Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 21 de octubre de 2012
en Kuala Lumpur, Malasia

Texto original: Walking with the Messenger

Escucha el audio original aquí (en inglés):

Descargar (cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

Todo el que puede recibir la Revelación, en humildad y honestidad, estará caminando con el Mensajero. En algún grado, sea grande o pequeño, estará haciendo lo que él está haciendo. Estará siguiendo el camino que él está señalando para todos.

Todo verdadero estudiante hará esto de manera natural, porque está siguiendo al Conocimiento, está tomando los Pasos al Conocimiento y está construyendo unos cimientos fuertes para su mayor vida futura mediante los Cuatro Pilares de desarrollo: el Pilar de las Relaciones, el Pilar del Trabajo y el aprovisionamiento, el Pilar de la Salud y el Pillar del Desarrollo Espiritual.

Caminar con el Mensajero es entender la Revelación en lo que concierne a tu propia vida y a las vidas de aquellos a los que influirás.

Es una gran llamada, como ves, pero antes de que puedas dar debes recibir y debes prepararte, porque no estás listo para tu vida mayor. No estás listo para tu mayor propósito, que ha estado esperando a que comenzaras durante mucho tiempo.

Primero, debes permitir que el Conocimiento reorganice tu vida, que la ponga en armonía y equilibrio y traiga a ella integridad, propósito y significado. Esto tomará tiempo, porque hay ciertas cosas que deben deshacerse y ciertas cosas que deben iniciarse y sostenerse.

La mayoría de las personas no es todavía capaz de llevar a cabo una preparación tan grande en su propio nombre y en nombre de otros, tanto visibles como invisibles, que dependen de su desarrollo.

Al principio, las personas piensan que el camino es todo sobre ellas y su felicidad y satisfacción, pero es realmente sobre algo mayor que estas cosas. Ellas descubrirán a medida que avanzan que están aprendiendo no solo para sí mismas, sino para otros y, en su propia pequeña manera, para el mundo entero.

Porque Dios quiere que la humanidad aprenda ahora un Camino del Conocimiento de la Comunidad Mayor.

Dios quiere que la humanidad se una debido a la gran urgencia y necesidad de preservar la civilización humana frente al gran cambio que está llegando al mundo.

Dios quiere que la humanidad se prepare para su futuro y su destino dentro de una Comunidad Mayor de vida inteligente en el universo.

Dios quiere que las religiones cooperen entre sí, porque todas nacen de la misma Fuente. En última instancia, si se entienden correctamente a la luz de la Nueva Revelación, todas ellas sirven al mismo propósito y resultado, que es mantener vivo el Conocimiento en el mundo y dar a la gente la oportunidad de descubrir su vida y su propósito mayores dentro de las circunstancias del mundo.

Aquí debes ver que tu destino está conectado con el propio Mensajero, porque él está trayendo la Revelación que revelará tu mayor destino y sus posibilidades para el futuro.

Pues como ves, el destino lo es todo, porque todos han sido enviados al mundo con un propósito mayor. Si su propósito puede descubrirse y cumplirse suficientemente, entonces alguien está cumpliendo su mayor destino.

Pero, desafortunadamente, la mayoría de las personas no han encontrado esto, y han construido vidas que no están orientadas hacia esto. Ellas están perdidas en el mundo, perdidas y desesperadas. Incluso si son adineradas, incluso si tienen todos los privilegios que todo el mundo busca, ellas están perdidas y desesperadas. Sus vidas están vacías. No pueden satisfacerse.

Porque solo el Conocimiento puede satisfacer tu vida, y el Conocimiento viene de Dios. El Conocimiento está conectado con tu propósito y tu destino. Y tu destino está conectado con esas personas que participarán en su particular expresión.

