Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
en octubre de 1994
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: Your Relationship with Your Spiritual Family

Escucha el audio original aquí (en inglés): no disponible online

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Living the Way of Knowledge
Volumen 3 > Viviendo el Camino del Conocimiento > Capítulo 7

Entra en el Misterio. Entra en el territorio salvaje. Deja las carreteras asfaltadas de la vida.

Igual que tienes relaciones dentro del mundo, tienes relaciones más allá del mundo. En el mundo tienes a tu familia mundana, que te ha criado desde la infancia para que tuvieras la oportunidad de convertirte en un adulto y de encontrar el mayor umbral donde la segunda etapa de la vida puede iniciarse y comenzarse.

Más allá del mundo tienes una Familia Espiritual que te eleva. Su trabajo contigo se activa a medida que comienzas la segunda gran etapa de desarrollo. Aquí debes empezar como un bebé, de la misma manera que comenzaste como un bebé cuando viniste a este mundo. Aquí aprendes a confiar en que ellos te elevarán, te darán lo que necesitas, te orientarán hacia tu nueva vida y te aportarán los recursos que requerirás.

Los Invisibles supervisan este desarrollo y actúan como intermediarios entre tu Familia Espiritual y tú mientras estás en el mundo. Aquí estás comenzando literalmente una nueva vida, y debes empezar como un principiante —como un bebe, como un niño pequeño—. Si piensas que estás maduro y que ya has aprendido lo suficiente para embarcarte en esta segunda gran etapa de la vida, estarás muy equivocado y te llevarás una gran decepción, y los errores que cometas tendrán graves consecuencias para ti.

Es realmente peligroso cuando las personas creen que saben y [en realidad] no saben. Esto conduce a muchos errores y también a muchas tragedias. No creas que sabes. O sabes o no sabes, y si sabes, tu Conocimiento es omnipresente. Si lo que sabes es real, otros resonarán con el Conocimiento en tu interior y no tendrás que persuadirles.

Para comenzar la segunda etapa de la vida como un bebé, como un principiante, como un practicante principiante del Conocimiento, requieres un nuevo tipo de relación, una relación con un enfoque en consonancia con la gran etapa en la que te estás embarcando. Aquí tu Familia Espiritual se vuelve más activa, y aquellos que están tratando de encontrarte, que fueron enviados por tu Familia Espiritual, serán llamados a ti, porque los necesitas ahora y dependerás de ellos en el futuro. Y ellos te necesitan ahora y dependerán de ti en el futuro. Ninguno de vosotros puede tener éxito por separado. Os necesitáis mutuamente. Esta es la gran relación que anhelas, pero hasta que comiences la segunda gran etapa de la vida no estarás preparado para ella. Porque esto no es un romance. No es un juego de seducción. Se trata de algo mucho más grande y completo.

Llegas a esta segunda gran etapa porque el mundo te ha decepcionado y te das cuenta de que necesitas una llamada mayor y una realidad mayor para encontrar tu lugar y tu trabajo en el mundo. También te das cuenta de que necesitas relaciones mayores. Necesitas dedicación. Necesitas consagrarte [a otros]. Y necesitas estar cerca de personas capaces de consagrarse a ti. Necesitas una nueva educación y necesitas un nuevo comienzo. Esta comprensión no viene toda a la vez. Se presenta en etapas, y probablemente no te darás cuenta del momento en que cruzas esa línea invisible. Pero después de un tiempo empiezas a sentirte diferente. Tus valores están cambiando. Tu orientación está cambiando. Lo que buscas en la vida es diferente de lo que antes habías buscado.

Es a principios de este umbral que tu Familia Espiritual reconoce que estás listo para comenzar. Ellos saben que no eres perfecto. Saben que no eres avanzado. Saben que eres débil y vulnerable y propenso a errores. Pero celebran que seas capaz de llegar a este umbral, un logro que no se ve en muchas personas. Para ti, en este momento, todo parece confuso. Eres como el trapecista que está entre las dos barras. No puedes volver a donde estabas, pero aún no has aterrizado en donde tienes que estar. Estás en el medio, y las cosas pueden parecer muy confusas.

