Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 23 de octubre de 1993
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: What must be unlearned?

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Greater Community Spirituality
Volumen 2 > Espiritualidad de la Comunidad Mayor > Capítulo 13

Teniendo en cuenta lo que se ha dicho hasta ahora, se hace muy evidente que uno no puede aprender cosas mayores construyendo sobre viejas ideas y conceptos limitados. Una mente vieja no puede concebir cosas nuevas. De hecho, para aprender el Camino del Conocimiento de la Comunidad Mayor y para encontrar el mayor propósito que te ha traído al mundo, no solo debes tener un nuevo conjunto de ideas y una perspectiva más amplia, sino que realmente debes tener una mente mayor. Esta mente mayor te parecerá antigua y nueva al mismo tiempo.

Tu mente es diferente de tu Verdadero Ser, y como tal es en última instancia un vehículo para el Conocimiento. Esta es su función y servicio más alto. Para ser un vehículo para el Conocimiento, la mente debe estar limpia y renovada. Debe ser capaz de pensar con claridad y libertad, así como de repensar o recrear sus pensamientos. Debe ser flexible y abierta, accesible frente a experiencias nuevas, abierta a nuevos umbrales de comprensión y dispuesta a soltar sus propias ideas para obtener una mejor perspectiva y una mayor sabiduría en cada umbral importante de la vida. Aquí, la mente debe ser renovable. Para que tu mente sea renovada, debes ver que tienes una fundación mayor que la mente, y debes recuperar tu relación con esta fundación, lo que significa recuperar tu relación con el Conocimiento.

Sin el Conocimiento, te identificarás con tu mente. Pensarás que tu mente es quien tú eres. Pensarás que tus pensamientos te representan, te definen, te regulan y determinan tu experiencia. Esta creencia es evidente en todas partes. Incluso en tu propia vida puedes ver lo mucho que has estado dominado por tus pensamientos, por tus creencias, por tus compulsiones y por tus evaluaciones. Sin embargo, el Conocimiento está más allá de todos ellos. Tienes ahora una nueva fundación, una fundación en el Conocimiento. Con ella, la mente puede convertirse en algo que puede servirte en lugar de dominarte. La mente puede convertirse en un vehículo de gran servicio, un instrumento maravilloso de comunicación, un medio entre tu Antiguo Hogar y el mundo en el que vives ahora.

Esta es la relación que necesitas tener con tu mente. Sin ella, tu mente seguirá reforzando tus viejas ideas interpretando cada nueva experiencia, cada nuevo encuentro y cada nueva relación de tal manera que estas ideas se validen. Qué pérdida tan grande supone esto para ti, porque te niega el acceso a las personas, a la nueva experiencia y al Conocimiento. Aquí estás congelado en el pasado y obligado a reforzarlo en todo momento. Sin una mayor autoridad en tu vida, esto es lo que la mente hará. Se calcificará y se volverá rígida y quebradiza. Se volverá impenetrable e impermeable, defendiendo su punto de vista sin tener en cuenta la realidad o los cambios en las circunstancias. Esto te pone en peligro y te encarcela. Te niega y te aísla. Te impide tener acceso a los demás y aprender de ellos. Esto niega tu regalo y tu capacidad para recibir los regalos de los demás.

Sin embargo, en realidad tienes una autoridad mayor en tu vida. Tu autoridad es el Conocimiento —la Mente Superior que has traído contigo al mundo desde tu Antiguo Hogar para guiarte, protegerte y prepararte para tu mayor servicio y misión aquí—. Gana acceso al Conocimiento y estarás libre de la mente. Una vez que hayas adquirido suficiente libertad respecto de la mente, entonces podrás usarla para servir a un propósito mayor. Entonces la mente será redimida y renovada, su valor se restablecerá y su verdadera eficacia y sus verdaderas capacidades podrán ser cultivadas.