Cuando un Mensajero viene al mundo, como ves, establece la dirección del destino de muchas, muchas personas, tanto de manera directa como indirecta. Pensar al margen de esto es pasar por alto uno de los ingredientes críticos de tu revelación personal. Porque esto es lo que te extrae de la Separación, como ves: comprender que las relaciones sagradas de tu vida crean el contexto y el significado de tu vida, y que estas relaciones estaban predestinadas antes de que vinieras.

Cómo las encontrarás y si las encontrarás depende de muchas circunstancias aquí en la Tierra. Pero no puedes cambiar la realidad de tu destino. No puedes cambiar el significado de tu destino. No puedes alterarlo para satisfacer tus objetivos, tus metas o tus preferencias.

Caminar con el Mensajero de modo consciente, entonces, comienza a permitirte resonar con este mayor propósito, que te dará un sentido de aliento, coraje y fortaleza que ninguna otra cosa puede proveer. Porque estas cosas están ahora conectadas con tu destino y no con otras ambiciones o actividades.

Recibir la Revelación es caminar con el Mensajero. Caminar con el Mensajero es recibir la Revelación.

Aunque él no estará en el mundo siempre, aprender de él en su vida es ahora para ti una relación esencial. Porque él es el portador de la Nueva Palabra y Enseñanza de Dios para el mundo. Él es la semilla del Conocimiento y la Sabiduría de la Comunidad Mayor en el mundo. No hay ningún otro que pueda hacer esto por el mundo.

Bajo esta luz, el Cielo le considera como la gran esperanza para la humanidad, y [considera] a todos los que se asocian con él y comparten su destino como la más grande esperanza para la humanidad. Aunque hay otros individuos prometedores y otros grandes movimientos en el mundo, nada es tan esencial para el futuro de la humanidad como esto —para el bienestar futuro, el éxito futuro y la redención futura.

Aquí se implicarán todas las religiones del mundo. Se implicará todo lo que es bueno. Se implicará todo lo que se ha creado que es beneficioso. Todo aquel que sienta una llamada genuina será llamado, influenciado y afectado si puede tener la oportunidad de recibir y experimentar la Revelación.

No tiene sentido defender tus propias creencias religiosas si ello te impide recibir la Palabra de Dios para este tiempo y los tiempos venideros.

Aquellos que son humildes ante la Luz de la Revelación demostrarán su humildad y su reverencia. Pero aquellos que carecen de esta humildad forcejearán y lucharán, pensando que sus ideas y sus creencias son la verdad cuando, en realidad, solo son aproximaciones a una verdad que se extiende mucho más allá de ellos y su entendimiento.

Caminar con el Mensajero es vivir como vive el Mensajero, recibiendo y adoptando la Revelación y todo lo que esta provee en cada aspecto de tu vida. Es reconocer que formas parte de algo muy grande. Incluso en este momento, en el momento de su muy humilde comienzo, incluso sin reconocimiento por parte del mundo, sin prestigio, sin grandes monumentos, sin grandes ceremonias, sin la deferencia de gente de todas partes, formas parte de algo en el comienzo, en su principio.

En estos años sagrados de la vida del Mensajero, ¿quiénes serán sus compañeros? ¿Quiénes serán sus asistentes? ¿Quiénes recibirán de él el regalo y lo compartirán con otros?

Este es un tiempo de Revelación, como ves. Solo llega una vez cada milenio, y tú estás viviendo en ese momento. ¿No arroja esto luz sobre tu mayor propósito en el mundo? ¿No es esto relevante a por qué fuiste enviado y qué tienes que lograr aquí en última instancia? ¿No te conecta esto con el Conocimiento dentro de ti, que está conectado con el Conocimiento en el universo y con el Creador, que es su Fuente?

Incluso si estás solo recibiendo la Revelación, formas parte de su realidad conforme procedes, y esta realidad crecerá para ti naturalmente, porque emana desde tu interior hacia fuera —ajustando tu vida exterior, afectando tus valores y prioridades, dándote una confianza más profunda y una mayor fortaleza.

