Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 23 de octubre de 1993
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: What must be avoided?

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Greater Community Spirituality
Volumen 2 > Espiritualidad de la Comunidad Mayor > Capítulo 14

La vida ofrece muchas distracciones. La vida seguirá trayéndote de vuelta a tu pasado, a menos que seas capaz de estar en el momento con ella. Una vez que hayas alcanzado un estado de mente suficientemente presente, necesitarás estar preparado para hacer frente a la influencia de otros sobre ti. Si todo el mundo estuviera haciendo lo que tú estás haciendo, esto sería mucho más fácil y más beneficioso. Sin embargo, la realidad es que serás una de las muy pocas personas que está llevando a cabo una mayor preparación para elevarse por encima de las preocupaciones, inquietudes e intereses normales de la gente a su alrededor.

La gente a tu alrededor afectará el ambiente mental para ti. Debido a esto, debes ser muy selectivo sobre con quién estar y qué decir. No veas esto como una limitación a tu libertad, porque esto es para proteger una consciencia emergente que necesita protección en un mundo donde no es valorada ni honrada. La vida te enseñará esto una y otra vez en situaciones difíciles, donde te encontrarás retrocediendo ante otras personas y ante situaciones a las que no perteneces o donde has cometido una indiscreción. Recuerda, estás aprendiendo el Camino de la Sabiduría, así como el Camino del Conocimiento. La Sabiduría tiene que ver con la forma de llevar el Conocimiento en la vida —cómo expresas el Conocimiento, dónde lo compartes y cómo lo mantienes para ti y para otras personas.

A medida que avances en el Camino del Conocimiento, encontrarás que valorarás cosas que otros no valoran, verás cosas que otros no ven y sabrás cosas que otros no saben o no quieren saber. Lo que parece obvio para ti no será obvio para ellos. Tú verás tanto sus regalos como sus discapacidades. Ellos puede que no vean ni unos ni otros. Tendrás estándares más altos para ti mismo, pero estos estándares no serán compartidos por otras personas. Valorarás una experiencia más profunda de honestidad, pero no podrás comunicar esto libremente a otros. Una y otra vez te encontrarás fuera de los límites que otras personas ponen delante y alrededor de ti. Y una y otra vez sentirás la influencia de otras personas. Te sentirás siendo arrastrado a una conversación ociosa. Te sentirás siendo devuelto a un estado de mente que habías trabajado duro para dejar atrás. Sentirás el peso de sus inquietudes y preocupaciones, pero no querrás estar ocupado por ellas.

Esto te pondrá aparte, como debe ser. Y a veces te sentirás solo y aislado. Sin embargo, incluso desde el principio, encontrarás que tendrás compañeros. Ellos compartirán sus dificultades contigo y tú compartirás tus dificultades con ellos, porque ambos estáis experimentando la dificultad de estar en el mundo.

Necesitas establecer una nueva fundación para ti mismo fuera en la vida, así como dentro de ti mismo. Aquí no se te quita nada. Esto no pretende robarte todo placer o búsqueda que puedas desear. Solo pretende ayudarte en el seguimiento de un proceso natural de selección y discriminación, que debe cultivarse según un Mayor Poder y consciencia emergen en tu interior. Si piensas que te estamos limitando, entonces no entiendes nuestra intención. Si piensas que te estamos deteniendo, entonces no entiendes cuáles son tus verdaderas necesidades.

Si estás respondiendo a un significado, visión y entendimiento mayores, te pondrás aparte, y la vida te pondrá aparte, porque necesitas tener esta libertad. No puedes quedarte donde estás e ir a algún lugar nuevo. Y si vas a algún lugar nuevo, otros no pueden ir contigo, a excepción de unos pocos. A medida que encuentras algo que otros no han descubierto, sabrás algo que ellos no saben. ¿Cómo puedes estar con ellos de una manera informal con esta toma de consciencia dentro de ti mismo? Tú no querrás compartir sus compromisos. No querrás ser parte de muchas de sus actividades, que solo sirven para evitar y negar las cosas más grandes que necesitan ser reconocidas y discutidas. Incluso al nivel de los problemas personales, este será el caso, porque tú buscarás una solución, mientras que otros no lo harán. Tú querrás enfrentar cosas y discutirlas, mientras que otros no querrán. Tú querrás poner remedio y resolución, mientras que otros no querrán.

Después de un tiempo, te encontrarás evitando a ciertas personas y situaciones. Esto es correcto. Esta es una reticencia natural. Se debe a que estás tratando de liberarte de las personas, las situaciones, las conversaciones y los esfuerzos que no tienen ningún mérito o valor para ti. Puedes hacerlo sin condenarte a ti mismo o a otros. Lo haces simplemente porque tienes otro lugar a donde ir y algo más grande que saber. Aquí no eres mejor que otros. No eres sabio mientras que ellos son tontos. No tengas esta actitud o perderás el punto. Esto no es un concurso. Ese énfasis solo tiene sentido para la mente personal, que trata de utilizarlo todo para reafirmarse, glorificarse y protegerse a sí misma, ya que es débil y vulnerable y no tiene fundación en la vida. No cometas este error; ve con claridad.

Algo ha cambiado en el centro mismo de ti de una manera que no puedes describir. Te sientes diferente. Tus valores están cambiando. Tus prioridades están cambiando. Tu énfasis en la vida está cambiando. Esto te aleja de las personas que no experimentan esto y te acerca a las que sí. Te trae específicamente a ciertos individuos que comparten tu viaje. Algunos de ellos solo irán un camino corto contigo, y otros viajarán contigo durante toda una vida.