Lo que debes desaprender es tu identificación con la mente. ¿Qué te separa de la vida, sino tus propios pensamientos? ¿Que domina tu atención, sino tus propios pensamientos? La creación de nuevas y mejores ideas puede parecer abrir nuevas puertas de experiencia, pero en realidad es la relación con tu propia mente lo que debe cambiarse. Mejores pensamientos no te desatarán. Mejores pensamientos no te liberarán. Mejores pensamientos no abrirán tu vida. Es cierto que necesitarás nuevos pensamientos que pensar, y que tu mente necesitará abrir nuevos caminos para que puedan venir a ti experiencias nuevas. Sin embargo, tener nuevos pensamientos no es suficiente. Debes tener una fundación completamente nueva en tu vida. Permanece en tu mente y te parecerá que te envuelve. Permanece fuera de tu mente y podrás ver a través de ella, dirigirla y utilizarla.

El Conocimiento dentro de ti te permitirá hacerlo. De hecho, el Conocimiento hará esto por ti, porque el Conocimiento es quien realmente eres. Sin embargo, antes de que puedas experimentar tu total unión e identificación con el Conocimiento, este parecerá ser una fuerza distante en tu vida, una fuerza que surge y emerge solo en ciertos momentos —momentos de gran necesidad y discordia y momentos en los que sinceramente solicitas su presencia y su guía—. Tú ahora tienes una relación con el Conocimiento. Todavía no estás plenamente unido al él, así que tienes una relación. Una relación es preliminar a la unión total.

Por tanto, gana tu fundación en el Conocimiento. Toma los pasos al Conocimiento. Aprende el Camino del Conocimiento. Aprende a recibir, a interpretar y a aplicar el Conocimiento, y serás cada vez más libre de tu mente y más objetivo al respecto. Con esta objetividad, podrás determinar los pensamientos y patrones de pensamiento que son útiles y aquellos que son un obstáculo para ti. Podrás liberar tus pensamientos y estar libre de ellos, porque ya no serás por más tiempo un siervo de tu mente. Tu mente será ahora un siervo del Conocimiento. Este es su gran propósito, y esta es la relación correcta que necesitas tener con tu mente.

Debes olvidar tu identificación con la mente. Debes desaprender tu identificación con tu cuerpo. Tu mente y tu cuerpo son vehículos de expresión en la vida. Esa es la manera correcta de verlos. Como tales, querrás cuidar muy bien de ellos. Querrás conservarlos y mantenerlos en buen estado de salud. Podrás hacerlo cuando ya no te dominen y determinen tu identidad. Entonces serás capaz de permanecer fuera de tu mente y tu cuerpo y dirigirlos. Entonces los entenderás y reconocerás sus necesidades, sus capacidades, sus limitaciones y su utilidad. Esto es lo que debes llevar a cabo, y este es el resultado natural de estudiar el Camino del Conocimiento de la Comunidad Mayor.

Cuando las personas comienzan el estudio del Camino del Conocimiento de la Comunidad Mayor, quieren usar el Conocimiento para reforzar sus pensamientos. Sin embargo, el Camino del Conocimiento te enseña a usar tus pensamientos para reforzar el Conocimiento. Establece una dirección y un objetivo diferentes —hacia la libertad y la redención, hacia el empoderamiento, la capacidad y el amor propio.

En el camino, muchas cosas serán desaprendidas y esto te liberará del pasado. ¿Qué has aprendido sino tu pasado? Tu pasado representa tu aprendizaje —todas tus evaluaciones, tus creencias, tus ideales, tus miedos, tus compulsiones y tus patrones de comportamiento—. Sin embargo, cada momento y cada segundo que estás comprometido con el Conocimiento, te liberas un poco más de la sombra de tu pasado y de las ideas y limitaciones vinculantes de tu pasado. Cada momento con el Conocimiento te trae al presente y te orienta hacia el futuro. Tu pasado no puede ser una referencia para el futuro, porque el pasado se ha ido, y la memoria del pasado y la evaluación del pasado apenas representan su realidad. De hecho, en casi todos los casos, malinterpretaste el pasado y lo usaste para reforzar ideas existentes. Por tanto, la memoria de tu pasado es más un recuerdo de tus evaluaciones que una memoria precisa de los acontecimientos.