Incluso si estás solo comenzando, es una gran oportunidad para ti. Es en efecto una gran bendición. Al principio todavía no puedes ver lo completa que es esta bendición, y quizá no lo verás durante un largo tiempo mientras avanzas y luchas contigo mismo, luchando con la oposición en tu interior que ha creado esta Separación para ti, y con la oposición en el mundo que impide a la gente recibir la Gracia y el Poder del Creador tal como se están expresando ahora en un mundo que cambia radicalmente.

Debes tomar los Pasos al Conocimiento, entonces, o estas cosas solo serán una creencia y una idea, que aprobarás o bien discutirás. Pero todavía no habrás conectado con la realidad de la Revelación, y por tanto no sabrás. Y tu rechazo nacerá de la ignorancia y el miedo, y tu aceptación todavía no será auténtica, porque la realidad aún no será lo bastante fuerte dentro de ti para mostrarte su significado, su propósito y su inmenso valor para tu vida.

No todos tendrán que recibir la Nueva Revelación de Dios, pero sí un gran número de personas de todo el mundo, para que se establezca aquí en las mentes y corazones de la gente y luego comience a radiar su sabiduría, su poder y su eficacia incluso a aquellos que no pueden recibirla, a aquellos que no han sabido de ella, a aquellos en gran necesidad, a aquellos que están afligidos por la pobreza y la opresión, a aquellos que dirigen los gobiernos del mundo y las grandes empresas, y a todos entre medias.

La sabiduría y el poder de la Revelación se extenderán hacia fuera, moviéndose a través de las mentes y corazones de la gente, surgiendo ahora de aquellos que comparten el destino dado por el Mensajero en su tiempo sobre la Tierra —dado por la Revelación para todos los tiempos, dado para el beneficio y el descubrimiento de la gente en todas partes, tanto ahora como en el futuro.

Aquellos que caminan con el Mensajero en su tiempo sobre la Tierra serán considerados muy afortunados de tener esta oportunidad por todos aquellos en el futuro que no estuvieron presentes en este momento o no pudieron responder en este momento.

Todavía no puedes ver esto, porque estás perdido en el mundo y no puedes ver el mayor significado que ahora se está dando al mundo. Por tanto, tendrás que escuchar y considerar y abrirte a la Revelación, de modo que esta pueda revelarse a ti dentro de tu propia experiencia. Entonces su realidad surgirá naturalmente, porque viene del lugar más natural dentro de ti.

Caminar con el Mensajero es enfrentar la adversidad que él tendrá que enfrentar para traer una Nueva Revelación al mundo —a un mundo de disputas y conflictos, de miedo, duda e irritación; a un mundo donde hasta las religiones están ahora polarizadas la una contra la otra y se usan con propósitos políticos, generando conflicto, disputa y violencia.

A medida que los recursos del mundo declinen en el futuro, estos conflictos se volverán más severos, y la gente estará más polarizada dentro de sus naciones y entre sus naciones. ¿Qué será capaz entonces de superar estas crecientes dificultades y el gran peligro de guerra que estas producirán, salvo la propia Luz de la Revelación? Pues la Luz de la Revelación refrenará estas actividades e intenciones y activará un reconocimiento de que todas las personas en el mundo deben trabajar ahora para preservar la civilización y el bienestar del mundo, de modo que podáis emerger a esta Comunidad Mayor de vida como una gente libre y autodeterminada.

Si puedes reconocer los grandes desafíos por delante y la adversidad que la familia humana tendrá que enfrentar, verás la importancia de tu vida, la importancia de la Revelación y el significado de que el Mensajero esté caminando en el mundo y tengas la oportunidad de caminar con él.

Pero debes tener la fortaleza del Conocimiento y la realidad de la Revelación para tener el coraje para enfrentar unas tareas tan grandes y monumentales, sabiendo que jugarás tu parte pequeña pero esencial y que si suficiente gente puede responder, entonces el futuro de la humanidad se volverá cada vez más esperanzador, cada vez más beneficioso. La posibilidad de que podáis escapar de la gran atracción de la guerra y el conflicto crecerá y superará estas tendencias lo suficiente para que la humanidad pueda cruzar este gran umbral hacia un nuevo mundo, una nueva vida y un futuro mayor.

