Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 25 de enero de 2015
en Jerusalén, Israel

Texto original: The Heart of God

Escucha el audio original aquí (en inglés):

Descargar (cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

Para conocer el Corazón de Dios debes entender cómo trabaja Dios en el mundo y cómo Dios ve a aquellos que viven en Separación y están circunscritos en la Separación viviendo en la realidad física. Pues parte de la Creación ha entrado por voluntad propia en el universo físico para experimentar la Separación.

Vivir aquí, sin embargo, es una situación difícil. Lleva a las personas a la confusión, en la que olvidan su Antiguo Hogar y su Fuente y a aquellos que velan por ellas. Dios sabe que viviendo en Separación las personas estarán confusas, que caerán bajo las persuasiones del mundo, que caerán bajo las persuasiones de sus culturas y sociedades, incluso de la propia religión tal como ha sido formulada aquí en la Tierra.

Dios sabe que sin el Conocimiento más profundo que Dios ha puesto dentro de cada persona, que es como un faro para ayudarlas a retornar al Hogar, puede surgir todo tipo de confusión, conflicto y maldad. Y así ha sucedido aquí en la Tierra.

Pero Dios ama la Creación. Y la Creación ama a Dios. Y aunque estás viviendo en la Separación, en la realidad física, aunque pareces ser un individuo separado de otros individuos, separado de tu Fuente y en tu interior separado del Conocimiento más profundo que Dios ha puesto allí, sigues siendo parte de la Creación. Dios sigue amándote. Y tú amas a Dios.

Nunca puedes perder esto. Incluso si vives la vida más pecaminosa y depravada, nunca pierdes esto.

Por eso es la fuente de tu redención. El Amor de Dios por ti y tu amor por Dios es lo que te redime. El Conocimiento que Dios ha puesto dentro de ti aún contiene este amor, hace esta conexión y la mantiene viva para siempre. Incluso si vives en los rincones más alejados de la Separación, el Conocimiento sigue conteniendo tu conexión con Dios y con el Corazón de Dios, que está conectado con tu corazón y tu alma.

Aquí no puede haber condenación. No hay día del juicio como la gente lo concibe, como ha sido enseñado y reforzado en este mundo. No hay infierno ni condenación. Pero está el infierno de la Separación y estás viviendo en ese infierno ahora.

Ya seas rico o pobre, estás separado de tu Fuente. Estás separado de aquellos que velan por ti desde más allá del mundo, desde más allá de la realidad física. Estás separado del Conocimiento en tu interior, que representa la parte de ti que nunca ha dejado a Dios.

Tu alma está a la deriva en el universo, a la deriva en un gran océano, perdida. Pero gracias a que Dios ha puesto el Conocimiento dentro de ti, Dios sabe dónde estás. Y cuando estés listo Dios te llamará a comenzar el retorno.

Una vez que te has cansado de buscar satisfacción aquí, una vez que te desaniman tus propias ambiciones y las ambiciones de otros, una vez que comprendes que no puedes realizarte a ti mismo aquí viviendo en Separación, una vez que comprendes que no puedes replicar aquí en la Tierra lo que tuviste antes de venir, entonces alcanzaras un punto, un punto de inflexión. Y poco a poco, cada vez más, comenzarás tu retorno.

Dios sabe que eventualmente retornarás, pero en el tiempo languideces y sufres, y sufres la crueldad de otros y tu propia dureza contigo mismo. Sufres por muchas cosas. No puedes aliviar este sufrimiento excepto comenzando el retorno: reconectando con el Conocimiento que Dios ha puesto dentro de ti, que contiene tu redención.

El Conocimiento no está aquí para sacarte del mundo, sino para llevarte a él con un mayor propósito. Porque te ha dado un mayor propósito por el que estar aquí, en este mundo, bajo las circunstancias mismas que tiendes a evitar o negar, bajo la realidad de tu situación.

Dios busca ponerte a trabajar en tu propia manera única, jugando tu parte, para deshacer la Separación dentro de ti y entre tú y otros. Y continuarás este trabajo más allá de esta vida. Porque cuando te vas de aquí no vas al Cielo o al infierno. Entras en otro nivel de servicio, sirviendo a aquellos que permanecen atrás, asistiéndoles cuando te es posible, cuidándoles.

Es un Plan perfecto. Es el Plan Mayor de Dios que ninguna religión en este mundo podría nunca contener. ¿Cómo podría tu entendimiento religioso dar cuenta de un universo de billones y billones de razas y más, en esta galaxia y en otras galaxias, viviendo todas en Separación? E incluso la inmensa extensión de la realidad física no es sino una pequeña parte de la Creación atemporal de Dios.

