Ve y escucha la reciente conferencia en línea en español con Marshall, Reed y Patricia aquí

La gran transición


Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 1 de marzo de 2011
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: The Great Transition

Escucha el audio original aquí (en inglés):

Descargar (cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Más información sobre este texto


Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.




Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

La humanidad tendrá que unirse en el futuro para sostener y asegurar la civilización humana. Tendrá que haber una mayor unidad y cooperación, de lo contrario las naciones fracasarán, y otras naciones fracasarán a su vez, y las sociedades comenzarán a derrumbarse.

Este es el futuro, la próxima gran etapa en la evolución y el desarrollo humanos. Los últimos 2000 años vieron la creación de la civilización humana, la emergencia desde sociedades tribales a sociedades más grandes. Ha sido un proceso difícil y a menudo trágico, pero necesario, porque esta es la evolución para la humanidad, tal como lo es para todas las razas del universo, en la Comunidad Mayor de vida de la que la familia humana forma parte.

Ahora la humanidad debe pasar a ser una comunidad mundial. Esto no se basa en la ideología. No se basa en la teoría ni en las ciencias sociales. Se basa en la necesidad, ya que los recursos del mundo están disminuyendo y el clima del mundo está cambiando.

La humanidad enfrentará una realidad que nunca ha tenido que enfrentar antes en conjunto: un número cada vez mayor de personas que beben de un pozo que mengua lentamente. La producción mundial de alimentos se verá dañada y disminuida por el cambio climático y por el declive de los recursos esenciales. Esto causará agitación, revoluciones y convulsiones como nunca antes se habían visto. Esto exigirá una mayor cooperación, integración y asistencia entre las naciones, porque no puedes permitir que la nación de al lado se derrumbe sin poner en riesgo a tu propio país.

Será una crisis humanitaria de una magnitud nunca antes vista, con millones de personas que tendrán que abandonar sus regiones, incapaces de cultivar alimentos o debido a los conflictos y la guerra. Es otra gran transición. Será muy difícil, y debe estar guiada por una mayor sabiduría y visión, de lo contrario su desenlace puede ser realmente desafortunado.

El Creador de toda vida está enviando un Nuevo Mensaje al mundo para alertar y preparar a la humanidad para el gran cambio que está llegando al mundo. Es esta visión la que debe ser clarificada, ya que la gente no puede ver y a menudo no verá, con sus mentes abrumadas por las necesidades del día y por sus propios miedos, preferencias y negaciones.

Los líderes de las naciones tratarán de mantener la vida tal como ha sido, pero el mundo ha cambiado. Ahora la humanidad ha entrado en un nuevo mundo: un mundo de medioambientes cambiantes, clima y meteorología cambiantes, circunstancias cambiantes, necesidades cambiantes y prioridades cambiantes.

Visto desde una perspectiva más amplia, esta es la transición evolutiva desde la civilización a una comunidad mundial. Si la humanidad quiere ser libre y funcionar sin intervención extranjera en el universo, debe tener esta mayor unidad, y esta unidad no debe basarse en la opresión, sino en un mayor desarrollo de la capacidad y el espíritu humanos.

La dirección es clara. El objetivo es inevitable. Pero ¿qué tipo de comunidad mundial será esta? ¿Será una nueva base para la libertad y la creatividad humanas? ¿Será una sociedad cooperativa a una escala nunca antes vista? ¿O será un régimen cruel y opresivo, más cruel y opresivo que cualquier otra cosa que el mundo en su conjunto haya enfrentado antes?

El resultado vendrá determinado por las miles de decisiones tomadas por los líderes y los ciudadanos, en cuanto a cómo procederán a través de las Grandes Olas de cambio: si elegirán la cooperación o la competencia; si entenderán que deben unirse para sobrevivir, o si lucharán y se disputarán los últimos recursos del mundo a medida que las naciones traten de acaparar, a medida que el comercio internacional comience a derrumbarse.

Es una situación sin precedentes. No puedes basar tu comprensión en el pasado, en los condicionamientos y circunstancias del pasado, porque ahora estás entrando a un nuevo panorama: un nuevo territorio, regiones inexploradas.

