Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 4 de febrero de 2008
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: What is Creation?

Escucha el audio original aquí (en inglés):

Descargar (cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

Es ahora el momento de que la humanidad aprenda de la espiritualidad en la Comunidad Mayor de vida en la que su mundo siempre ha existido. Es ahora el momento de dejar atrás el enfoque y la identificación tribales para aprender un nuevo paradigma y comprender la evolución del entendimiento religioso en el universo, donde se ha expresado más completamente y se ha logrado en un grado más alto.

La humanidad debe adquirir ahora una mayor perspectiva para establecer la unidad y el entendimiento humanos, atender y enfrentar las Grandes Olas de cambio que están llegando al mundo y reconocer y contrarrestar la Oscuridad Mayor que está presente en el mundo.

No podéis atender una nueva realidad con un viejo entendimiento, y es por eso que Dios ha enviado al mundo un Nuevo Mensaje, un Mensaje para la protección y el avance de la humanidad.

La primera pregunta es: ¿Qué es la Creación? La Creación es todo lo que Dios ha creado en el tiempo y más allá del tiempo. Tú vives en el tiempo, y por tanto vives en una parte de la Creación que está en movimiento, que está fluyendo, que es inestable y que está evolucionando y expandiéndose. Esta parte de la Creación fue establecida para proporcionar un hogar para los separados, un lugar donde pudieran experimentar la Separación y tuvieran la oportunidad de escoger un camino de regreso a la parte de la Creación que no cambia, que es completa y eterna.

La Creación de la que debes preocuparte es esta Creación temporal —un lugar de tiempo y espacio, una realidad física, una realidad de constante cambio y sistemas en evolución, una realidad de contraste y conflicto, una realidad de vida y muerte.

La Separación creó esta realidad, porque Dios sabía que los separados debían tener una base sobre la que existir. Esto puso en marcha el universo físico que apenas estás empezando a comprender y que debes aprender a servir y a reconocer si quieres dejar atrás sus fascinaciones y perdonar sus tragedias.

La Creación más allá de esto está ahora más allá de tu conciencia, aunque realmente estás viviendo en ella. Porque la Creación temporal está ocurriendo a otro nivel. La Creación permanente ya te rodea, pero tus ojos no pueden verla, tus oídos no pueden escucharla y tus dedos no pueden tocarla, porque tus sentidos solo se establecieron para reconocer las cosas físicas que están en movimiento, objetos que están en movimiento y sonidos que están cambiando.

La realidad mayor en la que vives está a todo tu alrededor. Nunca la has dejado pero, dada tu dependencia de tus sentidos, no puedes experimentarla directamente sin cierta clase de preparación.

Esto resulta del todo confuso para tu entendimiento humano, y también para el entendimiento de las incontables razas de seres que viven dentro de la Comunidad Mayor de vida inteligente que incluye el universo físico en el que vives. Todas estas razas están viviendo en la Separación. Todas están experimentando la evolución. Representan la evolución de la conciencia, la tecnología y los establecimientos sociales en todos los niveles concebibles.

Todo esto está ocurriendo dentro de la propia Creación permanente. Porque aunque parece haber Separación y tú vives en este estado separado —donde todo parece ser distinto y único, donde todo está cambiando y moviéndose, naciendo y muriendo—, [en realidad] no has dejado la Creación permanente. Sigue aquí.

La Separación es fundamentalmente un problema de percepción, comunicación y conciencia. Ha habido muy pocos individuos en la historia de la humanidad que hayan sido capaces de penetrar el velo que parece separar esta realidad física, temporal y cambiante de la realidad permanente que representa vuestro Antiguo Hogar —donde Dios es conocido y tú eres conocido, donde no hay preguntas porque no hay conflictos, donde el cambio no existe porque no es necesario.

Esto te resulta inconcebible en tu estado actual, y ni siquiera es deseable dadas tus prioridades y objetivos. Pero es importante que sepas que la Separación realmente no ha tenido éxito, y que la ruptura con Dios realmente no se ha logrado. Es real en tu experiencia de la realidad actual, dentro de esta Creación parcial en la que existes. Pero [esta Creación] está separada. Es por eso que está cambiando y es por eso que está evolucionando.