Solo cuando deshagas la Separación comenzarás a entender lo que la causó. Ahora mismo no puedes entenderlo. Vuestras religiones no pueden entenderlo. La persona más lista en el mundo no puede entenderlo, porque está todavía circunscrita por la Separación. Es por eso que no hay maestros viviendo en el mundo, porque la maestría está más allá del mundo. Aunque hay individuos que son sabios y competentes y tienen visión, la maestría está más allá de este mundo, a un nivel más alto, más allá de la niebla del mundo, más allá de las nubes de confusión que hay aquí, aquí en el suelo, como ves.

Es por eso que vuestras religiones solo pueden ser aproximaciones a una mayor verdad. Viviendo en el tiempo y el espacio y el cambio, solo podéis ver una parte. Es por eso que Dios ha dado las grandes Revelaciones al mundo, para que empezasen a dar testimonio de esta Mayor Realidad. Una gran Revelación por sí sola no puede hacer esto completamente. En realidad las necesitáis todas.

Ellas representan el gran cuidado que tiene Dios por este mundo, así como por otros mundos que son mucho menos libres que el vuestro en este momento. Porque la libertad es rara en el universo. Es muy difícil de lograr entre las naciones de los separados. Pero puede lograrse, y si se logra es un gran regalo no solo para ese mundo y esa gente, sino para el universo entero.

Lo que te estamos diciendo hoy aquí representa el Corazón de Dios. Porque no hay malicia en Dios. No hay venganza en Dios. No hay crueldad ni castigo en Dios. Por tanto, no puedes usar la religión como bandera de guerra o como un principio legal para castigar, torturar o ejecutar a otros. Eso es un crimen contra Dios y contra la Voluntad y el Propósito de Dios para el mundo. Cualquier escritura o interpretación que defienda estas cosas no es auténtica y no es comprendida.

¿Por qué te castigaría Dios cuando Dios sabe que, sin el Conocimiento que Dios ha puesto dentro de ti para guiarte, caerás en el error y el conflicto y te volverás cruel contigo mismo y con otros? ¿Por qué Dios iba a castigarte cuando eres necio e ignorante? Dios te perdona porque no sabes lo que estás haciendo.

Hasta que el Conocimiento pueda guiarte —el Conocimiento que Dios ha puesto ahí, en cada persona, sea religiosa o no, de toda cultura y nación—, hasta que puedas seguir esto, no sabrás lo que estás haciendo. No sabrás tu propósito. No sabrás tu destino. No sabrás quién te ha enviado aquí y con qué propósito. Estarás perdido, flotando a la deriva, languideciendo en el tiempo, intentando ser feliz, intentando evitar el dolor, cayendo en la corrupción en un mundo corrupto, lleno de corrupción.

Dios sabe que sin las bendiciones de la Creación perderías todos los beneficios de la Creación. Dios sabe que estando separado de tu Antiguo Hogar perderías todos los beneficios de tu Antiguo Hogar.

El infierno y la condenación son una invención humana para acorralar a la gente y hacerla creer, para amenazarla. Pero la tragedia es que si no recibes las Revelaciones de Dios, aquella que sea para ti individualmente, y no aprendes a entenderla, entonces languidecerás en la Separación y no podrás salir de ella.

Es como si hubieras descendido a un profundo barranco o cañón y Dios hubiera enviado escaleras para ayudarte a subir y salir. Pero si no subes, entonces sigues atrapado allí. No puedes salir simplemente por desearlo. Dios no va a elevarte sin más algún día, borrando todos tus errores. Y la creencia no te sacará fuera, porque la creencia no es verdadera todavía a no ser que esté guiada por el Conocimiento.

No puedes usar la creencia para salir de esta situación. Debes aprender a ascender el otro lado usando las escaleras que Dios ha desplegado. Y Dios ha desplegado más de una escalera, porque sabe que no todas las personas seguirán solo una. Dios sabe que no todas las personas seguirán una única Enseñanza o a un único Maestro. Y Dios sabe que toda gran Revelación que se trae al mundo con el tiempo será corrompida por la gente, y por tanto debe haber Revelaciones adicionales para traer clarificación y corrección a todos los errores que la humanidad ha cometido con las Revelaciones previas.

Es el Amor y el cuidado de Dios por ti y por todos los que moran aquí lo que da lugar a este gran ofrecimiento de redención.

Dios tiene un Plan perfecto. Está más allá de la propiedad de cualquier religión, pero cada religión puede aproximarse a él y apuntarte en la dirección apropiada si está libre de condenación y está libre de los errores de la humanidad, la cual tontamente asume que conoce la Voluntad de Dios y cómo Dios trabaja en el mundo.

Las personas piensan que entienden el Misterio, pero ni siquiera han comenzado a entenderlo. El Misterio es lo que existe más allá de tu entendimiento intelectual. El camino a Dios está más allá de tu entendimiento intelectual. Debes estar dispuesto a ir más allá para continuar en tu retorno.

