Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 17 de septiembre de 2008
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: God, Knowledge and the Angelic Presence

Escucha el audio original aquí (en inglés):

Descargar (cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

El universo es inmenso, tan inmenso que es incomprensible. Nadie ha podido recorrer sus extensiones. Nadie ha podido abarcar su vastedad y complejidad. Está más allá del alcance intelectual de cualquier raza en el universo. Pero la Creación entera tiene una Fuente y un Autor.

Cuando comienzas a pensar en Dios dentro de este mayor contexto, Dios se vuelve tan vasto e inmenso que es incomprensible. Y sin duda debes abandonar la idea de que Dios está preocupado por algún mundo en particular, con alguna raza de seres en particular.

A lo largo de la historia humana, la relación del hombre con Dios ha sido el centro del enfoque y los estudios religiosos. Pero aquí, en su mayor parte, se concibe a Dios como una entidad muy local, como un ser con valores humanos, imbuido con la psicología y las emociones de un ser humano. Incluso si Dios se considera incomprensible, aun así es imbuido con psicología, emociones y valores humanos.

Para pensar en Dios más allá de esta definición limitada, uno tendría que reconsiderar la naturaleza, el futuro y el destino de uno mismo y toda su realidad. Dios no puede estar limitado a solo esta Tierra. Si eres Creación de Dios, parte de la Creación de Dios, entonces estás conectado con toda la Creación, no [solo] con este pequeño mundo, que es como un grano de arena en una playa que se extiende hasta donde alcanza la vista.

Siempre que la historia y la leyenda hablan de Dios hablando a la gente, o de Dios enfadándose con el comportamiento humano o decepcionándose con la existencia de la humanidad, uno está imbuyendo a Dios con atributos humanos y considerando a Dios solo en el contexto de este único mundo.

Pero el Creador de toda vida es el Creador de toda vida —de vida que es muy diferente de la forma y la conciencia humanas—. La vida inteligente ha evolucionado por todo el universo en formas incontables, con muy diferentes expresiones. Pero todas están sujetas a las fuerzas de la naturaleza en esta realidad física. Todas requieren recursos y un medioambiente favorable. Todas deben luchar por aprovisionarse a sí mismas y a sus mundos. Y todas encaran su desaparición, porque están viviendo una vida temporal en una realidad física.

Para siquiera empezar a considerar a Dios dentro de este vasto escenario de vida inteligente, uno debe reconsiderar toda su idea de Dios y ver que Dios realmente se extiende mucho más allá de la estimación humana, y debe ver que las leyendas sobre Dios y la historia del pensamiento humano sobre Dios por fuerza deben ser muy, muy limitadas —limitadas por vuestra experiencia y conciencia y por los límites de vuestro entorno inmediato.

El Dios de una Comunidad Mayor de vida es muy diferente. Dios no está preocupado con los asuntos humanos.

A lo largo del tiempo Dios ha enviado Mensajeros al mundo, Mensajeros que han sido enviados aquí por la Presencia Angélica que supervisa la evolución y el bienestar de este mundo.

Dios es demasiado grande para estar preocupado con este único mundo. Dios no es un ser humano. Dios no está limitado por las emociones, la psicología o el entendimiento humanos.

El Plan de redención para todos los seres que viven en la realidad física se extiende a todas las dimensiones, y este Plan incluye una vasta red de asistencia para aquellos que todavía están viviendo en la forma —viviendo en una realidad separada, atrapados en una realidad separada.

Para entender el Trabajo de Dios en el mundo, debes entender el Trabajo de Dios por todo el universo. Mucha gente piensa que el universo es simplemente un gran espacio vacío. Pero está repleto de vida, y las dimensiones y la extensión de esta vida son inimaginables.

Pero Dios está en todas partes, redimiendo a los separados mediante el Conocimiento, mediante una inteligencia más profunda que Dios ha puesto dentro de todos los seres conscientes. En vez de estar Dios observando tu vida, o enviándote mensajes, o disgustándose por tu aparente falta de progreso, Dios simplemente ha puesto el Conocimiento dentro de ti para guiarte, dirigirte y contenerte.