Con el Conocimiento, podrás ver tu pasado de una manera nueva, con mayor objetividad y mayor claridad. No verás el pasado que quieres ver. Verás el pasado que existió. Esto te dará una herramienta de evaluación y un punto de vista que no podrías tener de otra manera. Desde este punto de vista, podrás ver el pasado, el presente y el futuro de tal manera que te permitirá estar en el presente significativa y deliberadamente, de acuerdo con el Conocimiento dentro de ti. De este modo, podrás ser fiel a ti mismo y no simplemente obediente a tus pensamientos. Podrás honrar y experimentar una inclinación más profunda y un movimiento más profundo en tu vida, en lugar de estar vinculado a las ideas del pasado y a las personas que representan esas ideas.

Esta es una gran libertad y liberación. La necesitas. Para prepararte para el futuro y tener alguna esperanza de aprender un Camino del Conocimiento de la Comunidad Mayor, debes estar libre de trabas. El primer propósito de Dios es descargarte. Este es el proceso de descarga. La liberación del pasado ocurrirá a medida que te involucres con el Conocimiento, porque el Conocimiento no está orientado hacia el pasado. No se centra en lo que te ha sucedido en la vida hasta el momento. Solo busca guiarte hacia adelante. Según puedas ser guiado hacia delante y encontrar tu camino, el pasado será para ti cada vez más lejano y remoto. Los recuerdos, las dificultades, las tragedias y las alegrías se desvanecerán. Esto te permitirá estar cada vez más presente en el momento, más íntegro dentro de ti mismo y más abierto a los demás.

Lo que debes desaprender es tu relación con tu mente, pero esta definición no es suficiente. Debes estar libre de tu pasado lo suficiente como para ser capaz de avanzar en una nueva dirección y establecer una nueva vida, una más grande que la vida que habías conocido antes. Para hacerlo, no puedes llevar todo contigo. No puedes llevar todos tus recuerdos como si fuera un gran almacén de equipaje. El vehículo que te llevará hasta el presente y el futuro no albergará todo esto. Del mismo modo, no puedes llevar todas tus relaciones contigo —todos tus amores pasados, todas tus amistades, toda tu familia, todas las personas que te gustan, todas las personas que no te gusta, todas las personas y tus recuerdos de ellas que desordenan tu mente y te mantienen emocionalmente congelado en el pasado—. El Conocimiento romperá esto y te llamará fuera de tu orientación pasada. El Conocimiento te liberará y te descargará para que puedas estar disponible a él y estés abierto a la vida tal como es ahora.

¿Cómo puedes valorar este sentimiento hasta que no lo has probado? ¿Cómo puedes ver su necesidad hasta que no has visto una y otra vez los efectos debilitantes de estar atado a viejas ideas, viejas relaciones, viejos intereses y viejas actividades que ya no te representan? Debes ver los efectos de que tus recuerdos se extiendan sobre ti como una gran sombra —oscureciendo tus cielos, acosándote y persiguiéndote a donde quiera que vayas—. Tú puedes perdonar estas cosas porque puedes soltarlas. Si no puedes soltaras, no puedes perdonarlas. ¿Qué es el perdón sino soltar? ¿Cómo puedes soltar algo si todavía estás agarrándote a ello? La única manera de soltar algo es ir allí donde no es necesario, donde no puedes llevarlo contigo y donde no tiene relevancia ni importancia.

Dios te libera dándote algo importante que hacer en la vida, algo que te saca de tu pasado y te permite establecer una nueva vida donde tu dolor y tus referencias pasadas no tienen ninguna incidencia sobre ti. Esto es lo que te permite liberarte del pasado. Esto es lo que te permite perdonar aquellos errores, aquellas tragedias y aquellas decepciones que de otro modo te seguirían a todas partes, acosándote y limitándote.

Ser libre del pasado es ser libre de la mente que representa el pasado, lo que significa ser libre de tus pensamientos tal como son hoy. Esto te permite tener nuevos pensamientos, nuevas experiencias y un nuevo comienzo en la vida. En realidad, esto es lo que significa nacer de nuevo —un borrón y cuenta nueva, para ver las cosas como son y no como siempre has interpretado que son, para estar abierto a nuevas experiencias sin estar condicionado en su contra por tus pasados temores y desilusiones—. El Conocimiento te da este nuevo comienzo y esta gran apertura. Esto es de supremo valor para ti.

