Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 20 de octubre de 2008
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: The Awakening

Escucha el audio original aquí (en inglés):

Descargar (cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

Independientemente de tus circunstancias, tu nacionalidad o tu herencia cultural, hay ciertas cuestiones que son fundamentales para tu existencia aquí. Y una vez que has satisfecho ciertos requerimientos de la vida —los requerimientos básicos de alimento, ropa, refugio y seguridad, así como algunos requerimientos psicológicos de relación, compañerismo y empleo—, te encuentras entonces con una mayor serie de necesidades.

Algunas personas solo encontrarán estas grandes necesidades más tarde en la vida, tras probar los placeres y pesares del mundo lo suficiente para comprender que ahí no encontrarán satisfacción. Aunque el trabajo, las relaciones y la familia son importantes, hay algo más importante que comienza a emerger en sus vidas.

Para ciertas personas, estas preguntas surgen mucho antes, durante la formación de su personalidad y el principio de su establecimiento en el mundo. A estas personas les preocupan una serie de necesidades más profundas. Necesitan tener un verdadero sentido de por qué están en el mundo, de qué han de hacer aquí, de a quién deben conocer aquí y de qué deben cultivar y desarrollar en su interior para experimentar y expresar un mayor propósito en la vida.

Sin duda, en el mundo hay una lucha por la supervivencia. Hay una lucha por ser aceptado socialmente. Hay una lucha por ganarse la vida y tener un empleo o una carrera sostenibles. Hay una lucha por establecerse a uno mismo y mantener la estabilidad en las circunstancias cambiantes de la vida. Todas estas cosas son fundamentales y representan una serie de necesidades, pero existe una serie más profunda de necesidades que no solo satisfacen los requerimientos básicos de la vida, sino que realmente establecen un mayor sentido de propósito, significado y destino en la vida.

Estas preguntas no son preguntas que el intelecto pueda resolver por sí solo. Puedes tener ideas o teorías, o bien contemplar las ideas de grandes pensadores, filósofos u otras personas influyentes de las que puedas ser consciente, pero realmente estas preguntas deben llevarse a una mayor autoridad dentro de ti.

El intelecto con el que piensas cada día, que determina tu experiencia en un grado tan alto, es un producto de tu estar en el mundo. Se ha desarrollado con el tiempo, volviéndose un mecanismo sofisticado de comunicación y evaluación.

Pero tu propósito más profundo fue creado antes de que vinieras al mundo. Tu destino se estableció antes de que vinieras al mundo. Esto no es la providencia del intelecto.

Tu intelecto tendrá que preocuparse de cómo vas a orientar tu vida hacia una dirección más elevada, así como de todos los detalles particulares que tendrá que considerar y enfrentar por el camino. Pero el significado, el propósito y la dirección de este mayor propósito se establecen a un nivel más profundo.

Esta indagación no puede ser momentánea. No puede surgir simplemente en tiempos de gran decepción, confusión o desilusión, porque se trata de una indagación muy profunda. No puedes considerarla solo durante una semana o un mes y esperar conseguir realmente impulso y progreso al respecto.

Se requiere una especie de cambio dentro de ti, como si se hubiera dado a un interruptor invisible y de pronto otra puerta se hubiera abierto en tu experiencia interna; y ahora estás contemplando cosas que antes, quizá, solo pensaste de manera intermitente o muy rara vez, y ahora esas cosas se vuelven una serie de preguntas y preocupaciones persistentes.

Hay un Conocimiento más profundo dentro de ti, una inteligencia más profunda que no es el fruto de tu estar en el mundo, que no es una construcción de influencias sociales y patrones de pensamiento y comportamiento. Es una inteligencia que está en el mundo pero no es del mundo. La llamamos Conocimiento, porque está relacionada con tu experiencia de profunda conciencia y percepción interna.

Tu necesidad de este Conocimiento crecerá cuando comiences a contemplar una serie más profunda de preguntas sobre tu vida. Te darás cuenta de que el intelecto solo tiene ideas, e incluso si estas ideas parecen ser muy bien valoradas o tienen el respaldo de una larga tradición y muchos comentaristas, aun así son solo ideas.