La gente está viviendo en la superficie de su mente —en su intelecto, en la parte de su mente que es fruto de su condicionamiento social—. Ellos no sienten el poder y la presencia del Conocimiento. Quizá tienen una intuición de vez en cuando, sentimientos más profundos que no pueden explicar, premoniciones extrañas o un sentido de presentimiento y contención.

Todo el mundo ha tenido esta experiencia en algún grado, y esta es evidencia de una corriente más profunda en tu vida, de una mente más profunda bajo la mente superficial en la que vives. Más allá de tu identidad como individuo, más allá de tu condicionamiento social, político y religioso, está esta mente más profunda.

Dios te ha dado esta mente. De hecho, esta mente es quien realmente eres. No está limitada por las condiciones de este mundo, por los errores del comportamiento humano o por los poderes de persuasión que existen aquí y por todas partes en el universo. Es la parte más importante de ti. Pero es la parte de ti que está menos explorada, experimentada y comprendida.

En cada mundo donde viven seres conscientes o que ha sido colonizado, Dios ha asignado una fuerza de redención para dichas naciones y grupos de individuos. En mundos como el vuestro, que están muy poblados y contienen una gran diversidad y complejidad de vida, esta Presencia Angélica tiene muchos diferentes niveles de expresión y diferentes niveles de servicio. Pero su propósito general es supervisar el progreso y el bienestar de la humanidad.

Pero la Presencia Angélica no puede interferir sin previa invitación, a menos que se pida su asistencia con gran seriedad y sinceridad. E incluso en este caso existen limitaciones, porque se te ha dado libre albedrío viviendo en este estado separado —viviendo en la forma, inconsciente ahora de tu origen y tu destino, inconsciente ahora del mayor Conocimiento que vive dentro de ti.

Se te da libre albedrío: la libertad para escoger, para negar, para engañarte a ti mismo y engañar a otros, para creer lo que quieras, para imaginar lo que quieras, para pensar en Dios y en la realidad de la forma que quieras, o bien nada en absoluto. Tienes esta libertad. Por tanto, la Presencia Angélica debe respetar esta libertad.

Mucha gente quiere que Dios retorne para tomar el mundo, castigar a los malvados y elevar a los justos. Pero eso no va a pasar. Las personas están esperando la segunda venida de su emancipador, en cualquier personaje o forma que puedan imaginar, y piensan que esto conducirá a una gran era de paz y rectitud. Pero eso no va a pasar.

El éxito y el fracaso de la humanidad están en gran parte en sus propias manos. Pero la Presencia Angélica está aquí para alentar y estimular a los individuos que están abiertos a su Presencia, que están dispuestos a seguir sus recomendaciones y a vivir una vida más ética y significante basada en el servicio a la humanidad y a este mundo. Todos los demás que buscan la Presencia Angélica para enriquecerse, ganar ventaja sobre otros o destruir a sus enemigos no obtendrán respuesta ni asistencia.

Si quieres la ayuda de Dios, debes buscarla con sinceridad y no debes tener ningún otro incentivo o expectativa. Dios no enriquece a ciertas personas empobreciendo a todas las demás. La condición del mundo es una condición que la humanidad ha creado para sí misma, dentro de los límites y las restricciones del medioambiente de este mundo.

Tienes libre albedrío, incluso si no te sientes libre, incluso si careces de libertad política o social. Todavía puedes elegir qué seguir, en qué creer, qué valorar y qué negar. La Presencia Angélica está aquí precisamente para alentarte a escoger en la dirección correcta, en la dirección de tu propia redención y autorrealización.

Más allá de esto la Presencia Angélica no interferirá, a pesar de todas las historias que presentan a Dios interviniendo a favor de ciertas gentes en ciertos momentos. Esto representa una malinterpretación del Plan de Dios y del propósito y el poder de la Presencia Angélica que existe aquí.

