Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 23 de marzo de 2013
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: The Pure Religion

Escucha el audio original aquí (en inglés):

Descargar (cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

Es una gran desgracia que las personas hayan sido tan desalentadas por el estado de la religión y la historia de la religión en este mundo —por toda la violencia que ha producido; por toda la corrupción, los malentendidos y la confusión—. Esto es una demostración de lo que las personas hacen con las Revelaciones de Dios cuando no son guiadas por el poder del Conocimiento en su interior. Aquí la religión se vuelve una herramienta del estado, un recurso para personas ambiciosas, otra distinción más que una tribu usará para abrumar o vencer a otra.

Por supuesto, esto ha alejado y traumatizado a las personas incluso en los tiempos actuales, hasta el punto de que la Nueva Revelación de Dios debe darse en una forma pura, a pesar del gran valor, profundidad y sabiduría de las Revelaciones anteriores de Dios y su importancia en la construcción de la civilización humana en el mundo.

Dios debe hablar de nuevo, porque el Mensaje debe ser aclarado. El propósito de la religión debe ser aclarado. Y el significado y el propósito de tu vida deben ser elevados y clarificados. De lo contrario, la religión se convierte en un gran problema en el mundo, cuando en un principio estaba destinada a ser una gran solución.

Si observas esto sin condena, verás la gran necesidad del Conocimiento —la mente espiritual profunda— dentro de ti. Porque sin el Conocimiento harás mal uso de todo. Abusarás de la naturaleza, de tu mente y de tu cuerpo, porque estarás operando desde una posición de confusión. Sin saber quién eres, por qué estás aquí y qué estás haciendo, serás gobernado por poderes ajenos e influencias externas. Tal es la tragedia de vivir en Separación [de tu Fuente], una tragedia que existe por todo el universo.

Por tanto, debe darse una gran aclaración sobre la religión y todos sus aspectos —una gran aclaración sobre Dios; una gran aclaración sobre la redención, lo que esta significa y cómo se logra; una gran aclaración que una a todas las religiones del mundo, pues ellas tienen una Fuente común.

¿Qué es la religión? ¿Por qué es necesaria? ¿Por qué es imposible extinguirla completamente en la mente y el corazón humanos? La religión representa la expresión de tu naturaleza más profunda y la necesidad que tiene esta naturaleza más profunda de expresarse en la vida y poder dar voz y forma a esta expresión, lo cual es del todo esencial y elemental para quién eres, de dónde vienes y a dónde retornarás cuando dejes este mundo. Es fundamental para tu naturaleza más profunda y todo lo que realmente eres —todo lo que puedes ver y lo que no puedes ver, tanto la manifestación como el misterio de tu vida.

La religión no es una ideología. No es un edificio, una organización o una jerarquía de organizaciones. En esencia, es el movimiento de Dios dentro de ti y entre tú y otros que están operando en el mundo. Porque Dios sirve al mundo, trabajando a través de las personas desde dentro hacia fuera.

Dios no maneja el clima o las fuerzas geológicas de la Tierra. Dios puso todo eso en movimiento al principio de los tiempos y está funcionando por su cuenta. Tu desafío es adaptarte a ello y utilizarlo de manera significativa y beneficiosa para ti y para los demás. Esto, por supuesto, sería imposible si no se te hubiera dado el Conocimiento: la gran dotación que te guía, te protege y te prepara para una vida mayor.

El hecho de que el Conocimiento haya sido olvidado o sea en gran medida desconocido en este mundo crea un dilema para la religión, porque sin el Conocimiento la religión se convierte en reglas, prescripciones y advertencias, e invariablemente se vuelve una forma de gran opresión para las personas. Habiendo sido entregada al principio para ayudarlas, tal vez, a organizar sus pensamientos y sus vidas, se vuelve ahora un yugo para controlarlas, y la luz espiritual se apaga en sus vidas.

Esa no es la intención de Dios. La intención de Dios es que las personas descubran la gran dotación del Conocimiento que el Señor del universo, el Señor de innumerables religiones y razas en el universo, ha otorgado a este mundo. Pero cuando el Conocimiento se pierde, el miedo y la imaginación toman el control. La confusión reina, y las personas son acorraladas para trabajar y vivir en servidumbre. Ese ha sido el caso a lo largo de la historia de la familia humana.

