidad, pero solo sacarán conclusiones para reforzar sus ideas y creencias. No quieren que su visión del mundo se vea amenazada o desafiada. Solo quieren que la vida la confirme, y por eso usarán la evidencia de que la Comunidad Mayor está en el mundo para confirmar su visión del mundo, cualquiera que sea. Reconocerán que es una realidad, pero la interpretarán de manera que sirva a sus intereses y objetivos personales.

Se girarán y mirarán, pero no verán, porque solo verán sus pensamientos y creencias, incapaces de ver más allá. Esto representa negación y evitación: la incapacidad de relacionarse con la vida tal como realmente es, la incapacidad de abrir la mente y considerar algo nuevo, la incapacidad de ser vulnerable ante la vida, la incapacidad de comenzar de nuevo desarrollando un nuevo conjunto de fortalezas y capacidades.

Muchas personas se apartarán. Otras irán en contra de la Comunidad Mayor. Incapaces de alejarse o de negar su existencia, lucharán contra ella. Creerán que los visitantes están aquí buscando destruirlas. Creerán, tal vez, que los visitantes representan fuerzas demoníacas, e intentarán interpretar su presencia aquí basándose en las antiguas enseñanzas religiosas del mundo.

En cierto sentido, estas personas también están evitando las cosas, porque no pueden reconocer que los visitantes son seres sensibles como ellas, impulsados ​​por sus propias necesidades y preocupaciones, al igual que ellas. Los convertirán en demonios, en agentes de Satanás.

Estas personas interpretarán la realidad de la Comunidad Mayor desde su propia perspectiva religiosa, pero no verán. Lucharán contra la Comunidad Mayor, insistiendo en que la humanidad sea dejada a solas, pero no entenderán que la humanidad está en un nuevo umbral y que la presencia de la Comunidad Mayor representa la evolución de la vida en este mundo. Lucharán para mantener sus ideas religiosas. Lucharán para mantener su propia identidad tal como la conocen, sin aceptar la posibilidad de que haya un nuevo panorama para el crecimiento y el desarrollo.

Ellas lucharán contra esta realidad. La verán desde su propia posición replegada. Sin embargo, no entenderán con qué están tratando. A pesar de estar mirando, ellas tampoco podrán ver. Estarán gobernadas por el miedo y la ansiedad.

La tercera respuesta posible es ir hacia la Comunidad Mayor, reconociendo que es una realidad, que es algo nuevo y que necesita y requiere un nuevo enfoque y una nueva comprensión. Habrá algunas personas en el mundo que reconocerán esto y que intentarán sinceramente comprender su significado. Si pueden tener éxito y pueden aprender el Camino del Conocimiento de la Comunidad Mayor, estarán en condiciones de educar y guiar a otros y serán una fuerza positiva para el avance en el mundo.

Estas personas también enfrentan grandes dificultades, pero deben aprender a ver la situación con nuevos ojos y un nuevo entendimiento. Deben desarrollar su percepción y su discernimiento. Deben poder aprender sobre la vida en la Comunidad Mayor para comprender el significado y la intención de los visitantes. Deben tener la capacidad de ver que los visitantes no son ángeles ni demonios, sino seres sintientes reales como ellos mismos. Deben ir más allá de la dicotomía entre el bien y el mal para poder ver clara y objetivamente.

También tendrán que lidiar con la tremenda negación que existirá y con el miedo y la hostilidad que habrá a su alrededor. Las personas no querrán saber, o bien solo verán las cosas de forma temerosa y defensiva. Tendrán que lidiar con estas actitudes y creencias predominantes, que en ciertos sentidos presentarán un obstáculo aún más importante que la propia presencia de la Comunidad Mayor.

Tendrán que aprender a distinguir entre lo que creen y lo que saben. Tendrán que reconocer las supersticiones que existen incluso en sus propios pensamientos y evaluaciones. Los requisitos de su aprendizaje serán enormes, pero tendrán una oportunidad para descubrir, crear y adaptarse que nadie más a su alrededor tendrá.