Por todo el universo, hay incontables Seres en la Presencia Angélica que están sirviendo a los que todavía viven en un estado separado, alentando su conexión con el Conocimiento más profundo que Dios ha puesto en su interior y, mediante este Conocimiento, trayendo beneficio, progreso, paz y tolerancia a esas naciones donde, en muchos casos, ha sido perdido, suprimido y olvidado.

Existen muy pocas naciones libres en el universo, porque la libertad es caótica y disruptiva. Es creativa. No conoce límites. Y por ello muchas razas han elegido eliminarla o limitarla en un alto grado para lograr estabilidad y orden social, limitándose entonces a sí mismas, limitando su progreso en la vida y su capacidad para acceder al Conocimiento y a todos los poderes y talentos que este proveerá, tanto para el individuo como para las naciones en conjunto.

Porque cuando dejas de ser creativo, dejas de avanzar y progresar. Pero muchos mundos y naciones han elegido eso. Y la humanidad está en grave riesgo de elegir ese camino, valorando y venerando su tecnología y olvidando de dónde vienen realmente el poder de la inspiración y la creatividad.

La Presencia Angélica que está aquí responderá al anhelo del corazón y del alma. Responderá a lo que está comunicándose y expresándose realmente mediante tus peticiones y tus oraciones. Quizá pienses que quieres que tu negocio funcione, o que haya cierto resultado para cierta persona, pero en realidad a menudo esto trata sobre otra cosa. Porque en la base de tu petición existe el deseo de ser reconectado con el poder y la presencia de Dios dentro de ti y con el Poder y la Presencia de Dios que existen en este mundo —en la gente y más allá de la gente, a lo largo de todo el camino hasta la Presencia Angélica.

Puede que pidas a Dios un favor o un milagro, pero la petición más profunda es realmente conectarte, porque cuando te conectas al Conocimiento dentro de ti entonces Dios puede hablarte a través del Conocimiento. La Voluntad de Dios te habla. No es que Dios deje el universo para venir a susurrar en tus oídos. Es la Voluntad y la Intención de Dios, dirigida por la Presencia Angélica aquí en la Tierra, la que se comunica contigo a través del Conocimiento.

Las personas pueden estar muy confusas con respecto a qué es el Conocimiento, porque piensan en él en términos psicológicos o de su entendimiento de la religión. Pero en esencia, el Conocimiento es la mente más profunda dentro de ti, a través de la cual la Voluntad de Dios puede comunicarse contigo y guiarte.

Dios te ha imbuido con una conciencia más profunda, mucho más profunda y penetrante que tu conciencia social, la cual ha sido establecida por tu familia, tu sociedad y tu formación religiosa, si has tenido formación religiosa. Existe un sentido más profundo de lo que está bien y lo que está mal, de lo que es verdad y lo que es falso, de lo que es justo y lo que es injusto, que va más allá de tu condicionamiento social y las expectativas de otros.

El hecho de que muy pocas personas hayan experimentado esto en un grado apreciable representa los límites del progreso de la humanidad, mostrando que la humanidad no ha progresado realmente hasta ese punto en su evolución conjunta, en la evolución de su conciencia y de su mayor fuerza. Puede que tenga armas de destrucción masiva y puede que haya inventado algunos aparatos únicos e ingeniosos en su tecnología, pero la mayoría de las personas todavía no tienen idea de quiénes son o hacia dónde están yendo en la vida. Todo eso se deja en manos de la ideología, la convención social o la fantasía pura.

Por tanto, en general la humanidad no ha progresado demasiado. Pero su progreso, tanto individualmente como en conjunto, es muy importante, y es este progreso el que la Presencia Angélica asiste. ¿Para qué es esta asistencia? Es principalmente para la emergencia del Conocimiento dentro del individuo, así como de la fuerza y el poder del Conocimiento dentro de la humanidad en conjunto.

