Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
en octubre de 1994
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: The Pillar of Relationships (no disponible online)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.
Living the Way of Knowledge
Volumen 3 > Viviendo el Camino del Conocimiento > Capítulo 3

Desarrolla tu relación con el Conocimiento y desarrolla relaciones con aquellos que apoyan esta relación con el Conocimiento, porque este es tu principal criterio.

El primer Pilar de la vida a comentar es el Pilar de las Relaciones. Este es un gran ámbito para el desarrollo, pero también es un ámbito lleno de enormes malentendidos, fantasías, falsedades y demás. Es un ámbito peligroso para las personas, porque el Conocimiento no es todavía lo suficientemente fuerte en la humanidad para que las relaciones puedan entenderse correctamente, y también por los graves y serios errores que hay que evitar.

Nos preocupa que las personas se den amplia licencia para experimentar con las relaciones antes de tener una comprensión clara de lo que están desarrollando en la vida. Algunas personas tratan la intimidad como si fuera algún tipo de diversión o pasatiempo. Pocas personas la consideran como un compromiso serio con graves consecuencias. Y para aquellas que la toman en serio, existe aún un margen de error en su participación y sus acciones con otras personas.

Es importante aclarar desde el principio que la calidad de las relaciones que tendrás dependerá en gran medida de tu propio desarrollo. Lo que buscarás en otros, aquello a lo que responderás, lo que valorarás y lo que requerirás de ti mismo y de otros en el contexto de una relación, cambiará a medida que te desarrolles. Sentimos que muchas de las relaciones que las personas inician por deseo, pasión o necesidad son prematuras, porque es importante que se orienten en la vida antes de involucrarse o comprometerse con otros.

El desarrollo de la persona es un logro importante dentro de la primera etapa de la vida, pero en vuestra sociedad no está establecida la estructura social para que las personas tengan relaciones maduras a una edad temprana. Más bien, existe una adolescencia prolongada donde las personas experimentan y juegan unas con otras. Como resultado, hay actualmente en el mundo mucho sufrimiento y pérdida de energía y vitalidad en las personas.

Consideramos que tus relaciones con otros, sobre todo tus relaciones íntimas, son de la mayor importancia. Nunca debes tomarlas a la ligera o darlas por sentadas, y tus decisiones en este sentido son muy importantes, porque en tu futuro cosecharás las recompensas de tus decisiones adecuadas o bien tendrás que reparar los daños de tus decisiones erróneas. Y hay muchos daños.

En primer lugar, destacaremos que ante todo es importante desarrollar tu relación con el Conocimiento. Por supuesto, tu relación con el Conocimiento se desarrollará a lo largo de tu vida, y no esperamos que te vuelvas avanzado en este sentido antes de participar con otros. Sin embargo, es importante alcanzar al menos un contacto inicial con la gran inteligencia en tu interior, porque esto te ayudará y te enseñará cómo experimentar la realidad de otros y cómo determinar si la participación con ellos es adecuada para ti. La inteligencia del Conocimiento supera ampliamente tus ideas, tus creencias, tus atracciones y tus ansiedades. No está influida por tus deseos. No le confunde tu confusión. No le dominan tus deseos. Y no se siente intimidada por tus ansiedades. Sabe a quiénes debes conocer en la vida y qué debes hacer con ellos. Es completamente claro al respecto, y su estima por ti es tan grande que no quiere que sabotees tu vida experimentando con las personas para vivir tus ideas o tus fantasías.

Tu primera relación, entonces, es tu relación con el Conocimiento. Muchas personas piensan que su primera relación es consigo mismas, pero esta afirmación es verdadera o falsa dependiendo de lo que uno crea que es. Familiarizarte más plenamente con tu personalidad, tus anhelos, tus intereses, tu idiosincrasia, tus deseos y tus temores no constituye una relación con tu verdadero Ser. Existe un valor derivado de hacer un inventario de estas cosas, pero ganar una mayor base dentro de ti es una tarea muy diferente.

Antes de vincularte con otro en un matrimonio, en una relación comprometida o en cualquier relación que comprometa tu tiempo y tu energía en la vida, es esencial que ganes una base real dentro de ti. Esto no quiere decir que te arrojes a la soledad, sino que no comprometas tu vida hasta estar comprometido con tu vida. No comprometas tus recursos hasta estar comprometido con tus recursos. Ten una idea de hacia dónde vas antes de intentar ir a alguna parte con alguien más. Si tu sentido de dirección es fuerte y puedes permanecer con él pacientemente, entonces ganarás ímpetu. Y después de haber viajado un tiempo, tendrás la sensación de que tu vida tiene una dirección única y que no estás simplemente vagando sin rumbo, sin un final a la vista.