En esta etapa, debido a que estás en un nuevo comienzo y estás llamando a tu Familia Espiritual, la relación con tu familia humana cambiará, porque ahora estás cambiando y ellos no te pueden proporcionar lo que necesitas. En cierto sentido no eres más su hijo, su hermano o su hermana. Aunque puedes aceptar ese papel hasta cierto punto, ahora eres un hijo de tu Familia Espiritual. Te encuentras en un nuevo comienzo. La vida te dará una cierta distancia de tu familia de sangre para darte esta libertad para empezar de nuevo. Debes dejarles por un tiempo para tener esta libertad y poder pensar con claridad por ti mismo, sin su influencia. Sin embargo, no los niegues ni los rechaces. Son como la primera etapa del cohete. Te han llevado hasta aquí. Sé agradecido por todo el amor y todo el dolor, por todos los errores y todos los problemas. Ellos te han dado la oportunidad de desarrollar carácter y capacidad, y te han lanzado al mundo. Tus padres, tus hermanos (si tienes hermanos) y tus otros parientes han sido el nido. Y ahora debes dejar el nido. Ahora debes encontrar una nueva base y una nueva red de relaciones que representan tu futuro y tu destino.

Durante este período de transición tendrás relaciones que representan esta transición: asociaciones muy cercanas con personas que solo estarán en tu vida temporalmente, pero que serán catalizadores para ayudarte a salvar la brecha entre tu vieja vida y la nueva. Algunas te ayudarán y otras tratarán de aprovecharse de ti. Pero si las ves con claridad, podrás utilizar tu experiencia con ellas para poder entrar en un nuevo escenario. Conocerás personas en una etapa muy similar a la tuya, y conocerás personas que piensan que están en la misma etapa que tú, pero que en realidad no están allí. En cada uno de estos casos encontrarás ayuda y obstáculos, respectivamente. Pero estarás moviéndote claramente hacia un nuevo ámbito.

Has llegado a ser una persona en el mundo. ¡Enhorabuena! Ahora ya estás listo para comenzar la próxima gran etapa, que es llegar a ser un hombre o una mujer del Conocimiento. No puedes llevar contigo tu aprendizaje anterior. Debes comenzar como un principiante. Por eso, cuando comiences a estudiar los Pasos al Conocimiento y empieces a construir la base para aprender y vivir el Camino del Conocimiento, debes comenzar como un principiante, como alguien que está empezando de nuevo, que está entrando en un nuevo territorio que no es familiar. Sí, su geografía tiene el mismo aspecto e incluso las personas pueden tener el mismo aspecto, pero la experiencia y el énfasis son ahora diferentes.

Tu Familia Espiritual te elevará —aquellos más allá del mundo y también los que están en el mundo—. Ellos son ahora tus padres, tus hermanos y tus hermanas, y los Invisibles son tus mayores, que guían y supervisan tu desarrollo. Debido a que no vives en un estado de Conocimiento, ellos deben ayudarte. A pesar de que rara vez los experimentarás directamente, ellos trabajarán detrás de las escenas en tu beneficio. Esto no quiere decir que vayan a quitar todos los obstáculos y riesgos en tu vida. Por supuesto que no. Pero tratarán de darte la mayor oportunidad para enfrentar los problemas, los obstáculos y los riesgos con éxito y eficacia. Ellos te ayudarán a franquear el mundo. Estarán detrás de tus decisiones verdaderas, y te enviarán alertas y mensajes cuando tomes decisiones que no son correctas. Tu Familia Espiritual te llevará hacia tu propósito mayor, porque esa es su misión.

¿Qué es una Familia Espiritual? Nuestra explicación al respecto no puede ser completa, porque la Familia Espiritual es una experiencia y no una definición. Digamos, a efectos de clarificación, que tu Familia Espiritual representa un pequeño grupo de aprendizaje que se ha desarrollado durante mucho tiempo. En tu etapa de desarrollo trabajas mejor en grupos pequeños. Es por eso que tu Familia Espiritual representa un grupo pequeño. No todos los miembros de tu Familia Espiritual viven dentro de este mundo. Algunos de ellos existen en la Comunidad Mayor. No todo vuestro desarrollo ha sucedido en este mundo, porque tú mismo has tenido experiencias de la Comunidad Mayor.

Tu Familia Espiritual vive más allá de lo físico, en una realidad espiritual. Están activos en el mundo a pesar de que no pueden intervenir directamente. Solo si entran en el mundo, emergen aquí y viven dentro de la realidad física pueden desempeñar un papel directo. Esto habla de tu emergencia en el mundo y del propósito mayor que has traído contigo, que es aún desconocido para ti.