Estás viviendo con algo que es como una Presencia viviente dentro de ti y que no es realmente fruto de tus ideas. Tú tendrás ideas sobre esto. Intentarás entenderlo. Intentarás buscar evidencia o comentarios al respecto por parte de otras personas importantes, y eso es apropiado. Pero aun así, estás tratando con algo que está más allá del dominio del intelecto —una manifestación más profunda, un sentido más hondo de propósito, un mayor y más profundo conjunto de fuerzas.

Aquí debes aceptar el misterio de tu vida y también que te sentirás un tanto fuera de control al respecto. Te sentirás un poco inseguro, porque es algo mayor de lo que solo puedes aprender y que solo puedes seguir. No cargues tu mente intentando comprender esta realidad, porque no podrás. A medida que crezca en alcance y experiencia para ti, verás que trascenderá y superará constantemente tus ideas y suposiciones.

No debes acercarte a esto como un consumidor o alguien que está tratando de conseguir lo que quiere, sino de una manera sagrada, porque ahora estás tratando con un poder sagrado. Esto requiere poner el énfasis en darte a ti mismo, en vez de en tomar cosas para ti mismo.

La necesidad del alma debe ser atendida por un mayor conjunto de poderes. Quién eres, por qué estás aquí en este momento y por qué estás diseñado tal y como lo estás, con todas las particularidades únicas de tu mente y tus características, está todo conectado con un mayor propósito, y este propósito no es algo que tú inventes.

Aquí no estás creando tu realidad: estás permitiendo que tu realidad emerja dentro de ti, y estás aprendiendo sobre ella paso a paso, en etapas, y estás cambiando tu vida para acomodar este mayor poder, de modo que pueda moverse dentro de ti y expresarse a través de ti.

Esto no es una forma de entretenimiento. No es una búsqueda intelectual. No es un pasatiempo o una fascinación. Es la verdadera corriente de tu vida, una corriente más profunda que corre bajo el dominio del intelecto, como un hilo dorado que atraviesa un complejo tejido. Es como el cable de cobre que porta la corriente, aun cuando el cable en sí está muy disimulado por todo lo que lo envuelve.

Comienzas a sentir una necesidad más profunda de saber; no solo de entender, sino de saber algo. Tu vida se está pasando. El reloj sigue corriendo. Estás agotando tu tiempo, tu energía, tu fuerza vital. A menudo estás gastándolos descuidadamente, y a veces de manera inapropiada. Estás gastándolos rápidamente. Este momento es precioso. Tu energía y tu fuerza vital son preciosas, y las estás gastando rápidamente. ¿Qué estás haciendo? ¿Estás simplemente pasando el tiempo, intentando estar estimulado, feliz y confortable, o bien estás realmente invirtiendo tu tiempo de forma sensata y apropiada?

¿Estás viviendo la vida que sabes que debías vivir? Si no es así, entonces esto requiere una profunda evaluación —una examinación de ti mismo; una revisión objetiva de tus actividades, de tus relaciones, de tus involucraciones, de dónde vives, de con quién estás; de tus actividades, tus objetivos, tus pasatiempos, todo—. Sácalo todo a la luz para reconsiderarlo, porque todo ello está extrayendo energía de ti. Estás gastando energía en ello rápidamente.

¿Estás donde necesitas estar? ¿Estás con las personas con las que realmente necesitas estar? ¿Está sirviendo tu trabajo a tu desarrollo o apoyándolo de forma apropiada? ¿Están moviéndose tus relaciones en la dirección que tú realmente necesitas seguir? ¿Compartes un propósito más alto con las personas con las que estás ahora asociado? ¿Estás atendiendo tu salud mental y física apropiadamente? ¿Te encuentras en el lugar correcto, con las personas apropiadas y el propósito adecuado? Todas estas preguntas son muy útiles para ayudarte a realizar esta profunda evaluación.

