Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 26 de noviembre de 2014
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: Protecting the Message and the Messenger

Escucha el audio original aquí (en inglés):

Descargar (cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

Dios ha hablado de nuevo. Una gran revelación para la humanidad está ahora en el mundo, más exhaustiva que ninguna que se haya presentado aquí antes, dada en un momento de grandes cambios, en un gran umbral para la familia humana, mientras la humanidad enfrenta un mundo en decadencia y un universo lleno de vida inteligente: el mayor umbral que la familia humana en general ha tenido ante sí y para el cual debe prepararse.

Dios sabe que los grandes Mensajes del pasado no pueden preparar a la humanidad para estas cosas de las que hablamos hoy aquí. Dados en tiempos antiguos, estos grandes Mensajes no fueron diseñados para eso. Pero ahora Dios debe hablar de nuevo, porque la humanidad está enfrentando su mayor prueba y su mayor oportunidad para la unidad y la cooperación frente a un mundo cambiante.

El Mensajero ha tardado 30 años en recibir esta Revelación. Es muy grande y profunda, dada ahora a un mundo alfabetizado, un mundo de comunicaciones globales y de creciente conciencia global.

Nunca antes se había dado algo así a la familia humana —no en términos pastorales y en anécdotas, sino en el lenguaje más claro posible y con su propio comentario; dado en las palabras más simples para que pueda traducirse fácilmente a todos los idiomas de la humanidad.

Es lo más preciado para aquellos que tienen ojos para ver, oídos para escuchar y corazón para saber. Será visto. Será reconocido, sin duda ni temor injustificados.

Sin embargo, algo tan preciado que viene al mundo en una forma tan pura y simple, debe ser protegido y nutrido por aquellos que estarán entre los primeros en recibirlo, porque esa es su gran responsabilidad, como ves. No basta con que sean simplemente los receptores y los grandes beneficiarios de la Nueva Revelación de Dios para el mundo. Ellos también deben buscar proteger el Mensaje y al Mensajero. Ambos serán vulnerables a la corrupción humana, al malentendido y a todas las quejas, ignorancia y agresión que existen en el mundo actual.

Claramente, la violencia religiosa está aumentando a medida que la humanidad enfrenta un mundo de población creciente y recursos en declive. Algo dado que es tan puro, que contraviene gran parte de las creencias sobre la actividad de Dios y los Mensajes pasados ​​de Dios, sin duda provocará resistencia y condena. Esto siempre sucede en un tiempo de Revelación.

El Cielo sabe que es así. Por eso, aquellos que estén entre los primeros en recibir y reconocer que Dios ha hablado de nuevo, deben comprometerse a mantener la Revelación en su forma pura, sin fundirla con otras enseñanzas, ideas o creencias.

Esta corrupción se producirá por otros, a través de otros, a medida que la Revelación comience a establecerse aquí. Esta será corrompida. Será cambiada. Será mezclada con otras cosas. Será malinterpretada, incluso por aquellos que piensan que la entienden, la respetan y la agradecen. Ellos todavía no comprenden que deben protegerla en una forma pura.

Ellos deben entender que, una vez que la vida del Mensajero se complete, no se podrá agregar nada y el Sello de los Profetas se cerrará tras él. Entonces el Cielo no tendrá nada más que decir.

Es una gran apertura, un gran portal al mundo, un gran milagro de este tiempo y esta época. Que estés viviendo en un momento de Revelación tiene mucha importancia, aunque es posible que no lo reconozcas todavía.

Es de suma importancia que comprendas que el Mensaje siempre es mayor que el Mensajero, y que no puedes simplemente alinearte con el Mensajero y descuidar tus responsabilidades como estudiante de la Revelación y todo lo que esta proporcionará, todo lo que te llevará a hacer, y toda la claridad que traerá a tu vida y tus actividades.

Porque el Mensajero no busca que hagas de él un símbolo de adoración o idolatría, sino que aceptes la llamada a convertirte en un estudiante del Conocimiento, a dar los Pasos al Conocimiento —la Inteligencia más profunda que Dios ha colocado dentro de ti—, y a ser un verdadero estudiante del Nuevo Mensaje de Dios.

Es muy importante que hables en nombre de la Revelación, no tratando de explicarla a otros, sino señalando a ella para que los que demuestren interés o incluso curiosidad puedan verla por sí mismos, mostrando así el camino a otros. Porque no puedes explicar una Revelación de esta magnitud en unas pocas palabras. Tampoco debes enfatizar uno solo de sus aspectos, porque es una Enseñanza de mil enseñanzas.

Las personas te presentarán sus necesidades. Diríjelas a la Revelación que habla de esas necesidades. No intentes explicar todo eso tu mismo, pues ¿cómo puedes representar algo como esto?