Los Invisibles pueden funcionar dentro de una zona de transición entre la realidad espiritual y la realidad física. Pueden influir en el ambiente mental, y tendrán una influencia en tu pensamiento, una influencia que es muy importante para ayudarte a fortalecer tu resolución y aconsejarte y corregirte cuando estés en un error. Ellos harán esto sin llegar a ser el objeto de tu atención, porque entienden que deben permanecer ocultos para que encuentres tu propio camino. Porque si pudieras reconocerlos directamente, solo querrías estar con ellos en todo momento, como un niño busca estar con su tutor en todo momento. Pero ellos te están preparando para el mundo, y deben prepararte para que te aventures en el mundo. Te aventuras en el mundo bien equipado y preparado, porque el Conocimiento está ahora contigo y tu Familia Espiritual está contigo, y tus recursos son grandes.

Una de los progresos más importantes que tendrás en tus relaciones es el desarrollo del discernimiento y la discreción. El discernimiento es saber lo que estás viendo. La discreción es saber lo que estás diciendo y lo que estás haciendo. Al principio, las personas piensan que cualquiera que sienten cercano o les gusta es automáticamente un miembro de su Familia Espiritual, y que de alguna manera representa una de las personas clave en sus vidas. Sin embargo, estas estimaciones son a menudo incorrectas. Solo el contraste te mostrará la diferencia entre alguien con quien experimentas afinidad personal y alguien que representa un miembro de tu Familia Espiritual.

Estás buscando a tu Familia. Ahora los necesitas. Ellos te están buscando a ti. Ahora te necesitan. Porque si os habéis estado desarrollando adecuadamente, llegaréis a vuestros grandes umbrales de la vida más o menos al mismo tiempo. Llegaréis a grandes conclusiones más o menos al mismo tiempo. Si uno de vosotros se tambalea o falla, los demás se verán frenados. Así de importantes son estas relaciones, y así de importante es tu responsabilidad como estudiante del Conocimiento, porque trabajas en tu propio nombre y trabajas para tu Familia Espiritual. Tu éxito es para ellos, y tu fracaso también.

No sientas que esto es una gran carga, porque en esencia te dará la fuerza para seguir adelante. Pues si tu desarrollo en la segunda gran etapa de la vida fuera solo para ti, no tendrías la fuerza o el incentivo para hacerlo. Solo cuando eres responsable ante algo mayor y por algo mayor encuentras los recursos internos y el gran estímulo que necesitas para seguir adelante. Recuerda, esta es una etapa en la que pasas de ser un individuo a reconocer que formas parte de un orden mayor de la vida. El Camino del Conocimiento está orientado para prepararte para esta relación intrínseca.

Buscas afinidad con otros en el mundo porque ese es tu estado natural, pero solo podrás experimentarla completamente con aquellos que representan a tu Familia Espiritual. Porque su propósito y su mensaje en el mundo se corresponden con los tuyos.

Si vives en la superficie de la vida y estás dominado por tus pensamientos y creencias, no serás capaz de comprender este gran entendimiento, y asignarás la idea o el papel de Familia Espiritual a cualquier persona por la que sientas una gran atracción o sientas resonancia. Pero los estudiantes del Conocimiento pueden ver más allá de estos errores iniciales y pueden mirar más cuidadosa y completamente. Serán más prudentes y menos temerarios en sus observaciones de los demás. Y su éxito ejerciendo su discernimiento será mayor y más fuerte con el tiempo.

La discreción significa que sabes qué decir y cuándo decirlo. El resto del tiempo permaneces en silencio. No te riges ahora por una necesidad de expresarte para compensar tu sentimiento de incompetencia o inseguridad. Reconoces que tus palabras tienen poder y que te comprometen, y por tanto deseas utilizarlas cuidadosamente. No deseas usar el engaño, pero deseas colocar bien tus palabras. Las palabras son fuerzas en y por sí mismas, y una vez que salen de tus labios viajan más allá de ti. Y serás responsabilizado por ellas, particularmente a medida que ganes fuerza.