Aquí es importante que no busques tener consenso o acuerdo con otras personas, porque si ellas no están sintiendo este movimiento más profundo, entonces no lo entenderán. No estarán de acuerdo. Te pondrán en cuestión. Arrojarán dudas sobre ti. Dirán: “¿Qué te ocurre? Antes solías ser una persona divertida y ahora eres tan serio…”. Y querrán que hagas las cosas que antes hacías con ellas, o cosas que quieren que hagas en su beneficio. Estas personas no reconocerán ni honrarán los movimientos más profundos de tu alma. No compartas tus experiencias con ellas. No compartas tu inspiración con ellas, porque en la mayoría de los casos te desanimarán.

Ahora debes buscar una clase diferente de relación con personas que estén pasando por un proceso muy similar de despertar en su interior, personas que estén comenzando a salir de un largo y accidentado sueño. Ahora necesitas que estas personas sean testigos del proceso que está sucediendo dentro de ti. Tu vida está siendo movida por una serie más profunda de necesidades y por la emergencia de un mayor propósito.

Esto cambiará tus valores y prioridades. En vez de estímulos y evasión constantes, querrás experimentarte a ti mismo y dónde te encuentras. Buscarás quietud más que estímulos, honestidad en las relaciones más que entretenimiento. Querrás saber en vez de buscar escapar de lo que sabes.

Es como si hubieras dado un giro de ciento ochenta grados y ahora todo se sintiera diferente, y tus relaciones y tu posición respecto a todo fueran diferentes. Está surgiendo una serie más profunda de necesidades, que requieren tu atención y tu apoyo. Requieren que haya otros que puedan honrar esto dentro de ti, sin definirlo ni explicarlo.

Es como si hubieras doblado una esquina en la vida. De algún modo doblaste una esquina, y ahora te estás moviendo en una dirección ligeramente diferente. Y aunque pareces ser el mismo y tal vez tus circunstancias no han cambiado demasiado, algo dentro ha cambiado realmente, ha reseteado tu vida y ha alterado tu relación con el universo de una manera pequeña pero muy significante.

Muchas personas hablan de grandes cambios en sus vidas, pero, en realidad, cuando ocurre un gran cambio este es imperceptible. Y sabes que ha ocurrido un gran cambio porque te sientes muy diferente respecto a todo. De otro modo, el cambio es una experiencia momentánea. Genera mucha conversación, mucha excitación tal vez, pero en realidad nada ha cambiado.

El gran cambio es imperceptible. Ocurre a un nivel más profundo. No es solo una reevaluación o una nueva experiencia. Algo ha cambiado realmente en el interior a un nivel que está más allá del dominio del intelecto, y ahora el intelecto debe ponerse al día, readaptarse y reajustarse.

Mucho de lo que atravesarás en estas primeras etapas es un reajuste respecto a un cambio que ya ha sucedido. Ahora estás intentando darle expresión. Estás intentando comprenderlo y aceptarlo —aceptar el hecho de que ha sucedido un cambio y te estás sintiendo de manera diferente respecto a muchas cosas.

Es ahora cuando debes ganar una mayor experiencia del Conocimiento y reconocer que es una mente más profunda dentro de ti, una mente que no es fruto de la cultura o la religión. Es una mente en el mundo, pero que no es del mundo. Contrasta fuertemente con tu intelecto, tu mente social que es fruto de tu condicionamiento social y tu adaptación a un mundo cambiante.

La mente más profunda es libre. No está sujeta a la manipulación o la seducción del mundo exterior, y es por eso que es tan poderosa y confiable dentro de ti. Pero se mueve de manera misteriosa. Es como el agua bajo el terreno, moviéndose de una manera determinada pero fuera de la vista. Sus aguas son puras e incontaminadas.

Tomar los Pasos al Conocimiento ahora es construir una conexión entre tu mente social en la superficie y la mente más profunda del Conocimiento dentro de ti. Porque ahora estás comenzando a responder al Conocimiento, y eso es lo que ha creado el cambio en tu interior. Y ahora debes construir una conexión consciente, para poder ganar una mayor conciencia y ser capaz de moverte con más eficacia y menos restricción en la dirección en la que realmente has de ir.

