Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 24 de mayo de 2014
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: The Enemies of Humanity

Escucha el audio original aquí (en inglés):

Descargar (cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

La humanidad tiene enemigos en el universo. No están en oposición a la familia humana, pero buscan lo que ella tiene. Buscan quitarle lo que tiene sin usar innecesariamente la fuerza, solo apoyándose en los poderes de la persuasión y sembrando semillas de división en una humanidad belicosa.

Buscan este mundo para sí mismos. No buscan destruir a la humanidad, sino utilizarla como fuerza de trabajo a su favor. Es algo muy sutil en su aplicación, pero muy real en su efecto.

Ellos están compitiendo por el mundo, por este precioso mundo, el cual es una rara gema en el universo. La humanidad no tiene idea de lo excepcional y valioso que es para muchas razas, las cuales intentarían usar sus riquezas minerales y biológicas para sus propios propósitos. La familia humana es como la tribu nativa que es descubierta por un mundo exterior del cual no sabe nada.

Los intrusos no buscarán una conquista directa, sino la sumisión voluntaria de la humanidad. Una vez que esta haya agotado este mundo lo suficiente, haya alterado el clima del mundo lo suficiente y haya destruido la civilización lo suficiente a través del conflicto, la competencia y la guerra, ellos llegaran. Y de hecho ya están aquí, promoviendo el conflicto humano, sembrando las semillas de su ruina, no para aplastar a la humanidad, sino para que se entregue.

Así es como las razas inteligentes obtienen el control de mundos que son custodiados por razas menos inteligentes y padecen conflictos internos.  No se emplea la fuerza, pues eso destruiría los recursos del mundo y destruiría a la humanidad como fuerza de trabajo.

Porque los que buscan el mundo de la humanidad no pueden vivir aquí. No pueden respirar en su atmósfera. Están desprotegidos contra la contaminación biológica del mundo. Necesitan a la humanidad, y le ofrecerán todo lo que puedan como incentivo para que la familia humana permita que ellos sean su guía —prometiendo salvarla de su gran calamidad creciente, prometiendo darla paz y ecuanimidad y liberarla de la guerra y el conflicto, diciendo que ellos no tienen guerra—. Sin embargo, todo esto es un engaño, como ves.

Es todo un poderoso engaño, dado a una humanidad que no sospecha, a una humanidad que está cautivada por su nueva tecnología y que será muy impresionada por las demostraciones tecnológicas a un nivel superior; a una humanidad que está desesperada por tener respuestas para las Grandes Olas de cambio que están llegando al mundo, y que busca poder y riqueza incluso mientras explota su propio mundo hasta dejarlo irreconocible.

La humanidad debe entender esto, o pensará que el universo es simplemente un gran lugar vacío esperando su exploración, y que podrá obtener lo que quiera y reemplazar todo lo que ha destruido o consumido aquí en la Tierra. Pensará que es especial en este universo, y que otras razas vendrán a ayudarla por ser tan especial. Pensará que el universo opera de acuerdo a su filosofía, a su entendimiento religioso, a su ética y a sus conceptos, cuando en realidad no sabe nada sobre la Comunidad Mayor de vida en la que vive.

La humanidad corre aquí un grave peligro. Está en una posición extremadamente vulnerable, destruyendo sin pausa su autosuficiencia en este mundo, lo cual invita a una intervención desde el exterior, pues ofrece una oportunidad para hacer a la humanidad dependiente de poderes extranjeros, y de que estos últimos ganen el control de este mundo sin usar la fuerza y puedan conquistarlo sin los métodos usuales de conquista que la humanidad asume y todavía utiliza.

Hay solo dos cosas capaces de unir a la familia humana: una es el colapso medioambiental, y la otra es la competencia desde el exterior. Ambas están sucediendo ahora, una de manera más evidente que la otra. Pero las dos están avanzando. La humanidad no podrá detenerlas por completo hasta haber ganado una mayor fortaleza individual y colectiva. Si esto se entendiera la guerra terminaría mañana. Terminaría mañana mismo, y se establecerían vías para la cooperación pensando en la supervivencia, la libertad y el beneficio de todos.