Necesitas estar con estas personas, porque ellas te asistirán y ayudarán. Ellas te retarán a seguir adelante. Te ayudarán cuando caigas hacia atrás. Ellas también están experimentando un gran movimiento en sus vidas. Ellas también están tratando de arreglar las cosas. Ellas también están aceptando sus propios compromisos y están dándose cuenta de su propia negación. Ellas también deben encontrar una manera de cambiar la dirección, el rumbo y la actividad de sus vidas. Estas personas te ayudarán incluso si están solo contigo temporalmente.

Te encontrarás evitando a muchas personas y situaciones. De hecho, después de un tiempo mirarás las actividades generales de la mayoría de las personas con desinterés. Tal vez te sentirás solo y alejado. Pero nosotros decimos, “¡Felicidades!” Estás empezando a encontrar tu libertad. Estás comenzando a valorar algo que es valioso. Si esto te aparta, eso está bien. Necesitas esta libertad. Necesitas esta liberación. Necesitas estar libre de las ataduras que otras personas ponen sobre sí mismas y sin querer ponen sobre ti.

Felicidades. Sigue adelante. No viajarás solo, pero no puedes llevar a todo el mundo contigo. Encontrarás que no puedes mantener a todos tus amigos y conocidos pasados, porque ellos son parte de tu pasado, y el énfasis en esas relaciones no es lo que estás experimentando ahora. Déjalos partir y bendícelos. No los condenes. No los niegues. Solo deja que se alejen. Libéralos. Ellos están yendo por un camino diferente al que tú estás yendo ahora. No puedes saber a dónde estás yendo, pero sabes que estás yendo a algún lugar, porque sientes el movimiento en tu vida y ves tu vida cambiar. Ves que otra gente parece muy estática, y el movimiento de sus vidas parece imperceptible. Sin embargo, para ti las cosas están cambiando ahora rápidamente. Permite que esto suceda. Esto está viniendo del centro mismo de ti. No lo entenderás completamente por un tiempo muy largo, pero debes seguir adelante. No puedes volver atrás. No puedes llevar a ese ser querido contigo. No puedes llevar a aquel del que dependes contigo. Tal vez ni siquiera puedes llevar a tu esposo o esposa contigo, o tus hijos, o tus padres, o tu mejor amigo. Aquí debes ponerte del lado del Conocimiento. No puedes ir en ambas direcciones. No puedes llevarlo todo contigo.

Puede llevarte mucho tiempo darte cuenta y llegar a entender que estás siendo aliviado. Porque, en efecto, habrá momentos en los que sentirás una gran pérdida. No podrás justificar tus acciones o conductas, pero sabrás que debes continuar. Y sabrás que tienes que decir adiós a tu querido amigo o compañero. Si tratáis de permanecer juntos habrá creciente discordia y disociación. Es mejor reconocer vuestras direcciones divergentes y bendecir y liberar a la otra persona que quedarse tratando de explicar o justificar tus acciones.

Encontrarás a medida que avanzas que la vida te da muchas opciones. Aquí es posible incluso que no puedas permanecer con otras personas que también están respondiendo a una llamada mayor. A medida que avanzas, el camino se vuelve mucho más específico. En primer lugar, puedes sentir como te estás abriendo a tu vida espiritual, pero a medida que avanzas, tu desarrollo espiritual se volverá mucho más preciso en su aplicación y dirección. Los que viajaron contigo al comienzo y compartieron tu viaje, puede que tengan que ir por un camino diferente que tú. Permite que esto suceda. Bendíceles. Hónrales. No les critiques o rechaces porque no pueden permanecer contigo e ir a dónde tú estás yendo. Tal vez ellos van rápidamente, y tal vez van poco a poco. Van con sus incapacidades tal y como tú vas con las tuyas, desentrañándolas y resolviéndolas lentamente a medida que avanzan.

Sigue el camino. No trates de definirlo. No te aferres a la gente. Tus verdaderos compañeros, tus aliados, nunca te dejarán, por lo que no necesitas aferrarte a ellos, encadenarlos o mantenerlos con una cuerda alrededor de su cuello. Deja que todos los demás vengan y vayan. Este es un proceso natural de definición y selección en la vida. Muy pocas personas han emergido más allá del consenso general de las cosas, por lo que el camino no ha sido muy transitado. Sin embargo, otros lo han recorrido antes, otros lo están recorriendo ahora y otros lo recorrerán en el futuro. Hay un camino porque el Conocimiento está en tu vida. Hay un camino porque tus aliados están unidos a ti. Y hay un camino porque los Invisibles te guiarán y asistirán a medida que los necesites y según procedas en la vida.

Aquí hay ciertas cosas que podemos aconsejarte evitar, pero debes aprender cómo utilizar esta guía y estos consejos a medida que avances. No reconocerás el valor completo de este consejo hasta que estés más avanzado de lo que estás hoy, pero eso no quiere decir que este consejo no sea para ti en este momento y que no vaya a serte muy útil, ahorrándote mucho sufrimiento y dificultad.

En primer lugar, como hemos dicho, evita llevar gente contigo. Diles que estás yendo a algún lugar y dales un sentido de a dónde estás yendo. Si ellos no pueden ir, no pueden ir. Esto no quiere decir que vuestra relación haya fracasado, ni que ellos sean estúpidos o tontos, ni que tú seas mejor que ellos. Simplemente significa que no podéis seguir juntos. Tú estás tomando un camino diferente. Tómalo. Síguelo. Evita intentar llevarlos contigo. Evita quedarte atrás tratando de persuadirles, convencerles o justificar tu vida misteriosa. Bendíceles y suéltales. Reconoce vuestros caminos divergentes. Está bien. Es natural.