Incluso las importantes soluciones que se han puesto en práctica en el pasado para satisfacer las necesidades de las personas, se verán ahora desafiadas por la inmensa escala de la necesidad humana. No es solo una pequeña población la que necesita apoyo. Podrían ser cien millones de personas, ¿y quién ha tratado con algo así antes?

Todo se volverá más caro. El combustible se volverá más caro. No se podrán enviar cosas por todo el mundo sin un gran coste.

Será una situación que no estará gobernada únicamente por la voluntad y las ideas políticas, sino por la propia naturaleza. Porque la naturaleza ha sido alterada y dañada en este mundo, y será ella la que establecerá los términos de interacción en el futuro.

Esta es una dura realidad que pocos individuos han considerado realmente, incluso entre los expertos de todos los campos. No será un mundo basado en el crecimiento y la expansión, sino un mundo que hará hincapié en la estabilidad y la seguridad de sus pueblos.

El tipo de comunidad mundial que se creará estará determinado por la forma en que cada persona proceda, cómo piense y qué informe sus decisiones. Ya sea el líder de la nación más poderosa o el ciudadano promedio, este será el caso.

La conmoción que causará esto será tan inmensa que habrá una gran negación. Habrá una gran disputa. Habrá una gran controversia. Y el Nuevo Mensaje de Dios será negado, e incluso injuriado, porque está diciendo a las personas lo que no quieren oír. No quieren pensar que Dios ha vuelto a hablar, y que ahora deben reconsiderar sus opiniones religiosas y políticas, e incluso las opiniones de consenso.

Pero el mundo te incomodará tanto en esta era de incertidumbre que tendrás que recurrir a un Poder Superior. Dios lo sabe, por supuesto. Por eso hay un Nuevo Mensaje de Dios en el mundo actual, un Mensaje como ningún mensaje que haya sido enviado al mundo antes; un Mensaje que es vasto, que habla de muchos temas de forma firme y clara; un Mensaje para un mundo alfabetizado, un mundo en el que la gente de todas las naciones puede escucharlo al mismo tiempo gracias a los avances de la tecnología.

No es un Mensaje comunicado en términos pastorales, anécdotas o historias. Porque Dios está hablando ahora a un mundo alfabetizado, un mundo cuyas necesidades son tremendas y cuyo tiempo para prepararse es muy corto.

No puedes evitar tu destino. No puedes evitar la evolución del mundo. Intentarlo significa ponerte en peligro como individuo y perder tu promesa para el futuro.

Necesitarás valor, sin duda. Necesitarás determinación y algo de autodisciplina para considerar lo que aquí se está revelando. Pero cada día el mundo da testimonio de esto, y esto aumentará con el tiempo.

Dios sabe lo que viene, pero la humanidad es ciega y necia. El mundo ha cambiado, pero la humanidad no ha cambiado con él. Las condiciones del mundo están cambiando, pero la humanidad insiste en que la vida sea como antes.

Esto será convulsivo para la gente, y muchos perecerán. Muchos se derrumbarán, no solo en las naciones más pobres sino también en otros lugares, porque no pueden ver más allá de aquello en lo que han invertido antes. Perderán lo que han ganado, y muchos perderán su propia vida.

Con el fin de mitigar esto, de manera que la transición pueda ocurrir con el mínimo de pérdidas y desastres, el Nuevo Mensaje está aquí ahora, hablando de lo que la gente no ve, señalando un futuro que la gente no puede o no quiere mirar, yendo más allá de las evaluaciones del año para ver lo que realmente se avecina en el horizonte.

No puedes evitar ahora las Grandes Olas de cambio. Están en movimiento y lo han estado durante mucho tiempo. Es como un maremoto. Parece pequeño en el horizonte, pero ha estado viajando durante mucho tiempo. Trae consigo un poder tremendo, suficiente para alterar el litoral de una nación y alterar el destino de muchas personas.

Escucha estas palabras con una mente abierta. Deja a un lado tus ideas y opiniones. Deja que tu mente se aquiete para poder oír y ver. Esto no es un asunto de debate para el intelecto, porque la Revelación existe más allá del reino y el alcance del intelecto. Debes escuchar y ser paciente, mirar y ver.