También te será necesario aprender el Camino del Conocimiento de la Comunidad Mayor. Este es necesario para que puedas encontrar, experimentar y relacionarte con el propósito más grande que llevas ya, el cual ha estado oculto dentro de ti todos estos años. Como ves, no puedes aferrarte a todo lo que quieres y a todo lo que ha ocurrido y esperar añadir algo significativo. Cuando la gente quiere más, por lo general quiere más del pasado. Pueden decir que quieren cosas nuevas, pueden decir que quieren nuevas oportunidades. Pero realmente están añadiendo a un viejo y pasado énfasis en la vida.

Tu mente debe estar vacía. Debe estar abierta. ¿Cómo puedes recibir si tu mente está llena de toda una masa de información? La mente debe estar libre. Es como si tu casa estuviera llena hasta el techo de todas las posesiones que alguna vez tuviste —todas— y no hubieras tirado nada. Todo está allí, las cosas grandes y pequeñas, llenando todas las habitaciones y pasillos. Y dices: “Bien, quiero traer cosas nuevas en mi casa, pero no hay espacio. Quiero crear un sentimiento y una atmósfera nuevos en mi casa, pero no hay espacio para ello.” Todo está lleno, y tu casa se vuelve cada vez más inconfortable. Tu experiencia de estar en ella es la de estar encarcelando, y te encuentras gastando todo tu tiempo en el mantenimiento de todas estas posesiones.

Esta es una buena analogía para la mente. Gastar todo tu tiempo sirviendo a tus viejos pensamientos te impide estar disponible para la vida tal como es hoy. La vida está pasando a tu lado, y tú la estás perdiendo. Cada momento está disponible para ti, pero tú no estás disponible para él. La vida te da grandes y nuevas oportunidades, pero no hay espacio en tu mente para ellas.

No pienses que simplemente tienes que deshacerte de todas tus viejas ideas. Algunas de ellas todavía pueden serte útiles, pero la mayoría de ellas no lo son. El proceso de liberarte de tu mente es muy natural. A medida que ganas acceso al Conocimiento aprendes sobre el Conocimiento, y cada momento que pasas con el Conocimiento te permite reconocer lo que debes mantener y lo que debes desechar. Con el tiempo, te encuentras vaciando tu antigua casa. Te encuentras vaciándola de cosas, deshaciéndote de cosas aquí y allá, limpiándola, haciendo sitio y disfrutando del espacio, la libertad y la movilidad recién descubiertos dentro de tu casa, dentro de tu mente.

Tu mente es como la casa en la que vives en el mundo. Está llena con cualquier cosa que pusiste allí. Es el lugar desde donde miras hacia el mundo. Es tu refugio y tu protección. Es el lugar donde tu espíritu generalmente habita. Sin embargo, si tu casa se vuelve demasiado desordenada e inconfortable, el Conocimiento no permanecerá allí. Entonces, encontrarás que estás viviendo en una reliquia de tu propio pasado. Te sentirás como si fueras un guardián de un museo, alguien que se ocupa de las cosas viejas.