Hay momentos en la vida, especialmente justo antes de los grandes umbrales, en los que puedes experimentar una tremenda confusión. En esos momentos puedes sentir que estás vagando en el desierto y temporalmente te sentirás perdido. Pero en realidad, estos puntos de inflexión son temporales. Para encontrar la verdadera dirección de tu vida debes prepararte en el Camino del Conocimiento. Nuestra Enseñanza aquí para ti será parte del recurso que puedes reclamar y utilizar de forma continua.

Ten una idea de lo que es esencial para tu vida, no simplemente lo que está en tu lista de deseos o en tu lista de miedos, sino ¿qué es esencial? ¿Hay algo en tu vida que debas hacer antes de morir? Debes enviar estas preguntas muy dentro de ti y no esperar una respuesta inmediata. Debes vivir con estas preguntas, porque la respuesta es una experiencia y un conjunto de experiencias. No existe una respuesta que las responda, a menos que la respuesta sea la experiencia misma.

Debes experimentar la respuesta a estas preguntas. De lo contrario, la respuesta será solo otra idea entre los millones de ideas que flotan por tu mente. Ya tienes muchas respuestas, y estas solo han aumentado la carga de tu confusión.

Acepta tus inclinaciones más profundas. Acepta lo que sabes que es esencial dentro de ti. Ya sabes algunas cosas en este momento. Hay muchas cosas que no sabes, pero ya sabes lo suficiente para empezar. El Conocimiento no apoyará una decisión equivocada en una relación y no irá contigo en esa relación. Si te comprometes prematuramente, te alejarás del Conocimiento. Todavía podrás regresar al Conocimiento, pero no irá contigo [en la dirección equivocada]. Se volverá mudo y silencioso, esperando pacientemente una vez más, mientras vives otro largo y peligroso error en la vida.

Aquí debes estar dispuesto a esperar hasta que las cosas se clarifiquen. Existen muchas atracciones y las personas pueden ahora acceder las unas a las otras más fácilmente. Esto es a la vez una ventaja y una gran desventaja. Es cierto que tienes más libertad para encontrar a esas personas que necesitarás en tu vida. Pero también es cierto que estarás expuesto a muchas otras personas que no tienen esa misión y ese propósito, personas que pueden apartarte, que pueden llenar tu vida y que te pueden alejar de la verdadera dirección de tu existencia aquí, hasta el punto de que te sentirás como un extraño para ti mismo por estar involucrado en relaciones de este tipo. Y cuanto más lejos vayas en esa relación, más extraño te sentirás contigo mismo, hasta que, llegado cierto punto, mirarás tu vida y dirás: “Esta no es mi verdadera vida.” Y entonces te enfrentarás al hecho de tener que dar marcha atrás y deshacer todo lo que has hecho.

Gran parte del trabajo que las personas llevan a cabo en sus relaciones es reparación, porque tomaron malas decisiones al principio. La reparación es diferente al desarrollo. Las personas piensan que la reparación es desarrollo, pero son cosas muy diferentes. En la reparación, simplemente estás regresando a un nivel de funcionamiento [perdido]. En el desarrollo, te diriges a un nivel de funcionamiento superior. En la reparación, estás buscando tu manera de salir de un pozo profundo en el suelo, tratando de volver a la superficie. En el desarrollo, estás elevándote por encima de esa misma superficie. La reparación necesita mucho tiempo. Es diferente al desarrollo.

Si comienzas construyendo tu base con tu relación con el Conocimiento y sigues pacientemente al Conocimiento y tomas los Pasos al Conocimiento, regresarás a lo que es esencial en tu vida. Es como regresar a casa dentro de ti, pero no sucede todo de una vez. Es un proceso lento y gradual, pero cada incremento te da la base para el discernimiento en las relaciones. Aquí puedes saber con quién estar, porque sabes quién eres y qué estás haciendo. Aquí puedes reconocer incompatibilidades al principio y no eres simplemente arrastrado o superado por la fantasía o el deseo que sientes con el otro. Aquí puedes contenerte, porque has aprendido a contenerte. Aquí tomas un enfoque más cuidadoso, aprendiendo sobre la naturaleza y la realidad de la otra persona, y adquiriendo una idea de su dirección en la vida antes de tener intimidad con ella o comprometer tus recursos con ella.

