Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 11 de octubre de 1994
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: Living in an Emerging World

Escucha el audio original aquí (en inglés): no disponible online

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.
Living the Way of Knowledge
Volumen 3 > Viviendo el Camino del Conocimiento > Capítulo 1

La emergencia del mundo a la Comunidad Mayor representa el mayor punto de inflexión que la humanidad ha enfrentado hasta el momento.

Desde el comienzo mismo debemos hablar sobre el contexto en el que vives, porque debes tener un contexto para entender tu actividad y tu participación aquí en el mundo en este tiempo. Las personas a menudo pasan por alto este primer entendimiento esencial e intentan definir su propósito, su significado y su dirección basándose en sus propios deseos, intereses y ambiciones. En otras palabras, intentan crear su propio contexto y luego entenderse a sí mismas en él. Sin embargo, no vives aislado y formas parte de una vida mayor en el mundo y en la Comunidad Mayor de mundos, de la que tu mundo es una pequeña parte.

Por tanto, al comenzar la exploración de lo que es vivir el Camino del Conocimiento, es necesario ilustrar el mundo en el que vives —su condición y su evolución— y establecerlo como el contexto para entender tu participación aquí. Porque tu propósito aquí no es algo autocreado, sino que te fue dado antes de que vinieras. Te fue dado por tu Familia Espiritual más allá de este mundo. Por tanto, tu misión ya está intacta.

Esto significa que tienes un destino en el mundo. Quizá has sentido ese destino, un sentido de llamada, un sentido de dirección, quizá indefinido e inexplicable, pero que está atrayéndote ya. Puedes sentirlo. Y quizá, en un momento de tristeza, de introspección o de gran sobriedad, te has hecho una pregunta honesta: “¿Por qué estoy aquí, realmente?” Esta pregunta fue honesta, porque quizá comprendiste en ese momento que cualquier nuevo intento de definir tu vida basándote en tus intereses o tus deseos solo te conduciría hacia otro túnel sin salida que no lleva a ninguna parte.

Has venido para servir al mundo en su evolución. El mundo es tu contexto mientras estás aquí. No es tu contexto final, pero lo es mientras vives en el mundo como ser humano. Por tanto, mira el mundo y mira tus inclinaciones más profundas. Mira ambas cosas a la vez, porque ambas están relacionadas. El mundo te llama y tú llamas al mundo, pues estás relacionado con él aunque todavía no hayas reconocido esta relación. No estás separado del mundo. Formas parte del mundo. Este es el mundo que has venido a servir, un mundo que representa el contexto para descubrir tu propósito mayor en la vida, el cual trasciende tus deseos, tus miedos, tus preocupaciones y tus limitaciones.

Tu naturaleza ha sido diseñada para este propósito. Todavía no reconoces completamente este diseño. Cuando lo reconozcas reconocerás a tu Diseñador, y llegarás a apreciar la mayor armonía que existe en la vida, una armonía que los que habitan aquí todavía no ven.

Nosotros conocemos tu naturaleza porque entendemos el tejido de la vida en el que tu vida esta entretejida. No te vemos como algo separado o apartado de este tejido. Te vemos como parte del gran tapiz de la vida, del gran tapiz de la vida en este momento, en este mundo, en este lugar y en estas circunstancias. Sin embargo, el tapiz está cambiando. No confundamos entonces tu vida en el mundo con tu vida más allá del mundo, porque son diferentes. Si piensas que son lo mismo, subestimarás tu vida más allá del mundo y sobreestimarás tu vida en el mundo. Y harás algunas serias malinterpretaciones de tus habilidades y tu naturaleza mientras estás aquí.

Estás trabajando en un contexto muy limitado. Mientras estás aquí tienes límites físicos y mentales. Has experimentado estos límites, tal vez dolorosamente, pero necesitas entenderlos y reconocerlos sin condenarte, porque el hecho es que tienes límites. Estás trabajando a través de los vehículos limitados que son tu cuerpo y tu mente. El Espíritu dentro de ti, que Nosotros llamamos el Conocimiento, debe ejercer su sabiduría, su benevolencia y su propósito a través de estos vehículos limitados y a través de las circunstancias que enfrentas en la vida cotidiana.