Por tanto, hay tres posibles respuestas a la Comunidad Mayor. Son las mismas tres respuestas que uno puede tener ante cualquier experiencia nueva en la vida. Son las tres posibilidades que cualquiera puede tener al enfrentar dificultades o adversidades en la vida.

La presencia de la Comunidad Mayor representa dificultad, adversidad y oportunidad. Sin embargo, ¿quién está en posición de reconocerlo? ¿Quién puede verlo? ¿Quién puede ver las cosas como realmente son? ¿Quién tiene el coraje de mirar? ¿Quién tiene la capacidad de discernir la diferencia entre la realidad y su propia percepción? ¿Quién tiene la paciencia y la perseverancia para aprender un Camino del Conocimiento de la Comunidad Mayor?

Hay fuerzas muy poderosas en el mundo que mantienen a la humanidad en un estado de ignorancia. En algunos casos tratan de hacerlo intencionalmente, y en otros lo hacen de forma inadvertida debido a su desconocimiento.

Los gobiernos del mundo intentan mantener a sus poblaciones obedientes y sumisas. Esto lo hacen intencionalmente. Creen que les corresponde a ellos resolver los grandes problemas, y que la persona promedio no está equipada para hacerlo o es incapaz. Ellos se conceden a sí mismos la autoridad y responsabilidad exclusivas para resolver los grandes problemas de la familia humana. Pero sin el apoyo de la población, ¿cómo pueden hacerlo? Ellos no creen en el Conocimiento. Solo creen en la persuasión y la manipulación.

Las instituciones religiosas en el mundo de hoy quieren preservar sus antiguas creencias. Quieren preservar su autoridad. Quieren preservar una interpretación tradicional de la divinidad y el propósito y destino humanos.

Para ellas, la Comunidad Mayor representa tal amenaza y desafío que son propensas a negarla por completo. Y si toman conciencia de ella y pueden interpretarla con sabiduría, ¿tendrán el valor y la integridad para informar a la gente e instruir a sus seguidores y a sus congregaciones?

Estas son preguntas muy serias. La respuesta puedes encontrarla mirando dentro de ti, en tus propias tendencias y creencias. Todas las tendencias de las que hemos hablado hasta ahora existen en ti, porque has estado negando cosas de tu vida en el pasado, y has luchado contra el cambio y la adversidad, y a veces fuiste hacia algo que era nuevo y que requería un nuevo enfoque.

Tú que estás leyendo este libro has demostrado las tres posibles respuestas. Incluso mientras lees este libro, mientras enfrentas el desafío y la oportunidad que estamos presentando aquí, puedes sentir estas tendencias dentro de ti. Está todo ahí. Y seguramente las verás a tu alrededor en las personas que conoces y en el tono, el énfasis y las prioridades del público.

Lee los periódicos y verás dónde se encuentran las prioridades humanas. Las personas están fascinadas por el asesinato y la violencia, pero no quieren enfrentar los grandes eventos que están sucediendo en la vida. No quieren enfrentar el hecho de que el suministro de alimentos en el mundo está declinando, o que la capa superior del suelo está disminuyendo, o que los sistemas medioambientales se están desmoronando, o que cada vez hay menos oportunidades en la vida y una mayor adversidad.

Ni siquiera quieren reconocer la posibilidad de que la Comunidad Mayor esté en el mundo. Quizás piensen: “¡Bueno, no necesitamos un problema más como este!”. Aquí hay una incapacidad fundamental para ver la vida tal como es en realidad y diferenciar entre lo que es un problema pequeño y lo que es uno grande. Esta incapacidad es fomentada por las poderosas instituciones del mundo actual.

