Ve y escucha la reciente conferencia en línea en español con Marshall, Reed y Patricia aquí

Ir más allá de los límites de la religión y las creencias humanas


Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 5 de febrero de 1997
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: Going Beyond the Limits of Human Religion and Belief

Escucha el audio original aquí (en inglés): no disponible

Más información sobre este texto


Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.




Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

Las tradiciones religiosas del mundo tienen un rico patrimonio y, desde la perspectiva de la Comunidad Mayor, han mantenido vivo el Conocimiento en el mundo a pesar de su manipulación por parte de los gobiernos y sociedades del mundo, entre otros. Ellas han mantenido vivo el resplandor de la espiritualidad para mucha, mucha gente.

Sin embargo, debido a que la humanidad ha evolucionado en un estado de relativo aislamiento y no ha tenido el desafío y el beneficio de los encuentros con otras formas de vida inteligente en la Comunidad Mayor, en cualquier tipo de forma a gran escala, las tradiciones dentro de este mundo tienen ciertas limitaciones fundamentales. Estas limitaciones son comprensibles dado el aislamiento de la humanidad, y deben ser entendidas como el resultado, en gran parte, de este aislamiento.

Para el estudiante del Conocimiento, hay ciertas cosas que deben ser reconciliadas. Estas emanan de las culturas y tradiciones religiosas en las que se han educado la mayoría de las personas en el mundo. Estas representan tanto las aspiraciones de la humanidad como los límites de la conciencia y de la comprensión de la humanidad.

Ya sea que vengas de una tradición religiosa estricta o no, tú estás afectado por este condicionamiento, porque estas son el trasfondo de tu condicionamiento cultural general. Y tanto si eres consciente de ello como si no, estas condicionan tu punto de vista.

Permite que Nosotros nos ocupemos de esto ahora para que tengas una comprensión más clara de lo que significa una vocación espiritual dentro del mundo, y cómo han cambiado las circunstancias del mundo y lo que esto requiere ahora.

Existen ciertas creencias convencionales que prevalecen en todo el mundo, tanto en las tradiciones religiosas que abarcan muchas naciones como también en las tradiciones tribales. La raíz de esas tradiciones es el intento de superar las dificultades de la vida y mantener la confianza en un poder mayor o superior, en un poder Divino, que puede proteger y guiar la actividad humana.

Aunque las religiones se han convertido en muchas otras cosas en sus asociaciones culturales y políticas, la esencia de su práctica es mantener viva la experiencia espiritual, permitir a las personas tener una experiencia directa de la divinidad y traer una conciencia más elevada al mundo, un conjunto de éticas que son superiores a que las que el mercado puede dictar y a las que la propia vida mundana estimula en las personas.

Sin embargo, también existen ciertos problemas. Estos problemas proporcionan un gran obstáculo para comprender la Comunidad Mayor y el significado de la espiritualidad en la Comunidad Mayor. Por esta razón las instituciones religiosas hoy en día obstaculizan en gran medida la comprensión del significado de la Comunidad Mayor o lo que se requiere para que las personas se preparen adecuadamente para la Comunidad Mayor.

Es intrínseco a esto el hecho de que su comprensión básica de la humanidad y su relación con la naturaleza y la Divinidad será severamente cuestionada por la realidad de que la humanidad está emergiendo en una Comunidad Mayor. Aquí ellas deben darse cuenta de que sus ideales más preciados no son absolutos. No son universales, en su mayor parte, y los requerimientos de la vida espiritual deben ser ahora revaluados. Y los parámetros de la vida y el significado de la vida deben tener un contexto más amplio en el cual lleguen a tener sentido.

Creemos que esto es algo muy saludable para todas las tradiciones religiosas del mundo. Estas deben crecer y expandirse. Si no crecen y se expanden, se contraerán y se volverán básicamente reaccionarias, y se opondrán a los grandes cambios que están ocurriendo en la humanidad en este momento. Esto traerá una nueva vida y un nuevo espíritu a sus tradiciones y una nueva conciencia que la humanidad necesita desesperadamente ahora.

Existen ciertas dicotomías dentro de las actuales tradiciones religiosas del mundo que deben ser abordadas. Nosotros ya nos hemos referido a muchas de ellas hasta ahora, pero debemos mirarlo más de cerca ahora.