El mundo se está moviendo. Muévete con él, y tu vida estará asegurada. Y serás capaz de navegar los tiempos difíciles que se avecinan. Resístelo, evítalo, niégalo, y te enfrentarás a una gran tragedia.

Por eso hay un Nuevo Mensaje de Dios en el mundo, y por eso debe venir de Dios, para tener el poder, la claridad, la visión y la sabiduría para hablar no solo de lo que la gente piensa y cree hoy, sino de cosas que la gente desconoce; para responder a preguntas que aún no se han hecho; para anticipar las necesidades del futuro —para conocer ese futuro, para revelar ese futuro.

Si las personas supieran realmente lo que se avecina en el horizonte, se comportarían de manera muy diferente. Se replantearían su posición. Reconsiderarían sus ideas. Y, con el tiempo, si respondieran con sabiduría, verían que tendrían que dejar de quejarse de todo, y empezar a asumir una mayor responsabilidad por sus vidas y sus circunstancias. Este es un proceso muy enriquecedor para el individuo, y también para las naciones.

Alimentar a la gente será un problema muy grande en el futuro. Y la prevención de la guerra y las calamidades, un tipo de guerra que rara vez se ha visto en la era moderna, será una gran prioridad.

Verás esto a medida que las naciones entren en erupción, a medida que las economías se vean afectadas, a medida que surjan revoluciones, a medida que el problema de alimentar a la gente y de mantener la estabilidad se haga cada vez más apremiante y difícil de abordar.

Incluso las naciones ricas se verán afectadas, con muchas personas sin empleo, con los líderes del gobierno aparentemente impotentes frente a estos cambios, todavía tratando de mantener lo que ha ocurrido en el pasado, sin deseos de expresar sus opiniones sobre lo que realmente debe hacerse para abordar la situación, o bien con demasiado miedo para hacerlo.

El Nuevo Mensaje habla del individuo y de lo que informa al individuo, ya sea que lo guíe el poder y la presencia del Conocimiento que Dios ha puesto en su interior para protegerlo y llevarlo a una vida mayor, o bien el miedo, el condicionamiento social y la voluntad de su familia, su religión o su cultura. Lo que informa las decisiones de los individuos es lo que hará toda la diferencia en las decisiones que toman y los resultados que producen.

El que esta comunidad mundial sea infernal o, por el contrario, mucho más grandiosa y beneficiosa que cualquier cosa que se haya creado antes, será determinado por las multitudes de decisiones y por lo que informe a estas decisiones.

Es por eso que el Nuevo Mensaje habla del poder y la presencia del Conocimiento en el individuo, pues aquí no puede haber error. Aquí no puede haber conflicto. Porque Dios ha puesto el mismo Conocimiento en cada persona para guiar su vida individualmente, pero también para permitirla unirse y cooperar con los demás.

A medida que las personas luchen contra las Grandes Olas en negación, y se involucren aún más en sus búsquedas y distracciones, y las naciones y los líderes se vuelvan más inestables y disfuncionales, comenzarás a ver la necesidad de recurrir a este gran recurso, la gran dotación del Creador que se te ha concedido.

Porque debes pensar en tu vida, tu familia y aquellos a quienes debes cuidar. La asistencia social del gobierno puede no estar presente en el futuro. Tendrás que ser ingenioso y compasivo. Tendrás que ser más fuerte de lo que eres hoy: mentalmente más fuerte, físicamente más fuerte, más decidido, menos patético, menos quejumbroso. El mundo te redimirá al requerir estas cosas de ti como individuo.

A medida que surjan individuos con esta fuerza en las comunidades y sociedades, esto brindará una mayor promesa de que un desenlace beneficioso puede crearse y se creará.

Los mares ascenderán. Las cosechas fallarán. Los recursos energéticos se volverán costosos, y habrá muchos conflictos sobre quién los tiene y quién tiene acceso a ellos. El cultivo y la distribución de alimentos supondrá una gran dificultad, y habrá grandes disturbios civiles. Las naciones no tendrán los recursos para resolver sus problemas, debido a lo abrumadores que serán, ocurriendo en tantos frentes diferentes, todos al mismo tiempo, como si grandes olas se estrellaran a la vez y repetidamente.

