Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
en octubre de 1994
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: The Pillar of Work (no disponible online)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.
Living the Way of Knowledge
Volumen 3 > Viviendo el Camino del Conocimiento > Capítulo 5

El mundo es un lugar para hacer cosas. Es un lugar de acción. Es un lugar para actuar.

Dividiremos nuestra conversación sobre el trabajo en tres categorías: La primera es tu trabajo en el mundo, la segunda es tu trabajo mayor y la tercera es el manejo y la contribución del dinero.

Comencemos con tu trabajo en el mundo. Para construir una base para aprender y vivir el Camino, es necesario que puedas proveerte para satisfacer tus necesidades y tus gastos básicos y que manejes con eficacia estos recursos —el dinero, el tiempo y el esfuerzo—. Si descuidas esto te incapacitarás en tu intento de construir tu base y de comenzar tu viaje hacia la siguiente gran etapa de tu vida, que es la recuperación del Conocimiento y el descubrimiento de un propósito mayor.

Hay mucha resistencia al trabajo y mucho resentimiento y malentendido al respecto. Así que empecemos por el principio. Es fundamental que entiendas que has venido al mundo para trabajar. Este no es el mundo donde tener unas vacaciones. No es el mundo donde tomarte un gran descanso o tener muchísimo reposo. Has venido de un lugar de reposo, pero el mundo es un lugar de trabajo y acción. Y has venido aquí para trabajar y actuar.

No confundas la realidad de tu Antiguo Hogar con la realidad de este mundo. Son realidades distintas y piden diferentes respuestas dentro de ti. Has venido aquí para trabajar. Tienes trabajo que hacer. Tienes que construir una base para el Conocimiento. Luego, sobre esta base podrás recibir un trabajo mayor. Pero primero debes construir la base. Debes construir el puente entre tu Antiguo Hogar y este mundo. Tienes que hacer tu parte.

Por tanto, tu capacidad para trabajar y tu relación con el trabajo son muy importantes. Es necesario que aceptes que tendrás mucho trabajo que hacer. De hecho, cuando consideres lo que construir y mantener los Cuatro Pilares de la vida requerirá de ti, puede que te digas a ti mismo: “¡Oh, Dios mío! ¡Esto es mucho trabajo!” Por supuesto que es mucho trabajo, pero es un buen trabajo y es el trabajo que viniste a hacer. Hacerlo te hará sentir motivado y útil. A pesar de ser un trabajo mundano y sin gloria ni vanagloria, este confirmará tu naturaleza y el propósito mayor por el que estás aquí.

Tienes que hacer el trabajo de base. Todo el mundo tiene que hacerlo. Nadie recibe sin más una gran misión sin tener esta base. Si lo piensas comprenderás lo importante que es, porque sin el deseo y la capacidad para el Conocimiento y una vida de Conocimiento no puede llevarse a cabo una gran misión. No tendrás la capacidad. No tendrás la profundidad de entendimiento. No tendrás la perspectiva y el enfoque necesarios, y sin duda no serás capaz de gestionar los mayores poderes y habilidades que surgirán dentro de ti y que necesitarás en una mayor vida de Conocimiento. No podrás preservar tu integridad y tu capacidad en un mundo que trata de utilizar y manipular a las personas que muestran mayores habilidades y capacidades.

Por tanto, conténtate con construir tu base y entregarte al gran trabajo que debes realizar para construirla. Encontrarás que pasarás la mayor parte de tu tiempo trabajando, y será un trabajo importante. Tal vez no puedas ver a dónde te lleva. Tal vez no puedas ver lo que se construirá sobre esta base, y en la mayoría de los casos no lo verás hasta mucho más tarde. Pero el Conocimiento dentro de ti confirmará tu actividad. El Conocimiento estará contigo en tus esfuerzos y no protestará, a menos que estés cometiendo un error de juicio o de acción.

Entrégate al trabajo. Redime y renueva tu relación con el trabajo. Para construir esta base, tendrás trabajar en el mundo y tal vez hacer tipos de trabajo que parecen no tener relación con tus ideas sobre tu naturaleza y tu propósito mayores. Tal vez este trabajo te parecerá muy ordinario y mundano, muy repetitivo, muy aburrido y monótono. Pero está bien, porque estás construyendo tu base. Y la base es grande e importante.

La capacidad de trabajar, la capacidad de mantener el trabajo y esforzarte en el trabajo —preservando al mismo tiempo parte de tu vida, tu atención y tu energía para esfuerzos y estudios mayores— representa un enfoque maduro y exitoso en la construcción de este Pilar de tu base.

Trabaja en el mundo. No busques una posición gloriosa. No pidas o demandes que se te dé el trabajo absolutamente perfecto para ti, porque recuerda, solo estas construyendo una base. Si puedes aceptar este enfoque y la humildad que requiere, podrás avanzar y crear la capacidad para experimentar y recibir el trabajo mayor, que llegará lentamente a ti conforme tu base se vuelva lo bastante fuerte para soportarlo y sostenerlo con eficacia.

Cuando trabajes, haz un buen trabajo. Entrégate a él. Incluso si las personas que te rodean y comparten tu empleo no tienen este incentivo, deja que tu trabajo ejercite tus capacidades, incluso si estas capacidades no se valoran.