Primero, examinemos toda la idea del Cielo y el Infierno en el contexto de la Comunidad Mayor. Dicho simplemente, el Cielo representa de dónde has venido y a dónde volverás, pero en términos de la experiencia actual, este tiene que ver con tu cercanía al Conocimiento, tu lealtad al Conocimiento y tu identificación con el Conocimiento.

El Infierno representa tu incapacidad para acceder a tu verdadera naturaleza, lo que te arroja a un mundo de gran incertidumbre y duda, ansiedad y sufrimiento. Ese es el purgatorio. El purgatorio no es la retribución por el mal comportamiento. El purgatorio no es el lugar al que vas, si el Cielo no te quiere. El Cielo siempre te quiere.

El Purgatorio es vivir sin el Conocimiento. Es estar apartado. Es vivir una vida de aislamiento y separación: separación del Conocimiento dentro de ti mismo y separación del significado de tus verdaderas relaciones en la vida.

En la Comunidad Mayor, no existe Cielo e Infierno en el sentido tradicional. Si piensas sobre ello, esto comenzará a tener sentido para ti. Porque un buen comportamiento en un ambiente humano podría variar en otras civilizaciones y otros ambientes. En muchos casos, otras razas tienen su propia mezcla de Cielo e Infierno, su recompensa por el buen comportamiento, su castigo por el mal comportamiento. Estos te parecerían tan irrelevantes como a ellos podría parecerles tu interpretación del Cielo y el Infierno. No hay nada universal aquí. Es una costumbre local, una tradición local, en este caso, autóctona de tu mundo.

En la Comunidad Mayor, no existe ni principio ni fin. No existe una fantástica historia de la creación. No existe un fin inminente para la vida en el universo. El aprendizaje, sin embargo, tiene un final. Y habrá un fin para la vida manifiesta, pero está tan lejos en el futuro que está más allá del ámbito de tu preocupación.

De la misma manera, la evolución de la vida dentro de la realidad física es algo que ocurrió mucho antes de la creación de vuestro mundo. Así que el comienzo esta tan atrás y el final está tan lejos en el futuro, que estos no pueden ser relevantes para tu comprensión del significado y la naturaleza de la Divinidad en tu vida.

Una vez más, Nosotros debemos distinguir entre los poderes de persuasión utilizados a través de vuestras instituciones religiosas y el significado de vivir una vida verdaderamente religiosa. La conformidad y la obediencia mezcladas con la conveniencia política han dado lugar a muchos de los ideales y preceptos que parecen afectar el pensamiento de la mayoría de las personas aquí.

Es como si se dijera que a menos que exista una gran amenaza de castigo, a menos que haya absolutos en los que las personas tengan que creer, ellas vagarán sin rumbo. No teniendo en sí mismas algún incentivo verdadero, ellas deben ser gobernadas, y entonces estas cosas son creadas para gobernar con efectividad.

Pero el estudiante del Conocimiento debe mirar más allá de estas dicotomías y ver la verdad real que existe ahí. Veamos la dicotomía entre el bien y el mal. Esto es muy difícil porque muchas personas tienen ideas muy, muy radicales al respecto.

Gran parte del idealismo que existe no es tanto el resultado de una consideración y contemplación realmente serias, sino que es más bien una reacción social. Por ejemplo, las personas piensan que, debido a la dominación de la iglesia en el pasado, ellas deben rechazar la idea del mal. ¿Han pensado realmente en esto, o es simplemente una reacción?

Claramente, existen aquellas que están comprometidas con el bien, y existen quienes están comprometidas a trabajar contra el bien. Ellas representan los extremos opuestos. En el medio están todas las demás, siendo influenciadas de una u otra manera.

Existen las fuerzas del bien y existen las fuerzas de la disonancia. Puedes llamarlas el bien y el mal, pero en esencia son más complejas que esto. La capacidad de hacer el bien y la capacidad de hacer el mal existen dentro de cada persona. ¿Cuál, entonces, se convierte en la fuerza predominante en la vida de una persona? En cualquier persona, una es radicalmente o al menos ligeramente más predominante que la otra.