Dios te ha dado la sabiduría para prepararte para vivir en este mundo, navegar por este mundo y ser una fuente de contribución, una fuerza beneficiosa en él. Pero debes llegar al Conocimiento y tomar los Pasos al Conocimiento para encontrar la fuente de tu fuerza, tu poder y tus mayores capacidades. Esto trascenderá tus creencias, tus ideas, tus nociones y tus suposiciones sobre la vida, que están todas basadas en el pasado, así como tus teorías, que también están todas basadas en el pasado. Cuanto más fijo estés en tus creencias, más difícil te resultará ver, saber y actuar con mayor espontaneidad y de manera más apropiada a las situaciones reales que se te presenten.

Para muchas personas, la idea de una comunidad mundial es aterradora. Creen que perderán todos sus privilegios. Creen que serán oprimidos. Piensan que sería terrible en todos los sentidos. Es una posibilidad que tal comunidad pueda ser así. Es una posibilidad real. Pero la familia humana se dirige hacia esto, lo quiera o no, esté lista o no, independientemente de su perspectiva y su punto de vista. Este es su destino, al igual que tu destino como individuo es envejecer en la vida y pasar por las etapas del crecimiento y la madurez.

La civilización humana en este momento es muy adolescente. No está madura. Es salvajemente destructiva. Es irresponsable frente al futuro. Está saqueando el mundo como si no hubiera mañana. Apenas está comenzando a trabajar en cooperación, a mantener el flujo de recursos y a asegurar una mayor estabilidad para las naciones que son inestables y enfrentan grandes dificultades.

La humanidad se convertirá en una comunidad mundial de algún tipo. ¿De qué tipo? Bueno, eso lo determinarán tus decisiones y las decisiones de muchos otros. No seas negligente con tu propia responsabilidad en este sentido, ya que las decisiones de cada persona marcarán una verdadera diferencia.

Esta será la tarea más difícil, porque la humanidad no tiene mucho tiempo. No tiene siglos para hacer una transición gradual a un tipo diferente de civilización. Solo tiene años y décadas.

La naturaleza la obligará a ello. Sus circunstancias la obligarán a ello. Tendrá que adaptarse a un nuevo mundo. Y esta adaptación requerirá una mayor cohesión y cooperación si desea cuidar de los pueblos del mundo.

Las naciones pueden seguir siendo naciones y las culturas pueden seguir siendo culturas. Pero el nivel de cooperación tendrá que ser mucho más alto, de lo contrario el mundo caerá en el caos. La guerra surgirá en muchos lugares a la vez, y no habrá nada que las naciones ricas puedan hacer, porque también ellas se enfrentarán a privaciones y restricciones.

Es para evitar esto que está surgiendo la Llamada, se está dando la visión y se está presentando la difícil realidad que debe enfrentarse y considerarse. Tienes la fuerza para hacer esto, porque fuiste diseñado para hacerlo. Fuiste diseñado para vivir en el momento de la gran transición.

Este es el momento de la gran transición. La motivación de la humanidad se verá espoleada por la realidad de que existen fuerzas interviniendo desde el universo, fuerzas que buscan aprovechar las debilidades y conflictos de la humanidad para establecerse como los nuevos líderes de este mundo. No vienen con poder militar sino con astucia y engaño, pues son más avanzadas. Entienden que la guerra destruiría los recursos del mundo y su riqueza. Usarán la astucia y el poder en el ambiente mental para influenciar a una humanidad débil y desprevenida.

Estas fuerzas ya están presentes en el mundo y han estado aquí durante décadas. Esto también impulsará hacia una mayor unidad humana si suficientes personas pueden responder a su presencia apropiadamente y la reconocen como una verdadera Intervención.

Afrontar la Comunidad Mayor forma parte de la maduración de la humanidad como raza. Forma parte de su evolución. Es algo que siempre estuvo destinado a suceder, porque la humanidad ha construido una infraestructura que otras razas pueden utilizar. Y la humanidad está destruyendo la riqueza del mundo, lo cual ha provocado la Intervención.

