Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 13 de abril de 2013
en Boulder, Colorado, Estados Unidos.

Texto original: Jesus and the New Message from God

Escucha el audio original aquí (en inglés):

Descargar (cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

Para comprender la necesidad de un Nuevo Mensaje de Dios, debes comprender que Dios ha estado enviando Mensajes de gran importancia al mundo por un largo periodo de tiempo. Pero estos Mensajes solo podían empezar con la llegada de la civilización humana. Antes de eso, la humanidad era demasiado primitiva y estaba demasiado aislada, separada y dispersa para poder recibir un Mensaje mundial.

Por desgracia, la religión ha sido mal usada, incomprendida y corrompida por la apropiación y la malversación humanas. Por tanto, la relación de la gente con la religión ha sido sesgada y oscurecida.

Muchas personas no comprenden para qué fueron estos Mensajes, por qué se dieron, cuándo se dieron y el significado del Mensajero. Por tanto, debe darse clarificación e incluso corrección cuando sea necesario para que puedas ver lo que ha ocurrido antes y lo que debe ocurrir ahora.

Porque Dios ha hablado de Nuevo en un tiempo de gran necesidad, un tiempo de gran y creciente incertidumbre y agitación en el mundo, a medida que la humanidad enfrenta a las Grandes Olas de cambio. Esta es una época diferente a cualquier época anterior de la historia, porque no se trata solo del destino de un grupo, una tribu o nación. Se trata del destino de toda la humanidad.

Dios está hablando ahora a un mundo alfabetizado, un mundo de comunicaciones globales, un mundo de consecuencias globales. Dios está hablando en un tiempo en el que la humanidad se encuentra en el umbral de interactuar con la vida en el universo —el mayor evento en la historia humana y, de hecho, el mayor evento en la historia de cualquier mundo—. Y la humanidad se enfrenta a grandes cambios y convulsiones a nivel medioambiental, social y económico nunca antes vistos a tal escala.

Ninguna de las Revelaciones de Dios puede preparar a la humanidad para tales cosas. Por eso Dios debe hablar de nuevo y ha hablado de nuevo, no solo a una nación, tribu o región, sino al mundo entero —una Revelación mayor en alcance, detalle y amplitud que cualquier cosa que se haya dado antes a la humanidad.

Estás viviendo en el tiempo de la Revelación. El Mensajero está en el mundo. Tal evento no ha ocurrido desde los días de Mahoma.

Para comprender estas cosas debes ver la relación de la Nueva Revelación de Dios y el Mensajero en el mundo con estas grandes Enseñanzas, Profetas y Mensajeros.

Para comprender la Revelación de Dios debes comprender las anteriores Revelaciones de Dios —no en la forma en que han sido moldeadas, reveladas y representadas a través del entendimiento, la ignorancia, la corrupción y el compromiso humanos, sino lo que realmente querían decir, por qué fueron dadas y por qué están en armonía con la Nueva Revelación de Dios.

Porque todos los Mensajeros de Dios han venido de la Asamblea Angélica. Ellos no son dioses, pero tampoco son personas ordinarias.

De esto no se había tomado conciencia antes, por lo que hay muchas correcciones y aclaraciones que deben darse para ver la armonía dentro de las Revelaciones de Dios. Porque todas ellas han venido de Dios. Todas ellas han sido cambiadas por la gente y la cultura. Y por tanto ahora parecen competir entre sí, dando lugar a mucha contienda y conflicto, a guerras religiosas y a fundamentalismo religioso, de modo que ahora la religión es tan solo otro factor dividiendo y fracturando la familia humana en vez de traer una mayor unidad, compasión y propósito, como las Revelaciones intentaron hacer.

Jesús fue enviado por la Asamblea Angélica para enseñar el significado del perdón, la compasión y la revelación respecto al Espíritu Santo, el cual en el Nuevo Mensaje es llamado el Conocimiento.