Segundo, evita tratar de determinar a dónde te diriges. Tú sabes que estás haciendo algo importante. Sabes que estás haciendo algo que tiene un fundamento espiritual. Sabes que estás haciendo algo que es bueno para ti, incluso si en ciertos momentos tienes serias dudas al respecto. Sabes que debes continuar. Sabes que no puedes volver a donde estabas antes. Sabes que quieres ser libre. Sin embargo, más allá de esto, evita tratar de determinar a dónde estás yendo, porque no lo sabes. Todo lo que sabes es que debes proceder. A medida que avances y ganes madurez como estudiante del Conocimiento, podrás ver el gran valor de esto. Sin embargo, si intentas salir adelante por ti mismo, esto causará todo tipo de confusiones y malas interpretaciones.

Al principio, la necesidad de comprenderte y justificarte a ti mismo nace de una vieja comprensión que está basada en muchas cosas falsas. Sin embargo, ahora estás basando tu vida en algo verdadero y firme, consistente y permanente, real y efectivo. Confía en ti mismo. Confía en el Conocimiento dentro de ti. No te quedes a un lado, apartado y preguntándote una y otra vez: “¿Estoy haciendo lo correcto? ¿Es esto lo correcto?” No te acoses a ti mismo con este cuestionamiento incesante, porque no hay respuesta, salvo continuar. Sigue esto y seguirás el Conocimiento. Retente y estarás recurriendo a tus viejas ideas una vez más. No permitas que tu miedo te lleve, ya que solo te traerá de vuelta al pasado, a una creencia previa en la seguridad de la que ahora estás tratando de liberarte. Máxima seguridad en este sentido es una prisión de máxima seguridad. Has estado encarcelado, y no quieres regresar.

Sin embargo, si te apartas un poco, te detienes y te dices “Bueno, no quiero entrar en algo que no entiendo. No sé a dónde voy. ¿Qué debo hacer? ¿Qué me va a suceder?” Y dejas que tu imaginación asuma el control y cree todo tipo de imágenes terribles y horribles para ti, entonces estarás en una posición muy incómoda. Te impedirás seguir adelante, pero sabrás que no puedes volver atrás. Entonces permanecerás atascado justo donde estás.

No te has liberado de la mente todavía. Debes romper con su autoridad para poder ejercer la tuya. La mente ejerce su autoridad porque tú no lo haces. No es porque la mente sea una tirana o una cosa terrible. La mente simplemente proporciona seguridad cuando no recibe seguridad. Es como un niño huérfano que debe valerse por sí mismo hasta que encuentra unos padres o tutores seguros. El Conocimiento es tu guardián. El Conocimiento es tu Ser Superior. Sin embargo, hasta que puedas reconocer plenamente que es tu Ser Superior, te parecerá un padre o un tutor. Será como una guía, como un verdadero amigo. Sigue al Conocimiento y regresarás a ti mismo, y encontrarás a otros que forman parte de tu misión y tu viaje aquí.

Tercero, evita tratar de vincular lo que estás haciendo a algo en lo que ya crees. Si valoras una cierta filosofía, religión o conjunto de ideales y quieres asegurarte de que lo que estás haciendo es coherente con ellos, estarás tirando de ti hacia atrás. Al igual que no puedes llevar a la gente contigo, no puedes llevar ideas contigo. Es increíble que las personas están a menudo mucho más apegadas a sus ideas de lo que lo están incluso a otras personas. Esto se debe a que están más identificadas con sus ideas que con cualquier otra cosa. Algunas personas pueden salir de una relación, pero están tan atadas a sus ideas, a sus creencias o a sus supuestos que no son libres de dejarlos. Esto es lo que significa llevar una corona de espinas. Esto es cuando la mente es una corona de espinas. Tú la llevas, pero ella te atormenta. Parece darte un título real, pero en realidad es un arnés de miseria. Parece que te eleva y te da prestigio en el mundo, pero en realidad te corta y te hiere, te ata y se burla de ti.

Para que la mente se vuelva un halo en lugar de una corona de espinas, debes afirmar tu autoridad. Tú descubres tu fuerza ejercitando tu autoridad. En el aprendizaje del Camino del Conocimiento, tendrás que ejercer tu autoridad una y otra vez para mantener la mente libre y abierta. Por tanto, evita intentar asociar tus acariciadas viejas ideas e ideales con lo que estás haciendo ahora, porque no puedes llevarlos contigo. Ellos son como las viejas relaciones y los lugares antiguos. No los arrastres. Deja que el río de la vida te lleve. No te aferres a las rocas. No trates de llevar las piedras contigo. No trates de llevar el escenario de tu mente contigo, el cual es todo el conjunto de tus ideas y creencias, de tus temores y objetivos.

Cuarto, evita enamorarte. Cuando decimos enamorarte estamos hablando acerca de crear una fantasía con otro. El amor romántico, la fantasía, es la personificación de la autoindulgencia de la mente personal. En un intento de validarse y justificar su existencia, busca la unión con otro con este fin. Ella no puede unirse con otro; solo puede utilizar al otro para validarse a sí misma. Esta es la base del amor romántico. Lo que debes encontrar en su lugar es el reconocimiento y la capacidad para participar con otro. Un bello rostro, un precioso par de ojos, una imagen maravillosa, una personalidad encantadora o exótica, cualquier cosa que te atrae y te fascina, todo lo que mantiene tu atención en contra de tu voluntad, todo lo que mantiene tu mente fija en sus propias ideas y evita que tengas acceso al Conocimiento, son cosas que representan un acercamiento romántico a las relaciones, y debes evitarlas.