Si decides ser un estudiante de los Pasos al Conocimiento, podrás aplicar los Pasos al Conocimiento en todos los aspectos de tu vida y serás alentado a hacerlo durante todo el camino. Tu empleo es un ambiente perfecto para enseñarte discernimiento, discreción, perspicacia, compasión, capacidad y autodominio. Úsalo entonces como parte de tu laboratorio. No exijas que tu entorno de trabajo refleje los valores mayores que estás aprendiendo a experimentar, ya que, en la mayoría de los casos, dicho entorno no podrá reflejar ni demostrar una verdad mayor. Pero tú puedes demostrar una verdad mayor estando allí, no proclamándote a ti mismo o proclamando tus ideas, sino mediante tu propia demostración.

Aquí la construcción de tus Pilares de la Salud y de las Relaciones te sostendrá, te apoyará y te permitirá utilizar tu experiencia de trabajo de forma beneficiosa. Cuando te entregues a tu trabajo en el mundo, recuerda que este es solo una base. Solo está proporcionando habilidades, estabilidad y sustento financiero a tu vida. Cuando veas tu trabajo como parte de tu soporte para construir una base, tus exigencias sobre tu situación laboral no serán tan grandes y estarás en posición de comprender sus oportunidades. Ten este enfoque y practícalo.

Si no estuvieras construyendo una mayor base en la vida, si no tuvieras nada por lo que trabajar o hacia lo que trabajar, entonces tu situación laboral podría llegar a ser muy determinante y limitante para ti. Esto sería en efecto un problema grave, pero [en realidad sí] estás trabajando hacia algo mayor. Estas trabajando para ser alguien mayor. Estás trabajando para servir a un mayor propósito en la vida, y estás construyendo tu base para ello. Solo los que pueden construir la base con paciencia, sin exigir gloria o total satisfacción para sí mismos, estarán en condiciones de recibir la gracia del Conocimiento y de sus grandes esfuerzos y trabajos.

Recuerda: mientras construyes tu base estás también construyendo carácter y capacidad dentro de ti. Estás desarrollando paciencia y tolerancia. Estás desarrollando discernimiento y discreción. Estás aprendiendo a entender la dirección y las capacidades de las personas sin difamarlas o condenarlas. Estás aprendiendo a observar en vez de juzgar. Estás aprendiendo a buscar oportunidades para llegar a las personas, en lugar de exigir que las oportunidades estén siempre presentes. Estás aprendiendo a utilizar el regalo del Conocimiento para tomar decisiones. Y estás aprendiendo a estar en el mundo. Todo esto representa tu preparación y es fundamental para tu futuro éxito.

Por tanto, conténtate comprendiendo que estás construyendo para el futuro. Estás construyendo una base para el Conocimiento. Las habilidades que estás desarrollando en tu trabajo tendrán aplicación más tarde. Y el carácter y la capacidad que estás construyendo tendrán también una aplicación posterior. Aquí debes tener gran fe en que el Conocimiento está realmente llevándote a alguna parte, aunque no puedas ver a dónde. Debes tener gran fe en que lo que estás haciendo hoy tendrá valor en el futuro, a pesar de que todavía no puedas determinar completamente cuál será. Debes tener gran fe en que tu base es real y significativa y en que tendrá un mayor servicio que realizar en el mundo en el futuro.

Conforme te acerques al Conocimiento tendrás fe en él, porque si no se retira de ti y no niega lo que estás haciendo, entonces sabrás que puedes continuar. El Conocimiento está silencioso la mayor parte del tiempo. Observa y espera. Brinda instrucción y dirección cuando es necesario y eres capaz de recibirla. Sé paciente y observador como el Conocimiento y experimentarás su presencia en tu vida todos los días.

Aprende a actuar cuando sea necesario actuar y aprende a comunicarte con otros cuando ellos puedan responder, y tu comportamiento se hará más semejante al del Conocimiento. Entonces podrás resonar con el Conocimiento y el Conocimiento podrá resonar dentro de ti. Aquí salvas la brecha entre tu mente y el Conocimiento, creando una plataforma en la vida para que el Conocimiento se exprese a través de ti y contigo.

Acepta la realidad de que debes trabajar. No trates de evitar el trabajo, o perderás tu oportunidad de desarrollar tus facultades y tus mayores capacidades. No busques el trabajo más fácil o el que requiere menos esfuerzo, o simplemente perderás esa parte de tu vida en la que puedes ejercer tu trabajo y reconocer sus beneficios.

Busca un trabajo que tenga sentido, pero recuerda que estás construyendo una base. El trabajo que haces actualmente puede no ser el trabajo que harás en el futuro. Asegúrate de que tu trabajo cubre tus necesidades básicas. De lo contrario no cumplirá su función, que es capacitarte y apoyarte en la construcción de una base para el Conocimiento. Tus criterios para el trabajo deben ser muy simples y muy básicos.

Ahora hablaremos sobre el trabajo mayor. Las habilidades que has desarrollado en el pasado y las que estás desarrollando ahora tendrán aplicación en el futuro. En esto debes poner tu confianza y tu fe. El trabajo mayor depende de tu desarrollo y del desarrollo de aquellos que están destinados a participar contigo. Tu éxito o tu fracaso determinarán el resultado no solo para ti, sino también para ellos. Se trata de un esfuerzo conjunto. No puede realizarlo una sola persona.

Pero no te desanimes, porque cada paso que des en el Camino del Conocimiento fortalecerá la capacidad que tienen esas personas clave de dar ese paso contigo, porque vuestras mentes ya están unidas. Si abandonas o renuncias, también ellas se sentirán inclinadas a abandonar o a renunciar. Es por eso que, en ciertos momentos en los que pareces perder la espezanza en tu propósito mayor y no puedes entender por qué te sientes así, tal vez en ese mismo instante esas personas clave están desanimándose, y tú estás sintiendo los efectos de su decisión y su dificultad.