Si la humanidad tiene alguna esperanza de mantener el ritmo de sus cambiantes circunstancias, es solo gracias a los actos valientes de individuos y pequeños grupos. Es necesario que haya más de estas personas. No puede ser solo la responsabilidad de una o dos personas talentosas aquí y allá. Cada persona debe sentir la necesidad de educación. No puede confiar únicamente en sus instituciones, ya que estas pueden no estar dispuestas a proporcionar la mayor educación que se necesita, o ser incapaces de hacerlo. Es tu responsabilidad. Es tu respuesta.

Si das la espalda al futuro, te sobrepasará. Si luchas contra él, te derrotará. Sin embargo, si puedes avanzar hacia el futuro y prepararte para él, estarás equipado no solo para abordarlo directamente, sino para usarlo para producir resultados beneficiosos para ti y para los demás. Esto es lo que ahora se necesita.

Dentro de ti tienes una naturaleza grande y una naturaleza débil. Tu naturaleza grande está representada por la realidad del Conocimiento dentro de ti. Tu naturaleza débil es tu tendencia a intentar vivir sin el Conocimiento y a confiar en tus propias ideas y preferencias para guiarte. Aquí debes elegir —no solo una vez sino muchas veces— encontrar y reclamar tu naturaleza mayor y recibir el mayor poder y responsabilidad que esto te brinda.

Si buscas escapar y vivir en un mundo de fantasía, poniendo toda tu atención en tus relaciones, tus pasatiempos o tus metas personales, no estarás en posición de contribuir a la vida y esta te parecerá una gran adversidad.

Si luchas contra el cambio y las nuevas revelaciones, estarás luchando contra ti mismo, porque el Conocimiento en tu interior busca avanzar hacia el futuro capacitándote para interactuar con el presente de una manera real y productiva. Sin embargo, si te aferras a tus ideas y te adhieres a tus creencias y asociaciones, no podrás responder al Conocimiento. La vida será para ti como un campo de batalla, y no conocerás la felicidad, la paz y la ecuanimidad.

Hay otro problema: el de la influencia. Es el problema de la falta de habilidad y conciencia de la humanidad con respecto al ambiente mental. Hoy las presencias de la Comunidad Mayor están intentando establecerse en el mundo. Están aquí para obtener recursos del mundo. Están tratando de ejercer su influencia sobre el pensamiento humano.

Parte de su estrategia es seleccionar a los individuos más brillantes y librepensadores, aquellos que quizás sean los menos tradicionales o convencionales en su enfoque, para pacificarlos. Aquí vemos, por ejemplo, un énfasis espiritual en la paz, la armonía y el refugiarse de la vida. Sin embargo, no se trata de un retiro a un monasterio o un convento donde se practica una verdadera actividad y enfoque espiritual, sino más bien un retiro de la vida misma.

Hay algunas enseñanzas espirituales en el mundo actual que no tienen una fuente Divina. Son fruto de la intervención de la Comunidad Mayor. Estas enseñanzas alientan a las personas a buscar la felicidad y la comodidad por encima de todo lo demás, embarcándolas en un proceso de retirada de la vida y de sí mismas.

Aunque estas enseñanzas prometen iluminación, ecuanimidad, felicidad absoluta y alegría incesante, en realidad neutralizan las inclinaciones más profundas de las personas afectadas, y las ponen en una posición en la que no pueden ver, saber y actuar de acuerdo con el Conocimiento. Sus deseos, preferencias y esperanzas son tan consentidos que no pueden ver ni saber nada más.

Es notable que, en un mundo que se vuelve cada vez más demandante y que pide resolución, esfuerzos positivos y contribución, tantas personas que están en condiciones de proporcionar estas cosas estén siendo pacificadas y discapacitadas. Se retiran a sus pequeñas aldeas en las montañas o en la playa. Se alejan de todos y todo lo que encuentran desagradable. Buscan aislarse y protegerse en un mundo sin tribulaciones, en un mundo sin dificultades.

Sin embargo, se preguntan por qué existe tal tribulación en su interior. Tal vez se les enseñe que forma parte de su desarrollo espiritual, cuando en realidad el conflicto que están experimentando es el resultado de la incapacidad de comprometerse con la vida en su interior o la vida en el mundo. Sufren, pero su sufrimiento está justificado. Quieren entregar su poder a un poder mayor, pero no tienen la sabiduría o el discernimiento para saber a quién entregarse o lo que realmente esto significa.