El entendimiento del Plan y la Presencia de Dios por parte de la humanidad es realmente limitado. Es muy local. Asume que Dios es simplemente una persona grande, con todos los sentimientos y tendencias de una persona —un gran ser humano, por supuesto muy sabio y poderoso—. Pero la mayoría de la gente piensa personalmente en Dios de esta manera, como alguien con el que pueden relacionarse y que comprende sus problemas y sus dificultades.

Cuando la historia o las leyendas de la humanidad hablan de Dios comunicándose con el mundo, lo que realmente están describiendo es a la Presencia Angélica comunicándose con ciertos individuos. Un libro sagrado, por ejemplo, si se afirma que viene de Dios o que es la Palabra de Dios, en realidad recoge las palabras de la Presencia Angélica. Porque Dios no usa palabras para comunicarse. Habiendo un infinito número de lenguajes en el universo, Dios no usa tu lenguaje particular para comunicarse. Todo eso viene de la Presencia Angélica que tiene asignado el bienestar de vuestro mundo particular.

La Voluntad de Dios fluye a través de la Presencia Angélica y todos sus niveles, y fluye a través del Conocimiento dentro del individuo, expresándose en él. Al igual que la fuerza vital se expresa en las plantas y en los animales, con cada latido de tu corazón y cada respiración que haces, la Voluntad de Dios lo permea todo, encontrando vías de expresión y trasladándose a través de niveles de relaciones.

Aquí la Presencia Angélica sirve como un intermediario entre la experiencia pura y la realidad de Dios por un lado y tu vida individual separada aquí en el mundo por otro. La Presencia Angélica traduce la Voluntad de Dios al lenguaje, dándole forma, imágenes, componiendo historias, ideas, explicaciones, todo, de forma que puedas comprenderla y seas capaz de relacionarte con ella dentro de las propias circunstancias de tu vida.

Fundamentalmente, debe haber un entendimiento y una educación completamente nuevos respecto a esto. Algunas personas creen que muchos de los ángeles de Dios han caído, que han sido seducidos por los placeres y las tentaciones de la vida física y han caído volviéndose demonios, y que ligas enteras de ángeles se oponen a Dios —o lo hacen otros seres que se oponen a la realidad de Dios.

Esto sin duda es útil porque identifica la oposición, pero realmente la oposición forma parte de la realidad de vivir la vida en Separación —del deseo de estar separado, del miedo a renunciar a esta Separación, del énfasis en la singularidad de uno mismo y en todas las particularidades de la identidad y la psicología propias—. Las personas ponen un gran énfasis en lo que las hace únicas, en lo que les da estatus, en lo que les proporciona reconocimiento y las hace poderosas o deseables.

Este es el poder que se opone a la realidad de la vida. Sin duda, hay seres que están comprometidos con esto. Incluso hay seres fuera de tu rango de visión que están comprometidos con esto. Hay ángeles que están comprometidos con esto. Pero no pienses que hay un ángel caído que es la fuente de todo mal en este mundo o en todo el universo. Eso es proyectar un entendimiento incorrecto.

Es una condición de vivir una vida en Separación. Las personas quieren retornar a la unión con Dios, pero no quieren renunciar a la vida separada que tienen aquí. Ni tampoco deberían. Dios nunca te pide hacer eso. Porque Dios te da un mayor propósito por el que estar en el mundo. En vez de buscar escape e intentar satisfacerte mediante tus ambiciones e ideas, Dios, mediante el Conocimiento, te está dando un mayor propósito en el mundo.

Así es como Dios te redime: dándote algo realmente importante que hacer con tu vida. Dios no arroja un hechizo sobre ti, disolviendo todo tu enfado, tu resentimiento, tu frustración y tu confusión mental. Porque Dios no creó estas cosas, y por tanto no puede descrearlas.