Las personas no quieren oír estas cosas, pues de inmediato se sentirían impotentes y desesperanzadas, al no tener un sentido de su verdadera fuerza y debido a que han perdido la confianza en sus líderes, gobiernos e instituciones.

La humanidad tiene ahora establecida una infraestructura que las razas extranjeras pueden usar. Esto explica por qué una intervención de esta naturaleza no había ocurrido antes. La humanidad tiene comercio y comunicaciones globales. Ha tomado el control del mundo lo suficiente para que otra raza pueda intervenir y aprovechar sus logros y su desarrollo.

Incluso en este momento, se está llevando a las personas a ver la intervención favorablemente y a servirla, creyendo que traerá paz y ecuanimidad a un mundo de incertidumbre y discordia crecientes. La Intervención está ganando ya adeptos y representantes, los cuales piensan que la Intervención representa algún tipo de fuerza iluminada de más allá del mundo, cuando en realidad son solo competidores buscando aprovecharse del mundo.

La Intervención no tiene infraestructura militar. Depende de la persuasión y la discordia para conseguir el control. Usa esta vía porque la conquista no está permitida en esta parte del universo —una realidad de la que la humanidad no sabe nada—. Además, las razas avanzadas han descubierto otras formas de ganar acceso a los recursos del universo sin usar la fuerza.

Las personas están siendo llevadas contra su voluntad [abducidas]. Algunas nunca regresan. Están siendo usadas para la experimentación, para crear híbridos —aquellos que tienen aspecto de seres humanos pero que están unidos a la Intervención—. Es un terrible proyecto. Es peligroso. Está siendo fomentado por los enemigos de la humanidad.

Aquellos que buscan establecer aquí su dominio no valoran la libertad de la familia humana, ni están interesados en sus conceptos. Piensan que la humanidad es primitiva, que es destructiva, que está fuera de control.

Ellos piensan que la familia humana es ridícula por todas las transmisiones que sigue enviando al universo, las cuales presentan a la humanidad como una raza que es destructiva, violenta y autocomplaciente. Es la peor forma de representar el verdadero mérito y espíritu de la humanidad, y sin embargo es eso lo que están presentando al universo, y lo han estado presentando por décadas y décadas.

La humanidad piensa que vive aislada en el universo. Incluso sus científicos piensan que nadie puede llegar hasta aquí, como si el universo entero estuviera limitado por el entendimiento científico humano.

La humanidad asume que tiene una importancia especial en este universo. Piensa que cualquier visita sería benéfica para ella. Pero la historia de las intervenciones en su mundo prueba lo contrario. Los visitantes llegan por sus propios motivos: para conseguir recursos, para obtener tierra y propiedad. En todos los casos buscan conquistar. Esta ha sido la historia de las intervenciones en este planeta. Por tanto, no asumas que sucede de manera diferente en el universo.

Los verdaderos Aliados de la Humanidad nunca harían estas cosas. Ellos solamente mandarán su sabiduría y su advertencia, lo cual ya han hecho en una serie de informes para la familia humana.

La intervención no es ética. Está corruptora. Está eludiendo el poder y la autoridad de las gentes nativas. Se trata de una usurpación en su forma más engañosa.

No te dejes persuadir. No te dejes seducir por la tecnología avanzada. No creas que aquellos que viven en el universo no están motivados por las mismas necesidades que motivan a la familia humana, porque las sociedades avanzadas de todas partes están buscando desesperadamente recursos y deben negociar, hacer trueques y viajar grandes distancias para adquirir lo que necesitan. Es una situación compleja, de la que la humanidad no sabe absolutamente nada.

El Señor del universo ha enviado una gran preparación a la Tierra con el fin de preparar a la humanidad para hacer frente a un mundo en declive, a un mundo de recursos menguantes, clima violento y medioambiente cambiante.

