Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 1 de enero de 1989
en Albany, New York, Estados Unidos

Texto original: Your Purpose and Spiritual Calling

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Relationships and Higher Purpose
Volumen 2 > Relaciones y Propósito Superior > Capítulo 11

Has venido al mundo con un propósito —para reclamar tu Conocimiento, expresarlo y establecer relaciones auténticas con otros—. Este es tu propósito y el propósito de todo el mundo aquí. Tu llamada es parte de esto. Tu llamada es donde tu trabajo mayor, nacido de tu Conocimiento, se hace evidente. Ella nace de tu preparación en el Conocimiento, de tu disponibilidad para el Conocimiento y de tu matrimonio con el Conocimiento dentro de ti. Esto es lo que hace posible el verdadero matrimonio con otros.

Tu llamada representa un conjunto específico de tareas que deben llevarse a cabo en el mundo. Esto representa el trabajo de tu vida. Esto no puede nacer de tus ideas si ha de tener algún significado. Debe emanar del Conocimiento dentro de ti. Y tú debes estar en condiciones de aceptarlo —aceptar su desafío, aceptar que puede que tengas que renunciar a algo para recibirlo y aceptar los beneficios que garantizadamente te proporcionará.

Has venido al mundo con un propósito. En cierta etapa en tu desarrollo, tu llamada en la vida surgirá. Antes de esta emergencia, es posible que hayas construido grandes ideas acerca de quién eres en el mundo, de lo que el mundo debe ser, de lo que tú debes ser, de lo que harás, de lo que tendrás y de lo que otros deben hacer, y así sucesivamente. Ideas como estas al principio pueden ser útiles, ya que pueden mantener vivo el deseo de la verdad. Sin embargo, con el tiempo estas ideas deben dar paso a la realidad. Aquí tu idealismo muere para que el Conocimiento pueda surgir dentro de ti. Esto no quiere decir que la esperanza muera. Simplemente significa que la esperanza tiene ahora una base real para su expresión. Esto no significa que tu entusiasmo muera. Esto significa que el entusiasmo tiene una base real para poder sobrevivir los conflictos y tribulaciones del mundo.

Tú ya tienes un compromiso para estar en el mundo. Ya estás comprometido con tu Familia Espiritual y con tus Maestros Internos, que son los miembros avanzados de tu Familia Espiritual. Son los miembros de tu Familia Espiritual que se han graduado del aprendizaje en la realidad física. Ahora hay que ayudar a los que quedan detrás para que tu Familia Espiritual pueda seguir adelante. Por lo tanto, tú ya compartes un propósito con tu Familia Espiritual más allá del mundo. Ya tienes matrimonio más allá del mundo, ya tienes un compromiso más allá del mundo y ya tienes una realidad más allá del mundo. Tu papel es llevar todo esto en el mundo, porque el mundo es un lugar donde la gente ha olvidado el Conocimiento, el matrimonio, el propósito y el compromiso. Es un lugar donde la gente imagina quién es e imagina lo que quiere.

Debes tener un propósito en la vida, porque propósito es vida. Si estás comprometido con tus ideas, ese será tu propósito. Si estás comprometido con tu realización personal, ese será tu propósito. Si estás comprometido con el conflicto, ese será su propósito. Si estas comprometido con evitar experiencias dolorosas, ese será tu propósito. No puedes estar sin un propósito, ya que no puedes estar sin significado. Toda actividad en el mundo es una búsqueda de significado, lo cual es una búsqueda de propósito y en última instancia, de relación.

Solo, no tienes propósito, significado o dirección reales. Solo, no tienes ninguna identidad real. Sin embargo, como un individuo que expresa una Realidad Mayor, tú tienes propósito, significado y dirección. Tú existes dentro de ti mismo, pero no estás solo. Solamente puedes estar solo en tu imaginación. Solamente puedes vivir solo en la fantasía. A medida que la fantasía es reconocida a través de sus limitaciones y sus decepciones inherentes, emergerá una mayor verdad y verás que ya tienes un propósito más elevado en la vida.

A medida que tu deseo y tu capacidad de experimentar el Conocimiento crecen y se expanden, tu llamada en la vida surgirá. Aquí podrás ver que hay para ti algo específico que hacer. Aquí tu forma y tu diseño se hacen verdaderamente significativos, porque puedes ver lo bien que estás diseñado para lograr lo que viniste a hacer aquí. Esto lleva a la autoaceptación, pues aquí te das cuenta de que fuiste hecho específicamente para una tarea que antes no habías reconocido. Esto pondrá fin a la autocondena.

No es necesario que determines cuál es tu llamada, aunque te verás tentado de hacerlo. Ella emergerá de forma natural. Cuando ocurra, puede que no se parezca en absoluto a lo que pensabas que iba a ser. La llamada espiritual real rara vez es grandiosa en su expresión. Sin embargo, su esencia es el Conocimiento, y por lo tanto proporciona significado y valor para los demás así como para ti mismo.

Algunas personas imaginan que tener una llamada espiritual les establecerá como un príncipe o una princesa espiritual, un profeta o un líder de gran renombre, una persona de grandes poderes psíquicos o un maestro espiritual. Este casi nunca es el caso. Es por eso que no hay maestros viviendo en el mundo. Renuncia a la maestría. Renuncia a estas ilusiones. Encontrarás que tu verdadero matrimonio, tu verdadero propósito y tu verdadera llamada en la vida serán muy simples. Todas estas cosas estarán orientadas a lo que realmente eres y lo que realmente puedes hacer. Y estarás encantado de que lo que se te pedirá sea lo que naturalmente desearás proveer, porque ya lo posees.

