Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 18 de noviembre de 2009
en Londres, Reino Unido

Texto original: The Origin

Escucha el audio original aquí (en inglés):

Descargar (cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

La vida tuvo un origen hace mucho tiempo, antes de que este mundo existiera, antes de que la vida tal como la conoces existiera en este mundo, antes de que tomaras forma y llegaras a ser un individuo en este mundo.

La vida existía sin alternativa a la vida, completa, íntegra, comprometida —toda la Creación, magnífica, más allá de las palabras y la expresión, la vida en su forma más pura y en incontables expresiones, creativas pero armoniosas, vida que todavía existe dentro de ti en este momento, en lo profundo bajo la superficie de tu mente.

Pero hubo una Separación, y la Separación creó el universo manifiesto que tus sentidos te reportan. Como no podía haber alternativa a la Creación, Dios creó el universo manifiesto para todos los seres conscientes que eligieran la Separación —un lugar donde vivir, aprender y probar los pequeños placeres y la gran dificultad de vivir al margen de la Creación.

Dios puso en marcha las fuerzas biológicas y geológicas que han dado lugar a un universo en expansión, un universo lleno de incontables formas de vida y formas de vida inteligente, evolucionando, pero también retornando. Porque, al final, no puede haber alternativa a la Creación.

Desde donde te encuentras, parece no haber alternativa a la vida manifiesta, y la Creación parece ser una realidad muy distante y efímera. El Creador creó la vida física para que los separados habitaran este universo. Llevó eones de tiempo —en tu sentido del tiempo— crear el entorno para que la vida consciente pudiera entrar en este escenario. Porque el tiempo no es nada para Dios, y lo es todo para ti.

Los mundos en el universo en los que la vida consciente viviría serían habitables y tolerables, pero difíciles, porque la Separación es difícil. Ahora tendrías que aprender a resolver constantemente los problemas de la supervivencia, del aprovisionamiento, de las disputas y conflictos con otros —otros de tu propia clase y forma y otros de clase y forma muy diferentes—. La Separación no sería dichosa ni fácil. Sería problemática. Sí, tendría sus grandes placeres, pero estos durarían poco, porque no hay alternativa permanente a la Creación.

El universo físico es una alternativa a la Creación, y es por eso que está cambiando y se está moviendo, porque tiene un comienzo, un punto medio y un final. Tú estás en algún punto intermedio en el gran lapso de la Creación.

Solo una parte muy pequeña de la Creación está involucrada en la vida manifiesta. Pero para ti, por supuesto, esta parte es inmensa e incomprensible, como debe ser. Para tu intelecto no es posible comprender su alcance y su magnitud.

Pero hay ciertas cosas importantes que debes comprender sobre tu vida en el mundo en este momento: por qué estás aquí y, sobre todo, qué vive dentro de ti en este momento que te conecta con la Creación tal y como realmente es y siempre ha sido.

No tienes realmente un principio, porque eres parte de la Creación. Un principio solo tendría sentido en el contexto del tiempo y en el contexto de la forma. Pero tú te originaste más allá del tiempo y la forma, y por tanto en esencia no tienes un principio. Debido a que no tienes un principio, no tienes un final. Esa parte de ti que es eterna y completa, que reside en una parte más profunda de tu mente, vive en esta realidad.

Por tanto, ahora tienes dos mentes. Tienes la mente del mundo, una mente condicionada e influenciada por el mundo, una mente que está llena de las impresiones e influencias del mundo y de tus propias respuestas y decisiones frente a este. Pero la mente más profunda está todavía conectada a la Creación.

En la Nueva Revelación de Dios, esta mente es llamada Conocimiento, significando Conocimiento aquí la mente más profunda, la mente que no es parte de la Separación. La diferencia entre esta mente más profunda y tu mente superficial o mundana es la diferencia entre la Creación y la Separación. No pudiste separarte de Dios por completo. La parte de ti que no se separó representa el Conocimiento. La parte de ti que se separó representa tu alma.

Ahora estás en el mundo, donde pareces ser diferente, un individuo, creativo, pero sin una verdadera base, solo y luchando para hacer asociaciones, encarando ahora un mundo de inmensa dificultad, teniendo que resolver los problemas de la existencia en este estado.