Conforme aprendas a ver que eres parte de la vida en lugar de estar separado de ella, podrás ver esta dinámica en ti mismo y también en otros. Y tendrás reconocerás mejor tus responsabilidades, porque no solo eres responsable de tu bienestar, sino también del bienestar de tu Familia Espiritual y, específicamente, de las personas que han venido al mundo contigo. Si ellas son capaces de construir una base para el Conocimiento y de responder a las inclinaciones mayores y más profundas en su interior, entonces encontrarán su camino hacia ti y tú encontrarás tu camino hacia ellas.

Fracasar aquí es posible, sin embargo. Así que toma este asunto en serio. Toma tu propio desarrollo en serio. Si no construyes una base adecuada no podrás aceptar la presencia de estas personas en tu vida, ni asumir las mayores obligaciones y el trabajo mayor que iniciará tu relación con ellas cuando esta haya sido descubierta.

Estás aquí para formar parte de la emergencia del mundo a la Comunidad Mayor y también del avance de la raza humana, el cual es necesario para que tu mundo emerja con éxito a la Comunidad Mayor. Tu papel no será grandioso. No serás un santo, un dios o una diosa. Tus tareas serán probablemente muy mundanas. Sin embargo, dichas tareas servirán a una necesidad mayor y estarán imbuidas de un mayor propósito y una mayor sabiduría. Reconocerás que, si estás aquí para servir, entonces querrás darte allí donde tus habilidades, tus capacidades, tu naturaleza y tu diseño puedan emplearse y aplicarse con mayor eficacia. Esto te proporcionará la mayor satisfacción y también la mayor confirmación.

Sin embargo, si observas tu estado mental actual, verás que te llevará un tiempo conseguir la apertura y la voluntad de que tu vida dirigida. Requerirás una gran confianza en tu Creador y en tu Familia Espiritual. Requerirás una gran vinculación con el Conocimiento dentro de ti. Requerirás un entendimiento de que todo lo que intentes hacer en solitario y sin el Conocimiento solo te llevará a la confusión y al fracaso.

Esta gran comprensión necesita tiempo para desarrollarse. Creer solo en esto no basta. Tener simplemente grandes ideas o grandes ideales no te permite andar realmente el camino y recorrer el camino futuro. Por eso, construir tu base es esencial y debe ser ahora tu centro de atención. Existe un trabajo mayor para ti en el futuro, pero debes prepararte. Debes construir una base dentro de ti y dentro de tu vida en el mundo.

Un trabajo mayor requiere mayor coraje, disposición y recursos por parte de sus participantes. No pienses que ya estás listo para hacer lo que el mañana te pedirá. No asumas que has aprendido lo suficiente, que eres los bastante fuerte o que tienes las relaciones adecuadas para realizar una gran llamada en la vida. Tienes una llamada en la vida y estás respondiendo a ella. Por eso estás leyendo este libro. Y por eso debes centrarte ahora en construir la base y aceptar lo que requiere de ti.

Responder a una llamada y ser realmente capaz de asumirla son dos cosas diferentes. Representan dos etapas diferentes en tu desarrollo general. Estás respondiendo, pero eso no significa que seas plenamente capaz. El Plan del Creador no es solo darte un trabajo mayor en el mundo —trabajo que te fue dado incluso antes de venir aquí—. El Plan requiere tu preparación y la preparación de aquellos que serán esenciales en tus futuros esfuerzos. La preparación lleva mucho más tiempo que el trabajo mayor al que se dirige dicha preparación. Considera algunos ejemplos en el mundo: ¿Cuánto tiempo se tarda en preparar a un gran músico, a un gran atleta o a un gran estadista? ¿Cuánto tiempo se tarda en preparar a una persona para hacer algo importante en el mundo, algo que implique una gran responsabilidad?

De hecho, una vida de Conocimiento exigirá aún más que estos ejemplos, porque no solo requiere entrenar tus capacidades mentales y físicas, sino también expandir tu capacidad interior. Aquí el cuerpo debe servir a la mente y la mente debe servir al Espíritu. Y puede llevar mucho tiempo poner las cosas en el orden correcto. Aquí debes tener una base de experiencia para dar verdadera sustancia a tu fe y a tu determinación. Aquí debes encontrar a las personas que pueden apoyarte y ayudarte en este gran asunto, personas que también están construyendo una base.

Esto parece llevar mucho tiempo, porque las personas no están muy dispuestas a renunciar a lo que tienen, incluso si les causa problemas o las desorienta. El énfasis en el mundo está en la adquisición, y por eso quieren más y más. Y si eres infeliz con lo que tienes hoy, entonces querrás algo nuevo y diferente. Querrás más. Pero tener más no es la respuesta. Si lo que tienes no está satisfaciendo tus necesidades, tener más solo agravará tu confusión y tu dilema.

Puede llevarte mucho tiempo llegar a aceptar esto dentro de ti. Deseamos acortar este tiempo tanto como sea posible, porque se te necesita en el mundo. Has venido para servir al mundo en un gran punto de inflexión, tal vez el mayor punto de inflexión que cualquier raza pueda enfrentar. Has venido para esto. Por tanto, no te demores demasiado en aceptar tus inclinaciones más profundas. Apelamos a una mayor honestidad dentro de ti, una honestidad que responde al Conocimiento y que tu voluntad y tus ambiciones no gobiernan ni controlan. Así, el tiempo que tardas en aceptar lo que realmente sabes y lo que realmente es genuino en tu vida podrá acortarse con eficacia, lo cual te ahorrará tiempo, energía y mucho sufrimiento.

