Basado en lo revelado a
Marshall Vian Summers
en el 2008
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: Great Waves of Change Practices (no disponible online)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.
GWC_Spanish_cov
Volumen 4 > Las Grandes Olas de cambio > Prácticas

Es importante usar y aplicar prácticas que puedan aportar una mayor claridad y certeza a tu vida. Las prácticas siguientes son de los capítulos de “Las Grandes Olas de cambio” y de otros escritos de Marshall Vian Summers. Con cualquier práctica, es importante practicar a intervalos regulares a lo largo del tiempo para profundizar tu experiencia. Estas prácticas construyen las habilidades y la conciencia que necesitarás para prepararte.

Hay muchas prácticas aquí para elegir. Cada una es importante. Elige la que sea más apropiada para tus necesidades e intereses en cada momento, pero no descuides las otras, pues todas son importantes para profundizar tu conexión con el Conocimiento, la Mente que Sabe dentro de ti, así como para prepararte para las Grandes Olas de cambio.

Dónde vivir:

Pregúntate: “¿Dónde debería vivir?” Mantente preguntando, y los pasos comenzarán a aparecer si hay algún cambio que debas hacer al respecto. No puedes preguntar solo una vez. Debes hacerlo repetidamente. Debes permanecer con la pregunta. Debes vivir con la pregunta y estar abierto, realmente abierto, a lo que se te pueda presentar, especialmente si ya sientes que donde estás no es permanente o te preocupa su viabilidad como lugar para vivir en el futuro.

Reconocer las señales:

Para comenzar, debes aprender a aquietarte y observar, mirando sin juzgar, mirando sin llegar a conclusiones, en busca de señales. Las señales no están en todas partes, pero son suficientemente abundantes, y si eres observador y te dedicas a prestar atención mientras avanzas a lo largo de tu día, entonces comenzarás a ver cosas, y estas cosas destacarán del resto. Estas cosas sobresaldrán. Te impresionarán más que los tipos habituales de cosas fascinantes o inquietantes sobre las que puedes escuchar o leer. Te impresionarán a un nivel más profundo. Presta atención. Anótalas. Mantén un registro de ellas con la fecha, la hora y el lugar para poder empezar a juntar las piezas del rompecabezas.

Tu situación actual:

La gran evaluación empieza tomando conciencia de dónde te encuentras ahora: cómo empleas tu tiempo, tu energía, tu enfoque, tus intereses…

– ¿Dónde estás entregando tu vida?

– ¿En qué la estás focalizando?

– ¿A qué la estás dedicando?

Cada día, solo tienes cierta cantidad de energía, tiempo y espacio en tu mente para considerar las cosas.

– ¿En qué estás invirtiendo todo eso ahora?

– ¿Qué estás haciendo?

– ¿Con quiénes estás?

– ¿Cuáles son tus prioridades?

– ¿Dónde estás ganando energía en tu vida, y dónde la estás perdiendo?

– ¿Y con quién la estás perdiendo, y en qué la estás perdiendo?

– ¿En qué sientes certeza y en qué te sientes inseguro?

– ¿En qué relaciones te encuentras ahora que te dan un sentido de certeza y dirección?

– ¿Y qué relaciones nublan esta certeza o la obstruyen por completo?

– ¿Dónde estás ahora mismo?

– ¿Con quién estás y qué estás haciendo con ellos?

– ¿Qué es lo que posees?

– ¿Y te está dando fuerza o robándotela?

– ¿En qué crees?

– ¿Y están tus creencias dándote claridad, o son un sustituto del propio Conocimiento?

– ¿En qué estás invirtiendo tu tiempo?

– ¿En qué estás usando tu mente?

– Si te sientas en meditación, ¿qué preocupaciones tiene tu mente?

– ¿En qué la estás usando?

– ¿Qué problemas está resolviendo?