Es el Gran Amor del Creador, en el tiempo de gran peligro, lo que hace todo esto posible. Incluso si parece imposible, incluso si no puedes ver un camino, incluso si todo parece trabajar en contra de esto, el Conocimiento te llevará a continuar tu viaje, a caminar a la Luz de la Revelación.

Este Conocimiento es el poder más allá de todos los poderes. Es la fortaleza más allá de todas las fortalezas. Es el coraje más allá de todo coraje. Es el poder, la fortaleza y el coraje que no evoca conflictos ni guerras. No odia. No contiene venganza. No es arrogante e ignorante. No coloca a la gente en posiciones de autoridad superior por encima de todos los demás. Da autoridad a todos de acuerdo a su naturaleza, su propósito y su diseño en el mundo en este momento.

Harán falta muchas personas fuertes en el Conocimiento para cambiar el curso de la humanidad. Y ellas tendrán que estar en concierto entre sí lo suficiente para que sus esfuerzos ganen fuerza y colaboración.

Esto es para ti, como ves. Esto es todo sobre ti y sobre por qué has venido. No es una filosofía. No es simplemente otro enfoque. No es una enseñanza entre muchas enseñanzas. Es la Enseñanza para esta era y este tiempo. Una afirmación tan grande solo puede ser corroborada por una Enseñanza así de grande, y [esto] solo lo sabrás conforme recibas el regalo de la Revelación —sus prácticas, su visión y su realidad.

La tarea del Mensajero es muy difícil. Le ha llevado años prepararse para ella, y le ha llevado cuarenta años recibir la Revelación. Cuarenta años, para que tú pudieras tener una oportunidad, para que tu gran oportunidad pudiera emerger, para que hubiera una mayor esperanza para la humanidad, para que la humanidad pudiera prepararse para la gran oportunidad que está llegando al mundo y para su difícil encuentro con la vida inteligente en el universo.

Esta ha sido la vida del Mensajero y la vida de otros que se unieron pronto a él para asistirle en recibir esta gran promesa para la humanidad. El Mensajero no puede hacer esto solo. Otros deben caminar con él y hablar por él y compartir la Revelación con él.

Todo el mundo es llamado ahora a un mayor servicio, como ves, porque los grandes tiempos están sobre la humanidad y de ahora en adelante nada parecerá normal o estable en el mundo a tu alrededor, según la humanidad comienza a penetrar las estribaciones de las Grandes Olas de cambio.

Necesitarás esta fortaleza interna para mantener tu equilibrio a medida que las aguas se vuelvan más turbulentas y tu barco se balancee de un lado a otro, a medida que la incertidumbre surja a tu alrededor y [también] hostilidad y enfado entre muchas personas. Necesitarás una mayor brújula, un mayor barómetro y un mayor contrapeso interno para mantener tu vida firme en los turbulentos tiempos venideros.

Compartir esto es caminar con el Mensajero y mantenerle en tu mente. Porque él está aquí para servirte, y tú estás aquí para servirle, no personalmente, sino en un gran esfuerzo para salvar a la humanidad de las calamidades desconocidas que ahora enfrenta y enfrentará cada vez más según avance el tiempo.

Lo que te saca del peligro y la tragedia de tu Separación es la Revelación y su realidad. Lo que restaura tu integridad, tu fuerza, tu coraje y tu determinación es el poder del Conocimiento dentro de ti, que Dios te ha dado para este tiempo y esta serie de circunstancias.

Tus grandes relaciones son mucho más importantes que tus ideas, tus creencias o cualquier cosa que tu intelecto pueda crear y ensamblar. No pienses que una gran ideología puede resistir el gran cambio que está llegando al mundo. No pienses que una hermosa teología puede resistir la aspereza y las demandas de un mundo cambiante. No pienses que las buenas intenciones por sí solas tienen la fuerza para vencer el miedo y la incertidumbre que verás a tu alrededor e incluso dentro de ti.