Si la vida en lo físico no estuviera cambiando y evolucionando, sería un infierno para ti. Imagina vivir en una realidad que no te gusta, una realidad que nunca cambiase. No habría esperanza. No progresarías. E incluso si esa realidad física inmutable satisficiera perfectamente todas las necesidades que percibes, tras un tiempo verías que vivir en un cuerpo es inherentemente incómodo, problemático y difícil, y querrías liberarte. Pero no podrías liberarte en este caso, porque habrías establecido una especie de inmortalidad en tu realidad física imaginada y estarías atrapado, como ves.

El infierno es un lugar hermoso en el que nunca puedes ser feliz. Eso es el infierno. Si estuvieras en un lugar de verdadero tormento querrías volver al hogar con Dios inmediatamente. Pero aquí, en este hermoso infierno, te sientes ambivalente; estás apegado. [Este lugar] te intriga, te seduce, te cautiva. Y aunque temes sus peligros, sus terrores y su imprevisibilidad en esta realidad física actual, continúas obsesionado con él.

Por tanto, para ti la Creación es el universo físico. Este parece existir para siempre, pero en realidad es temporal. Tiene un comienzo, un punto medio y un final. Ni siquiera has alcanzado el punto medio de este universo en expansión, así que esto es algo que resulta desconcertante para tu entendimiento.

Si alguna vez pensaras que la inmortalidad en el reino físico es deseable, es importante que sepas y reconozcas que tal estado sería el infierno mismo. Estar en un lugar hermoso donde nunca podrías ser feliz te resultaría en extremo infernal y serías retenido allí durante mucho tiempo, porque seguirías queriéndolo, creyendo y teniendo esperanzas en él e intentando que funcionara.

El hecho de que tu realidad física esté constantemente cambiando, expandiéndose y evolucionando y experimente crecimiento y deterioro te ofrece la esperanza y la promesa de que tu mayor propósito y la necesidad del alma puedan satisfacerse aquí.

Esto requiere una base teológica y filosófica por completo diferente. Si crees que estás en el mundo porque has pecado o porque has sido condenado, entonces no reconocerás la gran oportunidad que existe para tu redención dentro de tu realidad. En efecto, teniendo en cuenta las bases filosóficas de muchas de las religiones del mundo actual, ello hace que la imagen sea increíblemente compleja, oscura y difícil de discernir.

Pero Dios ha puesto el Conocimiento dentro de ti, una mente más profunda, un entendimiento más hondo. Y este Conocimiento contiene tu propósito y tu dirección y la promesa de tus mayores logros en el mundo.

Debido a que has entrado en la Separación, ahora debes servir a la Separación. Debes servir a la gente y la vida que existen en este estado separado. Así es como vuelves a descubrir y experimentar la permanencia de tu Antiguo Hogar.

La redención no es simplemente agradar a Dios e ir al Cielo o no agradar a Dios e ir al infierno. Eso es ridículo. Eso representa un estado de mente y percepción separado y puramente humano. Crees que los justos deberían ser recompensados y los malvados castigados, y que Dios dará las recompensas y ejecutará los castigos. Imaginas que Dios es como tú —que tiene tu temperamento y tus valores, que tiene el mismo sentido de la justicia y que satisface tus criterios y expectativas—. Eso es tonto y arrogante, por supuesto, pero esa es la postura de mucha gente.

Pero no te preocupes, porque todos los que están en el universo físico, las incontables razas de seres en todas las etapas de la evolución, tienen los mismos tipos de suposiciones. Esto es de esperar. A Dios esto no le engaña, ni se molesta por ello. Es simplemente el resultado de vivir en un estado separado.

Incluso tus nociones de la religión y la espiritualidad están basadas en este estado separado. Las personas imaginan el Cielo como una especie de versión perfecta de su realidad física, sin comprender que, si alguna vez se creara una realidad así, esta sería el infierno mismo. Estar en un lugar hermoso en el que nunca puedes ser feliz sería una especie de infierno persistente.

Dios no puede hacerte feliz agitando una varita o con algún hechizo. Debes retornar a tu estado permanente tal como Dios te creó, no como un individuo en conflicto. Como un individuo en conflicto e infeliz ni siquiera podrías experimentar tu realidad permanente. Verías las proyecciones de tu propia mente. Querrías estar en un ambiente que representara tu propio estado conflictivo, y eso es lo que te mantiene aquí.

Podrías estar en un estado peor. Podrías experimentar el infierno más a fondo. Sin duda, podrías ser más miserable. No parece haber fin a los grados de miseria a los que la gente está dispuesta a acomodarse y adaptarse.