Evalúa tus posesiones:

Comienza con cosas simples. Revisa todo lo que posees. Todo lo que posees, incluso las cosas insignificantes, tienen para ti algún tipo de valor, y de una manera sutil representan una influencia. Si tu vida está llena de cosas que no tienen utilidad ni finalidad, entonces esas cosas te están quitando en cierta medida tiempo y energía. Todavía las posees, y por tanto todavía estás relacionado con ellas. Ellas están ocupando espacio en tu casa y en tu mente. Todo lo que posees debe ser en realidad fundamentalmente práctico y necesario o bien personalmente muy significativo, y ese significado debe ser tal que apoye lo que eres ahora y aquello a donde sientes que te estás dirigiendo en la vida.

Discriminando las posesiones:

El proceso consiste en discriminar aplicando una mayor objetividad a tu vida, mirando todas las posesiones que tienes y preguntándote: “¿Es esto realmente útil para mí? ¿Es significativo para mí personalmente? ¿Y mejora y fortalece esto mi conciencia y comprensión de mí mismo?”

Relaciones:

Respecto a las relaciones que eliges y seleccionas para ti, debes evaluar cada una de ellas: “¿Está esta relación fortaleciéndome o debilitándome? ¿Está esta persona moviéndose en la dirección en la que yo debo moverme? ¿Tenemos un mayor destino juntos, o debo dejar que esta persona siga su propio camino en la vida?”

Evaluando la incomodidad:

La verdad es que no estás donde tienes que estar en la vida, y lo sabes, y es por eso que te sientes incómodo. No intentes librarte de esta molestia, porque es una señal en tu interior de que tu vida debe moverse, de que hay cambios que deben producirse y tú debes hacer. Permítete estar con la molestia. Siéntela. Mira lo que te está diciendo. Mira a dónde te está llevando. ¿Dónde están los puntos de incomodidad? ¿Dónde estás viviendo una mentira en tu vida? ¿Cuáles son las falsedades que te estás diciendo sobre tu relación con esta persona, este lugar o este objeto?

A qué estar atento en el mundo:

– Debes tomar conciencia de las situaciones en el mundo en lo que respecta a la disponibilidad de comida y agua.

– Debes tomar conciencia de cambios en el clima y sus efectos sobre la producción de alimentos en el mundo, así como sus efectos sobre el bienestar de la gente tanto en ambientes urbanos como rurales.

– Debes tomar conciencia de la inestabilidad política y económica y de cómo se está manifestando en ciertos lugares.

– Debes tomar conciencia de cualquier brote de enfermedad pandémica.

– Debes tomar conciencia de los conflictos que continúan existiendo y de los conflictos que puedan emerger en el futuro.

Cuando contemples el mundo, busca estas cosas. Simplemente sé testigo de ellas y ve si hay alguna señal. No todo lo que verás será importante. No todo lo que verás será una señal.

Haz lo que ya sabes:

Pregúntate: “¿Qué debo hacer ahora para prepararme a mí mismo y a mi familia?” Hay cosas ya que sabes que debes hacer. Quizá las has sabido desde hace tiempo. Debes hacerlas ahora. Haz las cosas que sabes que debes hacer hoy, y mañana sabrás otras cosas que debes hacer. Si las haces, sabrás más cosas que debes hacer. Es así como ganas mayor claridad. Completar las tareas que sabes que debes hacer te muestra las otras tareas que has de completar.

Ventajas y desventajas:

Debes pensar en estas cosas ahora —no emocionalmente, sino racionalmente— considerando tus ventajas y desventajas en función de dónde vives, cómo vives y cómo te mueves por los alrededores. ¿Qué ventajas tienes? ¿Cuáles son tus desventajas? ¿Cuál es la fuerza de tu posición? ¿Necesitas cambiar las circunstancias de tu vida radicalmente ante las Grandes Olas de cambio? Si es así, necesitarás hacerlo bastante pronto, porque estas cosas toman tiempo y tiempo es lo que no sobra. Si hay carencias de combustible, o si los precios de todo se disparan más allá de lo que puedas afrontar, ¿qué harás entonces?