Cuando estés listo para tu verdadero trabajo, este comenzará a surgir y lo hará en etapas. Debes tener éxito en cada etapa para pasar a la siguiente. No puedes saltar desde donde estás a una nueva vida, con un nuevo entendimiento y un nuevo conjunto de capacidades. Te ha llevado muchos años llegar hasta donde estás hoy. Ahora puedes moverte más rápidamente, pero aún así te llevará años. Pero si tienes éxito y autodeterminación y eres honesto contigo mismo, entonces darás grandes pasos. De hecho, encontrarás que estarás aprendiendo tan rápido como puedes. Serás llevado al límite de tu capacidad de aprender e integrar nuevas experiencias y nuevas ideas.

Tal vez estás comenzando a sentir esto ahora en ciertos momentos de tu vida. Tu vida se está acelerando, pero la verdadera preparación todavía lleva su tiempo. Estás aprendiendo a ganar una nueva posición contigo mismo en el mundo, y estás aprendiendo a encontrar el verdadero orden de autoridad dentro de ti. Te estás alejando de las enseñanzas del mundo para aprender algo misterioso y maravilloso. Esto no puedes hacerlo en un día, un mes o un año. Sin embargo, tu vida puede acelerarse y será acelerada a medida que abordes esto con todo tu corazón.

Tu mayor trabajo implicará la expresión del Conocimiento, porque el Conocimiento será su fuente y su guía. También implicará relaciones donde la dedicación y la honestidad serán una viva realidad, tanto para ti como para aquellos que se relacionen contigo. Esto implicará un sentido de determinación y una comprensión mayores que cualquier otra cosa que hayas experimentado hasta ahora. Te estás preparando para esto, dentro de ti mismo y en tu vida. Estás construyendo habilidades mediante tu trabajo y tus capacidades en el trato con las personas.

Tu trabajo en el mundo no necesita ser plenamente satisfactorio, pues no es aún tu trabajo mayor, aunque tal vez te conduce en esa dirección. Si fuera totalmente satisfactorio no avanzarías. Quedarías satisfecho antes de alcanzar tu verdadero objetivo. Tu trabajo en el mundo puede ser desafiante, frustrante, exigente y, en ocasiones, reafirmante para ti. Pero no es el verdadero trabajo para el que te estás preparando. Acepta estas limitaciones. En el futuro comprenderás lo importantes que son para formar el carácter y la capacidad y evitar que consideres prematuramente que tu vida es un éxito.

Tu insatisfacción con tu vida es parte de lo que te hace avanzar, porque debes llegar al gran punto de observación desde el que poder ver claramente lo que debes hacer. Y debes encontrar a esas personas que te permitirán llegar a ese punto de observación y que podrán participar contigo más allá de él. Te está impulsando una necesidad interior más profunda. Acéptalo. Es fundamental. Es necesario. Es vital. Esto evitará que pongas en peligro tu vida. Evitará que te engañes a ti mismo afirmando que has llegado a un lugar satisfactorio o que has encontrado tu propósito, tu sentido y tu dirección cuando, en realidad, todavía no lo has hecho. Evitará que entregues tu vida en una relación antes de tiempo o que dediques todos tus recursos y energías a una carrera laboral o una forma de trabajo que no representa tu destino.

Acepta esta insatisfacción, pues te hará avanzar. Te dará coraje. Te dará determinación. Vencerá tus tendencias y tu complacencia, y compensará todos los factores dentro de ti y a tu alrededor que buscan debilitar y comprometer tu enfoque.

Sabes, es algo muy interesante que las personas traten de deshacerse de ese malestar en su interior. Quieren deshacerse de él, quieren estar en paz ahora. Y piensan que su malestar interior es de alguna manera un problema psicológico, un problema en su educación o un defecto en su carácter. Y así, tratan de superarlo, erradicarlo o cubrirlo con otras cosas, para poder sentirse felices y realizadas ahora mismo.

Pero no te sentirás feliz y realizado ahora mismo. Solo serás feliz si estás avanzando y si puedes experimentar esto. Y solo serás feliz si tu pensamiento y tu enfoque están en consonancia con el Conocimiento.

El presente es significativo para el presente, pero estás yendo a alguna parte. Tienes un destino. Tienes una cita con personas importantes. Tienes una compresión que ganar. Tienes una fuerza que construir. Tienes debilidades que superar. Esto requiere trabajo. Requiere dedicación. Requiere que tengas un sentido de dirección, un sentido de que vas a alguna parte. No te detienes simplemente a un lado del camino para dormir una siesta durante el resto de tu vida. Encontrarás muchos lugares maravillosos que visitar por el camino, así como muchas personas maravillosas, pero tienes que seguir adelante.