El Camino del Conocimiento te lleva fuera de tu casa y te trae de vuelta con una mayor comprensión. Entonces verás cuán intolerable es vivir allí y cuánto debe ser redimido y restaurado. Y empezarás a tirar cosas aquí y allá, limpiando los áticos, limpiando el sótano, encontrando cosas viejas y olvidadas aquí y allá y deshaciéndote de ellas. Entonces te darás cuenta de que tu casa puede ser completamente remodelada y necesita ser completamente remodelada, porque no refleja tu nueva experiencia. Esto iniciará un proceso natural de rejuvenecimiento dentro de tu mente. Aquí tu mente será redimida, porque será renovada y refrescada. Será liberada del pasado, porque el pasado tendrá una influencia cada vez menor sobre ti. El Conocimiento también te pondrá en contacto con nuevos tipos de relaciones —relaciones que desplazarán a los viejos recuerdos que te atormentan y que llenan tu mente con experiencias pasadas—. Entonces tu pasado se volverá cada vez menos relevante a medida que avanzas. El Camino del Conocimiento es sobre la restauración y el rejuvenecimiento de la mente. Este es un proceso completo y toma mucho tiempo. Toma tiempo porque funciona; es natural, sigue una progresión natural. Aquí no estás haciéndote a ti mismo algo artificial o mecánico. Simplemente estás permitiendo que tu mente se renueve y deje que los viejos pensamientos mueran para que nuevos pensamientos puedan nacer. Esto permite que ocurra un proceso natural de muerte, decadencia y renovación dentro de tu mente. Entonces tu mente ya no será simplemente un museo de objetos antiguos. Se volverá más como un jardín donde las cosas están constantemente creciendo, dando su fruto y sus regalos. Al igual que el jardinero, aras tus viejas creencias e ideas para que otras nuevas puedan surgir. Entonces tu mente se vuelve una cosecha siempre fecunda de Sabiduría. Ella mantiene el ritmo con el tiempo presente. Mantiene el ritmo con nuevas experiencias. Y es capaz de mirar hacia el futuro, ya que no está atada por el pasado. Puedes plantar aquí nuevas semillas de comprensión, y el suelo será fértil, ya que está siendo renovado y restaurado.

No puedes darle una nueva consciencia a una vieja mente. Una vieja mente simplemente usará la nueva consciencia para reforzar sus puntos de vista anteriores. Un ejemplo de esto puede verse fácilmente. Cuando la gente dice, “Bueno, yo no me identifico con esto”, o “yo no experimento eso,” lo que están diciendo aquí es que no está relacionado con su pasado. Tú mismo lo has dicho en varias ocasiones. Cuando se te muestran cosas nuevas o se te dan nuevas ideas, puede que digas: “Bueno, me puedo identificar con esto, pero no me identifico con eso.” Lo que estás diciendo aquí es: “No puedo encajar esto en mi pasado.”

Esta es una idea muy importante de entender. El Camino del Conocimiento de la Comunidad Mayor ofrece una nueva oportunidad para desarrollar la visión y la sabiduría. Él te llevará más allá de los parámetros normales del pensamiento humano. Por supuesto, no podrás identificarte con él. No es parte de tu pasado. Cuando algunas personas escuchan acerca de la Comunidad Mayor, menean su cabeza y dicen: “No sé lo que esto significa.” ¿Significa eso que no deberían aprender sobre ella? ¿Significa eso que no es válida? Lo que significa es que estas personas no pueden encajar la Comunidad Mayor con lo que han visto, sentido y aprendido hasta ahora. No está relacionada con su aprendizaje pasado. Y si tratan de encajarla en su aprendizaje del pasado, se vuelve algo sobre el pasado y no algo sobre el presente. Cuando las personas miran un objeto, todo lo que ven son sus referencias anteriores sobre ese objeto. Rara vez ven el objeto como realmente es en el momento. Ellas no tienen ojos jóvenes. Por tanto, se les escapan la vida y las experiencias de la vida, las cuales son redentoras, renovadoras y educativas. Si algo no encaja en el pasado, ellas no lo ven y no lo sienten. Entonces la mente no lo registra. Aquí es cuando la mente se vuelve una prisión. Aquí es cuando pone barrotes por toda tu consciencia y tu capacidad de ver. Aquí es cuando la mente te aprisiona, te retiene, te ata y te separa.

Como ves, cada nueva relación es una experiencia nueva, y cada vieja relación puede ser experimentada de una manera nueva, pero para ello debe haber espacio y capacidad para una nueva experiencia. Una nueva experiencia es algo que es real en sí mismo, sin referencia alguna al pasado. Cuanto menos orientado al pasado estés, más disponible estarás para estas nuevas experiencias y más podrás beneficiarte de ellas. Esto es necesario para tu felicidad y tu bienestar. Es necesario para la posibilidad de que de tengas relaciones significativas con otros y para que puedas aprender el Conocimiento y la Sabiduría de la Comunidad Mayor. El Conocimiento y la Sabiduría de la Comunidad Mayor te llevarán no solo mucho más allá de tu pasado, sino de la comprensión pasada de la mayoría de la gente que conocerás. Esta es la preparación que tanto se necesita en el mundo ahora, porque el mundo está sintiendo el gran peso y la gran carga de sus discordias, conflictos, guerras, agravios y errores del pasado. El mundo está muy cargado.