Es construyendo esta conexión como encontrarás la fuerza, la confianza en ti mismo y la autoaceptación para hacer un verdadero cambio en tu vida —no solo un cambio cosmético, no solo una reforma de tu existencia actual, sino un verdadero cambio en dónde vives, cómo vives y con quién estás.

En realidad, Dios te está llamando y debes salir al claro para poder responder y continuar respondiendo como si ahora estuvieras emprendiendo todo un nuevo viaje en la vida.

Quizá sentiste estas inclinaciones previamente, pero ahora algo ha cambiado y has entrado en una fase diferente de tu vida aquí. Todavía quieres muchas de las mismas viejas cosas, pero tus sentimientos han cambiado. Tu orientación ha cambiado. Ahora las necesidades más profundas del alma están compitiendo con tus deseos personales, tus miedos y tus obligaciones. Y tendrás que elegir una y otra vez, incluso tal vez cada día, qué dirección tomarás, qué serie de necesidades son más apremiantes e importantes.

Esta lucha contigo mismo es muy real, y es particularmente intensa en ciertos puntos de inflexión de tu vida, porque ahora estás yendo contra tu condicionamiento social. Estás yendo contra las expectativas de los demás. Quizá tendrás que romper algunas obligaciones y asociaciones, y te sentirás asustado e inseguro. Y quizá te preguntes si te estás volviendo loco, pero no te estás volviendo loco. Estás simplemente respondiendo a una mayor llamada. Pero esto pone en marcha un mayor impulso y un sentido más profundo de compromiso, pero con cosas no vistas ni reconocidas. Y es por eso que es misterioso y difícil de explicar y no puedes explicárselo a tus amigos y tu familia.

Solo ocasionalmente tus amigos o tu familia —y alguna persona especial aquí y allá— serán capaces de reconocerte y alentarte, porque reconocen el poder de la libertad y que existe una libertad más profunda que ciertas personas deben seguir. Si tienes un aliado así en la vida entonces tienes una bendición. Pero aun así tendrás que luchar contra todas las fuerzas que tu cultura, tu familia, tu religión quizá e incluso tu nación han puesto sobre ti, porque se trata de una lucha de lealtades.

Si has de seguir a la inteligencia más profunda que Dios ha puesto dentro de ti, entonces esto creará un verdadero cambio en tu lealtad, tu apego y tu compromiso respecto a otras cosas. Si tienes hijos, todavía tendrás que criarlos, y puede que tengas que cuidar a tus padres ancianos; pero más allá de esto tu primera responsabilidad es con el Conocimiento, porque este es Dios moviendo tu vida.

Debes seguir esta llamada sin entenderla o ser capaz de explicarla, ni siquiera a ti mismo. Es tu capacidad de hacer esto, que es una capacidad que construyes día a día mientras tomas los Pasos al Conocimiento, lo que rompe la sujeción de tu condicionamiento social, lo que rompe el dominio de otras personas y sus expectativas, lo que te libera del miedo y el apego y de la obligación a cosas que ya no representan tus mayores necesidades.

En este sentido, la libertad no es gratis. Requiere de un gran esfuerzo por tu parte, de un creciente compromiso, de una liberación. No puedes seguir un mayor propósito y tener todo lo que quieras en la vida, porque eso es tratar de moverte en muchas direcciones a la vez, y eso te mantiene en el sitio, atascado como si estuvieras encadenado a una pared —incapaz de elegir, incapaz de moverte, incapaz de cambiar tus circunstancias o tus acuerdos con otros.

Lo que ahora necesitas es quietud, escucha interna. Debes ganar una conexión más fuerte con la corriente más profunda de tu vida. En vez de ser un momento de experiencia pasajero e infrecuente, necesitas ahora conectar con esta corriente y construir la conexión como si estuvieras construyendo un puente desde una orilla a otra. Y los puentes no se construyen en un día. Requieren de mucho esfuerzo y constante aplicación.