Esta es una llamada a ser fuerte, a ser determinado, a dejar atrás pequeñas cosas, a apartar pequeñas pasiones, a construir una mayor fortaleza y base en los Cuatro Pilares de tu vida. Esto es lo que el Mensajero hace. Esto es lo que te pide hacer, para ti mismo, para otros y para el mundo en conjunto.

Esta es la fortaleza que otros no tendrán. Esta es la claridad que otros no tendrán. Esta es la certidumbre que otros no tendrán. Por tanto, ¿quién se las dará? ¿Cómo serán compartidas en un mundo de creciente ansiedad, incertidumbre y conflicto?

Esta es la pregunta, y las preguntas, que has de considerar y preguntar por ti mismo. Porque no has sabido de la Revelación por accidente. Estaba destinado a pasar, como ves, porque forma parte de tu destino. Incluso si eres crítico con ella, incluso si no estás seguro, incluso si desconfías, pensando que es como alguna otra cosa que fue engañosa en el pasado, no es un accidente que hayas llegado a esto durante el tiempo del Mensajero.

Algún día él dejará este mundo y su sabiduría será preservada y grabada para la humanidad. Pero incluso mayor que el Mensajero es el propio Mensaje, que se ha dado con gran cuidado, con mucha repetición, con gran claridad y demostración para que no pueda confundirse con otras cosas. No debes alinear la Nueva Revelación con otras cosas, porque representa un nuevo comienzo en tu entendimiento y el comienzo de una nueva vida para ti.

Tal es su poder y su significado ahora. Tal será la necesidad de ella en el futuro. Porque tu vieja vida caerá presa de la discordia del mundo. Tu vieja posición será vulnerable. Tus viejas actitudes e ideas trabajarán contra ti en el mundo cambiante a tu alrededor.

Necesitarás una nueva vida para un nuevo mundo. Nada menos, como ves. Esto traerá a ti nuevas relaciones y restaurará relaciones antiguas que pueden ser restauradas.

Esto forma parte del regalo del Mensajero para ti. Porque él no solo trae el Mensaje, sino que lo vive y lo demuestra, y ha atravesado muchas de las adversidades e incertidumbres que tú encontrarás a lo largo del camino y quizá estás encontrando incluso en este momento.

Bendigamos, pues, a todos los que pueden caminar con el Mensajero, participar en esta realidad y amplificarla para su propia restauración y para el [cumplimiento del] regalo que han de dar a otros en el mundo, otros que buscan recuperar su dignidad, su fortaleza, su coraje y su verdadera dirección en la vida.

Esta es la vida mayor y la mayor promesa, y no surgirá bajo circunstancias normales, pues nada grande surge bajo circunstancias normales. Busca la vida pacífica, apacible y confortable y tu vida interior nunca emergerá. Busca solo la felicidad y serás engañado. Perderás tu gran oportunidad de dar tus regalos a un mundo en necesidad.

Son las adversidades del mundo las que harán surgir esto de ti y te convencerán de que no hay otra alternativa. No hay escape. No hay posibilidad de escapar en la fantasía o en búsquedas de felicidad o viviendo algún tipo de vida idealizada en un mundo que está ahora comenzando a socavar la seguridad y la estabilidad de toda la civilización humana.

Cuando finalmente veas esto y tengas el coraje para encararlo, reconocerás que debes elevarte para esta gran ocasión. Reconocerás la Revelación como Dios proveyéndote los medios y la visión para hacer esto.

Que las bendiciones del Cielo estén contigo y con todos los que pueden caminar con el Mensajero —en entendimiento, en espíritu, en sentimiento, para dar fuerza a la Revelación y promesa para tu vida, porque ambas cosas son una y la misma.