Si tomas los Pasos al Conocimiento llegarás a tu verdadero destino y a tu verdadera meta. Si te detienes por cualquier razón, ya sea por amor, por dinero, por comodidad o por placer, entonces no llegarás a tu destino y no lo experimentarás. Y ninguna terapia o consuelo compensará la incomodidad que sentirás dentro de ti. Porque ¿qué mayor fracaso puede haber que no lograr cumplir lo que viniste a cumplir en el mundo? Observa el mundo y verás lo infelices que son las personas. Muchas son muy infelices porque ya han fracasado. Ya han entregado demasiado de su vida, su energía y sus recursos y viven con una insatisfacción que ninguna comodidad o placer puede compensar. Están molestas. Están frustradas. Y proyectan su ira sobre situaciones que no guardan ninguna relación real con ella.

Acepta la insatisfacción interior. Acepta el impulso de seguir adelante. Ahora no se trata de una ambición personal, aunque antes hayas experimentado ambiciones personales. Se trata de un sentido más profundo de que tienes un lugar a donde ir y no puedes llegar tarde. Tienes que seguir viajando porque todavía no lo has encontrado. E incluso si lo has encontrado, tendrás que seguir adelante con él. Recuerda: el mundo es un lugar para trabajar. No es un lugar para dormir. El mundo es un lugar para hacer cosas. Es un lugar de acción. Es un lugar para actuar. El lugar de donde has venido, tu Antiguo Hogar, es un lugar para ser, donde no hay necesidad de actuar. Pero en el mundo tienes que actuar y tienes que permanecer con dicha acción. Aquí encuentras tu experiencia completa. Aquí debes estar en acción. Esto no significa que estés ocupado cada momento del día, sino que tu día va sobre resolver problemas y hacer cosas. Esto te proporciona satisfacción.

Recuerda, esta es una realidad diferente a la de tu Antiguo Hogar. No trates de hacer que sean iguales, o perderás por completo tu oportunidad aquí. El mundo tiene su propia realidad. Trabaja con ella y en ella, pues has venido aquí para contribuir a esta realidad. Si no la aceptas, si la niegas, ¿cómo puedes contribuir a ella? Si la evitas o buscas escapar de esta realidad, ¿cómo puedes encontrar la gran oportunidad que te ofrece de experimentar y expresar aquí el Conocimiento?

Si evitas el camino a seguir y buscas comodidad o retiro, estarás insatisfecho. Tal vez lo discutirás y no estarás de acuerdo con estas palabras. Pero debes enfrentarte a ti mismo —no tu mente personal, sino el Conocimiento—. El Conocimiento no te condenará, pero tampoco transigirá. El Conocimiento no te mandará al infierno, porque solo puede prepararte para el Cielo. No trates de hacer un trato con el Conocimiento, porque no negociará. Él conoce su propósito. Conoce su destino. Conoce las coyunturas importantes que debes alcanzar a lo largo del camino, y te llevará a ellas sin descanso. Es completo. Es incondicional. Es determinado. Es penetrante. No es como tu mente personal. El Conocimiento contiene estas cualidades porque es la fuente de todas ellas, y tú las ganarás a medida que trabajes con el Conocimiento, te acerques a él y aceptes su dirección. Al unirte con el Conocimiento te harás más semejante a él, y con el tiempo serás una demostración del Conocimiento mismo.

Pero tienes que seguir adelante. Esto representa trabajo. Representa logro. Esto genera verdadera satisfacción y un verdadero sentido de valor en la vida, porque en el mundo te valorarás a ti mismo según tu actividad. Si tu actividad carece de sentido, te sentirás carente de sentido. Si tu actividad no tiene propósito ni valor, sentirás que no tienes propósito ni valor. Este es un lugar de acción. Aquí la satisfacción se encuentra a través de la acción.

Este lugar es diferente al lugar de donde has venido. Por eso te ha llevado mucho tiempo aprender a estar aquí, porque es muy distinto al lugar de donde has venido. ¿Por qué tarda un ser humano tantos años en desarrollarse, cuando parece tener tanta inteligencia y capacidad? Algunos animales se levantan y caminan por los alrededores en un solo día, pero las personas requieren años. Mientras que los animales desarrollan actividades normales tras solo un corto periodo de tiempo, los seres humanos necesitan años. Se necesita mucho tiempo para acostumbrarse a vivir en una realidad física, en una vida de acción. Tienes que aprender estas cosas. Tienes que adaptarte y aprender. Y esto lleva tiempo, porque en cierto sentido no es natural para ti. Eres un ser espiritual y la acción es ajena a un ser espiritual. Debe aprenderse.

Sin embargo, has venido aquí con este propósito y has llegado hasta este momento. No quieres que todo lo que has vivido y sufrido se desperdicie. Te ha traído hasta aquí. Por tanto, debes seguir adelante y hacer el trabajo necesario para sostenerte y poder seguir adelante. Ya te has invertido enormemente. Has pagado el precio de entrar en el mundo. Has pagado el precio de criarte en el mundo. Ahora debes buscar la recompensa. Debes buscar el resultado por el que has pagado tanto. No solo eres tú quien ha pagado el precio de admisión; también lo ha hecho tu Familia Espiritual. Es desafortunado que en este momento no puedas comprender cuánto trabajo y esfuerzo se ha hecho en tu nombre para llevarte a este umbral del Conocimiento. Aún no puedes verlo, porque no has alcanzado el punto de observación adecuado. No estás lo suficientemente arriba en la montaña para ver el paisaje.

Por tanto, estás haciendo esto por ti mismo, por aquellos que te enviaron y por aquellos que han venido al mundo contigo. Estás trabajando para ellos además de para ti mismo. Deja que esto sea una fuente de coraje y aliento para ti. Deja que esto aumente tu determinación. Deja que esto te impida caer presa de las persuasiones fáciles que te alejan prometiéndote descanso, consuelo, amor y placer.