Por eso es tan importante tomar los Pasos al Conocimiento. No haces esto apresuradamente, de lo contrario tu puente nunca será fuerte ni firme. En última instancia, querrás tener un pie en este mundo y otro en tu realidad espiritual, sabiendo que cada orilla es diferente, reconociendo lo diferentes que son, pero también cómo una sirve a la otra de una manera única.

Esta conciencia y educación no es fruto de la especulación, sino de un acopio de sabiduría basado en la experiencia. Es el cimiento de la sabiduría. No es un elaborado conjunto de ideas.

La sabiduría es como un cimiento de piedra. La filosofía es como un cimiento de palos. Aquí toda la creación de tu idealismo puede derrumbarse con una experiencia traumática de la vida, con una grave decepción, con una seria enfermedad. Un edificio hecho de palos puede arder en una hora o colapsar bajo el peso o la presión del movimiento del mundo.

Pero tu cimiento en el Conocimiento es una conexión más allá del mundo. Es honda y profunda. Puede ser conmovida y desafiada, porque tu lealtad a ella no es todavía completa ni íntegra, pero en sí misma puede resistirlo todo.

Es construir tu conexión con el Conocimiento lo que es fundamental. Es permitir que las preguntas queden sin respuesta. Es reconocer las cosas que sabes hoy y permanecer con ellas, pero con una mente abierta.

Construyes tu conexión con el Conocimiento apoyando las cosas que realmente sabes, y protegiéndolas de la duda y las acusaciones de otros. Porque al principio no eres lo bastante fuerte para resistir la crítica y las presiones sociales, que caerían sobre ti si fueras indiscreto sobre la experiencia más profunda que estás teniendo.

El Conocimiento guarda para ti un mayor destino, pero primero debe tener tu lealtad. Primero debes atravesar, en etapas, un proceso de reorientación de tu vida y reevaluación de tus ideas, tus prioridades y tus valores. Y esto puede tomar bastante tiempo. Cuanto más tiempo tome más sufrimiento habrá, pero en esencia sigue tomando tiempo atravesar estas etapas de reorientación de tu vida.

Por ahora, sigues siendo la misma persona. Para los demás sigues siendo el mismo. Quizá pareces el mismo, aunque puede que estés actuando de una manera algo extraña, pero en realidad algo monumental ha sucedido dentro de ti, y ahora estás intentando lidiar con ello y aceptarlo y seguirlo.

Pero esto requiere que desmanteles gran parte de tu vieja vida, porque no puedes poner simplemente una nueva vida encima de la vieja. Es más como construir un puente hacia una nueva vida. Pero no sabes todavía qué es esa nueva vida. Tu conexión con la otra orilla todavía no es lo bastante fuerte. No has llegado tan lejos todavía. Ahora estás siguiendo el impulso de construir ese puente sin saber su propósito o su forma últimos.

Esto requiere que tu mente ceda el paso a un mayor poder. No puedes estar a cargo de todo, controlándolo todo, teniendo todo explicado, porque estás siguiendo a un mayor poder. Debe haber aquí una rendición, y quizá esta rendición ocurrirá de manera creciente y gradual, pero debe haber aquí una rendición. En cierto momento, comprenderás que negar este movimiento más profundo es negar la esencia y el significado de tu vida, y que incluso si no puedes entenderlo, controlarlo o definirlo, aun así debes seguirlo.

Si no tratas de tomarlo por la fuerza, o hacer algo con ello, o darle una forma y una definición, entonces podrá guiarte de manera segura, con poder y estabilidad. Pero si intentas emplearlo para algo, usarlo, controlarlo o detenerlo, entonces tu vida estará en un estado de gran conflicto. Y ninguna cantidad de placer o escape personal podrá aliviarte de este conflicto. La única manera de superar esto es siguiendo al Poder y la Presencia dentro de ti.

Habrá más umbrales a lo largo del camino en los que tendrás que elegir de nuevo, porque este es un viaje con muchas etapas. Solo necesitas atender a la etapa en la que te encuentras. No has alcanzado ciertos lugares en el camino. Hay más ríos que tendrás que cruzar, pero todavía no has llegado, así que no te preocupes por eso.