En el idealismo, tus expectativas de ti mismo pueden ser crueles o grandes. Pero en el Conocimiento, tus expectativas están en armonía con tu deseo de contribuir. Aquí comprendes al fin que lo que quieres para ti y lo que Dios quiere para ti es exactamente lo mismo. Esto, sin embargo, sólo puede ser comprendido mediante el Conocimiento. Sólo puede ser comprendido mediante el necesario desarrollo y progresión que aquí están siendo ilustrados.

Cuando tu experiencia de un propósito mayor madure hasta un cierto punto, tu llamada emergerá. Sin embargo, es muy importante que tu llamada sólo surja cuando estés listo para llevarla a cabo. Si surge antes de estar listo, sentirás una gran confusión y desaliento. Será un gran problema para ti. Es por eso que el Plan de Dios está diseñado para que tu llamada emerja cuando estés listo. Porque ¿que podría ser más terrible para ti que reconocer tu llamada y no ser capaz de cumplirla? Piensa en esto.

El Plan de Dios se ha establecido para tu éxito. El Plan ha sido establecido para mantener el Conocimiento vivo en el mundo mediante su expresión y manifestación. El Plan ha sido establecido para que el verdadero matrimonio pueda bendecir todas las relaciones. El Plan ha sido establecido de modo que cada individuo tenga una oportunidad de progresar y contribuir a otros.

Por lo tanto, alégrate de tener un propósito mayor en la vida, porque esto significa que tu vida es significativa y no caótica. Significa que tienes un origen y un destino más allá de este mundo. Significa que la vida es eterna, incluso mientras pasas a través de esta fase temporal de existencia mundana. Da gracias, entonces, de que las relaciones que reclamas para ti serás capaz de mantenerlas, porque una vez que has reconocido a otro ya no puedes olvidar a esa persona. El avance que haces aquí es permanente. Es sólo tu evaluación de ti mismo lo que puede deteriorarse. Es sólo tu habilidad para cumplir con tu destino en el mundo lo que puede ser rechazado o negado, desperdiciando por tanto tu valioso tiempo.

¿Te gustaría ir a través del nacimiento y la infancia de nuevo sólo para llegar al punto en que estás ahora? ¿Quién querría ir a través de veinte, treinta, cuarenta, cincuenta, sesenta o setenta años de preparación de nuevo? Tú no quieres pasar por todo esto otra vez. Por lo tanto, haz un uso completo de donde estás ahora. Tu propósito mayor está contigo. No lo definas. Él te definirá a ti. Tu llamada te está esperando. No la definas, ya que emergerá cuando estés listo.

Sin embargo, para que emerja, tu llamada requerirá que otros ciertos individuos estén listos también. Esto se debe a que estás trabajando en tándem con tu Familia Espiritual y a que tu Conocimiento está trabajando de acuerdo a un Plan Mayor. Tu avance, aunque recae principalmente sobre tus hombros, también depende del desarrollo de ciertas personas con las que te comprometerás significativamente. Si ellos no se desarrollan, entonces tú no puedes cumplir tu propósito. Esto es muy importante de entender. Aquí tienes una gran responsabilidad, porque estás llevando a cabo tu desarrollo no sólo para ti mismo, sino también para tu Familia Espiritual. Es por esta razón que se hace tal gran énfasis en tu desarrollo. Si esto fuera sólo una búsqueda egoísta, ello no tendría ningún valor.

Tu propósito más elevado conlleva esta responsabilidad. Esto es lo que lo hace poderoso. Esto es lo que hace que sea necesario. En un momento dado, puedes sentirse indigno de tu propio esfuerzo. Pero aquellos a quienes amas son dignos. Se necesitan relaciones para proporcionarte el contexto y la motivación para que des. Se necesitan relaciones para proporcionarte la inspiración para que des. Se necesitan relaciones para que puedas ver que tienes un regalo.

Acepta tu propósito mayor, incluso si no tiene definición. Es un poder que puedes sentir dentro de ti todos los días. Acepta tu llamada en la vida, a pesar de que sea incomprendida por el momento, porque ella te está esperando. Aquí sólo tienes que seguir el Conocimiento y mantener tus obligaciones prácticas en el mundo. Aquí no necesitas planificar tu futuro basándote en los objetivos actuales, sino sólo establecer objetivos temporales para mantener tu enfoque y tu desarrollo.

A medida que tu llamada en la vida comienza a emerger, verás cada vez más que incluso tu infancia contenía un elemento de esta verdad mayor. Verás que incluso en las etapas iniciales de tu desarrollo, la semilla y la luz de la verdad siempre estuvieron contigo. Sin embargo, ellas estaban compitiendo con muchas otras cosas en esos tiempos previos. Ahora la competencia se está derrumbando, porque esta no ha sido capaz de mantener el ritmo del Conocimiento. Tú mantendrás el ritmo con el Conocimiento si eres capaz de completar las etapas de desarrollo. Al hacerlo, te convertirás en el Conocimiento mismo, porque al final de la vida, sólo el Conocimiento estará allí para saludar a Dios.