Fuiste enviado aquí para servir al mundo. El mundo no está aquí para tu terapia. No es un hospital donde simplemente te recuperas. No obstante, es un lugar donde mejoras. Es un lugar donde puedes rehabilitarte. Pero más allá de eso, fuiste enviado para dar algo al mundo. Y lo que tienes que dar lo llevas dentro, como un cargamento secreto escondido dentro de ti. No puedes acceder a este cargamento secreto por tu cuenta. Se revelará por sí mismo de forma gradual, a medida que contactes con esas personas con las que estás destinado a unirte y que comparten tu propósito. Y se revelará cuando comprendas tu relación con el mundo en su verdadera manifestación.

Todas estas cosas, entonces, necesitan entrar en escena antes de que tu propósito mayor pueda ser verdaderamente experimentado y plenamente realizado. Pero cada paso que des en el camino te traerá una mayor confirmación, un mayor sentido de valor a tu vida y un mayor aprecio por las cosas maravillosas que están sucediendo en este momento y han sucedido en el pasado y que te han permitido estar aquí. Con este sentido de gratitud empezarás a apreciar la vida desde una panorámica y una perspectiva diferentes. En vez de ser una persona perdida en el mundo, tratando de ver más allá de la limitada perspectiva que tienes, logras una perspectiva mayor en la que ves tu vida tejiéndose en el mundo, según adquieres experiencia mundana y ganas una mayor experiencia del Conocimiento.

Juntas, estas [dos experiencias] proporcionan Conocimiento y Sabiduría. El Conocimiento ya está contigo, pero debes desarrollar sabiduría a través de tu experiencia de estar en el mundo. Sin sabiduría tu Conocimiento no puede expresarse. No tendrás el deseo o la capacidad para experimentarlo y expresarlo eficazmente. Por eso, adquirir sabiduría a través de la experiencia conforma la segunda parte de tu entrenamiento y de tu preparación para aprender y vivir el Camino del Conocimiento. Este será el principal enfoque del trabajo que haremos juntos.

Empecemos con la comprensión adecuada. Has venido para servir al mundo. El mundo que has venido a servir está en proceso de emerger a la Comunidad Mayor de mundos, el universo local a su alrededor, que contiene una gran diversidad de vida inteligente interactuando entre sí. La emergencia del mundo a la Comunidad Mayor representa el mayor punto de inflexión que la humanidad ha enfrentado hasta el momento. De hecho, es uno de los mayores puntos de inflexión que cualquier raza pueda enfrentar. Es para este gran punto de inflexión que te estamos ahora preparando, para que participes en él y contribuyas a tu mundo mientras atraviesa el gran proceso de emerger a la Comunidad Mayor. Con este propósito hemos preparado este libro y todos los libros acompañantes del Nuevo Mensaje.

Mira tu vida dentro de este contexto más amplio y te verás a ti mismo claramente. Y si desarrollas esta perspectiva y esta comprensión comenzarás a ser capaz de discernir tu naturaleza: por qué piensas de la forma que piensas, por qué sientes de la forma que sientes, por qué tienes ciertas tendencias y careces de otras, por qué tienes ciertas preocupaciones y sensibilidades y te faltan otras que parecen evidentes en otras personas. Cada aspecto de tu naturaleza tiene una mayor aplicación, pero debes entender el contexto en el que esta aplicación es significativa, de lo contrario no podrás entender tu naturaleza ni el propósito por el que estás en el mundo en este momento.

La evidencia de esta falta de entendimiento está por todo tu alrededor. Es patente en el mundo actual. Intentar vivir sin propósito, significado y dirección ha dado lugar a todas las evasiones y búsquedas sin sentido que preocupan, comprometen y dañan a las personas por todo tu alrededor. Tú mismo has experimentado esto en tu propio camino. Reconoce, pues, que es necesario comprender el contexto de tu vida para entender tu vida. El contexto está más allá de tu mente, pero tú eres una parte de ese contexto.

La emergencia del mundo a la Comunidad Mayor cambiará y desafiará todas las ideas fundamentales de la humanidad. Dará a la humanidad su mayor oportunidad para avanzar y el mayor desafío a su supervivencia. Pondrá en peligro vuestra autodeterminación como raza y pondrá en tela de juicio vuestras creencias e ideales más queridos. Sin embargo, proporcionará la base sobre la que unificar la raza humana, una base que no existiría sin este contexto mayor. Os aportará el estímulo y de hecho el requerimiento de uniros con otros con una comprensión más profunda, porque todos sois participantes en el mundo y todos habéis sido enviados aquí para apoyar la emergencia del mundo a la Comunidad Mayor. En cualquier forma que estés destinado a participar, estás sirviendo a la mayor evolución de tu raza. Todo lo que traes a la humanidad lo traes con este propósito.