Todas las grandes declaraciones de Jesús son el Espíritu Santo hablando a través de él, porque nadie llega a Dios sino a través del poder y la presencia del Conocimiento, el Conocimiento que Dios ha puesto dentro de cada persona y el Conocimiento de Dios y cómo están conectados y relacionados —una comprensión que es nueva en el mundo, a pesar de que ha sido alcanzada por individuos clarividentes a lo largo de la historia.

El ministerio de Jesús nunca se completó, porque él fue destruido por su propia cultura. El registro de los eventos de su vida se ha perdido en su mayor parte, dándose testimonio solo mucho más tarde a través de la tradición oral, por lo que su vida se ha oscurecido y él se ha vuelto más una leyenda que una realidad histórica.

Pero él caminó en esta tierra y enseñó el perdón y la compasión. Demostró al individuo el poder del Conocimiento, el Espíritu Santo, hablando ahora para cambiar y alterar el curso de la humanidad, hablando en la encrucijada de la cultura y de la historia de modo que este Mensaje pudiera propagarse y estar disponible para las personas más allá de su cultura, más allá de su nación y su tribu. Y de esta manera ha sido una piedra angular ética, moral y espiritual fundamental en la creación de la civilización humana.

Porque Dios piensa en el futuro y no solo en el presente; piensa en el bienestar de la gente de los tiempos venideros, no solo en aquellos que existen hoy. Así que la Revelación debe responder preguntas que aún no han sido consideradas y debe preparar a la humanidad para la próxima gran etapa de su evolución.

Naturalmente, el Mensaje de Jesús fue muy misterioso, hablando a personas ignorantes y analfabetas, oprimidas por la nación más poderosa de la tierra, hablando en un tiempo de gran discordia, confusión y miseria. Perder a tal Maestro bajo las mismas fuerzas que estaban oprimiendo a sus gentes, requirió la creación de la historia de que él cerró la brecha con Dios, como si Dios hubiera estado antes disgustado con la humanidad, lo cual no es el caso; como si su vida hubiera sido perdida para restituir los errores, llevándoos de vuelta al Jardín del Edén, el cual no es más que una historia simbólica.

Por tanto, Jesús fue convertido en un dios, porque como Mensajero parecía inadecuado para mover a las personas y establecer una religión basada sobre él. Así el problema en la interpretación empezó al principio con personas que no tenían noción del poder y la presencia del Conocimiento dentro de sí mismas y de otros. Ellas distorsionaron la religión para sus propósitos —para crear orden social, para crear un entendimiento y una creencia uniformes y para utilizar a la gente bajo esta administración de pensamiento. Y así, el misterio del Espíritu Santo hablando a través del Mensajero se perdió, excepto para unos pocos.

El gran milagro de su vida fue la demostración del Conocimiento, enseñado a personas que no tenían noción de tales cosas. Personas que eran esclavas de sus circunstancias, su pobreza y su opresión, perdidas en un mundo lleno de dioses y fantasías y de la crueldad de la naturaleza presionando sobre ellas en todo momento.

Pero Dios debe plantar las semillas para la comprensión futura, incluso en un momento turbulento. Dios debe dar la Enseñanza mayor aunque muy pocos puedan recibirla o comprenderla al principio. Tal es la difícil situación de traer una Revelación pura a un mundo confuso y corrupto.

Incluso ahora, cuando se presenta la Nueva Revelación de Dios, existe el mismo problema, según la gente trata de usarla para encajarla en sus creencias actuales y sus preferencias, utilizándola para dirigir su ira, su miedo y su juicio a los demás. Es el mismo entorno corrupto, como ves. Pero aun así el Mensaje mayor debe entregarse incluso si la gente de este tiempo apenas puede comprenderlo, salvo unos pocos.