Pero lo que Dios hace a través de la Presencia Angélica y a través del Conocimiento dentro de ti es darte algo importante que hacer en la vida. En efecto, fuiste enviado a este mundo para hacer ciertas cosas específicas con ciertas personas específicas. Es improbable que hayas encontrado ya este propósito o a estas personas, pero tu corazón los anhela. Todo en tu naturaleza más profunda está intentando llevarte a este propósito, a estas personas y a estas formas de servicio a la humanidad y al mundo.

El hecho de que la gente esté descuidando esto o evitándolo o negándolo es la fuente de mucho de su sufrimiento. Porque sin este mayor propósito, sin las relaciones que sirven a este propósito y sin el cumplimiento de este propósito, todo aquello que puedas hacer o intentes hacer, sea lo que sea, nunca satisfará la necesidad del alma.

Porque en el corazón de ti está lo que Dios creó en ti, no lo que tú creaste o lo que creó tu sociedad. Incluso la persona más terrible o violenta en el mundo tiene en su centro aquello que Dios creó. Su ignorancia y su rebelión son la fuente de su frustración, su ignorancia y su violencia sobre el mundo.

Es por eso que Dios no creó el infierno y no castiga a los malvados. Tú quieres castigar a los malvados para vengarte y aplicar tus nociones de la justicia. Pero para Dios, solo hay redención para aquellos que han caído o se han perdido. Los individuos que viven vidas violentas o destructivas tendrán un viaje mucho más largo que hacer, y tendrán que desempeñar un servicio mucho mayor a la humanidad para redimirse. Pero al final, es realmente de la redención de lo que trata todo.

¿Qué es la redención? Para ti que estás viviendo en este mundo, en esta vida, en este momento, la redención es descubrir tu mayor propósito en el mundo, expresándolo, aceptándolo y cumpliéndolo lo mejor que puedas. Eso es la redención para ti en este momento, dentro de esta realidad. Más allá de esto tu intelecto no puede ir.

Dios te ha dado una vida mayor, y ha puesto la realidad de esta vida mayor en el Conocimiento dentro de ti. El Conocimiento dentro de ti está más allá del dominio y el alcance de tu intelecto. Es algo que debes experimentar profundamente dentro de ti, aprendiendo a confiar en él y a seguirlo. Esto te desafiará a ti que todavía estás apegado a tus objetivos, a tu idea de ti mismo, a tu condena de otros y a todas esas cosas que han conformado tu realidad separada. Serás desafiado a seguir el Conocimiento, pues te está llevando en una dirección diferente.

Seas religioso o no, tanto si crees en una enseñanza religiosa y te adhieres a ella como si afirmas no tener ninguna afiliación religiosa, tu progreso depende enteramente de tu conexión con el Conocimiento.

Hay individuos que dirigen instituciones religiosas importantes que no tienen conciencia del Conocimiento, no lo valoran y quizá incluso lo temen, pensando que les llevaría al caos o que desafiaría sus creencias religiosas y les causaría graves dudas e incertidumbre. Por tanto, se aferran a sus ideas y sus creencias y evitan el poder de redención que Dios ha puesto en su interior.

Luego están las personas que afirman no tener afiliación religiosa, pero que experimentarán y seguirán el poder del Conocimiento. Ellas tendrán una oportunidad de realmente redimirse mediante un gran servicio a otros y al mundo.

El énfasis aquí no está en si eres religioso o no. La religión puede ser de gran ayuda si se la entiende correctamente, si es vista como un camino al Conocimiento. Pero si se la mantiene simplemente como un sistema de creencias y obligaciones sociales, entonces se está moviendo en la dirección equivocada.

La Presencia Angélica comprende todo esto. Dios está vigilando todo el universo. No solo está vigilando todo el universo, sino que está vigilando toda la Creación que no está viviendo en Separación, Creación que es incluso más grande que las manifestaciones físicas de la vida y la realidad.