Cuanto más avances en el Camino del Conocimiento y mayor sea tu base en el Camino del Conocimiento, más completas serán tus relaciones con otros y mayores y más claros serán los criterios que tendrás para discernir con quién estar y cómo estar con ellos. Este es un fruto natural del avance en el Camino del Conocimiento y es una parte esencial de vivir el Camino, porque si no puedes llevar el Conocimiento a tus relaciones y a tus decisiones en las relaciones, entonces queda solo como un potencial dentro de ti.

Como hemos dicho, el ámbito de las relaciones es para muchas personas el más difícil para experimentar claridad y certeza, porque es un ámbito repleto de fantasía. Aquí las personas tratan de compensar su sentimiento de inseguridad asegurándose alianzas con otros. Como resultado, forman relaciones basadas en la debilidad y no en la fuerza. Estas son relaciones basadas en ideas más que en la experiencia real. Son relaciones basadas en tener fantasías la una con la otra, en vez de hacer juntas algo importante en el mundo.

A medida que avances en el Camino del Conocimiento, llegarás a la comprensión de que lo importante es lo que puedes hacer con las personas. ¿Podéis participar juntos? ¿Podéis lograr cosas juntos? ¿Podéis compartir una vida juntos, si esa es la naturaleza de vuestra relación? ¿Podéis trabajar juntos? ¿Estás libre y motivado para regresar al Conocimiento en presencia de esa persona? ¿O tienes miedo, miedo de descubrir algo que no quieres oír o saber? ¿Le das la bienvenida a la verdad, o vives con el temor a ella? ¿Es la verdad tu amiga en esta relación, o amenaza lo que habéis establecido juntos?

Construye tu base y tu relación con el Conocimiento. Según des cada paso para hacer esto y participes pacientemente en este gran proceso, la probabilidad de que cometas un grave error disminuirá. Finalmente, no te permitirás incurrir en un error, con independencia de la atracción o de las recompensas y beneficios aparentes. Mientras otros regalan sus vidas por amor o por dinero, tú no podrás hacer eso nunca más. Tal vez aún no estás en este estado, pero puedes alcanzarlo. Primero debes construir tu base para experimentar este estado. Debes ser grande en tu interior. Por grande nos referimos a vacío y abierto, capaz de enfrentar y reconocer la verdad en una amplia gama de situaciones, capaz de discernir a los demás sin condena, capaz de discernir la dirección en la vida de otros y también tu propia dirección.

El Conocimiento no te dará lo que quieres, pero te dará lo que necesitas y lo que anhelas. Lo que quieres y deseas son cosas temporales, muy cambiantes e influenciadas por el mundo. Las llamas de tus pasiones y deseos pueden arder calientes o frías, dependiendo de lo que esté estimulándote y de cuán seguro te sientas interiormente. El Conocimiento no es gobernado por tales emociones y no puedes hacerlo entrar en cualquier relación que puedas desear. Porque si eliges sin el Conocimiento, el Conocimiento no te seguirá. Puedes creer fervientemente que estás haciendo lo correcto. Puedes incluso creer fervientemente que estás tomando la decisión correcta. Pero si el Conocimiento no te acompaña entonces no tendrás estabilidad ni certeza en tu esfuerzo.

Como puedes ver, debes tener mucha sobriedad respecto a tu participación con otros. Solo tienes cierto tiempo y energía para estar en el mundo. Tus recursos mentales y físicos son limitados y valiosos. Dónde son aplican y a qué se entregan determinará el resultado de tu vida.

Acepta lo que sabes. Acércate a tus inclinaciones más profundas, no solo para reconocerlas sino para ver a dónde te conducen, con quién te involucran y qué te enseñan a lo largo del camino. Sé paciente. No dejes que tus emociones te lleven de aquí para allá, porque el funcionamiento del corazón está más allá de las emociones que sientes día a día y momento a momento. Representan la gran corriente subterránea. Al igual que las grandes corrientes que mueven las aguas de los océanos de este mundo, esta corriente mueve la dirección de tu vida. Sin embargo, como las grandes corrientes de los océanos, no se ve ni se reconoce desde la superficie. Si vives en la superficie de tu mente te dejarás llevar por este y aquel pensamiento y por los pensamientos de otros, y serás gobernado por el ambiente mental en el que vives.