Por eso, no tiene sentido ni esperanza intentar entender tu naturaleza mayor basándote solo en tus deseos o anhelos. Porque los deseos o anhelos de las personas están muy influenciados por su evitación del dolor y de la incomodidad en la vida. La vida plantea una gran serie de problemas que resolver. Unos pocos optan por enfrentar estos problemas, muchos luchan contra ellos y muchos más tratan de evitarlos completamente. Entonces, con este tipo de preocupaciones y motivaciones, ¿cómo pueden reconocer su mayor apreciación de la vida?

Debes venir a la vida. La vida te está esperando. Debes venir al mundo, porque el mundo te necesita. El mundo necesita los regalos que has traído contigo, y tú necesitas dar estos regalos para entender tu valor y tu propósito aquí. No hay otra forma de superar las contradicciones de tu vida, de tu personalidad y de tus relaciones, excepto encontrando el contexto y la comprensión adecuados para poder verte a ti mismo clara y naturalmente.

Aquí no te falseas a ti mismo para adaptarte a una definición o a un conjunto de expectativas que tienes de ti mismo o que los demás tienen de ti. En cambio, las cosas se vuelven simples y claras y pueden experimentarse porque son parte integral de la vida aquí. Las plantas y los animales que te rodean demuestran una vida integrada, pero la humanidad aún no ha adquirido esta capacidad.

Estamos hablando de algo totalmente natural e integral para ti y para tu naturaleza y tu diseño. Sal de ti mismo para verte en el gran escenario de la vida. Mira las necesidades de esa vida, así como tus propias necesidades, y verás lo compatibles que son. Es cierto que hay muchos lugares en los que no puedes estar y muchas personas con las que no puedes estar, aunque las encuentres atractivas o interesantes. Es cierto que no puedes establecer una relación verdadera con cualquier persona que quieras. Esperamos que ya hayas aprendido esto. Porque estás destinado a estar con ciertas personas para un fin determinado. Y existen experiencias necesarias en tu vida entre todas las cosas innecesarias que podrías intentar para ti mismo.

Existe aquello que es esencial y aquello que no es esencial. Si quieres sentir que tu vida es esencial, debes centrarte entonces en las cosas que son esenciales para ti y para el mundo que te rodea. Tienes un lugar aquí y un papel que jugar, pero debes comprender el lugar para entender el papel. Y debes entender el papel para comprender el lugar.

Aquí te llevamos al panorama mayor de la vida en el mundo y de la vida en la Comunidad Mayor, porque la humanidad se encuentra ahora en el gran umbral de entender que no está sola en el universo, y de hecho ni siquiera en su propio mundo, porque actualmente hay fuerzas de la Comunidad Mayor en el mundo. Cuando hablamos de la emergencia del mundo a la Comunidad Mayor no estamos hablando de un evento o una posibilidad futuros. Estamos hablando de la condición del mundo en el presente. Existen actualmente fuerzas divergentes de la Comunidad Mayor en el mundo. La mayoría de ellas buscan lograr el dominio o el control aquí. No son malvadas. Simplemente están ejerciendo sus propios intereses. Algunas de ellas son adversarias y otras son potenciales adversarias. El resultado está en vuestras manos y en sus manos, pero sin tu papel y tu participación, en cualquier nivel en el que estés destinado a participar, no podrás determinar el resultado.

Incluso sin la presencia de la Comunidad Mayor en el mundo, los crecientes problemas globales requerirían una unidad y una cooperación que la humanidad nunca antes ha establecido. ¿Cuál será la base para esto salvo una necesidad común, una conciencia común y una voluntad de renunciar a las animosidades y antiguas divisiones, para lograr un mayor resultado y atender una necesidad más importante? La necesidad impulsa el cambio en la vida humana, tal y como en la naturaleza a tu alrededor. Todo lo que sucede en la naturaleza es necesario. Cuando sientas esta necesidad, que es algo que la mayoría de las personas evita, tus decisiones se volverán mucho más claras y podrás escapar de la terrible maldición de la ambivalencia, que deja a las personas a la deriva y neutraliza sus mayores motivaciones e inclinaciones.

Eres necesario en el mundo, por tanto, ¿cómo puedes preguntarte qué valor tienes o qué debes hacer? Debes buscar esto fuera, no solo dentro de ti. El Camino del Conocimiento no te prepara para abandonar el mundo. Te prepara para estar en el mundo, porque es aquí a donde se te ha enviado. Es aquí a donde has elegido venir. Y se ha hecho mucho esfuerzo en tu nombre para permitirte estar aquí y que pudieras desarrollarte aquí. Todavía no tienes idea de cuánto se ha hecho para que pudieras tener esta oportunidad de dar.