¿No te ha enseñado ya tu pasado esto? ¿Tienes que ser decepcionado una y otra vez para descubrir que esta participación no conduce a nada? Cuando finalmente te das cuenta de la condición real de la relación, entonces el sueño del romance se disipa y te quedas con tu falta de relación real con la otra persona. Las personas pueden estar hipnotizadas entre sí durante años y no tener nunca un sentido de quién es la otra persona. Y sin embargo, cuando finalmente se vuelven sobrios, según la vida les hace recuperar su sobriedad a través de sus dificultades y sus desafíos, se encuentran con que en realidad no son compatibles entre sí y que su asociación es superficial y temporal. Entonces hay una gran decepción, rabia y resentimiento. Evita enamorarte. Busca una relación real. En una verdadera relación sentirás gran afecto, resonancia y el deseo de compartir tu vida. Sin embargo, esto es muy diferente de la experiencia de enamorarse que la gente valora y tanto aprecia. Ve tus películas y lee tus libros, todos sobre la grandeza y el éxtasis, el peligro y la incertidumbre del romance. Luego pregúntate si hay alguna relación real allí o si solo es un gran interludio, una manera de escapar de la vida mundana, una manera de tener un sueño maravilloso juntos, un sueño que parece liberarte de todas tus preocupaciones y responsabilidades. Evita enamorarte. Te quitará años de tu vida. Te robará y te dejará vacío y pobre. Desperdiciarás tu vida enamorándote, pues apostarás por algo frívolo que no tiene esperanza o promesa.

Quinto, evita tratar de hacer que el Conocimiento afirme lo que deseas. Aquí encuentras a alguien que quieres, algo que quieres o un lugar al que quieres ir, y vas al Conocimiento diciendo: “¿Puedo ir? ¿Está bien?” Si solo quieres aprobación, te la darás tú mismo y dirás: “Sí, siento que esto es correcto. Mi Conocimiento me dice que es correcto.” Sin embargo, si vas a tus aliados reales en tu vida, te mirarán y sacudirán la cabeza, porque ellos sabrán. Sin embargo, si te asocias con personas que no tienen esta capacidad, oh, sí, ellas te asegurarán que es una cosa maravillosa que hacer.

Evita tratar de hacer que el Conocimiento te dé lo que quieres o apoye lo que desees. En su lugar, pide al Conocimiento: “Muéstrame lo que necesito saber y hacer. No permitas que malgaste mi vida. No permitas que juegue con mi existencia.” Da al Conocimiento este privilegio, y él te apoyará y te servirá en formas cada vez mayores.

Sexto, evita pensar que tu vida va a ser grandiosa. Las personas suelen pensar que por estar en un viaje espiritual de algún tipo, ellas serán sanadores, seres magníficos, gurús, maestros, santos, peregrinos, hombres sabios, mujeres sabias, avatares, oráculos y así sucesivamente. Todo esto es romance. El romance aquí es tan perjudicial e inútil como el romance en cualquier otra relación, excepto que es más difícil de desentrañar, porque parece autoedificante.

Tu papel en la vida será sencillo y oculto en casi todos los casos. Si te das a conocer, esto es en cierto modo una desgracia, porque el mundo se aprovechará de ti, y otros te utilizarán y abusarán de ti. Ellos se infiltrarán en tu vida y tratarán de quitarte tus regalos. Ellos te manipularán, hablarán mal de ti, te maldecirán y te alabarán. Esta es la realidad. Es por ello que solo en raras ocasiones un hombre o una mujer del Conocimiento se convierten en una figura pública. Y ellos tendrán que hacer frente a la tribulación que acompaña a este privilegio.

El Sabio permanece oculto por muy buenas razones. Y, sin embargo, cuando consideres esta idea, verás lo mucho que va en contra de tu ambición y tus motivos personales. Después de todo, puede que no quieras dar tu vida y dedicarte a algo que no te glorifique. Incluso las religiones del mundo ofrecen muchas imágenes diferentes de autoglorificación: convertirse en un Buda, convertirse en un avatar, volverse como Cristo, convertirse en un brillante ejemplo al que todos acuden buscando inspiración, sanación y beneficencia. Sin embargo, la realidad es muy diferente, y tiene que ser diferente porque no hay sabiduría aquí. No estimules entonces tu mente personal con estas fantasías. Ese no es el camino.

El Conocimiento debe liberarte de estas ambiciones en la medida en que funcionan en tu mente. Todos las tienen en cierta medida. Todos quieren ser validados, reconocidos, apoyados y apreciados, pero en realidad solo necesitas ser reconocido y apoyado por tus verdaderos aliados y recibir la oportunidad de servir a otros que están realmente listos para tus regalos y tu contribución. Esta es una bendición y un reconocimiento tan grandes como puedas imaginar. Aquí no habrá engaño. No habrá traición. No habrá usurpación o manipulación alguna. Lo que das será recibido y será transmitido a los demás. Y tu regalo resonará a través de muchas personas y muchas relaciones. Como la fuente de tu regalo está más allá de ti, tu dar no debería darte reconocimiento personal. ¿Puedes afirmar que tu propósito es de tu propia creación? ¿Puedes afirmar que tu regalo, tu habilidad o tu papel son solo tuyos? ¿Cómo puedes decir esto cuando la vida te ha preparado, te ha guiado y ha hecho posible que tengas un propósito, que descubras este propósito y que tengas aliados para compartirlo y destinatarios a los que darlo?