Aquí aprendes a esperar tanto como sea posible para tener certeza antes de tomar una decisión importante. Aquí buscas la verificación de quienes pueden ser tus verdaderos aliados en el Camino del Conocimiento. Aquí tu toma de decisiones se vuelve más sólida y completa y la ejerces más cuidadosamente. Aquí seleccionas a las personas en base a su capacidad para participar contigo en las partes más importantes de tu vida. Utilizas estos criterios en lugar de la atracción personal. Porque reconoces que una relación no puede tener éxito si no podéis participar juntos, independientemente de la experiencia inicial que hayáis tenido juntos. Aquí tienes la oportunidad de desarrollar una verdadera honestidad dentro de ti. Porque tienes la oportunidad de experimentar, sentir y representar lo que sabes, y de dejar las partes de tu vida que no están claras tal y como son, como si tu vida fuera un rompecabezas que está solo parcialmente construido. Tienes cuidado de no rellenar los espacios con tus esperanzas y tus ideas. Aquí no estás gobernado por la necesidad de impresionar a otros o de buscar su aprobación. Permites que tu vida esté incompleta, porque está incompleta. Y la verdad es un compañero mayor que cualquier otro.

Al comenzar la segunda gran etapa de la vida, comienzas a entrar en el Misterio. Aquí vas más allá de los caminos trillados por los que viajan las personas, y entras en una especie de experiencia del territorio salvaje, un territorio salvaje donde hay senderos, pero no estás seguro del camino, un territorio salvaje al que tus padres, tus hermanos y tus amigos no pueden acompañarte, un territorio salvaje en el que debes entrar. Aquí tu vida exterior puede parecer la misma, pero estás experimentando nuevas dimensiones de la vida, y estas parecen extrañas y maravillosas, y tal vez incluso aterradoras para ti. Entras aquí porque tu mente está expandiéndose y porque el punto de referencia dentro de ti está cambiando. Ya no puedes confiar en tus creencias y suposiciones. Y como resultado, te das cuenta de lo poco que realmente sabes. Ya no puedes confiar en las creencias o suposiciones de otras personas, porque reconoces que pueden saber menos que tú.

Aquí sabes lo suficiente para empezar, pero no asumes que sabes más. Aquí sabes lo suficiente para seguir adelante, sin asumir el resultado de tus esfuerzos o del viaje. Aquí parece que viajas solo, porque muchos de los que conocías antes no fueron capaces de ir contigo. Y sin embargo, sientes una presencia espiritual en tu vida. Aquí vas donde la vida parece abierta y desprotegida, donde el dolor y la felicidad son más nítidos y se experimentan mucho más claramente. Y sin embargo, pronto encontrarás también a otras personas que están aventurándose en ese territorio salvaje, y ellas están tan inseguras como tú, aunque no lo admitan.

Aquí encontrarás que esas cosas que te interesaban antes ahora ya no tienen atractivo o encanto. Buscas quietud en lugar de estimulación. Buscas honestidad en lugar de carisma. Buscas afinidad en lugar de atracción. Buscas inspiración en lugar de entretenimiento. Buscas significado en lugar de escape. Algo ha cambiado en tu interior. En algún momento, cruzaste misteriosamente una línea y todo empezó a cambiar, a cambiar lo suficiente para sentir que tienes una orientación diferente en tu vida. Aquí empiezas a reconocer que la vida es un misterio, y que ya no son válidas todas las hipótesis y creencias que tuviste y que parecían explicar y organizar tu experiencia tan convenientemente. Aquí hay asombro. Aquí hay gran expectación. Aquí cada día es algo nuevo, en vez de ser una terrible repetición del pasado.

No caminas solo por este territorio salvaje, pero muchos de tus compañeros son todavía invisibles. Quizás los sientas. Quizás en los momentos de mayor quietud sientas que hay alguien que permanece a tu lado. Tal vez, en un momento de ansiedad o desesperación, sientas la mano grácil de los Invisibles sobre tu hombro.

Una vez que entras en el territorio salvaje debes continuar, y si continúas encontrarás grandes compañeros. También encontrarás peligros allí, porque las personas no están acostumbradas a vivir sin definiciones; y así, podrás ver dentro de ti y dentro de otros la propensión a definir o proyectar vuestras ideas sobre la nueva experiencia. Muchos errores graves se cometen aquí como resultado. Aquí las personas tratan de extender su vida pasada a su vida presente. Tratan de ejercer la familiaridad de sus viejas ideas ante el desafío de encontrar nuevas experiencias. Aquí ves a las personas haciendo suposiciones grandilocuentes sobre lo Divino y la Presencia y la realidad Divinas en sus vidas. Aquí ves a las personas haciendo proclamas grandilocuentes sobre sus habilidades —se hacen llamar sanadores, se hacen llamar practicantes avanzados, pensando que están en los umbrales finales de su aprendizaje, cuando en realidad son principiantes como tú.