Practica la quietud. Practica la escucha interna. Deja a un lado tu inseguridad y tu necesidad de respuestas. Observa. Sé tan objetivo como puedas. Mira a otras personas, no para ridiculizar o condenar, sino para ver si sus vidas están demostrando un mayor Conocimiento o no. Sean ricos o pobres, favorecidos o desfavorecidos, mira y ve si hay evidencia de que el Conocimiento les esté moviendo.

Esto te dará un criterio enteramente diferente con el que discernir las intenciones y la realidad de otras personas. Y ellas te enseñarán dramáticamente las consecuencias de vivir la vida sin esta presencia guiadora dentro de ti. Sus problemas, sus búsquedas, sus obsesiones, sus adicciones, su depresión y su confusión supondrán un gran estímulo para ti si puedes ver su situación objetivamente, buscando el Conocimiento.

Porque en la vida solo hay Conocimiento y necesidad de Conocimiento. Eso es realmente todo lo que la vida puede enseñarte. Hay libertad de esta forma o bien subyugación.

Cuando hayas progresado más siguiendo al misterioso poder del Conocimiento dentro de ti y hayas permitido que tu vida atraviese fases de cambio, verás a otras personas como si estuvieran encadenadas. Sus vidas parecerán ser serviles y sumisas, con muy poca creatividad e imaginación, una especie de servidumbre a sus ideas, a sus creencias y a sus obligaciones con otros. Incluso si son personas adineradas y pueden disfrutar de lujos, te parecerán como esclavas, como si fueran un grupo de convictos recorriendo la carretera encadenados.

Así es como la Presencia Angélica contempla la condición de la humanidad, pero mira con compasión, porque busca liberar a aquellos individuos que están listos para ser libres, que están listos para descubrir el poder y la presencia del Conocimiento en su interior.

Esta liberación no es una liberación política o simplemente un escape de circunstancias dañinas. Es mucho más profundo que eso. Es un cambio en la autoridad de tu vida. O bien estás siguiendo los mandatos y contratos sociales que han dado forma a tu mente, tus pensamientos y tus creencias, o bien estás siguiendo el misterioso poder del Conocimiento, que está aquí para iniciarte a tu mayor propósito y tu mayor serie de relaciones en la vida.

Este es un viaje y un proceso. Necesitas compañeros fuertes. Necesitas a alguien que sea testigo de lo que está ocurriendo dentro de ti. Es demasiado difícil hacer esto en solitario, particularmente si estás bajo la presión de tu familia y tus amigos empujándote a amoldarte a lo que ellos se han amoldado. Aquí encontrarás mucha duda y tal vez desaliento. Pero toda persona que ha tenido que abrir nuevos caminos dentro de sí misma, ha tenido que encarar esta clase de adversidad de un modo u otro.

Encuentra un lugar tranquilo en el que puedas practicar la escucha interna. Practica tus Pasos al Conocimiento, porque te enseñarán cómo aquietar tu mente, a prestar atención al Conocimiento más allá de tu mente, y cómo acostumbrarte al silencio y reconocerlo como el entorno para contactar contigo mismo. En vez de ser simplemente un lugar oscuro, vacío y atemorizante, ahora se vuelve un refugio donde tu energía puede renovarse y tu mente puede refrescarse y descansar. Ahora buscas esto como un consuelo y un refugio, no como un deber, una carga o una obligación. E incluso si tu mente te atormenta en tus tiempos de práctica, el hecho de que estás ahí para prestar atención es importante.

Si no puedes aquietar tu mente aquí, úsala entonces para contemplar ciertas cosas, asuntos importantes. Emplea tu mente. No seas su esclavo. Dirige tu mente. No dejes que te gobierne. En tu práctica, focalízate en la quietud, usando un objeto, una idea o una imagen como punto focal para tu mente, permitiéndote descender bajo la superficie de la mente. Y si no puedes hacerlo, entonces usa tu mente para contemplar algo importante.