Si te acercas al océano con una pequeña taza en tu mano, la sumerges en el agua y contemplas el agua, ¿es esa agua el océano? Sí y no. Sí, es parte del océano, ¿pero es el océano? Las personas intentan reclamar la realidad y la intención de Dios. Tienen incluso la arrogancia de pensar que Dios no enviará otro Mensajero al mundo, pensando que se han enviado todos los Mensajes al mundo y que realmente no se necesitan más. Estas personas llevan su taza al océano, la llenan y luego se marchan pensando que tienen el océano. Pero solo tienen un fragmento muy, muy diminuto, tan diminuto que no les provee la realidad del océano y de toda la vida que vive en su interior.

Así, en vez de una taza, llevas un cubo al océano y lo llenas hasta arriba con el agua del océano. Y ahora piensas que puedes entender a Dios. Miras el cubo y dices: “Oh, esto es el océano. Este es Dios.” Pero Dios es mucho mayor, y tu pequeño cubo de agua no representa la diversidad de vida que habita dentro de ese océano.

Usando esto como analogía, si intentas reclamar la realidad de Dios y el propósito y las intenciones de Dios para el mundo, y dices: “¡Esto es! ¡Este es Dios! ¡Esto es lo que Dios desea para la humanidad! ¡Esto es lo que Dios ha dado a la humanidad! ¡Esto es lo definitivo!” entonces eso es como decir que el cubo de agua es todo el océano.

El océano es vasto. El universo es vasto. Está repleto de vida más allá de la estimación humana. El universo es como un océano sin fin, fruto de las fuerzas evolutivas que Dios ha puesto en marcha en el comienzo del universo físico.

Dios no tiene que manejar tu vida. El mecanismo del cambio evolutivo y todas las fuerzas biológicas y geológicas en vuestro mundo están creando el entorno para tu vida. Pero Dios ha puesto el Conocimiento dentro de ti para guiarte, protegerte y conducirte a tu mayor realización y redención.

Por tanto, no culpes a Dios por los huracanes, las sequías, la pestilencia, las enfermedades pandémicas o el fracaso personal. Las personas se pasan todo el día diciendo: “Bueno, Dios me está enseñando una lección a través de esto,” como si Dios fuera su tutor, como si fuera su servidor, como si fuera el copiloto de su vida.

¿Qué clase de Dios es este? En este caso no estás hablando de Dios. Estás hablando de la Presencia Angélica. Todas las grandes Revelaciones a la humanidad las ha dado la Presencia Angélica. Ellos hablan como “Nosotros”, no como “Yo”. Son un grupo y no solo un individuo magnífico.

Hay mucho que desaprender aquí. La humanidad es todavía una raza primitiva en este sentido, creyendo todavía en deidades locales y cosas fantásticas. Todavía es muy supersticiosa, muy preocupada consigo misma, todavía creyendo que es importante y preeminente en el universo. Pero esto está bien, porque ello señala simplemente dónde os encontráis en la vida.

Sois como alguien de trece años. La humanidad es como alguien de trece años que comienza a experimentar algo de poder, a sentirse fuerte, a querer expandirse y expresarse en conjunto. Pero aún es inmadura. No es de fiar y es irresponsable. No comprende realmente los requerimientos de la vida a largo plazo. No ha emergido a un estado maduro en el que debe focalizarse en la estabilidad y la seguridad más que en el crecimiento y la expansión.

Esta es la etapa en la que la humanidad se encuentra. Hay individuos que están mucho más allá de esta etapa, por supuesto. Pero en conjunto, es como si la humanidad estuviera en las etapas posteriores de su adolescencia. No es previsora. No hace planes para el futuro. No usa sus recursos con sensatez. Toma decisiones necias y descabelladas. Es propensa a tener luchas entre sus miembros. Cree en el uso de la fuerza. Es agresiva. Es violenta. Es adolescente.

En el universo a vuestro alrededor hay razas mucho más maduras, al menos maduras en el sentido de que valoran la estabilidad y la seguridad más que el crecimiento y la expansión. Pero el descubrimiento del Conocimiento es raro incluso en el universo. Y es por eso que la Presencia Angélica que sirve a cada mundo y cada grupo trabaja intentando llevar a la gente a la realidad del Conocimiento en su interior. Independientemente de su cultura, su apariencia, sus sistemas de creencias, sus tradiciones o la naturaleza de la opresión dentro de sus propias sociedades, esto sigue siendo así porque esta es la Gran Atracción de Dios.