Pero debido a que el Conocimiento está contigo y en ti, estás aquí con una misión. Solo el Conocimiento sabe cuál es, cómo puede lograrse y a quién implicará.

Qué diferente es esto de tus ideas, tus nociones y tus creencias sobre lo que esto podría ser. Sí, quizá sientes que hay algo mayor sobre tu vida, que hay algo permanente sobre tu Ser y tu existencia, que tienes una existencia antes de esta vida y después de esta vida.

Pero la mente, la mente mundana, no puede ir más allá de este simple reconocimiento. No puede llegar muy lejos hacia delante o hacia atrás, porque solo comprende las cosas que están en la forma y en movimiento. La verdad de que no tienes principio ni punto final está completamente más allá de sus capacidades de razonamiento.

Con independencia de lo que pienses que eres, con independencia de la constitución de tu mente mundana o cómo te identifiques a ti mismo con lugares, personas y objetos, la mayor asociación vive dentro de ti.

Esto entonces es tu esperanza y tu destino, tu promesa de realización y redención. No es alterado por el mundo. No es corrompido por el mundo. No es disminuido por el mundo. El mundo restringe el poder y la presencia del Conocimiento y limita su expresión aquí, mas no su realidad.

No hay conflicto entre la Creación y la evolución, porque Dios creó la evolución para que todos los que están en la Separación pudieran encontrar su camino de vuelta. Incluso los más pecadores, los más malvados y los más depravados encontrarán su camino de vuelta, porque no hay alternativa a la Creación. Incluso el infierno y todas las dimensiones del infierno que puedas imaginar son solo temporales en el mayor esquema de cosas.

El poder, la atracción y la llamada de Dios están dentro de ti, en lo profundo bajo la superficie de tu mente. Con esto está la memoria del mayor propósito con el que naces, que no es un propósito de Separación, sino uno de contribución que tiene el poder de deshacer tu Separación y liberarte de ella, devolviéndote así la fuerza, la confianza y la realidad de que no estás solo.

Ahora estás en el mundo con un propósito, no tu propósito, sino un propósito que te fue dado antes de que vinieras, un propósito que está relacionado con estos tiempos y con las Grandes Olas de cambio que están llegando al mundo.

Puedes pretender. Puedes seguir obsesionado contigo mismo. Puedes ocupar cada momento de cada día y soñar todas las noches, pero realmente estás huyendo de este mayor propósito y del poder y la llamada de Dios dentro de ti.

Cuando hablamos del origen, estamos hablando de aquello que tiene un comienzo, un punto medio y un final. El origen de tu existencia física en esta vida tiene un comienzo, un punto medio y un final. El origen de tu nación tiene un comienzo, un punto medio y un final. El origen de este mundo como lugar físico tiene un comienzo, un punto medio y un final, aunque en el ámbito del tiempo esto es muy largo. Incluso el universo que percibes, hasta donde tus ojos, tus oídos y tu tacto pueden alcanzar, tiene también un comienzo, un punto medio y un final.

Esta es la teología de la Comunidad Mayor, la teología de la vida en el universo, no simplemente la teología de una pequeña raza en un pequeño mundo.

Se está dando a la humanidad ahora esta teología porque está emergiendo a esta Comunidad Mayor de vida y enfrenta el grave peligro que suponen las Grandes Olas de cambio —un colapso medioambiental en el mundo y todos los problemas que ello creará para la familia humana.

Es por eso que tenía que darse una Nueva Revelación, no solo para prepararos para las Grandes Olas de cambio, sino para comenzar a educaros sobre la naturaleza de la espiritualidad en el universo y la imagen mayor de vuestra existencia, de modo que podáis encontrar vuestro lugar dentro de una realidad mucho mayor.

No hay nadie en la Tierra que pueda darte esta teología, porque no hay nadie en la Tierra que entienda la realidad de la vida en el universo. No hay nadie en la Tierra que pueda enseñarte sobre la Comunidad Mayor, pues ¿cómo podría saber?

Solo un Nuevo Mensaje del Creador de toda vida puede revelarte estas cosas, cosas que nunca antes se han revelado a la humanidad, pero que la humanidad ahora necesita para prepararse para su encuentro con la vida de más allá de sus fronteras y para recibir la fuerza y la visión para encarar y navegar las Grandes Olas de cambio que están llegando al mundo.