Aquellos que se vuelven fundamentalistas religiosos están bloqueados en cajas en la ladera de la montaña. No pueden seguir subiendo. Han construido un muro en torno suyo que les separa aún más de aquellos a su alrededor, profundizando su Separación. Aun cuando se adhieren a sus principios religiosos, estas personas están profundizando su Separación, alejándose más y más de la Voluntad y el Propósito de Dios en el mundo.

Es por eso que las figuras religiosas tenderán a oponerse a una Nueva Revelación en el mundo. Esta amenaza sus creencias, la base sobre la que se han invertido a sí mismas. Esta les desafía a ir más allá de sus ideas y su teología, porque todo eso es de la mente y no del corazón y el alma. El alma retorna a Dios sin presunción, sin reprensión y sin condenación.

Por tanto, Dios ha iniciado todas las religiones del mundo, siendo cada una un bloque de construcción fundamental para levantar la civilización humana sobre un principio ético más alto, manteniendo el poder del Conocimiento vivo en el mundo, mientras en otras naciones de otros mundos este ha desaparecido o nunca fue fomentado.

Todas las religiones son importantes. Ellas se equilibran mutuamente —sus excesos y extremismos—. Ellas corrigen los errores del pasado. Ellas redefinen el enfoque, porque Dios sabe que no todo el mundo puede seguir un único camino o a un único Maestro, ni siquiera a los grandes Mensajeros.

Por tanto, como los ríos que fluyen todos al mismo mar, las religiones convergen y se unen a un nivel más alto. Y aunque su ideología puede diferir y estar en contraste entre sí, es todo para un mayor propósito.

Porque tu retorno a Dios no es una empresa intelectual. No se construye sobre una montaña de creencia y suposición. Pues la verdadera creencia te conducirá al Misterio. Y el Misterio te llevará más allá de la creencia, porque Dios y la Creación existen más allá del entendimiento humano o del entendimiento de cualquier raza en el universo. Porque ¿quién puede suponer que conoce al Dios de toda la Creación, de incontables mundos como el vuestro, de incontables razas tan diferentes de la humanidad?

Por primera vez en la historia, Dios está abriendo de par en par las puertas a la vida en el universo y al Trabajo mayor de Dios en el universo. Porque para entender lo que Dios está haciendo en este mundo debes entender lo que Dios está haciendo en todo el universo.

Nunca antes fue posible presentar estas cosas, porque la humanidad estaba todavía en un estado muy primitivo. Pero la humanidad se encuentra ahora en el umbral del espacio y ya ha comenzado una intervención por parte de razas de más allá del mundo —una intervención peligrosa, una intervención secreta—. Por tanto, la humanidad debe aprender estas cosas ahora y solo la Nueva Revelación de Dios puede prepararla para esto.

La humanidad ha cambiado el mundo en tal grado que ahora este cambiará por su cuenta, produciendo una experiencia de un nuevo mundo de gran dificultad y peligro para la familia humana, un cambio a un nivel nunca visto antes en el mundo. Por tanto, Dios ha hablado de nuevo para prepararos para esto.

Las religiones del mundo están en mutua disputa y divididas internamente. Y la violencia y el fundamentalismo religiosos están aumentando aquí y allá con gran destrucción, dividiendo aún más a la familia humana, fracturándola aún más, debilitándola aún más en un tiempo en el que la cooperación y la unidad humanas son vitales para vuestro futuro en un mundo en declive.

El Corazón de Dios lo sabe y ha enviado una Nueva Revelación para traer clarificación y restaurar vuestro entendimiento del propósito de todas las religiones del mundo y de cómo cada una debe ahora jugar una parte en unir a la humanidad y prepararla para las Grandes Olas de cambio que están llegando a este mundo, así como para su encuentro con un universo lleno de vida inteligente —los dos mayores eventos en toda la historia humana.

Las religiones del mundo deben ser ahora parte de la solución y no del problema, porque se dieron para unir a la humanidad y serle de gran valor. Pero esto requiere mucha clarificación y la restauración de su propósito y sentido iniciales y lo que el Cielo quiere ahora para ellas, que está siendo provisto mediante la Nueva Revelación de Dios, porque Dios sabe que sin la Nueva Revelación la humanidad continuará luchando y, a medida que los recursos en el mundo declinen y la población crezca, enfrentaréis la perspectiva de una destrucción y guerra interminables.

Dios lo sabe, por supuesto, y está intentando rescatar a la humanidad de una condición que ha creado para sí misma, una condición que muchas razas en el universo han creado, a menudo conduciendo a una gran tragedia.

Debido a que Dios os ama y amáis a Dios, se ha dado esta gran Revelación. Es por esto que se dieron las Revelaciones del pasado, dadas quizás solo una vez cada milenio, dadas para el momento y para los tiempos venideros, así como para preparar a la humanidad para un futuro que no puede ni siquiera anticipar —así de grande es el regalo de cada Revelación.