Evita la autoglorificación. Evita el reconocimiento. El Conocimiento no quiere esto para ti. La sabiduría te contendrá. Déjate contener. El Conocimiento te protegerá, te conservará y te permitirá cultivar y desarrollar tu fuerza y tus capacidades sin la interferencia y la invasión de personas que no pueden compartirlas o no van a compartirlas contigo. Deja que la vida te aparte para que puedas regresar a la vida con una mayor capacidad y una mayor comprensión. Deja que el Conocimiento te aleje de tus propias metas y aspiraciones, así como de tu propia necesidad de autovalidarte, y te traiga de vuelta con una mayor sabiduría y comprensión.

Evita hablar demasiado. Si hablas demasiado, gastas tu energía y diseminas tus ideas sin sentido. Deja que la sabiduría germine en tu interior. No vayas a contarle a todo el mundo sobre lo que está sucediendo dentro de ti. Deja que la presión aumente. Deja que tu capacidad crezca. Permítete digerir la verdad en vez de tratar de transmitirla a todo el mundo. Permítete experimentar el significado y la profundidad de las percepciones internas que vienen a ti en vez de salir corriendo a decirle a tu amigo: “Oh, he tenido esta percepción interna. ¡Fue tan maravilloso!”

Ejercita la contención, porque necesitarás mucha contención. No podemos decirte cuánto te salvará la contención de las dificultades y tribulaciones. No dejes que tu necesidad de autovalidarte te supere aquí. Contén cosas dentro de ti. Deja que crezcan. Aquellas cosas que no tienen valor desaparecerán. Y aquellas cosas que sí lo tienen crecerán poco a poco. La sabiduría se cultiva lentamente. Debe crecer dentro de ti, y debes tener mucho cuidado en con quien compartirla. Tu experiencia te demostrará exactamente lo que estamos diciendo, porque dirás cosas a ciertas personas quienes no pueden recibirlas o no van a recibirlas. Compartirás cosas que te entusiasman con gente que no pueden experimentarlas. Ofrecerás cosas nuevas a personas que no pueden relacionarse con ellas. Esto te traerá de nuevo a ti mismo. No critiques a los demás. Ellos no son el problema. El problema es tu falta de discreción. No pudiste distinguir el lugar apropiado para compartirlas, y pagaste un precio por ello. Esto te enseña a volver a ti mismo y a mantener dentro de ti el regalo que está creciendo allí.

El Conocimiento es muy discreto contigo. Tú debes ser muy discreto con los demás. El Conocimiento es muy discerniente contigo. Tú puedes aprender a ser más discerniente con los demás. Las cosas grandes son el fruto de un largo proceso de germinación dentro del individuo. Las personas están ansiosas de compartir porque quieren autovalidación. Quieren que alguien les diga que son maravillosas y que están haciendo lo correcto. Evita esto. Evita conversaciones vacías. Evita hablar sobre ideas espirituales y grandes cosas con personas que no pueden recibirlas y con personas con las que no estás destinado a comunicarte.

Séptimo, evita los chismes. Evita discutir las vidas de otras personas. Los chismes son muy tentadores, ya que te hacen sentir satisfecho de ti mismo y puedes ejercer tu juicio de una manera que parece honesta y válida. Pero esto es un desperdicio. Difamas a otras personas y pierdes energía y vitalidad debido a ello. Puede que te sientas orgulloso de hacer esto, pero la felicidad y la verdadera autoconfirmación serán perdidas como consecuencia.

Octavo, evita tratar de hacer que ocurra algo con lo que ya sabes. Tu mente seguirá queriendo crear cosas, tener cosas y justificar lo que está haciendo para obtener seguridad, reconocimiento y validación. Sin embargo, puede que no sea el momento todavía. Cuando llegue el momento, será el momento, y eso será un gran reto para ti. Sin embargo, hasta que sea el momento, no es el momento. A pesar de lo mucho que puedas desear dar forma a lo que estás experimentando, no te apresures a crear una nueva organización o a iniciar un nuevo negocio o a realizar un nuevo producto. Las personas que hacen eso son imprudentes, y arriesgarán su existencia. Y les llevará mucho tiempo regresar al punto de partida, porque a menudo es mucho más difícil terminar algo que empezarlo. Cualquier relación puede ser iniciada, pero puede ser duro terminarla —ya sea una relación con una persona, con una organización o con algo que has creado en el mundo.

No comiences nada que no tenga una promesa mayor. ¿Cómo lo sabrás? Porque el Conocimiento está contigo. Si no puedes tener acceso al Conocimiento en esta situación porque tienes mucho deseo o ambición o estás demasiado confundido, entonces ve a tu aliado para tener verificación. Preguntarás: “¿Es lo correcto hacer esto? Estoy pensando en esto. Quiero esto. Me parece bueno para mí. ¿Debo hacerlo?” No vayas a tus amigos ni a tus relaciones intrascendentes, porque ellos pueden tener interés en tu idea debido a que aún no pueden responder con el Conocimiento. No te arriesgues en esto. Ve a tus aliados. En muchas situaciones no podrás acceder al Conocimiento, ya que estarás gobernado por tus preferencias o estarás demasiado asustado o demasiado preocupado por ti mismo. Eso está bien. Ve a tus aliados. Cada decisión importante que hagas debe ser verificada. Esa es una protección para ti, una salvaguarda. Lo necesitas; acéptalo.