Por eso, Dios ha dado ahora un Mensaje puro y ha proporcionado los Pasos al Conocimiento como su fundamento, para que esto no sea simplemente otra creencia compitiendo con las creencias existentes, otra ideología que debe ser defendida, debatida y utilizada para abrumar u oprimir a otros.

Pues Dios ha dado los Pasos al Conocimiento no solo a una raza, tribu o grupo o a una sola región, sino a todos los pueblos del mundo, para que sean usados ​​en todas las tradiciones religiosas del mundo, para que sean reconocidos como el Mensaje clave de Dios para su Creación viviendo en Separación en la realidad física.

Entonces, ¿qué es la religión como institución o cuerpo de enseñanzas? En esencia, su propósito es crear un ambiente y un estímulo para que las personas experimenten la Presencia, el Poder y la Gracia de Dios en sus vidas —dentro de sí mismas, dentro de las demás y dentro del mundo.

¿Qué significa esto? Significa que el propósito de la religión es llevar a las personas a la gran dotación, a la dotación del Conocimiento, porque así es como Dios te guiará, te moverá y te retendrá —llevándote adelante, reteniéndote; una mayor fuerza que está más allá de toda palabra o expresión, más allá del ámbito y el alcance del intelecto.

Esta es la Religión Pura. Esta ha sido la religión de los santos, de los grandes creadores y humanitarios. Movidos por un mayor poder y fuerza en sus vidas, más allá de las cosas ordinarias que determinan las vidas y experiencias de las personas, ellos han sido movidos por una fuerza superior, como una gravedad espiritual, que les llevó a hacer cosas extraordinarias en beneficio de otros, más allá de la mera amabilidad y de favorecer o servir a las personas, dando ejemplo y alentando y encendiendo el poder del Conocimiento en los demás.

Puede que olvides el nombre de los generales y líderes famosos de las naciones, los políticos célebres e incluso los artistas ilustres, pero los nombres de los grandes santos prevalecerán, porque su contribución ha sido la de mayor magnitud, la más duradera y profunda. Ellos sirven incluso hoy, pues sus grandes regalos resuenan continuamente en la mente y el corazón humanos, recordando a las personas que ellas son más grandes que sus mentes y sus cuerpos, recordándolas que forman parte de una Realidad Mayor, más allá de lo que sus sentidos pueden reportar.

Esta es la religión pura en acción, como ves, porque Dios te redime gracias al poder y la presencia del Conocimiento que opera en tu vida. En la medida en que puedas reconocerlo, rendirte a él y seguirlo con inteligencia, así es como Dios te redimirá.

Porque el Conocimiento no está limitado por tu cultura o tus creencias, ni tampoco está atado a la tradición; se mueve más allá de todo eso. Así, las personas pueden hacer cosas que son extraordinarias y misteriosas, creando un valor y un beneficio que superan la comprensión humana. Ellas se vuelven una demostración de la gran dotación.

Sin embargo, el ritual y la ideología son valiosos para establecer un precedente o un camino. Las personas necesitan esto para comenzar y necesitan usarlo para que les ayude a equilibrar sus vidas y les dé estructura y orientación. Es como prepararse para pilotar un avión: primero tienes que estudiar. Tienes que orientarte. Tienes que aprender sobre la física, el medioambiente, los vientos y la aviación antes de poder tomar el mando de la aeronave. Para eso están los rituales y la ideología, para orientarte y prepararte para el vuelo.

Pero la experiencia de volar es un asunto diferente. En ella vas más allá de los límites de la comprensión intelectual y entras en el Misterio —el Misterio que es puro y no está contaminado por el mundo, el Misterio que no se rige por la magia, el romance y la búsqueda de poder—. Este es el Misterio puro. Esta es la religión pura, pues aquí te estás relacionando directamente con Dios de maneras que son esenciales y elementales para ti.

No puedes usar este poder para ti mismo. No está ahí para que lo gobiernes o lo dirijas. De hecho, está ahí para gobernarte y dirigirte. Pero requiere tu inteligencia. Requiere tu autoconciencia. Requiere responsabilidad, moderación y verdadera compasión por los demás, de lo contrario no surgirá.