En el contexto de la Comunidad Mayor y en la Espiritualidad de la Comunidad Mayor, esto puede verse de otra manera. Aquí Nosotros volvemos de nuevo a la esencia del Conocimiento. Cuando estás conectado al Conocimiento, haces el bien. Cuando no estás conectado al Conocimiento, tiendes a trabajar en contra del bien, aunque tengas inclinaciones por el bien.

Nadie en la vida es completamente bueno, y nadie en la vida es completamente malo. No puedes ser enteramente bueno porque siempre existe la posibilidad de que te engañen o de que cometas un error de percepción y de juicio, etc. Todo el mundo es capaz de cometer errores en la vida física. Esto es tan cierto en el mundo como en toda la Comunidad Mayor.

De la misma manera, nadie puede ser completamente malo porque no puedes erradicar el Conocimiento del individuo. No puedes destruir lo que Dios ha puesto ahí. Este puede ser negado, puede ser frustrado, puede ser evitado completamente, pero no puede ser eliminado.

Por eso, cada individuo, sin importar cuán perjudicial pueda ser su comportamiento, es capaz y tiene el potencial de hacer el bien. Aquí hay que superar una visión infantil de lo que es bueno y lo que es malo, superar una visión infantil de los ángeles y los demonios, y volver a la realidad de la vida.

Cuando vienes al mundo, el Creador sabe que el mundo está lleno de dificultades y que cometerás muchos errores y que puede que ni siquiera tengas éxito en encontrar tu propósito y tu camino aquí. Claramente, eso se comprende.

De hecho, muy pocas personas encuentran aquí su propósito y su misión. Todas las demás lo intentan, pero por alguna razón no pueden tener éxito. Esto se debe a que el mundo es muy difícil, y porque para ganar su primera gran etapa de la educación, ellas deben desconocer en gran medida su verdadera naturaleza, su propio origen y su verdadero destino.

De nuevo, si fueras tan consciente de tu Antiguo Hogar y de tus relaciones allí, no querrías entrar en el mundo. Sería demasiado difícil. Tu anhelo de ir al Hogar sería tan grande que te impediría participar aquí plenamente. Cuando estás con tu Familia Espiritual antes de entrar en el mundo, el mundo no parece tan duro. Estando allí, todo está tan intacto; todo es tan completo; tú eres totalmente comprendido. Vienes al mundo, y todo eso desaparece. Es una realidad totalmente diferente.

Por eso, el Creador sabe que cometerás muchos errores aquí. Por eso la condena está fuera de discusión. Lo importante es que encuentres tu verdadero Ser, que encuentres tu propósito y tú misión aquí. Todo el énfasis está en esto.

El Creador te da el Conocimiento para hacerlo posible. Sin el Conocimiento, serías superado y vencido por el mundo. No tendrías la capacidad de discernir ni descubrir la verdad. No tendrías una verdadera conciencia. Sin el Conocimiento, podrías volverte completamente malvado.

Pero la mayoría de las personas en el mundo actual no se da cuenta que posee el Conocimiento. Este no es parte de su educación religiosa. Se les enseña a creer y a ser obedientes. Se les enseña a creer en las ideas, en las palabras, en los libros, en las normas y en las convenciones. Y ellas son amenazadas con terribles represalias si no lo hacen. No existe enseñanza en El Camino del Conocimiento. No existe un método para reclamar el Conocimiento. Esto es comprensible en una raza primitiva, pero la humanidad ahora está saliendo de su estado primitivo, aunque gran parte de su comportamiento es todavía muy primitivo.

Las personas necesitan saber. La creencia no es suficiente. La creencia es débil y falible, y fácilmente persuadida e influenciada. Eso no es lo que se necesita en el mundo actualmente. La humanidad no necesita una creencia mejor. Necesita nada menos que el Conocimiento mismo.

Y, sin embargo, qué revolución será esto en el pensamiento religioso. Las personas que han confiado en sus ideologías e instituciones para que les den estabilidad e identidad se verán muy amenazadas por esta idea, pues ellas no creen en la bondad inherente de la humanidad ni en la realidad y significado del Conocimiento.