De vez en cuando alguien se levanta y dice: “Veo algo nuevo. Veo hacia dónde vamos. Veo esta oportunidad. Veo este peligro.” Y él o ella tratan de alertar a la gente a su alrededor, pero la gente no reacciona. No lo ven, no lo sienten, no se relacionan con ello y no lo quieren. Y la persona que ve se siente muy frustrada. “Yo veo esto. Está aquí.” Pero la gente no reacciona. Toda persona que alguna vez hizo un nuevo descubrimiento o ha hecho algún avance en cualquier área de la vida —ya sea en la ciencia, el arte, la religión, la política o la sociología— se ha enfrentado a esta falta de respuesta en otros, a esta incapacidad para ver y saber, a esta resistencia a las nuevas experiencias y a esta referencia al pasado y a las viejas evaluaciones.

Aquellos que han sido innovadores, contribuidores y pioneros en cualquier ámbito se han enfrentado a esto. Y ha sido muy doloroso. Se han encontrado con la ambivalencia, la indiferencia o la resistencia. Este es el gran dilema de la humanidad. Esta es una gran desventaja en la consciencia humana.

Sin embargo, en esta situación aparentemente sin esperanza, el mundo está emergiendo en la Comunidad Mayor. Esto cambiará para siempre la experiencia humana y hará que su pasado como raza parezca distante y remoto, porque su pasado es un pasado sin la Comunidad Mayor, y su futuro será un futuro con la Comunidad Mayor. En términos colectivos, esto os enfrentará con nuevas experiencias a tal grado que la raza humana en sí tendrá una oportunidad para renovar su mente, sus creencias, sus asociaciones, sus valores y sus ideales colectivos.

Este es un proceso largo, y el resultado aún no ha tenido lugar. De hecho, incluso en este momento las personas están ciegas a la presencia de la Comunidad Mayor en el mundo. Ellas no pueden verla, no pueden sentirla, no pueden conocerla y no la quieren. Y si ven o sienten en algún grado, tratan de interpretarlo de tal forma que se vuelva un recordatorio de las cosas que ya sienten o creen. Quieren hacer de ello algo maravilloso o algo terrible, basándose en su punto de vista acerca de la vida.

¿Cómo puedes ver con todas estas restricciones? ¿Cómo puedes saber algo con todos estos requerimientos? ¿Puedes ver a través de los barrotes de la prisión de tu propia mente? ¿Puedes ver más allá del pasado? Tener una referencia pasada es como caminar por la vida al revés, siempre mirando hacia atrás para ver dónde has estado. Y, por supuesto, te estrellas contra las cosas, no sabes dónde vas y experimentas todo tipo de calamidades, errores graves y errores estúpidos. Caminando hacia atrás no puedes ver a dónde vas. Tropiezas, te caes y terminas en lugares a los que no perteneces mientras permaneces mirando para ver dónde has estado. Piensa en esta imagen y podrás ver los grandes impedimentos que surgen como consecuencia. Reconoce cómo aún no eres capaz de mirar hacia el horizonte de tu vida y tu futuro y decir con alguna certeza: “Esto es lo que está viniendo. Aquí es donde estoy yendo. Y esto es lo que debo hacer. “

Cuando las personas están caminando hacia atrás, están pensando, “dónde estoy yendo es para alejarme de lo que estoy viendo en este momento.” Y ellas están mirando hacia atrás. Sus proyecciones futuras están basadas en su orientación pasada. No están disponibles al momento. No pueden ver lo que está sucediendo ahora. Sus mentes se han apoderado de ellas. Su atención ha sido dada a sus pensamientos, los cuales están todos referenciados al pasado.

La Comunidad Mayor os da una gran oportunidad para la liberación como raza. La gravedad de su impacto, los problemas que presentará y los retos que dará a la humanidad o bien os derrotarán o bien os redimirán. Este es el gran problema que unirá a las personas en todas partes, porque todo el mundo estará en el mismo barco ahora. Las diferencias entre vosotros no importarán. ¿Qué más da dónde naciste, en qué ciudad vives, qué idioma hablas o de qué religión formaban parte tus padres? Todos estáis ahora frente a un problema mayor. Todos estáis juntos, y os necesitáis mutuamente.