Dios no es local. No se muestra y entrega un mensaje a un grupo de personas. Eso siempre se hace a través de la Presencia Angélica. Tu encuentro con Dios será a través de la Presencia Angélica y mediante la experiencia del Conocimiento dentro de ti.

¿Cómo conoces a Dios? Comienzas a escuchar y explorar la corriente más profunda de tu vida. Comienzas a tomar los Pasos al Conocimiento, los cuales te conducen, como si estuvieras bajando por una escalera de caracol, hacia el manantial más profundo de inteligencia que Dios ha puesto dentro de ti.

Tu mente y tu imaginación están flotando sobre la superficie como las nubes, pero abajo en el suelo hay una inteligencia más profunda. Esta es sólida. Es real. Es permanente. Tiene una mayor fuerza. Tiene certidumbre. No vacila de un día para otro, como tu intelecto y tus emociones. No es propensa a la persuasión y la negación, como tu intelecto y tus emociones.

Dios no quiere que te pierdas en Dios en una especie de éxtasis. Más bien, se te envía aquí para realizar ciertos servicios a otros y con otros, cosas específicas para el mundo. Es por eso que tienes una naturaleza y un diseño únicos. Pero si no sabes para qué es tu naturaleza o para qué actividad fuiste diseñado, entonces tenderás a malinterpretarte a ti mismo y a compararte con otros que piensas que son más extraordinarios. Pero verdaderamente estás diseñado para algo que todavía no has descubierto.

Por tanto, es el descubrimiento de este propósito lo que comienza a traer claridad a tu vida. Tú comienzas a aceptarte y a entenderte, a aceptar y entender tus fuerzas y debilidades. Estás diseñado para algo único. ¿Qué es? Tu intelecto no lo sabe; tu cultura no lo sabe; tu familia probablemente no lo sabe. Es por eso que tomar los Pasos al Conocimiento es lo esencial. Es por eso que, en el corazón de todas las religiones del mundo, está el camino al Conocimiento. Quizá estos caminos existen en las tradiciones místicas, pero no obstante son caminos.

Dios ha enviado un Nuevo Mensaje al mundo para preparar a la humanidad para las Grandes Olas de cambio que están llegando al mundo y para el encuentro de la humanidad con la Comunidad Mayor de vida inteligente en el universo.

El Nuevo Mensaje de Dios ha sido enviado también para proveer otro camino al Conocimiento, un camino que no ha sido corrompido ni abusado por los poderes políticos o las fuerzas sociales. Es un camino puro. No es el único camino, por supuesto, pero es un nuevo camino para redefinir y clarificar la naturaleza del funcionamiento de Dios en el mundo, el Plan de Dios y la naturaleza Divina de todos los individuos.

El Nuevo Mensaje de Dios representa la preparación para toda una nueva era de experiencia humana, una era que estará plagada de grandes dificultades medioambientales y de gran inestabilidad política y económica, una era en la que la humanidad tendrá que enfrentar las dificultades de emerger a una Comunidad Mayor de vida inteligente, una era donde la humanidad tendrá que elegir entre unirse y tener éxito o bien luchar consigo misma y fracasar. Esto ha requerido una nueva Revelación del Creador de toda vida.

Eres afortunado de poder aprender esto. Esta Enseñanza que estás escuchando y leyendo en este momento forma parte de esa Nueva Revelación. Es un proceso de clarificación para disipar capas y capas de confusión y malentendido, para darte claridad, fuerza y propósito y llevarte al Conocimiento dentro de ti —a tu conciencia y tu inteligencia más profundas.