Por eso los ambiciosos nunca son elegidos. Por eso los grandes Mensajeros a lo largo del tiempo se han mostrado reacios, aceptando a regañadientes la gran tarea que se les ha encomendado. Si bien todos los demás podrían querer usar la religión para obtener poder o beneficio, los verdaderos Mensajeros se muestran reacios. Ellos son honestos. Son simples. Están preparados para un gran servicio.

Más allá de la ideología, la creencia y la discusión sobre estas cosas y el debate constante e interminable al respecto, intentando comprender con tu mente algo que existe más allá del ámbito y el alcance de la mente, debes entrar en la religión pura. Ya seas cristiano, budista, judío, musulmán o de cualquier otra tradición religiosa, o incluso si no perteneces a ninguna, el camino hacia Dios está abierto para ti.

Dios ha hablado ahora de nuevo para ofrecer un camino preciso, dar claridad a las personas de todas las religiones y naciones e ilustrar la importancia central de la gran dotación, la dotación del Conocimiento. Porque no puedes venir a Dios basándote solo en la creencia. No puedes realmente mejorar tu vida o la vida de otros solo creyendo, ya que no todos compartirán esas creencias.

Dios sabe que no todas las personas seguirán una enseñanza o se adherirán a un solo maestro, sin importar cuán grandes sean. Dios lo sabe, pero las personas están confusas.

Este es el antídoto para todo mal uso de la religión en el mundo. Es el antídoto contra la codicia, la confusión y la opresión humanas llevadas a cabo en nombre de la religión. Aquí Dios es profanado. La Voluntad y el Propósito de Dios son difamados. Todo lo que es sagrado y profundo se pierde y se degrada.

Tú que buscas conocer tu propósito superior en la vida y el significado de tu presencia aquí, debes tener una nueva experiencia de lo Divino si estás sufriendo bajo esos resultados y consecuencias.

Es por eso que Dios ha hablado de nuevo, no para remplazar las religiones del mundo, sino para elevarlas y prepararlas para el gran cambio que está llegando al mundo, así como para el encuentro de la humanidad con un universo de vida inteligente. Porque ninguna de las Revelaciones previas de Dios puede hacerlo, como ves. Esto forma parte de un Plan Mayor que siempre estará mucho más allá de la comprensión y el entendimiento humanos.

Este es el Misterio. Dios vive en el Misterio y las personas viven en la manifestación. Ellas intentan hacer del Misterio una manifestación, pero el Misterio es siempre el Misterio.

Debes tener fuerza y ​​coraje para ir más allá de las manifestaciones de la religión. Debes ser muy honesto y tus motivos deben ser claros, de lo contrario no podrás continuar. La religión pura requiere claridad y pureza de intención para poder entrar en ella.

No menosprecies las tradiciones, ceremonias, enseñanzas y prácticas religiosas, porque son para las personas que comienzan. Aunque puedan ser abusadas y malinterpretadas, proporcionan al principio una estructura que puede ser muy útil para muchas personas. Desafortunadamente, sin embargo, estas cosas se convierten en la religión misma.

Las personas enseñan que si no crees según una determinada receta o una enseñanza de la antigüedad, entonces no serás recibido en el Cielo. Sin embargo, Dios preside un universo de innumerables razas y religiones, así que es evidente que no es la creencia o la ideología lo que te hace cruzar el umbral hacia la Presencia Divina.

Dios no te castigará por fallar, porque sabe que sin el Conocimiento solo puedes estar confuso y cometer errores, incluso errores terribles.

Es por eso que los Pasos al Conocimiento son tan esenciales para lo que la religión realmente es y debe ser, porque Dios te redime aquí —no en tu mente, ni en tus pensamientos, ni en tus creencias—. Porque si alguna vez regresas a tu Antiguo Hogar, lo cual tarde o temprano harás, encontrarás a individuos allí con todo tipo de convicciones, que provienen de creencias totalmente diferentes, que vienen de otros mundos, que proceden de todo el universo. ¿Puedes imaginar algo así? No, no puedes. No puedes.

Pero el Misterio está en tu vida; está en tu corazón. No puedes divorciarte completamente de él, aunque las personas lo intentan. Están muy ocupadas todo el tiempo y no quieren quedarse quietas ni un momento. No quieren realmente sentir lo que sienten sobre sus vidas, pues si lo hacen tendrán una crisis. Porque la Presencia siempre está ahí, esperando, llamando con una atracción natural.