Así que, el énfasis en el Cielo y el Infierno, el énfasis en la recompensa y el castigo en la otra vida, el énfasis en el bien y el mal, todos son perpetrados en un ambiente donde el Conocimiento es desconocido y no se enfatiza. Esto crea un ambiente muy difícil para que la mujer o el hombre del Conocimiento empiece a viajar por el camino que el Conocimiento les proporciona. Ellos deben lidiar con estas fuerzas no sólo en su entorno, sino dentro de sí mismos.

El entrenamiento religioso de algunas personas ha sido tan inflexible y tan enérgicamente puesto sobre ellas que les parece que no pueden superarlo. Es un peso tan aplastante. Grava sobre ellas. Ellas sienten muchísima culpa al intentar cambiar su lealtad desde un viejo conjunto de ideas a la realidad viviente dentro de ellas.

Sobre esta dicotomía del bien y el mal, el Cielo y el Infierno, surge una profunda incapacidad para discernir una nueva experiencia. Las cosas se juzgan según un conjunto de creencias que, en esencia, son realmente irrelevantes para la nueva experiencia en sí.

Por ejemplo, la Comunidad Mayor está en el mundo. Las personas que son conscientes de esto tienden a proyectar estas nociones de bien y mal. Dicen, “¿Son buenos? ¿Son malos? ¿Son Divinos? ¿Son satánicos?” Incluso la persona educada que no dice esto podría realmente sentir esto. Ellas están preocupadas. Esas supersticiones están tan profundamente establecidas y están tan ligadas a la cultura y la identidad cultural que a veces es muy difícil reconocerlas y superarlas.

Sin el Conocimiento, la religión se convierte en superstición. Se convierte en creencia, y la creencia es fácil de gobernar e influenciar. Sin el Conocimiento, la gente puede creer todo tipo de cosas, incluso si estas están en contraste directo con su experiencia.

Se puede enseñar a las personas que ellas son inherentemente malas y por lo tanto deben someterse a una rigurosa adhesión a las ideologías religiosas. Y, sin embargo, esto traiciona una experiencia natural de sí mismas. Se les puede enseñar que son físicamente malas, que sus cuerpos son malos, que la experiencia física es mala, que de alguna manera estar vivo es una gran desgracia y es una forma de castigo en sí mismo. Sin embargo, esto está en completo contraste con la experiencia real de la vida misma y es una completa contradicción de la naturaleza real del propósito y la presencia de las personas en el mundo, que es inherentemente hacer el bien.

El Creador ha enviado a todos aquí para hacer el bien. Aunque todos deben pasar por el mundo primero. Para muchos, esto será suficiente para rechazar su gran oportunidad y su mayor expresión.

La adoración de los héroes es otra parte inherente de las religiones humanas en su mayor parte. Esta se enfatiza en algunas tradiciones más que en otras. Las personas necesitan tener algún tipo de superhombre en el que creer, alguien que sea superior, alguien que no parezca exhibir la falibilidad humana, alguien que esté en un estado perfecto.

Y, sin embargo ¿puede ser esto cierto en la Comunidad Mayor? ¿Puede una persona ser el medio para [llegar a] Dios en la Comunidad Mayor? Eso sería como si una raza visitante viniera aquí y te dijera, “Bueno, no puedes entrar en el Cielo a menos que creas completamente y sigas y obedezcas a nuestro héroe”, que por supuesto no sería humano.

Aunque esto puede ser significativo dentro de un contexto humano para inspirar obras mayores y un nivel más alto de inteligencia y conciencia en las personas, dentro de la Comunidad Mayor, no se sostiene.

No puede haber super seres en la Comunidad Mayor. Sólo existen seres en la vida física que son fuertes o débiles en el Conocimiento. Más allá de esto, está el desarrollo de sus sistemas sociales, su tecnología y su ética.

Pero el factor crítico es si ellos son fuertes en el Conocimiento o no, porque, como hemos visto en el mundo, la buena ética sin el Conocimiento lleva a malos resultados. Las personas comienzan muchas cosas con una buena intención, pero estas no terminan de manera positiva.

Por lo tanto, la idea de la adoración de héroes en la Comunidad Mayor no puede ser relevante. Por muy grande que sea Jesús en el mundo, aunque sigue siendo muy mal entendido, desde el punto de vista de la Comunidad Mayor, él es un héroe local.