Jesús está con el Nuevo Mensajero de Dios porque ambos vienen del mismo grupo. Ellos han venido a promover el desarrollo de la civilización humana, el desarrollo del Conocimiento en el mundo, el cultivo de la verdadera libertad y el empoderamiento del individuo.

Porque todas las personas fueron enviadas al mundo para hacer una contribución a él en sus circunstancias actuales y futuras. Pero para encontrar dicha contribución debes estar involucrado con tu naturaleza más profunda, la cual representa el Conocimiento, la cual representa el Espíritu Santo que movió a Jesús y le dirigió en su gran misión en la tierra.

Jesús no vivió el tiempo suficiente para que su Enseñanza se escribiera, para que el significado de su presencia en la Tierra se dictase y se transcribiera. Sus seguidores no fueron lo suficientemente fuertes durante su vida para comprender el verdadero significado de su presencia. Y aquellos que representarían la religión y el Cristianismo posteriormente no supieron de estas cosas.

Dios ha dado la Revelación con gran profundidad, con mucha repetición —estableciendo la vía y el propósito; la comprensión; la forma de verse a uno mismo, a los demás y al mundo; cómo pensar en armonía con el Conocimiento dentro de ti mismo, para que tu mente mundana y la mente más profunda del Conocimiento puedan resonar y unirse dentro de ti poniendo así fin a la separación en tu interior y allanando el camino para tus mayores contribuciones en servicio al mundo.

Si pudieras comprender el Cristianismo en estos términos, esto tendría perfecto sentido para ti y verías la diferencia entre su mensaje y propósito puros y todo lo que ha sido hecho con él a través del tiempo.

Las personas usan la religión para ir a la guerra. Usan la religión para suprimir a otros. Convierten sus ideas sobre la religión en absolutas y entonces oprimen a todos a su alrededor con sus creencias, las cuales a menudo no tienen nada que ver con la realidad del Propósito y la Misión de Dios en la tierra. Ellas piensan que su ideología es la verdad, pero es solo su ideología. No conocen el Camino del Conocimiento. No conocen el poder y la presencia que mueve al individuo ni cómo Dios redimirá a todas las personas a través de este poder y presencia que vive en su interior, si pueden descubrirlos, discernirlos y seguirlos fielmente.

Jesús habló a un mundo analfabeto. Esta fue su contribución en ese tiempo y lugar, y fue muy apropiada para ese tiempo y lugar. Porque el Misterio y el Poder que él realmente representó resonarían con ciertos individuos en muchas culturas, y ellos, más que el establecimiento de grandes iglesias e instituciones, preservarían la verdadera enseñanza y el significado de la presencia y misión de Jesús en la tierra.

No puedes estar cerca de Jesús si es un dios. Y cometerás el error de recurrir a él en lugar de a Dios para lo que realmente necesitas, como ha sido costumbre durante tanto tiempo, y continúa siendo hoy.

Tener una afinidad natural con Jesús es necesario, resonar con él es importante, pero él es parte de la Asamblea, como ves, y no retornará al mundo, porque su trabajo ahora está en un mayor panorama de vida llamado la Comunidad Mayor y en la emergencia de la humanidad a esta Comunidad Mayor. Es por esto que él está con el Mensajero hoy, al igual que todos los grandes Mensajeros de la vida aquí.

Es difícil para las personas que sus ideas sean tan desafiadas. Han invertido mucho en ellas. Tener que reconsiderar estas cosas requiere verdadero coraje e integridad. ¿Quién entre vosotros tiene este coraje e integridad?

Sin este coraje e integridad el Nuevo Mensaje de Dios y el Nuevo Mensajero serán negados y ridiculizados, resistidos y oprimidos, por las mismas razones que los Mensajeros de Dios del pasado han sido rechazados y negados por arrogancia, ignorancia y estupidez. Pero tales cosas existen hoy en la mente de las personas, de muchas personas.