Mientras recorres el camino de la vida y el camino del Conocimiento, verás a muchas personas abatidas a un lado del camino. Verás a muchas personas durmiendo a un lado del camino. Verás a muchas personas que se han salido del camino en diferentes direcciones, buscando placer, comodidad, amor o riqueza. Continúa. No puedes volver atrás. Solo tienes dos opciones: seguir adelante o detenerte. Si sales del camino para vagar por el bosque y el territorio salvaje, no estarás yendo a ninguna parte. Solo te habrás detenido. Hay mucho ademán de movimiento, pero ningún movimiento real.

Tu oportunidad de aprender un Camino del Conocimiento de la Comunidad Mayor te da dirección y enfoque, ayuda a organizar tu vida y te lleva en la dirección de tu llamada. Te hace avanzar en el camino incluso si otros no pueden ir contigo, incluso si otros se dirigen en direcciones diferentes, incluso si otros te animan a que los acompañes en sus búsquedas. El Conocimiento te llama a seguir avanzando en el camino, porque el Conocimiento solo puede seguir avanzando en el camino. Si vas a otra parte no te acompañará. Y si vas a otro lugar, su único mensaje para ti será que regreses.

La posibilidad de engaño en los seres humanos es extremadamente grande. Las personas son muy vulnerables al error y a la persuasión, porque todavía no están con el Conocimiento. Muy pocas personas han comenzado la segunda gran etapa de la vida, y quienes lo han hecho han encontrado que la vida es muy diferente de lo que antes pensaban que era. Han encontrado una mayor fuerza y una mayor capacidad, porque han permanecido en el camino al Conocimiento. Se han vuelto constantes y pacientes, viendo que la vida es un largo proceso con muchas etapas y que todas ellas debe completarse.

Haz tu trabajo en el mundo. Avanza como estudiante del Conocimiento. Aprende a vivir el Camino del Conocimiento construyendo una base para el Conocimiento. Otros vendrán y marcharán, saliendo en esa dirección, yendo allí, diviertiéndose allá. Por tu parte, continúa. Da cada paso y harás el gran viaje. No te confundas ni te despistes diciéndote que todo lo que estás haciendo es apropiado o necesario. Todavía no lo sabes. No te perdudiques asumiendo que todos tus intereses, deseos e inclinaciones son genuinos. Todavía no lo sabes. Sigue el camino que se te da y no lo cambies, porque no conoces el camino. Tal vez pienses que puedes crear un viaje mejor, pero hasta que hagas este viaje y veas a dónde te lleva no tendrás ninguna base para tomar esa decisión.

Avanza con humildad. Se te da una gran autoridad en tu vida para controlar tus pensamientos y tus asuntos. Esta es una gran responsabilidad, que supera lo que la mayoría de las personas pueden manejar en este momento. Se te da toda la autoridad que posiblemente puedas necesitar, y tal vez más de la que en realidad quieres. Sin embargo, existen límites a tu autoridad, porque formas parte de una vida y un propósito mayores. Conduces tu nave, pero no sabes todavía su propósito. Todos los días mantienes en orden tu nave para que pueda estar lista para navegar. Tienes un lugar a donde ir, pero no conoces el camino.

Por tanto, sigue los Pasos al Conocimiento, porque se ofrece el camino y se da lo que es necesario aprender. En su momento, reconocerás lo innecesario y lo abandonarás. Tu vida se enfocará y se ordenará. Tus esfuerzos se armonizarán. Con el tiempo, tu mente podrá pensar con claridad y reunir sus recursos y su fuerza interior para concentrarse y moverse en una única dirección. Aquí unificas todo lo que es esencial dentro de ti en un único gran propósito. Y obtienes una fuerza y un poder que rara vez se manifiestan en las personas.

Te preparas para tu trabajo mayor con el trabajo que estás haciendo hoy —el trabajo que haces como estudiante, el trabajo que haces en tu empleo, el trabajo que haces para sostener tus relaciones y aprender de ellas, el trabajo que haces para mantener tu salud, y el trabajo que haces en tu desarrollo espiritual.

La respuesta a tus oraciones pidiendo propósito, significado y dirección en la vida es una preparación. ¿Qué otra respuesta podría haber? Cuando pides ayuda, se te envía una escalera. ¿Qué otro tipo de ayuda podría haber? Cuando has caído en un pozo profundo, ¿te ayudaran las ideas, los entendimientos o las visiones? ¿Qué te ayudará realmente? Lo que realmente te ayudará es que alguien te ofrezca una escalera, con pasos en ella, para que puedas salir. Cuando estás en un pozo profundo no puedes ver el mundo, no puedes ver tu difícil situación, no puedes ver lo que está más allá de esa difícil situación, y no puedes ver a dónde necesitas ir. La única realidad es que debes encontrar una manera de salir.

Vivir una vida de imaginación y tener tu mente encerrada en tus propias ideas es como caer en un pozo profundo, y si pasas mucho tiempo en este pozo profundo todo lo que ves ese pozo, que es el lastre de tus propias ideas y perspectivas. Cuando tu mente personal se distancia del Conocimiento sustituye la realidad del Conocimiento con sus propias ideas, y crea un mundo encerrado en sí mismo que se rige por pensamientos e impulsos, algunos de los cuales son propiamente tuyos y muchos de los cuales provienen del ambiente a tu alrededor. Solo ves lo que tus pensamientos te permiten ver, y solo experimentas lo que tus pensamientos te permiten experimentar, y solo puedes hacer lo que tus pensamientos te permiten hacer. Eres un prisionero dentro de tu propia mente, pero incluso tu mente no es libre, porque debe servir a tu cuerpo, que es a quien da su principal lealtad.