Es ahí donde la Voluntad de Dios te mueve y te contiene, te lleva aquí y no allí, te dirige a unirte con esta persona y no con esta otra gente. Es lo que te da la fuerza para saber qué camino tomar en cada curva del camino, cómo responder a cada nuevo evento en la vida y cómo surcar las crecientes olas de inestabilidad e incertidumbre en un mundo que experimenta profundos cambios.

Aquí no hay héroes ni hay persona a la que venerar. Naturalmente, hay grandes individuos y grandes emisarios, pero solo Dios es Dios. Todo lo demás es la Creación.

Luego está la fantasía. Vives en un mundo donde la fantasía tiene que competir con la realidad, donde incluso la realidad no se comprende con claridad. Por tanto es una situación muy confusa. Dios lo entiende, y es por eso que la Presencia Angélica supervisa el mundo y está disponible para asistirte cuando deseas asistencia seria y sinceramente.

La Presencia Angélica puede no darte lo que pides, pero te acercará al Conocimiento, lo cual es una respuesta mayor. Si simplemente pides favores sin comprender que estás perdido, realmente estás pidiendo muy poco. Es el Conocimiento dentro de ti lo que te permitirá recuperar tu conciencia de quién eres y por qué estás aquí, de a dónde debes ir y qué debes hacer. Este sentido de determinación será natural para ti y te aportará un sentimiento de libertad y liberación.

Al fin puedes ser quién eres, hacer lo que viniste aquí a hacer y ser libre para elegir lo que es realmente apropiado para ti en vez de estar atado por otras obligaciones, bajo el yugo de otros requerimientos, encadenado a la pared de tus obligaciones sociales. Porque tu primera responsabilidad es con el Conocimiento, pues esa es tu responsabilidad con Dios.

La Presencia Angélica que supervisa este mundo comprende la condición humana y la historia completa de la condición humana. Ellos están focalizados en eso. Son como traductores, intentando traducir una mayor realidad a esta realidad, de modo que los seres humanos puedan volverse poderosos e inspirados y provean un gran servicio para el beneficio de la humanidad y del mundo.

Esto te permite ser redimido aquí y asumir una mayor responsabilidad y nivel de servicio en el universo. Esto de momento está más allá de tu conciencia y más allá de tu enfoque, porque es esta vida la que debe tener éxito. Y lo que hace que tenga éxito no es cumplir las expectativas de la sociedad, sino cumplir el propósito mayor que Dios te ha dado para experimentarlo, expresarlo y contribuirlo en el mundo tal como es hoy, así como hacerlo sin condenar ni despreciar a los demás o a ti mismo.

Esto es quien eres y la razón por la que estás aquí. Y tu viaje ante ti es inmenso. Y es fundamental para tu bienestar, tu realización y tu éxito. Es misterioso porque trasciende el entendimiento y la preocupación humanos. Y aun así, es tan fundamental y natural para ti que cuando lo experimentes reconocerás su valor instantáneamente. Es natural para ti porque representa tu naturaleza y tu propósito más profundos.

En todos los lugares del universo, Dios redime a los separados mediante el Conocimiento. Y la Presencia Angélica que sirve a todos los mundos forma parte del Plan para traer esta conciencia a los que están separados, alentando la libertad, la creatividad, la honestidad y la compasión.

Esta es una enseñanza universal. Está sucediendo en todas partes. En todos los lugares del universo existe una lucha entre la opresión y la libertad, entre la ignorancia y la sabiduría. Es una batalla que sucede en las mentes y corazones de la gente en todas partes —no solo en este mundo, sino en todas partes.

Por supuesto, esto es desafiante. Por supuesto, requerirá una reevaluación. Por supuesto, será perturbador para las creencias y expectativas de ciertas personas. Incluso las tradiciones antiguas tendrán que ser reconsideradas a la luz de esto. Pero esto es saludable para la humanidad. Es saludable que tengas una clarificación, que reconsideres tus valores, tus creencias y tus ideas. Eso es lo que crea progreso. Eso es lo que puede abrir tu vida al poder y la presencia redentores que Dios ha puesto dentro de ti.