Lo que Dios está haciendo está más allá de la comprensión humana. Pero el Poder de la Presencia de Dios en tu vida debe ser clarificado, o pensarás que es algo completamente distinto. O bien creerás en él o bien le rechazarás sin saber qué es realmente, qué significa realmente y qué puede hacer realmente por tu vida y por otros a través de ti.

De lo poco que se sabe de la vida de Jesús, queda claro que él fue tomado por un Poder Mayor. Pero con respecto a su nacimiento, es una completa fabricación. En cuanto a la mayor parte de sus milagros, es una fabricación. Esa es la historia que se ha creado al margen de la vida.

Pero las personas quieren poder mundano. Quieren un Barrabás, no un Jesús. Quieren un dios-rey que gobierne sus tierras y gobierne sus vidas. Quieren un poder lo suficientemente fuerte como para superar a sus adversarios y dominar a las demás naciones.

Creen que un individuo puede representar a Dios total y completamente, pero esto nunca puede ser. El Dios del universo, el Dios de billones de razas y más, no puede encarnarse en una sola persona. No es posible. Pensar de esta manera es pensar que Dios no es más que una versión mayor de uno mismo, lo cual es un error que la gente ha cometido a lo largo de la historia. Porque no pueden concebir un Dios que piense de manera diferente y no esté limitado por los problemas que les oprimen aquí en la Tierra.

Pero no te preocupes, porque los individuos y las naciones cometen el mismo error por todo el universo. Es el problema de vivir en Separación. Pero Dios ha dado una respuesta al problema de la Separación, porque el Conocimiento vive dentro de cada persona.

El Espíritu Santo no solo te visita; vive dentro de ti, esperando a que respondas, manteniéndote alejado de los problemas, tratando de dirigir tu vida de modo que puedas llegar a un punto de madurez en el que empieces a reconocer que estás aquí por un propósito mayor que no es el propósito que has inventado por ti mismo o que tu nación o país ha inventado para ti.

Para conocer a Dios debes conocer el poder y la presencia que Dios ha puesto dentro de ti, porque esta es la Fuente de tu redención, ya seas cristiano, musulmán, judío o de cualquier nación y cualquier fe. Incluso si no tienes ninguna fe, es lo mismo.

Porque el Plan de Dios es salvar a todos —no solo a unos pocos elegidos, no solo a los creyentes, no solo a los que viven vidas ejemplares, sino que en su momento y con el tiempo, el Plan de Dios es salvar a todos.

Piensa en estas cosas a la luz de tu comprensión de la religión —de lo que te han enseñado, de lo que ha sido forzado en ti, quizás. Toda la amenaza del infierno y la condenación es una creación humana.

Tu infierno y condenación es vivir sin el poder y la presencia del Conocimiento, vivir una vida de confusión y servidumbre en un mundo que no entiendes, amenazado por innumerables fuerzas, oprimido por innumerables cosas, tomado por tus preferencias y tu miedo y las preferencias y miedos de los demás. Ese es el infierno y la condenación con la que vives en este momento, viviendo en tu estado de Separación.

Pero Dios a través de Jesús, Dios a través de Mahoma, Dios a través de Buda, ha provisto los elementos para comprender qué debe hacerse para resolver esta situación.

Si eres fiel a Jesús, debes entender quién fue realmente, de dónde vino y lo que realmente enseñó.

Para ser un verdadero estudiante de Mahoma, debes entenderle como un Mensajero e intentar discernir, entre la poca historia que existe sobre él, lo que realmente enseñó, de dónde viene y qué representa. Lo mismo con Buda y con cualquier gran Maestro o Mensajero en el mundo —en este mundo o en cualquier mundo.

Porque lo que Dios está haciendo en el mundo representa lo que Dios está haciendo en el universo, en la realidad física de la vida.