Grandes maestros han sido enviados a todas las comunidades de vida inteligente. Sin embargo, muchos han sufrido el mismo destino que Jesús. En algunos casos, se han construido religiones sobre ellos, que apenas reflejan su verdadera naturaleza y propósito.

En muchas tradiciones religiosas del mundo, existe la idea de que otra persona debe ser el intermediario entre tú y el Creador: alguna persona Divina, una persona que tiene un gran cargo en una institución religiosa. Si hubiera una verdadera sabiduría en estas instituciones y fueran gobernadas con una completa benevolencia, esto sería posible y beneficioso. Pero todo el mundo es falible. Así que esto lleva a un gran malentendido y a un gran abuso y apropiación indebida del cargo.

En la Comunidad Mayor, se les da mucha más responsabilidad a las personas. Esta responsabilidad requiere una forma muy desarrollada de auto honestidad, que aún no ha sido muy cultivada en el mundo porque si las personas aprenden el Camino del Conocimiento, pueden llamar a cualquier cosa que realmente quieran, a cualquier cosa a la que ellas estén apegadas, a cualquier cosa que deseen para sí mismas como procedente del Conocimiento en su interior.

Las personas cometerán estos errores. Pensarán, “¡Quiero lo que quiero y al diablo con el resto!” Ellas llamarán a esto Conocimiento o lo que sea que piensen que les dará la ventaja de obtener lo que ellas quieren.

Así que ya ves el problema. Pero a pesar del gran potencial de error, El Camino del Conocimiento debe ser enseñado a la humanidad, tan ciega —por sus supersticiones, su falta de visión, su ideología religiosa— a las grandes condiciones que están dando forma a su destino y a su futuro, que debe haber un gran avance en El Camino del Conocimiento. Esto no reemplazará a las religiones del mundo, sino que les dará una promesa real y la posibilidad de existir y tener sentido dentro del contexto de una Comunidad Mayor de vida.

Muchas ideas espirituales están tan profundamente arraigadas que plantean un serio problema para el estudiante del Conocimiento, tanto internamente como en sus relaciones. Los grandes santos en la historia de la humanidad siempre han estado fuera de las tradiciones predominantes de su tiempo. Incluso si ellos jugaron un papel clave en la restauración de esas tradiciones, incluso si fueron figuras clave, ellos siempre siguieron una mayor autoridad dentro de sí mismos. Como resultado, a menudo sufrieron grandes tribulaciones y persecuciones por parte de las autoridades religiosas a las que debían servir.

En el mundo actual, existen muchas supersticiones predominantes. Estas no vienen del Conocimiento. La creencia de que Dios esta preeminentemente preocupado por el bienestar de [la humanidad] excluyendo todo lo demás, es una superstición. La idea de que si eres una mala persona vivirás en el Infierno eternamente es una superstición. La idea de que todos deben creer en un maestro para encontrar el Cielo es una superstición. La creencia de que cualquier poder de los cielos o cualquier visitante de las estrellas debe ser demoníaco o angelical es una superstición.

Aunque algunas de estas parecen increíbles y tu pudieras pensar, “Yo en lo personal no creo en estas cosas”, encontrarás al examinarlas más de cerca que estas han sido parte de tu condicionamiento porque son muy predominantes en las sociedades humanas. Incluso personas sofisticadas que nunca reclamarían tales puntos de vista para sí mismas en público, pueden sentirlos dentro de sí mismas en privado.

¿Cuántas personas tienen miedo de volverse malvadas o de caer en las garras de una fuerza maligna? Esto los llevará a dudar de sus propias inclinaciones más profundas. ¿Cuántas personas podrían ser persuadidas, basándose en los antiguos escritos dentro de una cierta tradición, de que su inclinación a hacer el bien en el mundo sería en realidad algo malo? Los reyes y la realeza en el pasado se dieron a sí mismos el nombramiento divino y convencieron a suficientes personas para que lo creyeran.

Existe otro problema aquí. Además de mantener a la humanidad en un estado infantil, en un estado de ignorancia y superstición, ciertas ideas religiosas predominantes también hacen a la humanidad extremadamente vulnerable a la manipulación de esos de la Comunidad Mayor.