No hay maestros en el mundo. El mundo no es el ambiente para la maestría. Tal vez esta idea sea sorprendente, pero si la consideras con honestidad la verás con gran alivio. El mundo no es sino un ámbito limitado donde experimentar la vida. Hay mayores ámbitos más allá del mundo, en la Comunidad Mayor. Aquí puedes volverte un aprendiz competente, y puedes volverte un estudiante avanzado del Conocimiento, y esto representa un gran logro, te lo aseguramos. Pero no te llames a ti mismo maestro, porque la vida es el maestro. El Conocimiento es el maestro. Y la capacidad del Conocimiento y la profundidad del Conocimiento siempre excederán tu comprensión.

Guárdate de los errores en el discernimiento y la discreción que las personas cometen cuando entran en el territorio salvaje. Y permanece en guardia con aquellos que piensan que están en el territorio salvaje, cuando en realidad simplemente están confusos en sus propias mentes. Y permanece en guardia con los que dicen ser maestros y con los que dicen ser avanzados. Con el Conocimiento, verás que no son sino engañados y engañadores. Pues lo que se dicen a sí mismos es incorrecto, y como resultado, lo que revelan a otros también es incorrecto.

Sé vulnerable en el territorio salvaje. Sé como las plantas y los animales en el territorio salvaje físico. Ellos son vulnerables a la vida. Están abiertos a la vida. Sé vulnerable. Permanece alerta. Ten cuidado, pero no miedo. Ten cuidado y muévete lentamente. Observa a los demás. No condenes a nadie. Tómate tiempo para tomar tus decisiones, si tienes tiempo. No tengas prisa. Aprende con paciencia y tu aprendizaje será sólido y confiable.

Entrar en el territorio salvaje significa que te enfrentas a la vida sin suposiciones o con muy pocas suposiciones. El misterio de la vida siempre ha estado ahí. Simplemente no ha sido experimentado durante más de un momento, aquí y allá. Ahora estás viviendo en él. Ahora lo estás sintiendo. Ahora estás respondiendo a él. Es emocionante y aterrador al mismo tiempo. Es un tiempo precioso, pero también es un tiempo arriesgado. Debes tener un corazón muy sincero para sortear con éxito los primeros viajes al territorio salvaje. Muchas personas se quedan a un lado del camino y se dan por vencidas, o afirman que han llegado a una coyuntura final, o hacen grandes suposiciones sobre sus habilidades, porque piensan que han llegado muy lejos. Pero hay mucho camino por recorrer y hay mucho más que hacer.

Cuando los demás se detengan, sigue adelante. Puedes invitarles a unirse a ti, pero si no pueden tienes que seguir adelante. Si renuncias a tu viaje para intentar iniciar el suyo, les haces a ellos y a ti mismo un flaco favor. Harás más por ellos si sigues avanzando. Eso les llama, y ellos recordarán tu demostración.

El territorio salvaje es el lugar entre el pensamiento y el Conocimiento. Es la zona entre una vida de suposiciones y una vida de experiencia. Aquí todo lo que creías saber es cuestionado. Aquí tus suposiciones son reconocidas como suposiciones en vez de como hechos o realidades. Aquí comienzas a experimentar una nueva dimensión en la vida, y tu sensibilidad se desarrolla. Aquí eres capaz de escuchar los pensamientos y estar expuesto al ambiente mental. Aquí sientes la realidad de la vida de forma mucho más clara y aguda. Aquí tus ambiciones son atemperadas. Aquí tu enfoque se hace humilde.

Si continúas, tu enfoque se hará humilde porque la realidad siempre superará tus evaluaciones. Aquí comprendes que nada es absoluto, porque estás entre dos realidades. Aquí sentirás tu mortalidad y tu vulnerabilidad en la vida, pero es aquí, en el territorio salvaje, donde siempre encontrarás el Conocimiento muy claramente, porque estarás abierto a él. Lo necesitarás y lo llamarás, porque tendrás que confiar en él. Ya no será una opción lejana. Ahora se volverá una necesidad inmediata.

En el territorio salvaje, todas las voces de disonancia pueden susurrarte y llevarte por mal camino, pero aquí los Invisibles planean sobre ti, y sentirás su suave insistencia a seguir adelante. Aquí podrás conocer a muchas personas atrayentes, y te preguntarás: “¿Debo ir con ellas?” Pero debes seguir avanzando. Si después de un largo viaje permanecen todavía contigo, bueno, solo entonces sabrás que estabais destinados a estar juntos. Pero ten cuidado. Esta evaluación puede hacerse incorrectamente.