Por tanto, ven ante todo a tu relación con el Conocimiento. Esta es tu base. Es la base para cualquier relación que establezcas con otros. Será la base para la verdadera devoción, la verdadera compatibilidad y la verdadera entrega. Construye esta base, porque es uno de los Pilares de tu vida. La negligencia aquí te impedirá establecer cualquier otra cosa en los otros Pilares de tu vida. Las decisiones equivocadas en las relaciones han inhabilitado y desarmado a muchas personas prometedoras en el mundo. Muchas han perdido su camino y muchas han perdido su oportunidad en la vida, como resultado de tomar aquí decisiones sin el Conocimiento. Por eso tenemos que hablar de este como el primer Pilar. Este Pilar no es más importante que los otros Pilares, pero sin este Pilar los otros no pueden llegar a existir y no se produciría ningún avance en ellos.

No necesitas muchas personas en el mundo. Solamente necesitas a unas pocas que te conozcan, te respeten y perciban tu mayor propósito y tu mayor identidad. Ellas sabrán estas cosas porque se saben, no porque les hayas convencido o impresionado con tu personalidad o tus ideas. Las grandes relaciones se saben. El Conocimiento es aquí el factor estimulante. El Conocimiento es la base. Si no has experimentado suficientemente el Conocimiento, no podrás experimentar esta motivación o esta realidad como tu base.

Conviértete en un estudiante del Conocimiento y podrás ver a través de aquello que todavía confunde a todos los demás a tu alrededor, y no te dejarás llevar o engañar por las grandes atracciones que las personas ejercen entre sí. Las palabras no pueden describir el desperdicio que ha ocurrido y que ocurre cada momento y cada día debido a relaciones inapropiadas. No te consueles a ti mismo pensando que todas tus relaciones fueron necesarias. Es cierto que puedes utilizar tu experiencia para desarrollar la sabiduría, y te animamos sin duda a hacerlo, pero nunca pienses que tu destino fue cometer esos errores. Si piensas así perderás tu sentido de responsabilidad y tu capacidad.

Se te da el poder de decidir, pero lo que motiva tu decisión es lo crucial. Comienzas con lo que te dices a ti mismo. Todo lo que dices a otros se basa en lo que te dices a ti mismo. Si lo que te dices es falso, entonces lo que dirás a los demás será falso. Y aunque pensarás que estás siendo honesto por ser consistente, te será muy difícil desentrañar las capas de engaño a las que habrás sucumbido.

Has sido enviado al mundo para servir a una parte específica en la evolución y el desarrollo del mundo. Otros [miembros] de tu Familia Espiritual también han sido enviados aquí. Ellos están destinados a reunirse contigo y a ayudarte en tus esfuerzos específicos. Ellos confirmarán el Conocimiento dentro de ti, y te ayudarán a restaurar la memoria de tu Antiguo Hogar, del propósito mayor al que sirves y de la naturaleza de tu servicio único. Pero ¿cómo encontrarás a estas personas entre las otras muchas atractivas y maravillosas personas que conocerás en la vida? ¿Cómo las reconocerás? ¿Serás libre para participar con ellas? ¿Estarás listo para ellas? ¿Tendrás la capacidad de experimentar y aceptar lo que realmente significa su aparición en tu vida? ¿Les darás la bienvenida o les tendrás miedo? ¿Serás libre para unirte a ellas, o estarás ya comprometido en otra parte? Estas son preguntas muy importantes.

Construir el Pilar de las Relaciones significa construir tus relaciones esenciales en la vida. Estas relaciones esenciales son muy importantes, pues representan tu estabilidad, tu recurso para la sabiduría y tus verdaderos bienes en la vida. Desarrollar el Pilar de las Relaciones significa reconocer, discernir y estar preparado para participar en las relaciones que son esenciales para ti. Esto requiere paciencia, porque te verás tentado por muchas otras personas. Algunas de ellas serán personas maravillosas y resonarás con ellas. Pero resonar con otra persona no implica tener una relación con ella, ni tampoco que tengáis un destino juntos.

Un instante de reconocimiento, incluso a un nivel muy espiritual, no necesariamente confirma ni inicia una relación genuina. ¿Cuántas personas han aprendido esto dolorosamente y con gran costo? Si miras a tu alrededor, podrás ver personas cometiendo todo tipo de errores y comprometiéndose con todo tipo de cosas con gran justificación. Sé observador, pero no condenes a nadie, porque los éxitos y los fracasos de todos pueden servirte, pueden enseñarte y pueden recordarte lo que es real y lo que es irreal en tu vida. Aquí, incluso aquellos que han cometido graves faltas y dolorosos errores tienen mucho que ofrecerte de cara a aprender y vivir el Camino del Conocimiento.