Evitar ir por la vida diciendo: “Voy a tener lo que quiero, pase lo que pase.” Esa es la decisión más estúpida que podrías hacer. Esto es ciego, arrogante e ignorante. Esto niega tus relaciones y te deja fuera, solo. La vida está llena de gente haciendo esto, y como resultado la vida está llena de calamidades. Evítalo. Deja que el Conocimiento crezca lentamente dentro de ti. Deja que el cambio venga de forma natural. No lo frenes y no lo aceleres. No te digas a ti mismo: “Bueno, ahora estoy haciendo algo espiritual. Tengo que volverme una persona espiritual, un comerciante espiritual o un maestro espiritual, alguien que vende productos y servicios. Quiero que mi vida vaya sobre esto.” Evita esto.

El Conocimiento permanecerá en silencio, sordo a tales proclamaciones. Puede que sientas estas compulsiones solo ocasionalmente o puede que las sientas de forma continua, pero permanece con lo que estás haciendo. No hagas un cambio a menos que el cambio sea vital. Y cuando el cambio es vital, busca verificación. No lo hagas solo. Nadie en el mundo está más allá del error. Nadie en el mundo está más allá de la tentación. Nadie en el mundo es impecable. No pienses que solo porque tienes una gran emoción surgiendo por algo, es correcto que hagas ese algo. Todo fracaso y calamidad empezó con un interés excitante o la creencia de que algo iba a ser una actividad o implicación beneficiosa. Evita esto. Mantén tu mente sobria y abierta. No entres en el romance con tu espiritualidad. Ni siquiera sabes lo que esta es todavía. Sin embargo, está en ti, y está guiando y equilibrando tu vida. Poco a poco está liberándote de todos los lazos que has mantenido en el pasado y que ahora necesitas superar y dejar atrás.

Noveno, evita la necesidad de entenderlo todo. La comprensión real viene después. Antes de que venga, las personas crean una comprensión porque quieren sentirse seguras de sí mismas. No quieren parecer tontas ante sí mismas o ante otras personas. Quieren tenerlo todo completamente explicado y explicable. Quieren tenerlo todo justificado y justificable. Quieren hacer que todo parezca bueno y justo. Quieren ganar aprobación. Sin embargo, el entendimiento que crean aquí es tan parcial, tan personalmente motivado y tan falso y poco confiable que solo puede romperse frente a la vida real. Aquí no querrás crear nada que luego tengas que deshacer, aprender cualquier cosa que luego tengas que desaprender o asociarse con nadie del que luego tengas que desvincularte.

Deja que tu mente sea libre. Deje que el puzle de tu vida esté en pocas piezas. Deja que se una en pequeños grupos de piezas. No lo llenes todo con tus propias ideas y ambiciones. Otros te demostrarán cómo han hecho esto —cómo sus vidas están plenamente comprendidas y cómo tienen un propósito mayor que para ellos es totalmente comprensible—, cuando en realidad, ellos solo saben unas cuantas cosas, y todo lo demás ha sido llenado con sus metas, sus ideales y sus ambiciones. Y lo que ellos tienen es algo que no es fiable y no está en consonancia con el movimiento de la vida.

Vuélvete simple. Deja que tu vida sea incomprensible. Deja que tu vida sea inexplicable, porque será inexplicable para aquellos que no pueden compartirla contigo. Ahora estás siendo gobernado y guiado por un poder superior dentro de ti, un Poder Mayor que estás llegando a conocer a través de la experiencia, un Poder Mayor que estás eligiendo al tomar decisiones sabias. Deja que esto ocurra. No reclames cosas que no son tuyas para reclamar. Permite que haya grandes vacíos en tu entendimiento. Entonces te volverás honesto contigo mismo y honesto con otros, y serás una presencia refrescante en el mundo. No te unas con otros en sus odas a sí mismos, en el canto de sus canciones de autoconfianza y autovalidación. Permanece en silencio y sigue adelante.

Puedes cantar sobre la montaña de la vida o puedes subir a la montaña de la vida. Si subes a la montaña de la vida, no sabrás lo que va a ocurrir a continuación. Solo sabrás que has viajado por ella lo suficiente para haber aprendido algo acerca del viaje. Has aprendido a mantener tus ojos y tus oídos abiertos y a no hacer grandiosas suposiciones acerca de ti mismo o de otras personas. Has aprendido a permitir que tu vida se desarrolle, a seguir adelante, a construir aquellas cosas que sabes construir y a evitar aquellas cosas que no puedes construir o no deberías construir.

El poder es concentración. Si tu poder —tu concentración— se dispersa sobre muchas cosas, no tendrás suficiente energía para nada. Focalízate en unas pocas personas, unas pocas cosas y unas pocas ideas. No trates de reunir toda la información espiritual. Evita esto. No trates de recopilar nada que sea innecesario. Deja que el Conocimiento te mueva a elegir las cosas que necesitas en lugar de llenarte a ti mismo con ideas, con libros, con personas, con experiencias, con lugares a donde ir y con cosas que hacer. En otras palabras, no te satures con cosas que simplemente han de ser abandonadas.