Hablo desde más allá de vuestro rango visible porque hablo en nombre de la Creación. Todos Nosotros hemos vivido en el mundo, en este mundo y en otros mundos antes, al igual que muchos de vosotros.

Vuestras teologías son por mucho demasiado estrechas y limitadas para abarcar el significado de vuestra espiritualidad y la extensión de tiempo que realmente abarca. Pero todo el mundo debe tener un punto de partida. Y todo el mundo debe tener la beneficencia del Creador. Se han provisto muchos caminos diferentes a Dios. Y todos ellos han sido alterados y cambiados por la gente a lo largo del tiempo.

Ahora es tiempo de que aprendáis la teología de la Comunidad Mayor. Si no la aprendéis nunca evolucionaréis más allá de ser una raza primitiva, aislada, ignorante, supersticiosa y tonta en su comprensión de la vida. Es por eso que hay una Nueva Revelación en el mundo, como ves. Y es por eso que es distinta a todo lo que la humanidad ha recibido antes.

La gente no la comprenderá. Estará confusa. Algunas personas se sentirán enojadas y amenazadas. Pero la Revelación de Dios no se da para satisfacer las expectativas de la gente.

Se da para salvar a la humanidad. La humanidad podría perecer frente a las Grandes Olas de cambio. La Humanidad podría perecer en su encuentro con la Comunidad Mayor de vida inteligente, una Comunidad Mayor que no es humana y que no valora el espíritu humano.

Es por eso que hay una Nueva Revelación. Es por eso que tu comprensión ahora debe ser mayor. Debes comenzar a pensar en cosas en las que nunca antes has pensado, a derribar las distinciones que has hecho que no tienen cabida en un verdadero entendimiento, y a hacer las nuevas distinciones que debes hacer para que un nuevo entendimiento pueda surgir. A la gente le llevará mucho tiempo aprender esto, pero incluso si [solo] unos pocos pueden hacerlo, es un comienzo.

Hay muchos en el mundo actual que sienten el Espíritu agitándose en su interior, preparándose para una nueva realidad y una Nueva Revelación. Ellos no han encontrado su hogar en las tradiciones del mundo. Están esperando a que se revele algo nuevo. Están viviendo en el futuro porque su vida presente no puede explicar sus anhelos más profundos o sus mayores asociaciones. Si pueden descubrir la Nueva Revelación, esta traerá claridad y significado a su existencia y responderá sus preguntas —preguntas con las que de otro modo solo podrían vivir, sin respuesta posible a la vista.

Ahora es importante que sepas que has venido al mundo en este tiempo y que cada uno de vosotros ha recibido un mayor propósito para servir al mundo tal como este existe y para servir al mundo en el futuro, de modo que la humanidad pueda tener un futuro y la evolución de la familia humana pueda continuar con una mayor posibilidad de éxito.

Es hora de dejar atrás las historias de la creación y las ideas del fin del mundo, porque la realidad existe mucho más allá de estas cosas. Es tiempo ahora de mirar a los cielos para contemplar la gran extensión del universo y reconsiderar tus creencias e ideas fundamentales, si es que han sido formuladas.

La espiritualidad humana ha estado limitada a este mundo y a regiones locales dentro de este mundo, así como a la historia de esas regiones y de esas razas y esos pueblos. Pero la espiritualidad de la Comunidad Mayor es una espiritualidad de todo el universo. Dios es el Dios de todo el universo, un Dios de incontables razas distintas a la vuestra, un universo que representa la evolución práctica, física y espiritual en cada fase concebible. Eso es lo que estaréis encarando en el futuro. Y es por eso que no podéis ser una raza primitiva con ideas primitivas. También tú debes crecer y expandirte ahora porque la vida te lo está requiriendo.

Las Revelaciones deben venir y deben ser grandes, lo bastante grandes para servir a la humanidad durante mucho tiempo. Aquí es donde todas las tradiciones del mundo encuentran un mayor panorama de expresión. Aquí es donde la unidad de su intención puede reconocerse, y todas las diferencias entre ellas —las diferencias en entendimiento, las diferencias en la práctica y énfasis espiritual, las diferencias en sus maestros, sus líderes y sus Mensajeros— comienzan a desaparecer para revelar su mayor presencia e intención.