Esa es la religión pura. Pero incluso para considerar que esto es posible o beneficioso, debes tener fe en el corazón humano. Si crees que las personas son fundamentalmente malvadas y propensas al mal, entonces pensarás en la religión como una forma de atarlas, acorralarlas, flagelarlas y amenazarlas con la condenación y todo tipo de torturas y miserias si ellas no siguen lo que tú les dices. Las personas piensan que Dios es así.

Un Dios todo misericordioso es totalmente compasivo. Un Dios omnisciente lo sabe todo. Dios sabe que, sin el poder y la presencia del Conocimiento, no puedes dirigir tu vida realmente. Así que Dios te da los Pasos al Conocimiento. Estos se dieron en la antigüedad, pero fueron olvidados o rechazados, porque quienes gobernaban la religión no confiaban en el corazón humano.

Ahora la humanidad está alfabetizada. Es, hasta cierto punto, consciente del mundo mayor en el que vive. Ya no es una serie de tribus aisladas y primitivas, y aunque pueda tener tendencias primitivas y autodestructivas, es consciente de cosas mayores.

Dios debe prepararla para el mundo y para la vida más allá del mundo, así como para el grado de unidad que tendrá que darse naturalmente entre las personas si la humanidad quiere preservar este mundo como un lugar habitable y también su libertad y autodeterminación en el universo, donde la libertad es muy rara.

Son las necesidades más profundas de la humanidad y la necesidad del propio mundo las que han traído la Nueva Revelación de Dios al mundo. Es la primera Revelación de este tipo en más de 1400 años.

Estás viviendo en un tiempo de Revelación, pero debes entender los diferentes niveles de religión. Existe la religión para cuidar a las personas y alimentarlas. Existe la religión para organizar la cultura y la sociedad a un nivel básico. Existe la creencia religiosa que, hasta cierto punto, puede ayudar a las personas. Pero luego está la religión pura, que pone a las personas en relación con el Conocimiento dentro de sí mismas y con los Poderes Mayores en el universo, que el Dios del universo dirige para el bienestar de todos los pueblos y naciones.

Cuando entras en el misterio de esto, tienes que dejar atrás tus creencias fijas y tu ideología. Tienes que tener la fuerza, la fe y el coraje para hacerlo, de lo contrario no podrás entrar al santuario interior del templo. Porque la creencia no te llevará al Dios de toda vida. Necesitarás tener una mayor involucración —una involucración más profunda— y una vida guiada por la gran dotación, que vive dentro de ti en este momento.

Las personas discutirán esto. Dirán: “No se puede confiar en los humanos. Son malvados y corruptos y han caído en desgracia”. Esto es ridículo. La Separación se creó porque una parte del Cielo quería experimentarla, y aquí estás. Es algo demasiado grande y profundo para comprenderlo.

Tú has dejado a Dios, pero Dios no te ha dejado a ti. Estás perdido en tus pensamientos, tus miedos, tus deseos y tus preocupaciones, pero la Presencia te acompaña. Porque hay una parte de ti que nunca dejó a Dios, y esa es la parte de ti que se llama Conocimiento.

Es por eso que Dios te redimirá al final, a ti y a todos los demás, porque uno no puede separarse de su Fuente. Puedes vivir en Separación. Puedes vivir en la fantasía. Puedes vivir una vida de degradación, crimen, pobreza y autoabuso, pero no puedes romper la conexión.

Algún día, finalmente, recurrirás al poder interno —exhausto, frustrado y abrumado—. Volverás a este poder y comenzarás un largo proceso de redención, poniéndote al servicio de otros de la manera más sencilla y humilde, para que tu valor, tu dignidad y tu autoestima puedan recuperarse. Porque no puedes regresar a tu Antiguo Hogar como una criatura miserable y corrupta. No eres enviado al mundo simplemente para que tu vida se pierda y se desperdicie en él.

La mente es una herramienta importante, pero no es la plataforma para la verdad última. La creencia y la ideología pueden ser útiles al principio, pero son un obstáculo al final. Debes salir del pavimento para adentrarte en el territorio salvaje, porque Dios está allí. Debes aprender a estar quieto. Debes aprender a escuchar dentro de ti. Debes restringir tus pasiones, tus quejas y tus reprimendas para concederte esta oportunidad.