Décimo, evita el viaje espiritual de algún otro. No chapotees en diferentes religiones, porque solo serás un aficionado. Solo puedes conocer una religión si te sumerges en ella. Y si te sumerges en ella, ¿cómo puedes estar estudiando todo lo demás? Hay muchas personas que toman un enfoque muy ecléctico, tratando de reunir un poco de esto y un poco de aquello. Ellas tienen tarjetas postales de todo el universo espiritual, pero nunca han ido a ninguna parte. Piensan que entienden lo que el Cristianismo, el budismo, el islam o cualquier otra religión significan, pero nunca se han sumergido en ninguna de estas religiones. Nunca las han vivido plenamente. Tienen un montón de grandes ideas, pero no sabiduría. Evita esto. Evita tratar de vincular lo que estás haciendo con lo que alguien más ha hecho en el pasado o en el presente. No hagas tu camino espiritual diciendo que está en consonancia con el Cristianismo o el Budismo o cualquier otra religión, porque realmente no lo sabes. Aún no has ido lo bastante lejos.

Evita coleccionar ideas espirituales. Estas son más cosas para atiborrar tu mente. Sí, parecen fascinantes, interesantes e inspiradoras, pero ¿son necesarias? La palabra “necesaria” es importante, porque la vida es necesaria, y tú no quieres que se llene de cosas que no son necesarias. Mantén lo que es necesario a nivel práctico o bien muy inspirador para ti. Deja todo lo demás a un lado. Mantén tu mente abierta y fresca. Deja que tu biblioteca sea pequeña y significativa. Tu conversación debe ser simple. Usa muy pocas palabras. Escucha más de lo que hables. Cierra la boca cuando otros están siendo tontos. Resiste la tentación de corregir a los demás, de mejorar su situación o de vestirles para que luzcan mejor y no tengas que juzgarles.

Sumérgete en el viaje que se abre ante ti. No trates de ser parte del viaje de otra persona. Tu camino entonces será simple y con menos obstáculos. Y si tu camino conduce al territorio salvaje de la vida donde no se han hecho carreteras, entonces síguelo. Si parece alejarse de todo lo que es familiar y todo lo que parece justificable, permanece con eso. Confía en lo que está en ti. Te está devolviendo a algo grande. Te está restaurando el amor propio y la autonomía. Te está trayendo de vuelta a la relación con el Conocimiento y con la fuente de todo Conocimiento.

Evita pensar que siempre vas a estar aprendiendo. Esto no es cierto. Todas las vías de aprendizaje tienen puntos finales. Llegará un momento en el que no tendrás que aprender nada más en este mundo. Ese tiempo está muy por delante de donde estás ahora. Las personas piensan que van a estar aprendiendo siempre, porque no toman en serio su aprendizaje. Piensan que el aprendizaje es como comer alimentos. Bien, tú sigues comiendo más y sigues digiriendo y sigues comiendo más y más. El aprendizaje no es como comer alimentos. No es algo que haces simplemente para sostenerte o para mantenerte estimulado. El aprendizaje es algo que satisface una gran necesidad en el tiempo. Y esto te lleva a alguna parte. Un estudiante avanzado del Conocimiento no está aprendiendo lo que está aprendiendo un estudiante principiante. En realidad, un estudiante avanzado del Conocimiento está aprendiendo cosas nuevas, mientras que un estudiante principiante está principalmente desaprendiendo cosas.

Evita juzgar tu pasado. Hasta que puedas ver tu pasado con claridad, hasta que sea obvio y claro para ti, simplemente mantente avanzando. Al igual que al escalar la montaña, alcanzas ciertos puntos donde puedes echar un vistazo y ver dónde has estado. Sin embargo, en otros puntos no puedes verlo, porque no tienes la perspectiva adecuada. Permanece con lo que es necesario. Permanece con lo que está frente a ti. Da tu atención a unas pocas cosas y a unas pocas ideas.

Undécimo, evita renunciar a tus responsabilidades mundanas. Necesitas construir una fundación en el mundo para tener una vida mayor. Esto significa que debes mantener tu salud, tu estabilidad financiera y otras cosas como estas. Muy rara vez se te pedirá que te apartes de algo que parece proporcionar estabilidad financiera. Muchas personas piensan que la espiritualidad es un lugar maravilloso para escapar, donde dejas el mundo y te vas a vivir otro tipo de existencia. Eso es esconderse. Hay momentos para el retiro donde debes buscar alivio y reposo, pero eso no es tu vida. Mantén una sólida fundación. Mantén una contabilidad precisa de tu vida. Mantén tu salud física. Entonces tendrás una fundación sobre la que construir algo mayor. Si no puedes pagar tus facturas, no te convertirás en un estudiante del Conocimiento, porque tu vida será sobre pagar tus facturas.

No puedes renunciar al mundo, y no pienses que tienes que hacerlo. Esa no es tu educación. Como estudiante del Conocimiento, tu posición en el mundo cambiará, y lograrás liberarte de muchas de tus limitaciones. Sin embargo, estás destinado a estar aquí y a ser eficaz aquí. Es por eso que la Sabiduría es esencial. Si no estuvieras en el mundo, no necesitarías Sabiduría para estar en el mundo. Pero estás en el mundo, y necesitas Sabiduría para estar aquí.

Evita negar tus responsabilidades mundanas. Simplemente no permitas que te superen. Vive de manera sencilla. Mantén tus asuntos en orden para que el mundo requiera menos de ti, y así tengas el tiempo, la energía y la atención necesarios para aprender cosas mayores. Da lo que debes dar. Haz tu trabajo, pero mantén tiempo para tu desarrollo, porque esto está preparando el camino a algo más grande.