La humanidad ha sido estudiada intensamente durante el último medio siglo, no sólo la fisiología humana, sino la cultura y la religión humanas, la ideología y la motivación humanas, la psicología humana. Aunque las personas se consideran maravillosamente complejas, la verdad es que no es así. Si pudieras verte a ti mismo desde el exterior y observarte a ti mismo, verías que tu comportamiento no es tan complicado, y verías tus propias vulnerabilidades.

Como hemos dicho, en Prepararse para la Comunidad Mayor, los gobiernos humanos y las instituciones religiosas humanas serán el objetivo principal de aquellos que buscan influir en la humanidad para sus propios fines. Ambos son vulnerables.

Los gobiernos buscan el poder. Las instituciones religiosas buscan el poder. Pero las instituciones religiosas obtienen su poder a través de la persuasión, afectando el entorno mental. Los gobiernos ganan poder de otras maneras, pero también deben ejercer influencia. Así que las instituciones políticas y religiosas se convierten en las mayores influencias en el ámbito del comportamiento humano, los valores humanos, los ideales humanos y las prioridades humanas.

Es algo sorprendente, pero la manipulación de la religión humana crea un problema muy grave. Las fuerzas de la Comunidad Mayor, como Nosotros hemos dicho, pueden crear una proyección de la imagen de un santo apareciendo ante la gente. Aunque esta sea una mera proyección dentro de sus mentes, ellas pensarán que es real. Si no son fuertes en el Conocimiento y no pueden hacer el discernimiento, ellas creerán en lo que ven.

Esto no es difícil para las fuerzas de la Comunidad Mayor. Pueden hacer creer a la gente que su presencia aquí es parte de un rejuvenecimiento espiritual, o un umbral espiritual, o como un cumplimiento de antiguas profecías, o que constituye la Segunda Venida de Cristo. Este tipo de proyecciones pueden motivar a un gran número de personas a actuar violando su propia naturaleza y su Conocimiento.

Las mismas tradiciones religiosas cuyo verdadero mandato es fortalecer y elevar a la humanidad se han convertido en una de las grandes desventajas de la humanidad. Esto se debe a que el Conocimiento aún no es fuerte dentro de la familia humana. Pero el potencial para el Conocimiento es grande; la oportunidad de aprender El Camino del Conocimiento es notable, especialmente en comparación con otras sociedades de la Comunidad Mayor.

Las personas no están entrenadas en el conocimiento natural, en la bondad natural, en las inclinaciones naturales. No se les enseña a reclamar el gran don del Conocimiento que tienen. Se les enseña a ser obedientes, a seguir, a servir, incluso si tales actividades traicionan su naturaleza y sus grandes instintos.

En este punto, puedes decir, “¡Bueno, suena como si la humanidad fuera realmente mala!” Pero ese no es el caso, ya que esto sucede en toda la Comunidad Mayor. Todas las razas que se desarrollan en aislamiento tienen este problema. Sienten que son el centro del universo. Sienten que sus ideas de divinidad y creación son preeminentes y universales. Creen que sus valores deben ser válidos para todos y para todo.

Como hemos dicho al principio de este discurso, esto es en gran parte el resultado de vivir en aislamiento. El contacto con otras formas de inteligencia, el intercambio, el comercio y las interacciones con otras razas inteligentes, atenúa estas posiciones extremas y requerirán una reconsideración de muchos de los valores y los ideales más preciados de la sociedad.

Esto nos lleva a otra cosa crítica a reconsiderar. Muchas esperan y algunas creen fervientemente que el Creador las rescatará, las salvará. Existe una cierta vulnerabilidad en la vida que es muy genuina y real. Sus antepasados rezaron por una buena cosecha para poder sobrevivir. Las personas ahora rezan por un buen resultado para sus esfuerzos, un buen resultado para sus matrimonios, una solución a sus problemas de salud, y apelan a la Divinidad.

Es normal y natural que los seres humanos hagan esto, pero crea un gran problema en la comprensión de la naturaleza y la actividad de la Divinidad en el mundo. La llegada de la Comunidad Mayor estimulará esta expectativa, este deseo y esta demanda de protección e intervención divina, pero no parecerá estar ahí. “¿Dónde está Dios para protegernos? ¿Dónde está Jesús? ¿Dónde está Buda? ¿Dónde está Mahoma para guiarnos ahora?”