Las personas escuchan estas palabras y sienten enfado. Las negarán. Lucharán contra ellas porque sus creencias son una tapadera para el miedo y la incertidumbre, y prefieren tener sus creencias que enfrentar el miedo y la incertidumbre. Han invertido tanto tal vez en sus puntos de vista religiosos o incluso en su completa negación de la religión, que tener que repensar estas cosas y empezar de nuevo es demasiado para ellas, o al menos eso creen.

A Dios no le importa a que religión perteneces. A Dios le importa lo que mueve tu corazón, lo que haces y lo que te motiva a hacer lo que haces. A Dios le importa lo que expresas en tus relaciones. A Dios le importa el grado en el que puedes conectarte y unirte con el mayor poder dentro de ti, que es la única cosa que puede redimirte, porque Dios la ha puesto allí.

Es un gran poder, pero recibirlo requiere una gran rendición, una gran entrega y una mayor responsabilidad que requiere un cambio en cómo te consideras a ti mismo y cómo consideras a los demás y al mundo entero. Requiere perdón, compasión y una comprensión muy clara de por qué la gente comete errores y qué los restaurará de su propia degradación.

Jesús fue uno de los grandes Mensajeros. ¿Puedes recibir su Mensaje? ¿Puedes comprenderlo? ¿Puedes vivirlo? No hagas de él un dios. No pienses que solo a través de Jesús puede uno llegar a Dios y cruzar el gran umbral.

Porque Jesús fue un vehículo para el poder del Conocimiento, el mismo Conocimiento que puede restaurarte, renovarte y redimirte. Aunque Jesús fue más grande que tú y más grande de lo que casi cualquiera ha sido alguna vez en el mundo, fue el poder en su interior lo que le dio esta fuerza, esta magnificencia y esta potencia duradera en el mundo.

Existe el pensamiento religioso, y luego está la verdadera involucración. Son muy diferentes y conducen a resultados diferentes, enseñanzas diferentes y diferente comprensión.

Esto es muy importante para comprender la Nueva Revelación de Dios en el mundo, que es dada sin fanfarria, sin una gran deidad, sin una fantástica historia de la creación, sin la culminación final de la experiencia humana en alguna especie de Día del Juicio Final que todo el mundo dice que está viniendo pero que nunca parece venir.

Ahora se te está dando la Enseñanza pura —incorrupta, sin mancha, sin alteraciones—. Puedes incluso escuchar la Voz de la Revelación, algo que nunca ha sido posible antes, la Voz que habló a Jesús, Buda y Mahoma. Puedes escuchar esta Voz por primera vez en la historia.

Estás viviendo en el tiempo de la Revelación. Es el mayor tiempo de la historia, y tú estás aquí. Pero ¿puedes escuchar? ¿Puedes ver? ¿Y puedes responder? ¿O está tu mente muerta?

¿Estás circunscrito por tus creencias como por una corona de espinas? ¿Está cerrado tu corazón? ¿Estás basando tu vida en tus ideas, tus exhortaciones y tus nociones fijas? ¿O está tu mente libre de esas cosas, de modo que puedes experimentar las maravillas del momento, el Poder y la Presencia de Dios y el movimiento del Conocimiento dentro de ti?

Este es tu desafío. Porque Dios trae un gran desafío con la Revelación. Esta no está aquí simplemente para consolarte y confortarte o para abrazarte cálidamente. Está aquí para proveer el significado y la vía para tu redención —para la redención de toda persona, de toda tradición de fe, de tal manera que puedas traer la Nueva Revelación de Dios a tu Cristianismo, a tu Islam, a tu Judaísmo y a tu Budismo.

Aquí la competición solo existe al nivel de las ideas. Porque la unidad de la obra de Dios en el mundo continúa a través de la Nueva Revelación. Comprende esto y empezarás a comprenderte a ti mismo —tus fuerzas, tus debilidades, tus éxitos y tus fracasos y tu gran oportunidad de estar en la Tierra en este tiempo, en este gran punto de inflexión para la familia humana.

Que esta sea tu comprensión.