Entonces lo dan todo para ser guiadas, pero no saben quién las está guiando. Quieren liberarse de las responsabilidades de la vida. Quieren que algún otro tome las decisiones por ellas. Piensan que ser como niños pequeños llevados de la mano es la forma de vivir la vida y ser genuinos en ella. Pierden su autoridad. Pierden conexión con su alma, al tiempo que creen que están viviendo una vida verdaderamente espiritual.

Estas personas no están en posición de enfrentar la Comunidad Mayor. No están en condiciones de entenderla. No están en condiciones de usar su autoridad para invocar su propia fuerza, dejar de lado sus preferencias, arriesgar su felicidad y hacer algo vital y necesario en la vida. Han perdido la voluntad de comprometerse con la vida. Han entregado su autoridad.

Puedo asegurarte que el Creador no quiere eso. No es el camino. El objetivo del Creador y los Invisibles es hacer a la gente fuerte, responsable y capaz, no generar algún tipo de beneficencia espiritual en la que las personas esperen que se les proporcione todo.

Puedo asegurarte que las fuerzas de la Comunidad Mayor que interactúan con la humanidad aprovecharán al máximo estas tendencias y las usarán a su favor. Estudiarán a estas personas, neutralizarán sus tendencias más profundas, se aprovecharán de su inocencia y dirigirán sus buenas intenciones.

Quizás en este momento estás pensando: “¡Dios mío! ¿Es posible? ¿Cómo puede ser esto?”. Pero cuando ganes habilidad y comprendas el ambiente mental, verás la oportunidad que esto crea para los visitantes y lo relativamente fácil que es para ellos aprovecharla.

No confíes en ninguna enseñanza espiritual que no enfatice tu autoridad, que no enfatice la reclamación del Conocimiento dentro de ti, que no te llame a responder, actuar, contribuir, aprender y dar en el mundo. No respondas a ninguna enseñanza espiritual que te quite tu responsabilidad de hacer esto y que no cultive una sabiduría práctica y genuina dentro de ti.

Esto lo debes discernir por ti mismo si vas a estar entre las personas valientes que elegirán enfrentar la vida y participar en ella, que elegirán fortalecerse en el Camino del Conocimiento y desarrollar la sabiduría.

Como hemos dicho, lo que será más difícil y desalentador de enfrentar son las tendencias de la humanidad, más que las intenciones de los visitantes. Pues hay una preparación para aprender a interpretar las presencias de la Comunidad Mayor en el mundo y aprender a enfrentar y relacionarse con ellas. No son todopoderosas. No son omnipotentes. Confían en la debilidad humana para establecerse a sí mismas.

Pero allí donde pueda surgir la fortaleza humana, estas presencias encontrarán que la humanidad será más que un simple reto y tendrán que ajustar sus planes, cambiar su enfoque y aprender a respetar los derechos, los privilegios y el dominio de la existencia humana.

Sin embargo, la humanidad debe ganarse su respeto. Debe demostrar sus capacidades. Debe establecer sus fronteras. Debe obtener su discernimiento. Debe ejercer su autoridad. Incluso si eres la única persona que conoces que está haciendo esto, debes hacerlo.

Observa la vida. Sé un estudiante del Conocimiento. Deja que el mayor poder emerja dentro de ti. Esto te revitalizará. Te dará coraje, fuerza y ​​perseverancia. Te elevará por encima de la desmoralización y el desaliento. Te dará la Luz de la vida. Te dará lo que el Creador quiere que tengas, y te permitirá hacer lo que el Creador quiere que hagas. Te permitirá elevarte por encima de la niebla de la negación, la ambivalencia y la hostilidad humanas. Te sacará del reino de la creencia para llevarte al reino de la certeza, la sabiduría y la fortaleza.