El propósito de toda religión es traerte al Conocimiento. Porque el Conocimiento está aquí para guiarte, protegerte y conducirte a una vida mayor en servicio al mundo. Seas de la fe o tradición que seas, este es el caso.

Puede que reces a Dios. Puede que te arrodilles y te postres en el templo, en la mezquita o en la iglesia. Pero hasta que comiences a realizar el trabajo de Dios que has de realizar, no comprenderás la verdadera naturaleza de tu realidad espiritual.

Estas cosas existen, pero deben aprenderse de nuevo, porque la Separación ciega, confunde y abruma en su manifestación. Es también una realidad que parece perpetua aun cuando tiene un final. Pero el momento final del universo supera tanto tu concepto del tiempo que para ti no tiene final. En el lapso de tu vida no tiene final.

Por tanto, acepta esta enseñanza y la preparación para permitir que tu mente deje atrás sus grilletes, sus limitaciones y sus engaños y pueda servir al poder del Conocimiento dentro de ti, sin ser un impedimento al Conocimiento.

Tu mente es un vehículo de comunicación. No es tu verdadero Ser y naturaleza. El intelecto es un poderoso comunicador y un potente piloto. Está aquí para guiar tu barco. Pero tú debes ser el capitán de este barco, y es aquí donde la preparación debe comenzar. Es aquí donde debes mirar y ver aquello que te limita y aquello que expande tu vida, aquello que te conduce al poder y la presencia del Conocimiento y aquello que niega esta presencia y la aleja de ti.

No tienes principio, y por tanto el Alma no puede morir. Pero si el Alma está viviendo en un estado infernal, entonces su sufrimiento parece no tener fin. Es una prisionera en la realidad de la Separación. Esta Separación tiene un final. Pero es un final mucho más allá del lapso de esta vida, un final para el que trabajarás en diferentes capacidades incluso cuando dejes atrás la necesidad de vivir en este mundo o incluso de tomar forma.

Es por eso que las nociones del Cielo y el infierno son nociones primitivas y no están fundamentadas en la realidad. Si tienes éxito en dejar atrás la necesidad de tomar forma, entonces servirás a aquellos que permanecen atrás. Por tanto, tu servicio crecerá. Dios no desperdiciará tus logros, sino que los pondrá en uso para servir a otros que los necesitan y que dependerán de ellos en el futuro.

Aquí todo lo que es religioso debe ser reconsiderado a la Luz de la Nueva Revelación. Aquí debes comprender que no eres tu intelecto y que tu intelecto por sí solo no puede concebir la naturaleza de la Intención y la Presencia de Dios en el mundo. Eso solo puede venir mediante la Revelación, la Revelación dada al mundo entero y la revelación que debe ocurrir dentro de tu vida como individuo, que te trae el poder y la presencia del Conocimiento y te muestra los límites de tu pensamiento y tu comprensión.

Este es un regalo para liberarte, fortalecerte y darte el poder del propósito en el mundo. Pero son muchas las cosas que obstaculizan el camino, muchas firmes creencias y suposiciones. Las personas han construido toda su carrera sobre creencias y suposiciones. Basan su identidad en creencias y suposiciones.

Estas puertas deben abrirse y reexaminarse. Esto exige coraje y fortaleza. Porque la humanidad no está lista para las Grandes Olas de cambio, para vivir en un mundo en declive —un mundo de recursos en disminución, un mundo de límites medioambientales—. La humanidad no está preparada para las realidades de la vida en el universo, que son mucho más desafiantes de lo que ahora puedes imaginar. Es por eso que ahora tiene que darse una Nueva Revelación y la comprensión de la humanidad debe crecer. La unidad y la cooperación humanas deben construirse y establecerse, no en base a altos principios, sino realmente para la supervivencia y la creación.

En el futuro verás quién es sabio y quién no, quién puede responder a la Revelación y quién no, quién tiene el corazón abierto y quién no, quién tiene el coraje para desafiar sus propias ideas y las ideas de sus sociedades y quién no. A la Luz de la Revelación todo esto se revelará, porque nadie puede vivir en el pasado cuando el futuro está siendo revelado.