Esta es una forma diferente de estar en el mundo. Es una forma bendita de estar en el mundo. Y aunque estés confuso, no sepas lo que estás haciendo y las cosas estén cambiando, has dado un paso importante. Estás comenzando el retorno.

Dios conoce el camino a Dios. Las personas nunca lo conocen. Pero tú no necesitas conocerlo, porque Dios conoce el camino. Solo necesitas pedir y orar con gran determinación que la involucración pueda comenzar, para que te lleve a tomar los Pasos al Conocimiento que Dios ha proporcionado y te enseñe cómo escuchar la voz más profunda que existe dentro de ti —no la voz de tu cultura, tu familia, tu codicia o tu miedo, o de la codicia y el miedo del mundo, o de cualquier fuerza en el mundo que sea impura, sino la verdadera Voz—. Hacerlo será para ti lo más natural.

Esta es la religión pura. Puede practicarse en la mezquita, en el templo, en la iglesia o en cualquier lugar. Está esperando a que respondas. Está esperando a que comprendas tu gran necesidad de ella, porque solo Dios puede satisfacerte y dirigirte en el mundo. Seas religioso o no, practiques o una religión o no, creas en una religión o no, el Plan de Dios te salvará si puedes responder.

Aquí no existen guerras religiosas u opresión religiosa. Aquí todas las creencias coexisten porque todas son medios para el mismo fin. Todas están alimentando el anhelo más profundo del corazón si son verdaderas y auténticas.

Ahora te llevamos a la religión pura para que puedas abrazarla y veas lo importante y esencial que es realmente para tu vida, tu destino, tu realización y tu verdadera autoexpresión. Este es un regalo del Cielo para ti, un regalo que proviene de una Fuente mayor, dado ahora en términos que puedes entender y que pueden traducirse a diferentes idiomas de manera efectiva, dado ahora con la Voluntad y la Intención del Cielo.

Sufres porque no conoces la razón por la que fuiste enviado, ni quién te envió, ni qué es lo siguiente que debes hacer para comenzar a reclamar esta experiencia y esta comprensión de tu vida. Rico o pobre, esta confusión te perseguirá hasta que busques la verdadera resolución.

Esto da inicio a la involucración sagrada. Esto comienza el retorno sagrado. Aquí Dios no te aleja del mundo, sino que te lleva al mundo de una manera completamente nueva. Aquí ves la necesidad del Conocimiento en todas partes a tu alrededor, y no condenas a las personas por sus fallas y errores. Aquí te conviertes en una expresión del Cielo mientras buscas fortalecer el Conocimiento en otros y servir a las personas de las maneras más fundamentales, donde sea necesario que lo hagas.

Si has sido maltratado o confundido por la religión, entiende estas palabras. Ve la gran apertura y oportunidad que se te presenta. Porque tu relación con Dios es la relación más crucial en la vida, y el grado en que puedas aceptarla, experimentarla, y ser parte de ella determina hasta qué punto puedes llegar en una relación con alguien. Si no puedes intimar con el poder que reside en tu interior, ¿cómo puedes intimar realmente con alguien? ¿Cómo puedes confiar si no puedes confiar en lo que está dentro de ti? ¿Cómo puedes estar abierto y permitir que surja tu verdadero afecto si no tienes la guía y el poder del Conocimiento en tu interior?

Esto restaura tu verdadera relación contigo mismo, que fundamentalmente es tu relación con el Conocimiento. A partir de ahí, comenzarás a tener el criterio y la base para las grandes relaciones que estas destinado a tener en la vida —relaciones que te llegarán a medida que te prepares y te liberas lo suficiente del pasado para poder recibirlas y comprender su significado.

Aquí comenzarás a vivir la religión pura en lo que dices y haces e incluso en lo que piensas. Este es un poder más grande que el mundo y que todo lo que existe en él: mayor que la naturaleza, mayor que las fuerzas físicas que mueven el planeta. Porque ahora estás encontrando esa parte de ti que es eterna e inmutable, lo cual te dará libertad ante la muerte y un sentido de tu gran permanencia, incluso durante tu viaje aquí en la Tierra.