Es como caer en un gran pozo en el suelo, y después de un tiempo todo lo que ves es el pozo en el suelo. Rezas pidiendo ayuda, pides auxilio y buscas hacer tu vida tolerable dentro del pozo en el suelo. Pides paz, pides consuelo, pides oportunidad y pides redención, y lo que obtienes es una escalera, una manera de salir. La escalera pasa desapercibida y no es apreciada, porque las personas no reconocen que han caído en un pozo profundo. Se han acostumbrado tanto a vivir de una forma tan aislada que no se dan cuenta de su difícil situación, ni de lo que se están perdiendo en la vida.

La respuesta a tus oraciones es una preparación, una manera de salir, una escalera con pasos. Tu Familia Espiritual debe sacarte del pozo de tu propio pensamiento. Debe abrir las puertas y ventanas de tu mente para que puedas ver y la comunicación pueda entrar. Debe sacarte de la prisión de tus propios pensamientos y condicionamientos, devolviéndote a la vida tal y como es. Y entonces la mente se reorientará y se reasociará con la vida, restableciendo así una jerarquía genuina en su relación con el Espíritu y con el cuerpo.

Esto requiere trabajo. Debes tomar los Pasos al Conocimiento. Debes trabajar en el mundo para mantenerte a ti mismo mientras tomas los Pasos al Conocimiento. Parece sencillo porque es simple, pero lo simple a menudo se evita porque es difícil, porque supone un reto. Aquí no hay transigencia. No hay tratos con la verdad. No puedes decir: “Bueno, voy a hacer un poco de esto y un poco de eso.” La respuesta simple es la respuesta directa. Tienes que levantarte y comenzar a andar de nuevo por el camino de la vida. No puedes quedarte sin hacer nada a un lado del camino, pensando al respecto o tratando de encontrar alguna manera de poder aferrarte a lo que es placentero, mientras al mismo tiempo intentas seguir teniendo un sentido de propósito, significado y dirección. No, tienes que levantarte, comenzar a moverte y ponerte en marcha. Tienes que salir de ese agujero que has pasado muchos años cavando para ti mismo.

Puedes recibir visitas de ángeles. Puedes escuchar una voz interior. Puedes tener experiencias maravillosas. Pero nada ha cambiado realmente hasta que te levantas y empiezas a moverte, hasta que subes la escalera y sales del pozo.

El Camino del Conocimiento te lleva a una posición diferente dentro de ti, a una posición diferente de autoridad dentro de ti. Te mueve a una posición diferente en la vida, desde la cual puedes entender y apreciar la vida y participar activamente en ella.

El distanciamiento de la vida produce todas las neurosis. La incapacidad para actuar produce todas las frustraciones. La incapacidad para saber o conocer produce todos los engaños. Tal vez esto parece confuso e incomprensible, pero en tu corazón sabes que es cierto, porque es lo que el corazón pide: ser un vehículo para el Conocimiento. Con el tiempo, tu mente y tu cuerpo serán también vehículos para el Conocimiento, a medida que se unifiquen entre sí. La única manera de unificar el Espíritu, el cuerpo y la mente es llevarlos a su verdadera relación. Entonces podrás funcionar armoniosamente en los tres niveles. Aquí el Conocimiento podrá ser expresado en los tres niveles, y podrás obtener logros en los tres niveles.

El Espíritu sabe, la mente piensa y el cuerpo actúa. Cuando los tres se unen comienza a revelarse grandeza en el mundo, y empieza a experimentarse aquí el Antiguo Hogar. Una vida ha despertado. Una mente se ilumina. Un cuerpo es capaz de expresar y comunicar una realidad mayor y más penetrante. Es para esto y hacia esto que estás trabajando, y es por eso que el trabajo que haces hoy en el mundo es importante.

Hablemos ahora sobre el dinero. La enseñanza necesaria sobre el dinero es muy simple, pero eso también significa que es muy exigente. La enseñanza no está aquí para transigir o hacer tratos entre tus posibles deseos y lo que puedes saber. De hecho, son cosas diferentes. Debes elegir una o la otra. No puedes tener las dos. En el futuro, cuando quieras lo que [realmente] sabes, sentirás una gran armonía en tu interior. Sin embargo, hasta que eso suceda tendrás que tomar decisiones fundamentales y enfrentar las consecuencias. Solo tomando estas decisiones serás capaz de levantarte y moverte, porque recorrer el camino de la vida y el Camino del Conocimiento implica una serie de decisiones y actividades importantes.

¿Cómo manejar el dinero? Vamos a darte algunas ideas. El dinero es un recurso. ¿Qué fin sirve y apoya? Si sirve y apoya la construcción de una base para aprender y vivir el Camino, se vuelve útil y significativo porque, como todo en el universo físico, el dinero se valora de acuerdo al fin al que sirve y a lo que hace. Si el dinero sirve para un propósito inútil, es inútil. Si sirve a un propósito útil, es útil. Si vas a servir a un propósito inútil, te sentirás inútil. Si vas a servir a un propósito útil, te sentirás útil. En el mundo eres lo que haces. En el mundo el dinero es lo que hace. Su valor solo se deriva de la finalidad a la que sirve.