Debes proteger la Revelación de la condena, la usurpación y todos los incentivos ignorantes y desafortunados que las personas traerán a algo de esta naturaleza. Todo lo que es incorrecto acerca de cómo las personas ven a Dios y la presencia y actividad de Dios en el mundo, será representado y demostrado cuando el Nuevo Mensaje de Dios se proclame y se presente aquí. La ira, el miedo, la duda, los problemas con la religión, la confusión sobre la religión, la insistencia de las personas en creer que saben cuál es la Voluntad y el Propósito de Dios, la asociación sin sentido con creencias e ideas que tienen poca conexión con la realidad —todos estos son los problemas que surgirán, como ves.

Porque el mundo es un lugar corrupto y confuso. La familia humana es profundamente inconsciente del poder de la presencia y la actividad de Dios en el mundo, trabajando a través de las personas desde dentro hacia afuera.

Las historias, milagros y advertencias del pasado no pueden explicar realmente lo que Dios está haciendo aquí. Para entender lo que Dios está haciendo aquí, debes entender lo que Dios está haciendo en todo el universo. Y por primera vez en este mundo, en su historia, esto ahora se desvela a través de una Revelación de Dios.

No pienses que tus creencias sobre la religión, los líderes religiosos o incluso los grandes Mensajeros son absolutas, porque todas ellas son relativas en términos de tiempo, espacio y cambio. Ellas son solo una aproximación, porque el misterio y la grandeza de Dios es mucho mayor de lo que las personas piensan.

Sin embargo, Dios ha puesto una Inteligencia más profunda dentro de cada persona, a través de la cual el poder del Creador puede hablar y orientar su vida y sus actividades.

Esa es la brillantez del Creador de este universo, todos los universos y la Creación que está enteramente más allá del ámbito físico, la Creación inmutable de la que has venido y a la que finalmente regresarás.

La humanidad se encuentra en el umbral de un universo lleno de vida inteligente, una Comunidad Mayor de vida de la que no sabe nada en absoluto. La humanidad enfrenta un mundo de recursos en declive y creciente agitación económica y política. Es el mayor desafío que la familia humana ha enfrentado. Estos grandes fenómenos pueden amenazar el futuro y la existencia de la civilización humana y todo lo que consideras valioso, útil y significativo aquí.

Pero no debes venir a la Revelación solo para confirmar tus propias creencias o asociarla con lo que te han enseñado anteriormente. Porque la Revelación no está limitada por esas cosas y busca llevarte a una mayor altura, desde la que puedas ver tu vida, tus circunstancias, tu historia y el mundo a tu alrededor con una visión mucho más clara, como si finalmente hubieras dejado atrás las sombras del bosque y pudieras ubicarte en un lugar prominente, para ver con claridad la disposición de la tierra a tu alrededor: dónde comenzó tu viaje y a dónde debes ir ahora.

Debes proteger este entendimiento que estás empezando a aprender. No lo destruyas tratando de asociarlo con lo que ya crees, porque al hacerlo lo pierdes de vista de inmediato y simplemente intentas usarlo para confirmar lo que piensas, cuando en realidad la Nueva Revelación de Dios esta llevándote más allá de lo que piensas actualmente. Porque lo que ahora piensas no puede explicar tu verdadera existencia aquí, ni proporcionarte la dirección real que debes seguir, y que representa la Voluntad del Cielo para ti.

Esta es la Revelación Pura, no contaminada por la adopción y el mal uso humanos, no contaminada por gobiernos e individuos ambiciosos que han tomado la religión y la han convertido en un estado, en una autoridad, que han buscado erradicar todo el misterio, la confusión, la belleza y la mayor promesa que incluso los grandes Mensajes del pasado estaban destinados a proporcionar.

Cuando encuentras algo tan puro, comienzas a descubrir lo que es impuro dentro de ti. Esto se revela al tomar los Pasos al Conocimiento, los pasos hacia la mayor Inteligencia que Dios quiere que encuentres. La Revelación desvelará todas las impurezas del punto de vista y el enfoque de las personas. Es como la luz que revela lo que se oculta en la oscuridad.

No está aquí para condenar. No está aquí para derrocar gobiernos. No está aquí para amenazar a las instituciones, sino para revelar la Voluntad y el Propósito de Dios, de modo que la humanidad pueda prepararse para el Nuevo Mundo y su encuentro con la vida inteligente del universo.

Nada de lo que has aprendido antes puede prepararte para estas cosas, porque es un cambio sin precedentes en la evolución y la historia de la humanidad. Ahora debes tener la Sabiduría del universo para guiarte. Debes aprender sobre la vida en el universo para guiarte, algo que nunca se ha presentado antes y que solo la Fuente de toda vida podría presentar para ofrecer una imagen completa.