Tú no sabes de estas cosas, aún no. Pero tu comprensión debe crecer. Debe crecer más allá de la división y la discriminación y la opresión de otros. Debe crecer más allá de las divisiones de la religión para entender el propósito de la religión y la Voluntad del Cielo respecto a la religión.

Dios sabe cómo redimirte, a ti y a todos. ¿Por qué suponer que sabes lo que te redimirá? Tus creencias solo pueden apuntarte en la dirección correcta. Más allá de esto, es el poder de la Gracia, la misteriosa involucración con el Conocimiento en tu interior y la involucración llena de propósito con el mundo lo que restaurará tu verdadera dirección, así como lo que has de dar aquí de manera única a un mundo de creciente necesidad y desesperación.

Estás aquí para dar y servir, no para criticar y condenar. Estás aquí para perdonar y construir puentes entre unos y otros, no para quemarlos y luchar contra otros interminablemente por tus ideas, tus preocupaciones, tu codicia y tu miedo.

Solo una humanidad que puede cooperar entre sus naciones y religiones podrá preparar a la familia humana para un mundo en declive y darle fuerza y eficacia en el universo, donde estará haciendo frente a mundos unidos.

Aquí la unidad humana no es solo una buena idea. No es solo un alto principio moral. Es el requerimiento para la supervivencia en el universo si la humanidad quiere ser una raza libre y autodeterminada, compitiendo con poderes que no son libres.

La humanidad puede hacer esto, pero ello requerirá un gran cambio en el entendimiento, una gran reevaluación, un gran encaramiento de la realidad. Debe tener una Nueva Revelación de Dios para llevar a las religiones del mundo a una gran unidad y cooperación, para clarificar su entendimiento de la Voluntad y el Propósito de Dios para el mundo y cómo Dios trabaja aquí, trabajando a través de individuos desde dentro hacia fuera.

[La Nueva Revelación] se está dando en un tiempo de gran y creciente crisis en el mundo, mayor que lo que ahora entiendes. La necesidad es muy grande. Y el Amor de Dios ha traído aquí una gran Revelación para ti y para otros. Aunque no todos podrán recibirla y aceptarla, suficientes personas deben hacerlo para que [la Revelación] cambie el curso del comportamiento y el entendimiento humanos.

Puedes hacer esto porque amas Dios y Dios te ama. Y tu vínculo nunca se ha roto completamente. Aun cuando has elegido venir a la Separación y morar en ella, [este vínculo] aún vive y es poderoso dentro de ti. Este desbanca tus creencias religiosas. Es más importante que tus ideas. Es más poderoso que cualquier cosa que creas que es poderosa.

[Este vínculo] puede reclamarte. Puede cambiar tu vida. Puede reunir vínculos con otros. Puede construir puentes entre naciones, construidos ahora por necesidad, pues la humanidad debe unirse para sobrevivir en un mundo en declive.

Las religiones continuarán porque todas ellas son importantes. No intentes hacer tu propia religión, pues eso es tonto. Porque Dios ha enviado escaleras al profundo barranco, más de una para que todos tengan la oportunidad de salir. Y ahora Dios ha enviado otra escalera al barranco porque esto es necesario en este tiempo, en un tiempo de Revelación.

Se ha enviado un Mensajero desde la Asamblea Angélica, de la que todos los Mensajeros han venido. Por tanto, no puede haber verdadera disputa entre las religiones del mundo, porque aquellos que vinieron para traerlas vinieron todos desde la misma Fuente. Cuando están en el mundo son mitad santos, mitad humanos. No son dioses. Porque no hay dios sino Dios. Pero ellos son las personas más importantes en el mundo, debido a lo que han venido a dar y por el gran cambio y desafío que pueden proveer para este tiempo y los tiempos venideros.

Este es tu desafío. Debe haber un cambio en tu corazón para jugar tu mayor parte en el mundo. Debes recibir la Revelación para entender tu propio camino religioso.

Permite ahora que Dios os ayude. Permite que Dios sostenga el mundo. Dios no tomará el control del mundo. Pero Dios os hará lo suficientemente poderosos y unidos para restaurar el mundo y crear un futuro mucho mejor que el pasado, para preservar la libertad y la soberanía humanas en el universo y dar a la humanidad un hogar permanente aquí en el mundo, conduciendo a mayores logros y satisfacción y evitando los peligros de la catástrofe.

Es debido al Corazón de Dios que se te está dando esto ahora, que te estamos hablando ahora y que el Mensajero está aquí ahora. Comprende esto y tu vida se enfocará. Y tu corazón crecerá. Tu fuerza crecerá. Y el amor en tu interior será liberado al mundo.