El Señor del universo ha enviado una preparación para esta Comunidad Mayor, así como una gran advertencia sobre la Intervención que ya está sucediendo en el mundo y su poder sobre las ideas, las perspectivas y las actitudes de la gente. Solo el Señor del universo sabría cómo preparar a la humanidad para la Comunidad Mayor, pues solo el Señor del universo conoce el corazón y el alma de cada persona y de la humanidad en su totalidad.

Este es el gran reto, operando en dos frentes. El primero es la amenaza de desintegración interna debido a que la humanidad está comenzando a socavar su propio bienestar en su mundo natural. El segundo es la intervención del universo a su alrededor, lo cual sucede frecuentemente bajo estas circunstancias, porque el tipo de cambio que la humanidad enfrenta ahora en su mundo representa una gran oportunidad para que razas extranjeras establezcan su influencia y su poder en él. Esto ha sucedido incontables veces en la historia del universo.

Es una seria advertencia, pero la humanidad tiene el poder de frustrar la intervención una vez que aprenda cómo funciona realmente el universo a su alrededor. Dios ha provisto esta comprensión, revelando por primera vez cómo la vida en el universo se ve en realidad, cómo opera y qué debe hacer uno para ser libre en un universo donde la libertad es rara.

Es la Revelación perfecta para una humanidad en el umbral del espacio y que enfrenta las Grandes Olas de cambio en el mundo. Es un regalo lleno de Gracia y gran Amor para la humanidad.

Aquí las Revelaciones ancestrales no pueden preparar a la humanidad, pues no fueron diseñadas para eso. No pueden darle fortaleza, valor, sabiduría y poder al respecto, porque no fueron diseñadas para eso.

La humanidad ha llegado a un momento decisivo completamente nuevo, a un gran umbral —el mayor umbral que cualquier raza inteligente enfrentará en el universo—, ya que enfrenta un deterioro medioambiental en casa y una intervención desde el exterior.

La humanidad tiene mucho que aprender aquí. Necesitará hacer muchas preguntas, y la mayoría podrán ser respondidas a través de la Revelación de Dios para el mundo. Porque Dios está aquí para preparar a la humanidad para esta Comunidad Mayor. Dios está aquí para impulsar la libertad y la unidad de la humanidad en este mundo. Dios está aquí para proveer lo que la humanidad necesitará para mantener su soberanía aquí y para construir un futuro, un futuro mejor que su pasado.

Pero para tener ese futuro la humanidad tendrá que enfrentar estos dos grandes retos, que son más grandes que cualquier otra cosa que haya sucedido antes en el mundo. No es algo que los líderes de los gobiernos puedan manejar solos. Se requerirá el apoyo y la conciencia de la gente en todas partes.

Pero es tarde, y solo ahora las Grandes Olas de cambio que están llegando al mundo comienzan a evidenciarse para más y más gente. Solo ahora la oculta realidad de la intervención está comenzando a ser reconocida por suficientes personas para que esta Revelación pueda ser reconocida y entendida.

Aun así, es tarde. La humanidad no tiene mucho tiempo para prepararse. Cada año es significativo. Cada vida es importante. Cada persona tiene un propósito y un significado, pues todas ellas han venido para encarar el mundo y servirlo precisamente bajo estas condiciones de las que hablamos aquí ahora.

La humanidad estará luchando una batalla en dos frentes: en un frente luchará para preservar el mundo y compensar el daño que ya ha causado a la estabilidad de este planeta; y en otro, estará manteniendo a raya a la intervención, haciendo públicas todas sus manifestaciones en el mundo.

No es una batalla entre ejércitos. Es una batalla de voluntad y propósito, una batalla de determinación, una batalla de conciencia, claridad y objetividad contra fuerzas opositoras que ya se encuentran preparadas para intervenir aquí. Ellos saben mucho más de la humanidad que lo que la humanidad sabe de ellos.