Incluso una raza benéfica de más allá no podría darte esta perspectiva completa, porque ellos no saben del corazón humano ni de la conciencia humana. Ellos solo conocen, quizá, una pequeña parte de lo que es realmente esta gran evolución, de cómo comenzó y cuál es su propósito final.

La Nueva Revelación de Dios para el mundo podría tener un impacto notable en las religiones del mundo, abriéndolas a un panorama más amplio de la vida y haciéndolas más universales y completas. Pero ¿quién dentro de estas tradiciones puede aceptar que hay un Nuevo Mensaje de Dios, y que un Mensajero ha sido enviado al mundo, un miembro de la Asamblea Angélica que está a cargo de supervisar este mundo y su desarrollo y progreso? ¿Quién tendrá ojos para ver, oídos para escuchar y corazón para saber?

Es por esta razón que el Mensaje y el Mensajero deben ser protegidos, para mantener esto sagrado, para mantenerlo puro, tanto como sea posible. Esta protección debe producirse dentro de tu propia mente y tu corazón.

Debes estar dispuesto a que tu vida sea reformada por el mayor Conocimiento que Dios ha puesto dentro de ti, pues esto abre la puerta a una nueva vida, una vida de mayor propósito, significado y relación.

Debes mantener primero el camino puro dentro de ti. Ahí es donde comienza la protección, como ves. No se trata meramente de defender la Revelación contra la crítica y la condena, sino de mantener su camino puro dentro de ti, regresando siempre a la Revelación para aprender con mayor claridad.

La Revelación es la más grande jamás dada a este mundo. Trae consigo una gran clarificación. Describir lo que significa no se deja simplemente en manos de los comentarios humanos, los eruditos o los expertos del futuro, aquellos que nunca conocieron al Mensajero y cuya comprensión es muy incompleta.

Dios está trayendo la Revelación a las personas, no a los expertos religiosos, ni a los expertos políticos, ni a los líderes de las naciones, porque ellos están demasiado limitados y comprometidos para comprender algo de esta naturaleza, a menos que reconozcan dentro de sí mismos que debe darse una Revelación mayor y que ellos deben recibirla y protegerla contra todo daño y mal uso.

Por tanto, esta es tu responsabilidad —tuya y de todos aquellos que puedan recibirla y responder—. El regalo no es solo para ti. Te está llevando a un nivel superior de servicio en el mundo.

Pero para comenzar este viaje, debes examinar tus motivos desde el principio. Debes entender tu condición tan honestamente como puedas. Pregúntate a ti mismo si realmente estás viviendo la vida que estás destinado a vivir, y escucha profundamente dentro de ti en busca de una verdadera respuesta.

Esto da inicio a un mayor compromiso de muchos pasos, un compromiso que te llevará en tu vida a umbrales que debes atravesar. Y los atravesarás si mantienes la Revelación pura e incorrupta en tu propia experiencia. De esta manera, representarás correctamente el Mensaje y al Mensajero, mientras las personas que te rodean percibirán mal estas cosas y las interpretarán incorrectamente a cada paso.

Debes mantener la Revelación pura y enfocada, sin ajustarla a otras cosas, para que su fuerza y ​​su poder puedan expresarse a ti. Debes compartir esto con aquellos cuyos corazones estén abiertos y estén buscando un mayor propósito y significado en la vida. Ellos vendrán a ti a su momento. No puedes desperdiciar esto con aquellos que no saben ni podrán saber, y que están fortificados contra esto por su propia posición y estado mental.

Así es como la Revelación puede construir una verdadera Comunidad Global de personas que han respondido, a través de la cual la Revelación puede fluir e influir, con el tiempo, en la dirección y la toma de decisiones de toda la humanidad. Cómo esto funciona está más allá de la comprensión humana, pues tu mente no es lo suficientemente grande como para contenerlo en su totalidad. Pero formas parte de un Plan Mayor que no es creación tuya. Y te enviaron al mundo para hacer esto, como ves, aunque sea diferente de tus propios planes, metas e intereses.

Si tienes la humildad y la comprensión de que no puedes satisfacerte por ti mismo, y de que necesitas volver a conectarte con tu Fuente de la manera más pura posible, entonces te pondrás en posición de encontrar la Revelación Pura, tomar los pasos que debes tomar y ​​seguir el camino que debes seguir. Tu corazón estará muy feliz de poder hacerlo, porque tú nunca has podido satisfacerte realmente en este mundo.