En el territorio salvaje te abres al Conocimiento. Aquí te vuelves dependiente del Conocimiento. No retornas a conclusiones seguras e ideas familiares. No buscas refugiarte de la vida. No te encierras en ti mismo. No asumes un nuevo manto de ideas que solo se volverá una corona de espinas para ti en el futuro.

Mantente avanzando. Sigue tomando los Pasos al Conocimiento. Permanece sin conclusiones. Desarrolla tus habilidades. Sé un estudiante principiante. Confía en el Conocimiento. Sé respetuoso con los peligros de la vida y con sus grandes oportunidades. Sé genuino con lo que te dices y con lo que dices a otros. Estate dispuesto a parecer tonto y confuso. Estate dispuesto a estar seguro cuando estés seguro.

Si puedes hacer estas cosas, pasarás a través del territorio salvaje. Aquí ganarás mucha fuerza. Ganarás mucha confianza. Y ganarás la seguridad de que tu Familia Espiritual está contigo y de que hay aquellos en la vida que están verdaderamente destinados a estar contigo y que son verdaderamente capaces de entenderte y conocerte.

El viaje es más largo de lo que piensas. Y viajarás más lentamente de lo que crees que puedes. Esto requerirá más de ti de lo que piensas que requerirá. Y te ofrecerá más de lo que piensas que te puede ofrecer. Y te restituirá habilidades que nunca supiste que tenías. Y elevará y clarificará esas habilidades que siempre has sentido que tenías. Y traerá verdadera dedicación y devoción a tus relaciones, porque esta será su base.

Tu Familia Espiritual está esperándote, pero debes hacer el viaje. El poder de decisión es tuyo. Y el poder del Conocimiento está contigo para ayudarte a tomar la decisión correcta. Pero primero debes tomar la decisión, y deberás hacerlo una y otra vez.

Entra en el Misterio. Entra en el territorio salvaje. Deja las carreteras asfaltadas de la vida, que representan las ideas populares y el pensamiento convencional en los que confían las personas y a los que llaman realidad. Si no eres imprudente ni ambicioso encontrarás tu camino, porque te moverás lenta y cuidadosamente. Si no tienes grandes presunciones sobre ti mismo y sobre tu vida, reconocerás tus oportunidades y los peligros a lo largo del camino. Si confías en el Conocimiento en otros y dentro de ti mismo, tendrás una base sólida para tomar decisiones reales, y tus decisiones serán duraderas y eficaces. Si estás dispuesto a permanecer sin definiciones ni filosofías, sin grandes ideales y sin miedos terribles, si te permites suspender tu mente, entonces tu mente podrá encontrar su camino de regreso al Conocimiento.

La mente entonces comprenderá que debe servir y que solo puede servir, y tú querrás que sirva porque quieres servir. Quieres servir a los demás, y quieres que los demás sirvan contigo a la vida. Y ves que no aquí hay un sacrificio real, porque todo aquello a lo que has renunciado son ideas y suposiciones. Todo lo que estás realmente enfrentando es la incertidumbre y el misterio. Ahora tienes una mayor posibilidad no solo para sobrevivir en el mundo, sino para florecer aquí y contribuir los grandes regalos que has traído contigo en el largo viaje desde tu Antiguo Hogar. Ahora tu mente se vuelve más aguda. Tu percepción se hace más profunda. Ahora tienes una paciencia profunda y permanente dentro de ti. Ahora esperas a la certeza en lugar de asignarla. Ahora esperas a la verdad en lugar de declararla. Ahora buscas la realidad en otros en lugar de ser engañado por las apariencias.

Solo el territorio salvaje puede enseñarte esto. Solo el territorio salvaje puede iniciar tu relación con el Conocimiento en esta vida. Entra con gratitud y respeto. Mantén tus ojos abiertos. Mantén tu mente tan clara como puedas. Mantén tus ojos enfocados en el presente y en el futuro, porque no puedes volver atrás, y no hay nada a lo que volver. Ten fe en que tus amigos y tu familia algún día, tal vez en un futuro lejano, entenderán lo que estás haciendo. Y recuerda, no puedes hacer nada solo. Por tanto, no recorres solo el territorio salvaje, pero debes caminar por él para descubrir quién está realmente contigo.