Aquí, para que la humanidad pueda preservar su libertad en el futuro, suficientes personas deben ser fuertes y resistentes a esto. Por tanto, la humanidad está entrando a una gran era de unidad y cooperación. Ese es el siguiente gran trabajo de la familia humana: preservar el mundo y proteger su libertad de intervenciones y persuasiones extranjeras.

No aceptes regalos de la Intervención, pues ellos solo están aquí para seducir a la humanidad. No aceptes promesas de paz, poder, ecuanimidad o realización espiritual, pues dichas promesas están vacías y solo pretenden seducir a la familia humana. No consientas y pienses que la humanidad carece de esperanza sin esta Intervención, pues eso no es cierto y solo favorecerá a aquellos que se oponen a la humanidad y que le robarán todo lo que tiene. No pienses que la humanidad no puede preservarse a sí misma aquí, pues posee muchas ventajas en el universo que aún desconoce.

La Nueva Revelación de Dios revela cuales son estas ventajas por primera vez. Es importante que sepas esto. Es importante que no te desanimes ni te canses o te vuelvas cínico, pensando que no se puede hacer nada, pues esa es la persuasión de la Intervención.

Debes ver y saber estas cosas ahora para poder entender lo que realmente está pasando en el mundo en la actualidad —la gran amenaza que enfrenta la familia humana y la gran posibilidad y promesa que representa para que finalmente se establezcan la unidad y la cooperación humanas, las cuales solo pueden establecerse ante una gran dificultad y un gran reto.

Aquí todas las personas deben participar. Cada persona debe tomar conciencia en alguna medida. Cada persona debe reconocer que no es su seguridad nacional lo que está en riesgo, sino la seguridad de todo el mundo.

La humanidad no puede permitir que las naciones fallen y colapsen ahora, o que caigan bajo la persuasión de la Intervención, pues eso sin duda generaría gran guerra y conflicto por todo el planeta. Pues a la Intervención le interesa que la humanidad luche consigo misma y que se derrote y se reduzca a sí misma. No lucharán con ella directamente de esta manera.

La Intervención es ingeniosa. Ha sido utilizada en incontables ocasiones antes, pero no siempre con éxito. Porque las razas que resisten pueden prevalecer. Las razas que reconocen el gran reto prevalecerán. Las naciones que valoran su propio mundo y reconocen el peligro que enfrentan, prevalecerán.

Aquí serán requeridas tus mayores fortalezas. Aquí podrás escapar de tus debilidades, tus tontas autocomplacencias y tu patética autorrecriminación, porque serás llamado a un mayor servicio, a una mayor necesidad y una mayor unidad en la familia humana.

¿Qué otra cosa podría superar hostilidades entre naciones, culturas y religiones que tienen siglos de antigüedad, salvo una amenaza mayor que pareciera abrumar a todos y amenazar a todos por igual?

Hay redención aquí si puedes verla, si puedes reconocerla, si tienes corazón y valor para enfrentarla y aprender lo que realmente significa y cómo la humanidad puede prevalecer dentro de este mundo y protegerse de la Intervención desde el exterior.

Es un reto que puede restaurar a la familia humana y darle un mejor futuro de unidad, propósito y poder, que sobrepasa con mucho cualquier cosa que haya podido establecer antes.

La Nueva Revelación de Dios para el mundo trae la advertencia, la bendición y la preparación. Es más completa que cualquier otra que se haya dado antes a este mundo, hablando ahora a un mundo letrado, a un mundo de comercio y comunicaciones globales.

Es lo único en el mundo que puede salvar a la familia humana, puesto que revela el gran peligro que está ocurriendo desde adentro y desde afuera. Y solo esto puede proveer la sabiduría necesaria para sobreponerse a estos grandes retos y restaurar, en cada individuo y en la humanidad en su totalidad, la fuerza, el poder y propósito que son su derecho natural y su promesa.