Duodécimo, evita la impaciencia. Todo el mundo está impaciente cuando empieza. Todo el mundo quiere resultados increíbles con una inversión mínima. Todo el mundo quiere una oferta de vida en la que tiene que dar muy poco y obtiene mucho. Todo el mundo quiere estar cómodo y sin embargo tener todas las recompensas de una vida inspirada. Aprende a tener paciencia. Todavía no sabes lo que debe desaprenderse y lo que debe aprenderse. Todavía no sabes cuán grande es la montaña, porque cuando estás en la montaña, rara vez puedes ver la cumbre. De hecho, cuando estás en la montaña, ni siquiera sabes qué aspecto tiene en su conjunto. Tú simplemente sigues subiendo. Sigues adelante. Sigues el Conocimiento. Si el Conocimiento está tranquilo, tú estás tranquilo. Si el Conocimiento está en quietud, tú estás en quietud. Si el Conocimiento está moviéndose, tú estás moviéndote. Si el Conocimiento no responde, tú no respondes. Esto es libertad de una cualidad incomparable.

Cuando estás impaciente, estás ejerciendo tu voluntad personal. Estás tratando de hacer que sucedan cosas. Estás impaciente por las grandes recompensas, a pesar de que apenas has comenzado el viaje. Estás pensando en maneras de elevarte a la cima de la montaña. Estás tramando y planeando cómo puedes llegar sin tener que hacer el viaje en sí. Estos pensamientos pueden pasar a través de tu mente con poca o mucha frecuencia. Reconócelos por lo que son y no les des credibilidad.

Decimotercero, evita pensar que no sabes algo cuando en realidad lo sabes. Hasta que realmente has penetrado e investigado un problema o una pregunta en la vida, no digas que no sabes. No arrojes tus manos y digas: “No sé. ¿Cómo iba a saberlo?” hasta que hayas mirado en tu interior. Si se trata de algo importante y requiere tu atención, entonces míralo. Tal vez no sabes nada; tal vez sabes un poco; tal vez sabes mucho. Las personas renuncian a lo que saben y afirman otras cosas que están mucho más allá de su alcance, y ellas no pueden notar la diferencia, porque solo están tratando con las cosas en el plano de las ideas y no al nivel de una experiencia más profunda. En el plano de las ideas tú puedes tener cualquier cosa, ser cualquier cosa, hacer cualquier cosa, querer cualquier cosa y asumir o asociarte con cualquier cosa, porque estás funcionando en el nivel de la imaginación. Estás soñando. Sin embargo, tu experiencia más profunda ofrece una representación más precisa de dónde te encuentras, lo que sabes y lo que no sabes, lo que tienes y lo que no tienes.

Decimocuarto, evita hacer suposiciones. A medida que avance, verás cómo haces suposiciones y te volverás más consciente de por qué las haces. Antes de eso, simplemente harás suposiciones y serás atraído por ellas. A medida que seas más consciente y estés más presente ante ti mismo en el momento, verás cómo tu mente teje una nueva idea maravillosa, y serás capaz de pararte y decir: “No. No, yo no creo eso.” La gente es atraída por cualquier cosa que parezca atractiva dentro de su imaginación y dentro del mundo.

No hagas suposiciones. Mira. De vez en cuando sabrás algo. Eso es suficiente. Mientras tanto, la mente deseará crear, crear y crear, rellenando todos los espacios con sus explicaciones, metas, planes y todo lo demás. Aprende a estar quieto. Tú no conoces este viaje. Solo estás siguiéndolo. Lo estás aprendiendo sobre la marcha. Puedes pensar que comprendes dónde acabas de estar, pero no lo entenderás completamente hasta que hayas llegado más arriba en la montaña y puedas ver dónde te encontrabas dentro del contexto de los mayores aspectos de tu viaje. Deja que tu mente esté abierta y tranquila. Mantenla simple.

Dentro de estas cosas que hemos mencionado, encontrarás otras cosas que necesitarás reconocer y tal vez evitar. Y reconocerás cosas que necesitas afirmar. Sin embargo, encontrarás a medida que avanzas que tu vida será cada vez más simple. Estarás más centrado y tendrás menos cosas en qué pensar. A medida que tienes menos cosas en qué pensar, y según tu mente se vuelve más poderosa y concentrada, tu visión y experiencia se harán más penetrantes. Estarás libre de la distracción de la mayoría de las cosas que captaron tu atención y tu imaginación antes. Y te volverás más fuerte, porque el poder es concentración, tanto si se usa para bien como para mal.

El Conocimiento hará que lo que parece infranqueable y confuso sea simple, día a día. No te explicará las cosas; simplemente te mostrará lo que es verdadero. No llenará tu mente con grandes explicaciones y cosmologías, niveles de existencia y ser, etc. Vaciará tu mente para que puedas estar presente, para que puedas ver y saber y para que el Conocimiento y tu mente puedan trabajar juntos.

Tú querrás evitar estas cosas que hemos mencionado porque ellas te retendrán, arriesgarán tu existencia y malgastarán tu vida. Aquí aprenderás a decir “sí” o “no”, en lugar de “bueno” o “malo.” Hay un mundo de diferencia entre estas dos evaluaciones. Tú dirás “sí” cuando el sí es necesario, y dirás “no” cuando el sí no está presente. Permanecerás cerca de la vida y cerca del Conocimiento. Viajarás con poco peso, y tu ritmo se acelerará. Pasarás a través de muchas cosas que antes te habrían parado. Y ya no reconocerás muchas cosas que antes te atrajeron. Esto representa un avance. Esto es lo que te espera a medida que avances.

A medida que tu mente se focalice y esté menos distraída, comenzarás a demostrar un mayor poder y una mayor certeza, que impregnarán cualquier acción y cualquier contribución que debas hacer. Y la gracia estará contigo, porque la gracia es incondicional y procede de más allá del mundo.