Considera, por ejemplo, la cuestión de cómo puedes confiar y seguir al Conocimiento dentro de ti, y hasta qué punto lo seguirás. ¿Y qué circunstancias te desanimarían, te disuadirían o te derrotarían en este sentido?

Aquí estás dando a tu mente algo útil en lo que pensar. En vez de continuar con toda su ansiedad e inseguridad, con todas sus búsquedas e ideas y figuraciones, le estás dando algo realmente importante que hacer en servicio al Espíritu, en servicio al Conocimiento.

En última instancia, cuando hayas alcanzado una posición más alta en la montaña de la vida y hayas logrado una mayor fuerza y confianza en ti mismo y una mayor base de sabiduría, verás que la mente debería estar quieta o bien estar sirviendo a un propósito más alto. Pero en ese punto el Conocimiento se habrá vuelto la base de tu vida, y estarás operando desde una posición de Conocimiento en un grado mucho más alto que ahora.

Las necesidades del alma son fundamentales. No puedes satisfacerlas con placeres, con pasatiempos o distracciones, con entretenimientos, con romances, con sexualidad, con intoxicaciones. Porque la necesidad del alma es que reconozcas, experimentes y expreses un mayor propósito en la vida, y que asumas la vida y las asociaciones que harán posible tal descubrimiento y expresión. Ninguna otra cosa satisfará la necesidad más profunda del alma.

Este propósito lo crearás en asociación con ciertas personas, y quizá solo tendrás un rol de apoyo en este propósito que compartes. Pero eso basta. Aquí no tienes que ser una superestrella, un líder o un innovador. Eso es muy infrecuente.

Tu Familia Espiritual ha enviado a otros al mundo que compartirán contigo tu propósito y tu destino. Algunos de ellos estarán contigo durante toda la vida; otros solo durante periodos muy breves. Pero necesitas encontrar a estas personas, y eso representa tu búsqueda más profunda de relaciones. No es simplemente una necesidad de evitar la soledad o de tener compañeros o de tener amistades o matrimonio. Es la búsqueda de aquellos que estás destinado a conocer. Búscalos lo primero. No crees una vida al margen de esto, o toda esa vida tendrá que ponerse en duda cuando surja tu llamada más profunda, y eso es mucho más difícil de enfrentar.

Desarrolla tu vida interna. Observa tu mente objetivamente. Reconoce el grado en que está controlada por tu condicionamiento social y cuánto la atemorizan la vida y el futuro.

Porque la mente personal se basa en la inseguridad. Nacida de la Separación, siente que no tiene verdadera base. No tiene un mayor apoyo. Es débil. Se identifica con el cuerpo y por tanto piensa que es mortal, y enfrentará interminables posibilidades de pérdida y privación. Es realmente patética hasta que puede servir a un mayor propósito. Y entonces su poder, fuerza y capacidades verdaderos serán descubiertos y experimentados.

Como vehículo de comunicación tu mente es magnífica. Puede hacer cosas increíbles. Pero es muy mala como dios. Es débil, inestable, propensa al extremismo, inflexible, autodestructiva, destructiva con otros, cruel, dominante, sumisa; sea cual sea el rol que tome, este nace de un miedo y una inseguridad fundamentales. Trátala como a un niño que necesita una mano fuerte que le guíe —una mano amorosa que le guíe—, y esa mano guiadora es el poder y la presencia del Conocimiento dentro de ti.

Puede que reces fervientemente a Dios pidiendo guía y liberación, pero Dios te ha dado el Conocimiento para guiarte, protegerte, prepararte y conducirte a una vida mayor en el mundo, dentro de las circunstancias mismas que están surgiendo ahora.

Esto restablece tu relación con el mundo, con Dios y con tu propósito para venir aquí. Aquí comienzas a ver el valor de tu mente y tu cuerpo como vehículos de comunicación. Aquí comienzas a entender tu naturaleza única como algo apropiado y valioso para el verdadero propósito que estás aquí para servir y descubrir.