Salir del aislamiento:

Debes establecer un puente que te saque de tu aislamiento. Involúcrate en tu comunidad local. Habla en tu ayuntamiento local y tu gobierno. Descubre lo que tu pueblo, ciudad o nación está haciendo para prepararse ante estas grandes dificultades. Lee, edúcate, ve a visitar a la gente, participa. Abandona tu aislamiento y tu obsesión contigo mismo. Implícate. Sé un divulgador. Comparte la revelación de este libro con otras personas. Lee sobre lo que otras personas están descubriendo a medida que empiezan a discernir las Grandes Olas de cambio. Esto es sano para ti. Es redentor para ti. Te dará confianza si actúas. Si no haces nada, entonces tu confianza se desmoronará y te hundirás en la desesperación. Entonces te encontrarás verdaderamente impotente y vulnerable.

Lugares peligrosos para vivir:

Si vives en una región desértica es posible que tengas que marcharte, ya que puede no haber agua para ti en el futuro, y puede volverse muy difícil conseguir que los alimentos lleguen a tu comunidad. No vivas cerca de agua en movimiento, cerca de ríos que se desbordarán ante fenómenos meteorológicos violentos y cambios en las condiciones climáticas. Es aconsejable alejarse de zonas costeras, que serán afectadas por fenómenos meteorológicos violentos, y en muchos casos también de ciertas grandes ciudades que estarán sujetas a una extrema inestabilidad social.

Cómo te habla el Conocimiento:

El Conocimiento te hablará a través de tus pensamientos y sentimientos. Pero no hablará a través del miedo o de la fantasía, ni hablará a tus preferencias. Debes estar abierto, preguntando al Conocimiento dentro de ti: “¿Qué debo hacer ahora? ¿Cuál es mi siguiente paso? ¿Cómo he de considerar esta situación particular? ¿Qué decisión debo tomar sobre este asunto en particular?”

Traer los asuntos al Conocimiento:

Aquí debes traer todo al Conocimiento. Pregunta al Conocimiento: “¿Es esta una buena idea? ¿Debo seguir las recomendaciones de esta persona?” Quizá sientas resistencia; quizá el Conocimiento estará silencioso. Ambas cosas indican que deberías detenerte y no seguir adelante con esa decisión ni seguir a esa persona.

Personas y comunidad:

Replantéate tu vida —tu relación con el lugar donde vives, la casa donde vives, tu trabajo, tu medio de transporte, tus relaciones.

– ¿Quién es sabio entre los que conoces?

– ¿Quién tiene habilidades?

– ¿Quién es fuerte?

– ¿Quién puede encarar las Grandes Olas de cambio?

Averigua cuáles son los recursos de tu comunidad.

– ¿Qué pueden ofrecer?

– ¿Qué activos tienen realmente que puedan apoyaros a ti y a tu comunidad?

Dónde poner tu fe:

– Tu pregunta entonces es, ¿Dónde pondrás tu fe?

– ¿Dónde está puesta tu fe incluso en este momento?

– ¿Qué te dará verdadera fuerza, verdadera confianza, verdadero coraje y determinación?

– ¿Qué te dará el poder para vencer tus propias debilidades, tu propia ambición, tu propia inhibición y tu propio miedo a la desaprobación de los demás?

– ¿Qué te dará el poder para superar tu condicionamiento social y atender una mayor necesidad y un mayor conjunto de problemas?

– ¿Qué te mantendrá por encima del miedo y la desesperanza?

Orientaciones iniciales:

Las “Recomendaciones para vivir en un mundo de Grandes Olas” son realmente solo orientaciones iniciales, porque las circunstancias de cada uno serán algo diferentes y cada cual tiene una misión y un propósito únicos que descubrir y realizar en la vida. Así que, más allá de establecer los pasos iniciales y de construir una fundación básica, tendrás que apoyarte en el Conocimiento dentro de ti y en el Conocimiento dentro de otros para navegar los tiempos inciertos y cambiantes por delante.