Sin tus relaciones esenciales no puedes funcionar a un nivel superior. Necesitas relaciones incluso para sobrevivir en este mundo. A un nivel fundamental, necesitas que otros te apoyen y te ayuden en cada aspecto de tu vida —física, emocional y psicológicamente, e incluso a nivel espiritual—. Sin embargo, construir una base para una vida mayor, vivir una vida de Conocimiento y reconocer tu propósito mayor para estar en el mundo, requiere un nuevo tipo de relación para ti. Esta relación parece nueva, porque es muy diferente a cómo has experimentado estar con las personas en el pasado. Sin embargo, parecerá muy natural y adecuada y no estará impulsada por la pasión, la fantasía o la iniciativa personal. Te sentirás como en casa con estas personas. Aunque vuestras personalidades pueden tener dificultades y vuestras orientaciones pueden ser diferentes, te sentirás como en casa con ellas, porque ellas han venido de tu Familia Espiritual, ese pequeño grupo de aprendizaje del que formas parte. Ellas son parte de tu grupo, grupo que existe más allá de este mundo; algunos de sus miembros están hoy en el mundo y te están buscando, incluso ahora.

Construye relaciones verdaderas. Comienza con tu relación con el Conocimiento y desarrolla carácter desarrollando paciencia, tolerancia, moderación, objetividad, compasión, la capacidad de observar a los demás y la capacidad de mantener indefinida tu vida. Esto fortalece el carácter, y con esto ganas una mayor capacidad para la experiencia. Esto es sabiduría. Y para poder ser un vehículo para el Conocimiento en la vida —para poder dar con la esencia del Conocimiento, para poder transmitir el Conocimiento directamente a otros, para ser una inspiración para otros y dar tu vida plenamente— debes tener esta base, y debes tener tus relaciones esenciales.

Aquí reconoces que lo que el mundo enseña sobre las relaciones y lo que la vida enseña sobre las relaciones es muy diferente. El mundo enseña a las personas a ser independientes y autodeterminadas y a no depender de nadie. Las personas cometen el error de pensar que la interdependencia es lo mismo que la dependencia. En el mundo, la independencia es valorada por encima de todo lo demás. Según esto, deberías realizar todas las cosas por ti mismo y ser completo. Necesitar a alguien se considera una debilidad y una desventaja, una señal de que no has alcanzado el estado superior de la independencia personal.

Sin embargo, esto no es lo que la vida enseña sobre las relaciones. Contempla el mundo natural y verás que todo es interdependiente. Todo está basado en todo lo demás. Todo tiene un papel que jugar en el gran esquema de la vida, y existe un equilibrio. Las plantas y los animales son menospreciados por la humanidad por carecer de inteligencia o ingenio, pero ellos experimentan el gran beneficio de la inclusión en la vida.

Y aunque las personas juzgan, especulan, diferencian, critican y evalúan, se quedan fuera del gran banquete de la vida. La vida pasa por su lado y no la experimentan. Están muertas para la vida. No pueden oírla. No pueden verla. No pueden sentirla. Y el Conocimiento en su interior se vuelve una voz tan lejana que ya no pueden oírla. Lo único que oyen es la persuasión de sus mentes y las persuasiones de otras mentes. Sus relaciones se basan en ideas e imágenes. No pueden sentir la realidad del otro. No pueden determinar la dirección de la vida del otro. No conocen al otro. Y sus relaciones son por intereses y por conveniencias. Mira el mundo a tu alrededor. Mira tu propio pasado, y verás lo evidente y cruel que es esto y lo desalentador que puede parecer.

Pero al mirar el mundo, recuerda que el Conocimiento está en el mundo, aunque no sea aceptado ni reconocido, aunque su realidad no se entienda, aunque las personas rara vez lo sientan y, cuando lo hacen, no puedan comprenderlo o responder a él de manera efectiva. Recuerda, el Conocimiento está con ellas y está contigo. Hazte fuerte en el Conocimiento. Conviértete en una persona del Conocimiento. Desarrolla tu relación con el Conocimiento y desarrolla relaciones con aquellos que apoyan esta relación con el Conocimiento, porque este es tu principal criterio.