Vive de manera sencilla. Posee solo lo que necesites y quizá algunas pequeñas cosas para tu disfrute personal. Fundamentalmente, posee solo lo que realmente necesites y no habrá confusión, y no tendrás que trabajar muy duro para ganar dinero. Da dinero para apoyar las cosas que te inspiren. Tales cosas requieren apoyo y necesitas apoyarlas para experimentar tu relación con ellas.

Si tienes mucho dinero, sé un benefactor. Da dinero a personas y a esfuerzos dignos. El único valor de tener riqueza es poder ofrecerla. Después de todo, ¿cuánto necesitas tener realmente en el mundo? Si tu futuro trabajo mayor requiere que tengas acceso al dinero, es solo como recurso para poder darlo y hacer cosas significativas con él. Si en cambio este futuro trabajo mayor no requiere que tengas mucho dinero, entonces no lo necesitas, ¿no es así? Tener menos de lo que necesitas es un problema, pero tener más de lo que necesitas también es un problema. Si tienes menos de lo que necesitas debes encontrar la manera de ganarlo, pero no necesitas una gran cantidad. Por tanto, tener menos de lo que necesitas no es un problema tan grande como tener más de lo necesario.

Recuerda, el dinero está aquí para servir, no para servirle tú a él. El dinero es un recurso para emplearlo. Está aquí para servir. No quieres volverte su siervo. ¿Para qué te sirve el dinero? ¿Cómo lo utilizas? ¿Lo preservas y lo guardas para un uso futuro? ¿Vives de acuerdo con lo que necesitas, o estás dominado por lo que quieres? Tal vez estás trabajando demasiado en tu trabajo en el mundo, porque estás demandando más dinero del que realmente necesitas. Por el contrario, quizá tienes que trabajar más en el mundo, porque necesitas más que lo que ahora tienes. Debes averiguar lo que es correcto para ti. Sin embargo, para poder averiguar lo correcto debes saber qué es lo correcto y debes tener los criterios necesarios.

Aquí debes mirar de nuevo al Conocimiento, a lo que es esencial dentro de ti. Debes mirar lo que hoy sabes que debes hacer. Nuestras palabras pretenden fomentar el Conocimiento en tu interior, no reemplazarlo. Por eso, apelamos al Conocimiento dentro de ti y te apelamos a venir al Conocimiento y a hacer preguntas muy fundamentales: “¿Qué es lo que realmente necesito tener? ¿Cuánto realmente necesito ganar? ¿Cuánto dinero necesito tener disponible para dar? ¿Cuánto dinero debo ahorrar para el futuro?” El Conocimiento sabe. ¿Puedes hacer estas preguntas y estar listo para actuar?

El Conocimiento no te hablará si no estás listo para actuar. Escucharás solo lo que quieres oír y no ocurrirá nada importante. Pero si estás listo para actuar, si eres sincero, si eres capaz, si estás abierto a esto, el Conocimiento te hablará —en una palabra, en un sentimiento, en un mensaje de otra persona, en una percepción interna, en un pensamiento, en un sueño, en una visión—. Sea como sea que el Conocimiento pueda llegar a ti en este momento de tu vida, llegará a ti. Haz la pregunta y espera a la respuesta. Y mientras esperas, observa si estás realmente dispuesto a saber y a actuar.

Si vienes al Conocimiento haciendo preguntas pero realmente no quieres saber la respuesta, o bien quieres hacer un trato entre lo que sabes y lo que quieres, entonces no estás siendo sincero. Haz una pregunta honesta y obtendrás una respuesta honesta. Haz una pregunta deshonesta y obtendrás la respuesta que deseas.

El dinero es un recurso. Es como los demás objetos de tu vida —tu comida, tu ropa, tus pertenencias, la casa en donde vives o cualquier otra herramienta o recurso que puedas tener—. Su valor está determinado por el propósito al que sirve. La cantidad que necesitas está determinada por los requisitos de tu vida.

Si eres pobre y tienes recursos financieros insuficientes, entonces debes hallar una manera de ganar más y debes estar abierto a que otras personas te ayuden. Haces esto para que en el futuro seas tú quien pueda aportar a otros. Recuerda, en realidad no existe la beneficencia espiritual, y la beneficencia no es un estado en el que quieras estar. Si tienes mucho dinero, es solo para aportarlo a propósitos reales y ayudar a aquellos que no tienen suficiente. Si deseas que el dinero esté a tu servicio y sea el siervo que ha de ser, debes tener este enfoque.

El dinero es un recurso para hacer cosas. Ese es su único valor. Y si lo que logra es real y significativo, está bien asignado y se entrega a las personas adecuadas —aquellas que son capaces de utilizarlo con eficacia y responsabilidad—, entonces habrá servido a un buen propósito y te sentirás bien al respecto y contigo mismo. Si en este momento no te sientes bien con el dinero y tienes conflictos al respecto, hazte entonces las preguntas fundamentales que hemos mencionado hasta ahora.

Tienes una relación con el dinero. Tienes una relación con todo. ¿Qué tipo de relación tienes? ¿A qué fin sirve? ¿Qué podéis lograr juntos? Estas son preguntas importantes para ti ahora. Tu respuesta es una escalera. Súbela, pues es un regalo del Creador. Sigue sus pasos. Se te ofrece una salida y un camino, no un mero consuelo o un alivio. Pides demasiado poco. Buscas demasiado poco. Pide más, porque se da más.