La importancia de la preparación interna:

Tu preparación interna aquí es más significativa que todo lo que hagas en el exterior, pues lo que hagas en el exterior es solo una conveniencia temporal. No puedes almacenar comida para el resto de tu vida. No puedes protegerte a ti mismo de cualquier eventualidad. No puedes acumular para décadas. Y no habrá lugar en la Tierra que sea enteramente seguro o que esté fuera del alcance de las Grandes Olas de cambio.

Saber la verdad:

Hay tres etapas a la hora de saber algo: la de ver, la de saber y la de actuar. La etapa de saber, la segunda parte de este proceso, implica una resonancia más profunda y una indagación en ti mismo. Debes preguntarte: “¿Es esta la verdad? ¿Tengo que tomar medidas con respecto a esto?” Puedes incluso tomar una posición contraria a lo que estás viendo para ver qué tipo de respuesta se produce en tu interior. Puedes probar de esta manera. Puedes desafiarlo. Pero al final, si es verdadero, verás que existe una gran certeza de que debes actuar con respecto a lo que ves y sabes.

Estudiando las Grandes Olas de cambio:

Uno debe estar dispuesto a mirar, a mirar realmente algo, a mirar realmente las Grandes Olas de cambio, leyendo sobre ellas, investigándolas, viendo qué son, aprendiendo más sobre ellas y sobre cómo están afectando en la actualidad a las personas del mundo y su potencial para alterar el curso de la historia humana. ¿Cuáles son las implicaciones? Algunas personas han estudiado esto. Personas inteligentes han contemplado esto y están advirtiendo a otros. ¿Qué es lo que esto significa? ¿Cuáles son sus implicaciones? ¿Cómo podría cambiar tu vida y las vidas de otras personas?

Estar con lo que sabes:

Permanecer con lo que sabes y has visto. “¿Qué significa esto realmente para mí? ¿Es esto realmente cierto? ¿Y qué debo hacer?”

Qué socava tu certidumbre:

Obsérvate a ti mismo. Observa lo que tu mente te dice. Escucha las diferentes voces en tu interior. ¿Utilizas la razón, la emoción, el consenso de los demás o las figuras de autoridad para disuadirte de estar con algo que ves? ¿De qué formas socavas tu certeza e invalidas tu propia experiencia? ¿Qué utilizas para traicionarte a ti mismo y a tu experiencia? ¿Utilizas la razón? ¿La fe? ¿Las suposiciones? ¿La autoridad de otras personas? ¿La convención? ¿La historia? Debes saberlo. Debes conocer tanto tus puntos fuertes como tus debilidades. Debes conocer tus tendencias a la hora de ver, saber y actuar.

Qué seguirás:

Las Grandes Olas de cambio están llegando. Están levantándose. Están emergiendo en el horizonte. Están afectando ya a millones de personas en todo el mundo.

– ¿Qué harás ahora?

– ¿Qué seguirás?

– ¿Qué voz dentro de ti seguirás?

– ¿A qué sabiduría más allá de ti mismo escucharás?

– ¿Cuánto valor reunirás?

– ¿Cuánto avanzarás en tu preparación?

– ¿Con cuánta seriedad te tomarás la situación?

– ¿Hasta qué punto transigirás intentando satisfacer las intenciones o las expectativas de otras personas?

Preparando a tus hijos:

Debes preparar a tus hijos, porque vivirán en un mundo de creciente cambio y dificultad. Les fortalecerás no diciéndoles lo que viene, sino fortaleciendo su relación con el Conocimiento, enseñándoles la diferencia entre la fantasía y la realidad, ayudándoles a discernir la naturaleza de sus propias fortalezas y debilidades, compartiendo con ellos la sabiduría que has aprendido en la vida y mostrándoles dónde pueden obtener una mayor sabiduría mediante las experiencias de otros.