Debes comenzar ahora a pensar en estos mayores panoramas si quieres tener alguna pista real de lo que está ocurriendo en el mundo, y de por qué las cosas están sucediendo al ritmo en que lo están haciendo. Fuerzas mayores están actuando ahora. Debes empezar a considerarlas, porque cambiarán las circunstancias y las oportunidades de tu vida. Evítalas o niégalas bajo tu responsabilidad.

A pesar de los cielos que se oscurecen y de la Gran Oscuridad que hay ahora en el mundo, el Creador de toda vida le está dando a la humanidad su gran oportunidad de unirse para asegurar la soberanía y la libertad humanas en este mundo, en un universo donde la libertad es rara. Es una oportunidad de importancia sin precedentes, pero solo pueden considerarla aquellos que pueden enfrentar este destino humano y las Grandes Olas de cambio que ya están sobre el mundo.

Las Grandes Olas crecerán con el tiempo y se volverán más exasperantes, más dañinas y más efectivas a la hora de alterar el curso de los asuntos humanos. La humanidad está al principio de una gran transición, una transición desde ser naciones separadas en conflicto a ser una comunidad mundial que debe sostenerse y apoyarse a sí misma y debe cuidar de los pueblos del mundo.

Esto será el comienzo de un nuevo tipo de sociedad, y si las decisiones que se toman son sabias, si la gente puede responder adecuadamente, entonces esto brindará una gran promesa para el futuro, la libertad y la seguridad de la familia humana.

Porque el universo alrededor de este mundo está lleno de naciones poderosas que no son libres. Y para ser libres en este entorno más amplio, la humanidad debe estar unida, ser autosuficiente y ser muy discreta. Es una imagen totalmente diferente a la que la mayoría de la gente concibe en la actualidad cuando piensa en la posibilidad de contacto con la vida en el universo.

Como sucede con tantas otras cosas, mucho tendrá que reconsiderarse ahora a la luz de la gran Revelación, a la luz de la gran transición, a la luz de hacia dónde están yendo todos los seres humanos —dispuestos o no, listos o no, preparados o no.

Dios te ha dado los ojos para ver y los oídos para escuchar, pero debes aclarar tu mente. Debes dejar a un lado tus agravios, tus demandas, tus quejas constantes, tus juicios y tu falta de perdón para poder tener esta visión y se capaz de escuchar y saber.

No es una cuestión de perspectiva. No es una cuestión de ser positivo o negativo. No se trata de cualquier teoría social o política a la que te suscribas. Es sobre si puedes ver y escuchar. Es algo fundamental, más allá del reino del intelecto.

Y la vida es fundamental. Ya sea que la humanidad pueda sobrevivir a la gran transición o no, ya sea que el desenlace sea deseable o no, la transición está ocurriendo y ocurrirá. No puedes detenerla, pero puedes añadir algo beneficioso. Puedes ser una fuente de inspiración y fortaleza para aquellos a tu alrededor que son débiles y vulnerables.

Será un tiempo que requerirá de inmenso dar y contribución, no solo de unos pocos individuos inspirados y organizaciones dedicadas, sino también de gente de todas partes.

Tendrás que cuidar del mundo y preservar sus recursos. En el futuro, se necesitarán métodos humanitarios para controlar y reducir las poblaciones humanas. El consumo tendrá que ser controlado. Las libertades individuales, muchas de ellas, se perderán, porque la familia humana no tendrá los recursos ni las oportunidades que tenía antes.

Para muchas personas esto será aterrador, y lo negarán. Pero es hacia esto hacia donde van. Prepárate y serás capaz de navegar los tiempos difíciles que se avecinan. En la negación serás vulnerable, y las olas te vencerán. No las verás venir, no las anticiparás, y no estarás preparado para ellas.

La mayor seguridad que tienes es el Conocimiento que Dios ha puesto dentro de ti. No puedes acumular para el resto de tu vida. No puedes huir y vivir bajo tierra en alguna parte. Eso no funcionará. Tu mayor seguridad es la calidad de tus relaciones, las habilidades que posees y tu conexión con el Conocimiento. Estas tres cosas.

Esto es lo que debes construir ahora. Esto es lo que debes cultivar ahora. No solo para el futuro inmediato, sino para el futuro real de tu vida y para el futuro de la humanidad.