Como hemos dicho, construir una base para la segunda gran etapa de tu vida te libera de la primera etapa de tu vida. Esto te da el criterio para saber con quiénes estar y cómo participar con ellos, porque a medida que te involucres más en la construcción de esta base, naturalmente querrás estar con aquellos que pueden ayudarte a construirla. Porque es lo que hacéis juntos lo que determina la naturaleza y el propósito de la relación. Es por eso que el romance humano es como una promesa vacía, porque si no podéis hacer nada juntos entonces no tenéis base para estar juntos. La atracción inicial se enfría y se oscurece, y tanto el deseo como los embellecidos sentimientos palidecen y se tornan amargos y cargados de resentimiento.

Existe un gran contraste entre una vida de Conocimiento —una vida del corazón— y una vida de la mente, o en la superficie de la mente. Aprenderás a ver este contraste. Será muy evidente. Lo verás en todas partes. Y agradecerás poder verlo, incluso si su demostración puede ser muy perturbadora. Finalmente, puedes ver. Finalmente, puedes saber. Finalmente, tus ojos están despejados. Finalmente, ya no te intoxican las personas, las imágenes o las ideas. Tu mente está libre y abierta para pensar, reflexionar, renovarse, adaptarse y reenfocarse. Qué gran libertad es esta.

Construir tu base, entonces, te da los criterios de con quién estar y cómo estar con ellos. Tu primera y principal relación es con el Conocimiento. ¿Pueden apoyar esto tus relaciones con otros? ¿Pueden ellos apoyar el reconocimiento de la verdad y la admisión de la verdad? ¿Pueden ellos apoyar tu compromiso con la verdad? ¿Quién tiene el coraje y la determinación para hacer esto, salvo aquellos que comparten tu deseo por el Conocimiento, aquellos que son atraídos hacia él y han atraído también el Conocimiento hacia sí mismos? Encontrarás que todas las demás relaciones se volverán insípidas y carentes de sentido, y esto te convencerá con el tiempo de no volver a invertirte en ellas.

No puedes encontrar el Conocimiento en solitario. Necesitas que otros te ayuden. Por eso, tus relaciones primarias deben ser con personas que puedan ayudarte. Necesitas aprender a través del contraste. Necesitas aprender a través de las experiencias de otras personas y de las observaciones de otras personas. El mundo es demasiado confuso y demasiado dominante, tanto en su ambiente físico como en su ambiente mental, para que encuentres el camino en solitario. Renuncia a la idea de ser un héroe o una heroína. Renuncia a la noción del individuo fuerte que puede hacerlo todo por sí mismo. Esa es una gran ilusión que perjudica mucho a las personas.

Cuanto más te acerques al Conocimiento, más podrás experimentar con quién estar y cómo estar con ellos. Es un milagro conocer a la persona adecuada en el momento adecuado. Sin duda puedes conocer a la persona equivocada en el momento adecuado, lo que puede ser muy confuso. Puedes conocer a la persona adecuada en el momento equivocado, lo que también puede ser muy confuso. Y puedes conocer a la persona equivocada en el momento equivocado, lo que es muy común.

Conocer a la persona adecuada en el momento equivocado significa que reconoces a alguien, pero no tienes la capacidad para participar con él o ella. Esta será una experiencia muy difícil. Conocer a la persona equivocada en el momento adecuado significa que estás maduro para una relación real, pero estás confundiendo la identidad de la persona por la que te sientes atraído. Esto puede llevarte por mal camino y te costará mucho en términos de tiempo y energía. Conocer a la persona equivocada en el momento equivocado significa que eres impaciente y estás dispuesto a seguir tus pasiones sin el Conocimiento. Esto es simplemente ser insensato y tendrás que pagarás el precio. Conocer a la persona adecuada en el momento adecuado significa que estás preparado y que ella está preparada. Podéis reconoceros el uno al otro y podéis participar el uno con el otro. Este es un momento milagroso, que vendrá a ti si construyes tu base. Pero si eres impaciente, si eres insensato, si eres ambicioso y no puedes contener tus deseos, este momento te eludirá y perderás la confianza en que es posible para ti.

Construye relaciones esenciales basadas ​​en el Conocimiento y elegirás un camino y una dirección que pocos en el mundo han encontrado. Cometerás errores de discernimiento, pero puedes utilizar esos errores para refinar tu discernimiento, porque necesita refinarse. Malinterpretarás a las personas, pero puedes usar esta malinterpretación para desarrollar una mayor perspicacia, porque tu perspicacia debe crecer.

Dedícate a buscar el Conocimiento y lo encontrarás el Conocimiento. Y encontrarás relaciones basadas en él. Y esas relaciones te empoderarán y te permitirán desarrollar los otros tres Pilares de tu vida.