No podemos esperar que tengas plena conciencia de esto, porque tendrías que estar más allá del mundo para verlo con claridad. Mientras estás en el mundo solo puedes tener un conocimiento parcial del gran esfuerzo que se ha hecho para traerte aquí, para prepararte aquí y para permitirte incluso comenzar a vivir la vida que vamos a ilustrar y a demostrar en este libro.

Para tener una experiencia mayor, sentir un significado mayor y encontrar un propósito mayor, debes salir de tu mente y de los límites de tu propia perspectiva, de modo que puedas reinvolucrarte con la vida. Esto es lo que significa vivir el Camino del Conocimiento. El Camino del Conocimiento te lleva a lo que sabes y es esencial. Todo lo demás lo vuelve innecesario para tu felicidad. Por eso te aporta la simplicidad, el enfoque y el poder que necesitas ahora para encontrar tu camino en un mundo que es cada vez más complicado y está cada vez más confuso e incapacitado, tanto por los frutos de sus experiencias pasadas como por la ambivalencia y la confusión de su ambiente mental.

Cuando decimos: “El mundo está emergiendo a la Comunidad Mayor y es por eso que has venido,” reconocemos que solo puedes comprenderlo en parte. Sin embargo, sabemos que tu comprensión crecerá y se expandirá a medida que te desarrolles, a medida que comprendas la realidad del Conocimiento dentro de ti y el trabajo del Conocimiento en el mundo. Este será un gran punto de inflexión para ti y un gran umbral en la comprensión. Es para llevarte a este punto de inflexión y a este umbral que ahora tratamos que emprendas el Camino del Conocimiento, tanto como estudiante de los Pasos al Conocimiento como de Vivir el Camino del Conocimiento.

Como estudiante de los Pasos al Conocimiento, aprendes a utilizarlo todo para el bien sin tener que otorgar a todas las cosas un buen motivo o una buena intención. En otras palabras, aceptas los errores como errores. Aceptas la confusión como confusión. Aceptas el fracaso como fracaso. Aceptas el éxito como éxito. E intentas utilizarlo todo para el bien, porque todo puede utilizarse para desarrollar sabiduría, certeza y capacidad si se percibe y se utiliza correctamente.

No necesitas —y de hecho no deberías— asignar una motivación e intención divinas a todo lo que te sucede, porque el mundo no está gobernado por el Creador. El mundo está puesto en movimiento. Es una vasta red de interacciones, tanto en el ambiente físico como en el ambiente mental en el que vives. El Creador te ha dado lo que necesitas para contribuir a esta condición y a esta realidad en la que vives. Ese es el regalo. Cualquier cosa puede pasarte mientras estás aquí. Sin embargo, el Conocimiento te protegerá si puedes responder a él. El Conocimiento te llevará a las personas adecuadas, y desarrollará lenta y cuidadosamente la comprensión correcta si eres paciente, persistente y honesto en tu enfoque.

Para poder comenzar a entender tu naturaleza, tu propósito y tu misión en la vida debes comenzar con el contexto, el cual es el mundo y la emergencia del mundo a la Comunidad Mayor. Aquí debes permitir que tu definición de ti mismo sea muy incompleta. No rellenes todos los huecos en tu comprensión. Déjalos vacíos. Deja que el rompecabezas de tu vida se construya solo en parte. Si lo construyes por tu cuenta o tratas de rellenarlo todo con lo que crees que se ve bien o es agradable, convincente o compatible con tus ideas, te impedirás reconocer la verdadera naturaleza de tu existencia aquí y la gran misión que te ha traído al mundo.

Por tanto, hay mucho que desaprender en el Camino del Conocimiento para aclarar las cosas, para limpiar completamente la pizarra, para llegar a ese momento en el que te dices a ti mismo: “Realmente quiero conocer el propósito de mi vida, porque todavía no lo sé.” Entonces, la mente se libera. Eres capaz de empezar de nuevo. Eres capaz de aplicar toda tu educación anterior en un esfuerzo nuevo y honesto. Hasta entonces seguirás intentando utilizar cada nueva experiencia, cada nueva relación y cada nueva observación para confirmar viejas ideas.