Pero a pesar de esto, la Creación es completa y tu experiencia temporal en esta realidad temporal que llamas el universo físico no es sino una diminuta parte de la Creación permanente de Dios, una Creación que todavía no puedes experimentar con claridad por ti mismo, aun cuando podrías tener atisbos de vez en cuando.

Las creencias y suposiciones de las personas, sus ideas metafísicas, sus valores religiosos y sus especulaciones, sufren todos de una especie de confusión de niveles. Ellas intentan imaginar un estado de bendición permanente llamado el Cielo, pero no pueden verlo tal como realmente es. No puede resonar con él tal como realmente es, porque no están listas para eso. Aún no se han preparado para el Cielo, para retornar. No han completado su servicio aquí en la realidad física. No han completado su misión aquí.

Cuando comenzó la Separación, antes de cualquiera de tus estimaciones temporales o históricas, la solución se creó instantáneamente. Porque aunque la Separación puede engañarte, cautivarte, fascinarte y atraparte —a ti y a todas las otras entidades y seres que están en este momento en la realidad física—, [la Separación] no puede engañar a Dios. Puede que esté a toda prueba, pero no está a prueba de Dios. Por tanto, la solución se creó de inmediato. Pero en el tiempo, parece hacer falta mucha experiencia para que la solución se acepte, se experimente y se exprese.

Estás entreteniéndote en el tiempo. El tiempo es el intervalo entre el punto en el que dejaste tu Creación permanente y el momento en el que finalmente retornarás a ella por completo. Ese intervalo es llamado tiempo. El tiempo es inconcebible e innecesario en tu realidad permanente, porque el tiempo está vinculado al cambio. Está vinculado a eventos que cambian. Es algo que marca la progresión de los eventos.

Toda la noción del tiempo forma parte de la adaptación para vivir en una realidad física. Es una forma de medida que se estableció por necesidad para que el individuo pudiera organizar sus acciones y pensamientos, interactuar con una realidad física cambiante, señalar sus logros y su progreso y entender su historia y su pasado y la historia y el pasado de otros que han morado aquí. El tiempo es innecesario en tu realidad permanente. Es irrelevante.

Puedes ver a partir de Nuestras palabras lo lejos que estás todavía de poder experimentar esto o resonar con ello. Quizá te intriga. Quizá despierta en ti un antiguo recuerdo. Quizá hay aspectos de ello que anhelas. Quizá vivir en una realidad inalterable te parece aburrido, carente de estímulo y atractivo.

Eres muy adicto al cambio. Amas el cambio y odias el cambio. Amas tu existencia física y odias tu existencia física. Te intriga. Te estimula. Y aun así te hace daño, te aterroriza y te decepciona.

Es este problema, esta confusión y esta dicotomía aparentemente irreconciliables lo que la respuesta de Dios aborda directamente. Porque Dios ha puesto dentro de ti una inteligencia más profunda que no está confundida por lo que confunde a tu mente pensante y mundana. No está aturdida por el mundo. No le engañan las apariencias. No le atraen todas las cosas que parecen incitarte, seducirte y fascinarte. No le aterroriza aquello que te aterroriza. No teme el cambio, la pérdida y la muerte. Porque es la parte permanente de ti. Es la parte de ti que nunca podría separarse de Dios.

Este Conocimiento está dentro de ti ahora. Está aquí con una misión de contribuir en ciertas circunstancias, con ciertos individuos, para lograr ciertas cosas. Su propósito último está más allá de tu comprensión, pero los pasos que te provee son inmediatamente accesibles y puedes discernirlos si estás dispuesto, abierto y capaz. [El Conocimiento] resuelve el dilema, porque expresa la realidad de tu Antiguo Hogar a través de ti mientras estás aquí, en esta realidad física temporal. [El Conocimiento] demuestra un mayor poder, una mayor resonancia y una mayor relación. Y provee un servicio real y tangible aquí en el mundo, donde las personas están sufriendo. Están languideciendo en el tiempo. Están experimentando desesperación, desesperanza. Y el mundo se enfrenta a grandes penurias en el futuro cercano.

Dios no es descuidado en este asunto. Dios envía al mundo lo que es necesario para mantener a todos aquí moviéndose en una dirección positiva. La gente en esta realidad tiene la decisión y el poder para hacer del mundo un reflejo más cercano a su Antiguo hogar o bien un lugar más infernal.