El Creador de toda vida ama el espíritu humano y a todas las personas del mundo, independientemente de si tienen religión o no, independientemente de si son sabias o tontas, independientemente de si son pecadoras o virtuosas. Esto solo cambia la cantidad de trabajo que debe hacerse para redimirlas, en el tiempo. Pero para Dios, el tiempo no es nada. Para ti, el tiempo lo es todo, como debe ser, como es.

Vuestro destino está en la Comunidad Mayor. Vuestro aislamiento ha terminado. Estáis agotando los recursos del mundo. Para ser libres en el universo debéis ser autosuficientes, debéis estar unidos y debéis ser muy discretos. Estos son los requerimientos para todas las razas libres en el universo. Pero esto requerirá un gran cambio en la comprensión y el comportamiento humanos, así como una gran liberación de vuestro pasado y de los límites de vuestras creencias pasadas.

La gente no cambia muy de buena gana, así que esto llevará tiempo. Pero no tenéis mucho tiempo para prepararos. Es por eso que hay una Nueva Revelación en el mundo. Es por eso que hay una preparación para la humanidad. No todos tienen que prepararse. Pero deben prepararse suficientes personas en todas las naciones y tradiciones de fe para que la humanidad comience a ganar una verdadera comprensión de su difícil situación y de sus grandes oportunidades.

No hay nada más importante en el mundo que esto, porque todo lo que es valioso puede perderse frente a los grandes desafíos venideros. Es por eso que, para ti como individuo y para la familia humana, no hay nada más importante de recibir que la Nueva Revelación.

Con el Conocimiento sabrás cómo proceder. Sin el Conocimiento entrarás en una frustración, confusión y desesperación crecientes frente a las grandes pruebas y la incertidumbre que están llegando. Esta es la Profecía de Dios para la humanidad. El Mensajero de Dios está aquí para proveer esto.

Hoy hay miles de enseñanzas espirituales en el mundo, pero solo hay un Mensajero. Solo hay un Nuevo Mensaje de Dios. Si no aceptas esto es porque temes que la respuesta se haya dado finalmente y que esta requiera de ti grandes cosas y una mayor responsabilidad.

Verás quién puede responder y quién no y todas las razones que la gente da para negar aquello que tiene la promesa de salvar a la familia humana. La luz expone la oscuridad y todo lo que allí está oculto. La luz revela aquello que estaba oculto, aquello que estaba encubierto, aquello que era llamado falsamente por otros nombres. En este tiempo de Revelación, verás aquello que es verdadero y aquello que es falso. Y las distinciones estarán claras.

Ten gran fe entonces en que el poder y la presencia del Conocimiento están contigo. El Conocimiento permanece incorrupto dentro de ti. Tu mente está confusa, temerosa y llena de ideas falsas y limitantes. Pero el poder del Conocimiento está contigo. Es por eso que tu vida tiene gran promesa a pesar de tus circunstancias y las dificultades del día.

La preparación es demandante, porque la libertad ha de ganarse. No puede solo suponerse. Debes abandonar aquello que la niega para que se haga fuerte dentro de ti. Es una demanda sobre los hombres. Es un requerimiento y no solo un consuelo.

Escucha entonces la Voz que habla en nombre del Poder de la Creación —una Voz mayor que la tuya, una Voz más allá de un individuo, una Voz que habla en nombre de una gran Presencia y Jerarquía en el mundo, una Voz que no puedes identificar, una Voz que no forma parte de vuestras tradiciones—. Pero esta es la Voz que habló a los grandes emancipadores y Mensajeros en el pasado —una Voz como esta, llevándoles más allá de su entendimiento actual y preparándoles para proveer esto a su gente lo mejor que sus capacidades les permitieran.

Responde a esta gran llamada y tu vida comenzará a moverse, y tus errores se harán evidentes. Esto comenzará a cambiar tu lealtad a personas, lugares y cosas como un acto natural y fundamental y que está en armonía con tu experiencia más profunda.

Dios solo te pide retornar a lo que es verdadero dentro de ti y dentro de otras personas. No tienes que ser magnífico o absolutamente puro y sin falta, porque eso no va a ocurrir. Incluso los más grandes entre vosotros tendrán dudas e inhibiciones.

Que esta sea tu comprensión.