PRÁCTICA DE MEDITACIÓN EN QUIETUD

La práctica de la quietud es esencial para experimentar el movimiento más profundo de tu vida y recibir la guía del Conocimiento dentro de ti en la preparación para las Grandes Olas de cambio. Aquí estarás yendo bajo la superficie de tu mente para experimentar niveles más tranquilos de pensamiento o incluso ningún pensamiento en absoluto. Esto es extremadamente relajante y rejuvenecedor.

Existen cuatro elementos importantes para construir una práctica de meditación de este tipo. En primer lugar, es importante practicar en un lugar tranquilo, sin distracciones ni interrupciones. Dedica, si es posible, un pequeño lugar en tu casa para este propósito y mejora ese entorno para que favorezca tu práctica.

En segundo lugar, es necesario estar físicamente cómodo mientras que practicas. Puesto que vas a estar sentado en esta práctica, encuentra una silla cómoda o cojines para apoyarte.

En tercer lugar, necesitarás acercarte a tu práctica con una actitud pasiva. Esto significa que estás en un estado mental relajado, sin tratar de conseguir intuiciones o respuestas. Estás moviéndote hacia el logro de un estado de quietud o meditación.

Por último, necesitas algo en lo que enfocar tu mente para que no vague constantemente. Puedes hacerlo siguiendo tu respiración o pronunciando en silencio un sonido o una palabra sin sentido. Si tu mente comienza a vagar a pensamientos o recuerdos, regresa suavemente a la respiración o el sonido que estás usando. Pase lo que pase, simplemente sigue trayendo tu mente de nuevo a la respiración o el sonido. Sigue trayendo de vuelta tu atención. Usar tu respiración o este sonido, con el tiempo, te llevará experimentar niveles más profundos y sutiles de la mente, como una piedra que se hunde en una profunda piscina. Aquí estás entrando en el reino del Conocimiento, más allá del alcance del intelecto.

Por tanto, para empezar, tomate tiempo y ve a tu espacio dedicado a la práctica. Apaga tu teléfono y cualquier otro dispositivo que pueda interrumpir tu tiempo de práctica. Siéntate cómodamente en una silla o en el suelo. Toma una serie de respiraciones profundas para relajarte. Cierra los ojos y empieza a centrarte en tu respiración o en una palabra o sonido. Puedes seguir naturalmente tu respiración o puedes pronunciar una palabra en silencio. En el estudio de los Pasos al Conocimiento se recomienda el sonido Na Rahn. Aquí te dices en voz baja Na en la inhalación y Rahn en la exhalación.

Si sigues tu respiración o utilizas un sonido tal como Na Rahn, es importante permanecer con él. Tu mente tiende a divagar, llamando a imágenes, problemas, recuerdos o inquietudes. A medida que continues practicando la quietud será más fácil, y te encontrarás a ti mismo experimentando un estado muy relajado, pero alerta. Si encuentras inicialmente que tiendes a quedarte dormido, esto está bien. Solo significa que puedes tener una profunda necesidad de descanso. Finalmente no te quedarás dormido, sino que lograrás un estado de meditación, que en realidad es aún más relajante que dormir.

Ten paciencia para aprender a meditar. Podría llevarte varios meses establecer esta práctica. Veinte minutos de meditación dos veces al día te traerá enormes recompensas. El estudio de los Pasos al Conocimiento te dará una base sólida para construir esta y otras prácticas que profundizarán tu experiencia.

Aquí estás emprendiendo un viaje bajo la superficie de tu mente, hacia estados más profundos de conciencia. Estás construyendo una fuerte conexión con el Conocimiento, una conexión que te acompañará en todas las circunstancias. Esto te dará fuerza, claridad y certeza en los tiempos cada vez más inciertos que vendrán.