Para muchos, esto será una crisis espiritual. Toda su noción de la preeminencia de la humanidad a los ojos de Dios se hará añicos. Su comprensión del cosmos y de la naturaleza de la actividad divina en la vida se verá tan sacudida y alterada que para muchos será demasiado.

Esto conducirá a una gran negación de la presencia y la realidad de la Comunidad Mayor. Las personas no querrán aceptar esta nueva realidad porque ellas no pueden siquiera considerar esto ni sus implicaciones. Y, sin embargo, esto es parte de su vida. Es parte de su educación. Es una condición necesaria para su crecimiento y desarrollo. Es el resultado inevitable de desarrollarse como una raza dentro de un mundo. Porque inexorablemente todas las razas en todos los mundos deben entrar en contacto con la Comunidad Mayor que representa su más amplio contexto. Y en todos los casos, sus propios ideales, creencias y suposiciones serán desafiados en gran medida. Porque ¿quién podría tener un enfoque universal de la vida sin una experiencia directa del universo?

El Creador está activamente involucrado en la vida de cada persona a través del Conocimiento dentro de ellas y a través de la actividad de los Invisibles. Pero no existen muchos Invisibles, al contrario de lo que la gente cree. Las personas a menudo se dan confianza a sí mismas diciendo, “¡Bueno, tengo todos estos ángeles a mi alrededor todo el tiempo!” Pero no es así.

Cada Invisible debe supervisar cientos de individuos. Así que la necesidad de responsabilidad individual, del desarrollo del Conocimiento y del surgimiento de la verdadera automotivación dentro del individuo son cruciales y son mucho más necesarios hoy en día que antes.

Las viejas tradiciones se están rompiendo. Las identidades y culturas tribales están siendo asimiladas por grupos más grandes. Alrededor del mundo, las naciones se están fusionando entre sí a través de la interdependencia económica y la degradación del medio ambiente. El aislamiento es muy difícil de conseguir dentro el mundo ahora. Y el aislamiento del mundo se está ahora descartando por la presencia de la Comunidad Mayor.

Estas ideas prevalecientes han tenido ciertos beneficios para la humanidad, pero han superado cualquier utilidad que pudieran haber tenido en un pasado lejano. La humanidad debe fortalecerse mentalmente. Debe volverse más competente, más perspicaz, más capaz. La motivación para hacer el bien, para ser una fuerza para el bien, cada vez más debe venir ahora de los individuos.

El mundo está en un turbulento estado de transición. Está en proceso de convertirse en una comunidad, no porque las personas quieran que se convierta en una comunidad, sino porque debe convertirse en una comunidad para sobrevivir. Las personas lo saben, pero ni siquiera pueden tolerar la idea intelectual o emocionalmente.

Existe la noción de que la vida sólo te dará lo que estés dispuesto a afrontar. Muchas personas piensan esto ahora. Es una de las mitologías de esta época. Pero el hecho es que la vida te dará lo que debe darte, estés listo o no, puedas o no manejarlo, puedas o no asimilarlo.

Ya no es suficiente creer en grandes cosas. Tú debes ser grande, más grande de lo que eres ahora, tan grande como puedas ser. No basta con creer en vuestras instituciones o en sus ideales. Debes encontrar lo que Dios ha puesto dentro de ti y permitir que emerja dentro de ti. No basta con creer en la obra de los grandes santos que vivieron en el mundo hace mucho tiempo, porque ahora ustedes viven en un mundo diferente, bajo un conjunto diferente de requerimientos.

No existe un individuo que conducirá a la humanidad por el desierto. No existe un individuo que salvará a la humanidad de la Comunidad Mayor. Sólo existe el cultivo de la responsabilidad humana, la capacidad humana y la cooperación humana.

Todo esto es el resultado del Conocimiento. Todo esto es el resultado de la responsabilidad, la sabiduría y la capacidad natural que el Creador ha dado a cada persona. Estas son las cosas que deben ser enfatizadas ahora.

El mundo está emergiendo en la Comunidad Mayor. Hay un gran llamado en el mundo. Es un llamado al Conocimiento. Es el comienzo de una nueva era, una era difícil, una gran era. La humanidad sólo tendrá éxito si puede cultivar las habilidades que estamos describiendo aquí. Esta es su oportunidad y el momento es ahora.