Esta es la mente funcionando sin el Conocimiento. Es la mente tratando de construir y mantener su propio contexto para la existencia y su propia definición dentro de ese contexto. Pero debes ver que cuando haces eso —y has hecho eso antes— estás construyendo una vida basada en suposiciones, esperanzas y deseos. Y tu vida se regirá principalmente por el miedo, porque evitarás todo lo que desafíe tus ideas. No podrás acercarte a la vida honesta o abiertamente. Y tus relaciones reflejarán esta ambivalencia y confusión fundamentales en cuanto a participar en la vida tal y como realmente es.

Empecemos de nuevo. Liberémonos de viejas conclusiones y viejas ideas, aun cuando te hayan servido en el pasado. No las necesitas ahora necesariamente, porque estás con el Conocimiento y el Conocimiento está contigo. Permanezcamos entonces con el Conocimiento a medida que salimos juntos al mundo, para aprender el Camino del Conocimiento y la manera de vivir el Conocimiento.

El Conocimiento está contigo, pero debes aprender sabiduría. La sabiduría es saber cómo tener el Conocimiento y cómo ser el Conocimiento en el mundo. Esto no es algo que puedas hacer solo. Necesitas la preparación adecuada. Necesitas verdaderos compañeros. Necesitas verdadera instrucción. Y necesitas atravesar los grandes umbrales en el aprendizaje que representan los principales puntos de inflexión en el Camino del Conocimiento.

Vives en un mundo emergente. Deja que tu comprensión de esto sea incompleta, pero mantén los ojos y los oídos abiertos. Mantén tu mente fresca. No te conformes con viejas ideas o conclusiones cómodas. Permítete ir a la vanguardia misma de la vida.

Tienes un corazón que puede responder. Estás equipado para ser un mensajero del Conocimiento en el mundo. Fuiste enviado aquí para dar algo del Conocimiento al mundo. No estás aquí para llevar una vida grandiosa o espectacular, porque en casi todos los casos las personas harán algo muy simple pero muy genuino. Es tu motivación y tu entendimiento lo que dará a tu simple participación en la vida el gran significado e importancia que tiene. Porque incluso la tarea más simple, si se realiza con el Conocimiento, demuestra una mayor verdad y una mayor divinidad en la vida. Dota a la persona que contribuye con la esencia que puede trasladarse y transmitirse a otros. Esto es lo que mantiene vivo el tejido de la vida. Esto es lo que hará que tu vida esté plenamente viva.

Ve a la vanguardia misma de la vida. Observa el mundo. Está emergiendo a la Comunidad Mayor. No puedes ver esto aún, pero lo sabes dentro de ti. El Conocimiento reconoce el camino del mundo y la dirección de la evolución de la vida, porque responde a la vida a un nivel muy primordial. Sabe lo que es esencial y no se deja engañar ni manipular por ninguna otra cosa.

Tu propósito, tu significado y tu dirección necesitan un contexto. El contexto está por todo tu alrededor. Cuanto mayor sea tu punto de observación, más verás y más reconocerás cómo todo está relacionado con todo lo demás. Esto no requiere una filosofía complicada, ni siquiera mucha especulación de tu parte, porque se trata de una experiencia. Es un reconocimiento y una serie de reconocimientos. Y se confirma mediante las relaciones esenciales que debes encontrar en esta vida, relaciones con aquellos que han sido enviados al mundo para ayudarte y participar contigo, de modo que puedas cumplir la mayor promesa que te trajo aquí.

Has venido a un mundo emergente. Tu vida será diferente de la de tus antepasados ​e incluso de la vida de tus padres. Ellos jugaron su parte para llevar al mundo a este gran umbral. Tú y tus hijos seréis también parte de este umbral. Porque cada individuo vive su vida no solo para cumplir su propósito, si puede encontrarlo, sino también para proporcionar esta oportunidad a otros individuos en el futuro. Así es como la humanidad construye sobre sí misma. Así es como la oportunidad se regenera. Así es como el Conocimiento se mantiene vivo en el mundo.

Estarás tentado de volver a caer en la pequeñez de tus viejas ideas y conclusiones, pero eres libre de ir más allá de ellas y te animamos a hacerlo. El Camino del Conocimiento te llevará más allá de la creencia, hasta la experiencia pura. Te llevará más allá de las suposiciones, hasta la comprensión directa. Te llevará más allá de las relaciones prematuras basadas en la fantasía o el deseo, hasta las relaciones basadas en el reconocimiento, el Conocimiento y la capacidad. Te llevará a las actividades en el mundo que te prepararán para tu rol y verdaderamente te dará algo, que desde ti retornará al mundo. Creará vitalidad dentro de ti, que es la base de la salud. Y te preparará y te permitirá desarrollar los Cuatro Pilares de tu vida.