Aquí ves tu pasado como una demostración de la vida sin el Conocimiento, pero también ves que en dicho pasado has desarrollado ciertas habilidades, y ciertos talentos han dado señales de su existencia. Tu pasado se vuelve ahora un recurso útil para cultivar sabiduría, porque esta base de sabiduría dará al Conocimiento dentro de ti la máxima vía de expresión.

En vez de estar lleno de pesares, decepciones y autorrecriminación, tu pasado se vuelve ahora un recurso de sabiduría. Y las vidas de otras personas se vuelven recursos de sabiduría. Y tú buscas esta sabiduría, pues la necesitas. Cuanto mayor sea tu base de sabiduría, más poderosamente podrá comunicarse el Conocimiento a través de ti y mayor podrá ser tu servicio a los demás. Aquí recoges los frutos de tu vida incluso si esta ha sido difícil.

Pero debes continuar cada día. Realiza tu práctica cada día. Refuerza tu lealtad al Conocimiento cada día. Aprende a ser compasivo y tolerante con otros cada día. Aprende a ser compasivo y tolerante contigo mismo cada día. Y aférrate a esas cosas que sabes más profundamente, porque esas cosas son los bloques que hacen tu base. Y cuanto más puedas honrar lo que el Conocimiento te ha dado ya, más te abrirás a lo que el Conocimiento tiene aún que darte y te dará a medida que avances.

Esto es seguir el Camino del Conocimiento, un mayor viaje. Aquí Dios te enviará una preparación una vez que estés listo para comprometerte con una práctica espiritual. Esta preparación no será simplemente algo que excite tu mente o tus ambiciones, sino algo que hablará poderosamente a tu naturaleza más profunda. Y vendrán a tu vida otras personas que muestran una mayor promesa, y ellas te enseñarán, mediante su sabiduría y sus errores, a discernir y seguir el Conocimiento dentro de ti.

A medida que procedas, comprenderás que tienes un mayor destino aquí, y que esto no es fruto de tu imaginación. Es real, poderoso y eterno, y te restaurará tu fuerza y tu integridad, las cuales antes estaban perdidas.

Dios te ha enviado al mundo para servir a ciertas personas bajo ciertas circunstancias, para asociarte con ciertas personas a fin de descubrir este propósito y cumplirlo. Y habrá personas a lo largo del camino que te inspirarán y te ayudarán señalando el camino, de modo que no te pierdas en el mundo y no tomes la vía equivocada, porque habrá muchas encrucijadas.

Tu lealtad al Conocimiento y tu experiencia de él aún están muy verdes. Todavía no se han fortalecido lo suficiente para poder corregir cualquier error. Incluso cuando hayas avanzado, te darás cuenta de que el potencial para el error aún estará dentro de ti, y buscarás la asistencia de otros que sean fuertes en el Conocimiento.

Estás trayendo algo raro y extraordinario al mundo, algo que el propio mundo no puede proveer, porque por este puente que has construido vendrán al mundo el Poder y la Presencia de Dios, y serás un conducto y un canal para esto. Y aunque esto pueda expresarse en circunstancias muy mundanas —alimentando a personas, cuidando a personas, ayudando a personas, cuidando del medioambiente, asegurando el bienestar de otras especies de animales y plantas—, sea cual sea tu área específica de contribución, estarás trayendo el Poder y la Presencia al mundo, y con esto el recordatorio para todos de que también ellos fueron enviados aquí con un mayor propósito, y que esto es real y poderoso y no les abandonará.

Que el Conocimiento se fortalezca dentro de ti cada día. Que puedas tomar cada día como un proceso de aprendizaje sobre el Conocimiento y la necesidad de Conocimiento. Que puedas ponerte en posición de beneficiarte de tus errores y de los errores de otros, y que construyas tu base de sabiduría, y que construyas tu conexión con el Poder y la Presencia guiadores en tu vida. Y a medida que ganes seguridad, confianza y capacidad, serás capaz de dar estas cosas a otros, porque la necesidad en el mundo es inmensa.