Dios está haciendo esto para mantenerte aquí con un mayor propósito, no para alejarte. Mucho se ha hecho para traerte aquí. Se ha realizado un gran esfuerzo para que puedas ingresar al mundo en este momento, en estas circunstancias. ¿Por qué Dios desperdiciaría eso? Cualquier progreso que hagas será provechoso para otros, y los logros que consigas al seguir la Revelación tendrán un gran beneficio para el mundo. No te atribuyas un gran papel, y sé en cambio un humilde alumno del Conocimiento, porque esto te llevará a donde realmente necesitas ir.

Protege el Mensaje y al Mensajero manteniendo la Revelación pura dentro de ti, y preséntala a otros de manera pura, llevándoles a ella sin intentar explicárselo todo. Tus explicaciones serán incompletas y quizá peligrosamente incorrectas. La Revelación les hablará si ellos pueden oír.

Como ves, es un desafío para la honestidad, la humildad y la sinceridad de todos. Es una prueba para todos, ya sea que puedan responder o no. Pero no te corresponde a ti juzgarlos ni condenarlos si ellos fallan esta prueba al principio.

Quizá ellos no estén listos. Quizá no hayan sufrido lo suficiente, ni hayan fracasado lo suficiente en sus propias ambiciones. Quizá no hayan visto los límites de su propio entendimiento para reconocer que deben tener la Nueva Revelación de Dios.

No cambies las palabras de la Enseñanza. No alteres sus textos. No trates de hacerla más cómoda para ti. Porque la Revelación está aquí para llevarte más allá de donde has estado, no para fortificar donde estás ahora, lo cual es un estado desafortunado, temeroso e inconsciente de las cosas más importantes que debes comprender.

Si quieres que Dios te ayude, debes estar dispuesto a cambiar tu vida, lo cual en la mayoría de los casos supone cambiar tu forma de pensar y, en ciertos momentos, cambiar tus circunstancias. De lo contrario, querrás que Dios sea tu chico de los recados, que te aporte favores y dispensas, que te ayude a construir tu vida de Separación, la cual nunca puede ser exitosa.

Permanece junto al Mensaje y el Mensajero a medida que estos se hagan conocidos en el mundo. No los abandones.

Esto te mostrará quién está realmente contigo en tu vida y quién no. Te mostrará quién es realmente abierto y quién no, quién tiene humildad y sinceridad y quién no, quién está avanzando y quién no, quién quiere escuchar y quién no, quién busca conocer el verdadero significado de su vida y quién no.

Esto establece igualdad de condiciones para todos: ricos o pobres, educados o sin educación, en cada nación, en cada religión, en cada cultura. Encontrarás aquí que los muy cultos no son más abiertos que los demás y, a menudo, tienen mayores dificultades para recibir algo de esta magnitud.

No se trata de lo que crees. No se trata de tus ideas. Eso son todas las cosas temporales que desarrollas aquí en la Tierra. Tienes un vínculo sagrado con tu Fuente que supera todas esas cosas, y tu Fuente te está hablando ahora a ti y al mundo entero.

Mantén la Revelación pura. Apóyala. Permanece con ella. No la alteres de ninguna manera para hacerla más agradable a tus gustos o hábitos. Sé un puente entre la Revelación y el mundo, si puedes hacerlo con el tiempo.

Honra al Mensajero, pero comprende que él es el Mensajero. Él es más grande que la persona común, porque es Angélico, pero no es un dios y no debe ser adorado. Él tiene parte de la Revelación en su interior, como ves. Conocerle, reunirte con él y aprender de él en su vida tiene la máxima importancia. Ahora es un hombre mayor, así que el tiempo es importante en este sentido.

Este es el evento más grande del mundo actual, el mayor evento que ha ocurrido en más de mil años. Y vives en este momento.

Estás aquí para aprender a recibir, para reconciliar tu vida, para escapar de la autocondena y de la condena a otros; para escapar de una vida comprometida e infeliz que nunca podría ser satisfactoria, construyendo una nueva base dentro de ti de la manera más pura posible. Dios ha mostrado el camino, y el camino se extiende ante ti ahora.

No traiciones el Mensaje ni al Mensajero, cambiándolo, profanándolo, corrompiéndolo o condenándolo de cualquier manera.

Este es mayor que tu comprensión. Es mayor que tus objeciones. Es mayor que tus opiniones, tus puntos de vista o tus creencias fijas.

Para acercarte a algo tan puro, debes tener una intención pura. Debes entender tus necesidades más profundas y las necesidades del mundo. Debes abrirte a la Revelación. Ella te llevará de vuelta a quién realmente eres y a la razón por la que estás realmente aquí en el mundo, en este gran punto de inflexión para la humanidad.