PRÁCTICA DE REVISIÓN DE LOS CUATRO PILARES

Toma un rato tranquilo a la semana para revisar los Cuatro Pilares de tu vida, recordando que cada Pilar es importante. Aunque uno puede requerir más esfuerzo o atención en un momento dado, todos son igualmente importantes. Al igual que las cuatro patas de una mesa, cada uno debe ser fuerte. Ningún Pilar puede sacrificarse por los demás. No puedes construir uno en detrimento de todos los demás, de lo contrario no se te podrá dar ni podrás realizar nada grande, porque no habrás construido una base lo suficientemente fuerte.

El Pilar de las Relaciones

Ven al primer Pilar, el Pilar de las Relaciones, que incluye tus relaciones con personas, lugares, posesiones, e incluso con situaciones y condiciones en el mundo. Siente la condición de este Pilar, el estado de tus relaciones. Pregúntate a ti mismo: “¿Hay algo que necesite saber sobre alguna de mis relaciones?”. Haz esta pregunta de tal manera que la respuesta solo pueda ser un sí o no. Si la respuesta es no, eso está bien. Pero si la respuesta es sí, entonces busca la relación que podría ser. Si una relación viene a la mente, pregúntate: “¿Hay algo que necesite saber aquí?”. Entonces ábrete para recibir lo que podría ser. Puede que esto solo lleve un momento, pero hay que estar muy presente. Las percepciones pueden llegar a ti durante la práctica o en cualquier momento posterior. Lo importante es que te estás haciendo accesible para el Conocimiento y que tienes la voluntad y disposición para saber.

El Pilar del Trabajo y el Aprovisionamiento

Ahora ve al Pilar del trabajo y el aprovisionamiento, el Pilar que trata sobre el trabajo, el dinero y la contribución en el mundo. Siente la condición de este Pilar. Sigue el mismo proceso que antes: “¿Hay algo que deba saber con respecto a mi carrera y mi capacidad de proveer en el mundo?”. Si algo te viene a la mente, pregúntate: “¿Hay algo que necesite saber aquí?”. Entonces ábrete a lo que pueda ser. Tus percepciones pueden llegarte en forma de imágenes, ideas, sentimientos o sensaciones físicas fuertes, dependiendo de tu naturaleza y orientación individual.

El Pilar de la Salud

A continuación, ve al Pilar de la Salud, que incluye tu salud física, mental y emocional. Siente la condición de este Pilar. Pregúntate: “¿Hay algo que necesite saber sobre mi salud o sobre la salud de aquellos que están cerca de mí?”. Si algo te viene a la mente, pregúntate: “¿Hay algo que necesite saber aquí?”. Si lo hay, ábrete a ello. Acéptalo. Recíbelo.

El Pilar del Desarrollo Espiritual

A continuación, ve al Pilar del Desarrollo Espiritual y siente la condición de este Pilar. Pregúntate: “¿Hay algo que necesite saber sobre mi desarrollo espiritual?”. Y como con todos los otros pilares, si algo te viene a la mente, pregúntate: “¿Hay algo que necesite saber aquí?”.

La práctica de los Cuatro Pilares dará lugar, con el tiempo, a importantes percepciones sobre tu vida. Es importante que registres estas ideas en un diario y las repases periódicamente. Algunas percepciones tendrán significado inmediato y otras se volverán relevantes en el tiempo.

A medida que continúes con esta práctica y registres tus percepciones, verás que en realidad estás recibiendo percepciones del Conocimiento y señales del mundo.

Al visitar tus Cuatro Pilares, toma el tiempo que sea necesario para completar este proceso. Esto te dará la estructura que puedes usar para mantener una conciencia de estas cuatro áreas fundamentales de tu vida. Con el tiempo y conforme practiques, empezarás a construir, ladrillo a ladrillo, piedra a piedra, una base que el mundo no puede sacudir ni debilitar.