Esta es la gran redención. La vida está ahora sacándoos del pasado de una manera muy grande. El presente y el futuro supondrán tal confrontación que incluso aquellos que están muertos para el mundo y para sí mismos se verán obligados a responder. Y aunque su respuesta pueda hacer referencia al pasado, tendrán que aprender a enfrentar un nuevo conjunto de circunstancias. No mires al presente y al futuro diciendo: “Bueno, Jesús me salvará”, o “Dios sin ninguna duda me sacará de esto”, o “Esto no es realmente importante”, o “Esto siempre ha estado pasando. No importa.” Las personas se dicen a sí mismas este tipo de cosas para evitar experimentar lo que está ocurriendo ahora y para evitar estar en contacto con sus sentimientos e inclinaciones más profundos.

El Conocimiento te llevará al presente y te preparará para el futuro. Hará que estés vivo para ti y para el mundo. Te dará los ojos para ver y la mente para saber. Después, a medida que avances, verás lo que no puedes llevar contigo, lo que ya no encaja y lo que ya no es importante. Verás con gran alivio las enormes tragedias y frustraciones de tu vida anterior desvaneciéndose en la distancia, y no querrás renovarlas. No querrás revivirlas. No querrás que vuelvan. No querrás que afecten a tu toma de decisiones, que coloreen tu visión o que sigan determinando tu comportamiento por más tiempo. Y cada vez más te saldrás de tu mente. Entonces podrás usarla en lugar de ser utilizado por ella.

El Conocimiento llevará a cabo la renovación de tu mente. La renovación de la mente significa que tu mente es refrescada, quedando sin cargas y abierta al presente y al futuro. Es como despertar de un sueño largo y triste. Verás una nueva vida y te experimentarás a ti mismo de nuevo. Será un día nuevo para ti. Serás capaz de abrir los ojos para ver lo que está delante de ti y mirar hacia el horizonte para ver lo que está viniendo. Las cosas que hemos hablado, algunas de las cuales parecen tan extrañas y tan alejadas de tu experiencia pasada, serán ahora cada vez más evidentes, porque has alcanzado el punto de vista desde donde pueden verse. Escalar una montaña no es sino una imagen para ilustrar esto.

Para ver lo que debes desaprender, lo que entra en conflicto con tu experiencia presente y lo que niega, frustra o altera tu percepción actual, necesitarás la experiencia de un Mayor Poder en tu vida, y este Mayor Poder es el Conocimiento. Con el Conocimiento como un punto de referencia creciente dentro de ti, podrás trabajar con la mente y comprenderla con verdadera objetividad. Entonces la mente no te amenazará ni te perseguirá. Y con el tiempo podrás hacer de ella un instrumento útil para servir a un propósito más grande en la vida. Te volverás más quieto, más atento, más paciente, más tolerante y más valiente. Todo esto sucederá debido a la renovación de tu mente y a la renovación de tu relación con el Conocimiento, el cual se volverá tu nueva fundación. El Conocimiento te dará sus cualidades, su beneficencia y su poder. Te dará una nueva vida.

Este es el gran regalo de Dios para ti. Tú puedes sentir o incluso quejarte de que Dios no ha hecho esto o aquello para ti en el pasado. Lo que Dios te ha dado, sin embargo, es mucho más grande que todas tus peticiones anteriores. Dios te ha dado la libertad, y con la libertad Dios te ha dado propósito y dirección. El Conocimiento está ahí para garantizar esta posibilidad. El resto depende de ti. Elige esta nueva vida. Prepárate para ella. Entrégate a ella. Dedícate a ella. Entonces verás todo lo que es innecesario en tu vida a medida que avances, y encontrarás todo lo que es esencial. Cada vez más, tendrás que quedarte con lo esencial y descartar lo que no lo es. Tu vida es preciosa y tu tiempo es valioso. Lo que es esencial te da sentido y lo que no es esencial te lo quita. Por tanto las elecciones son evidentes, y tendrás el poder para tomarlas.