Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 22 de abril de 2011
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: God Is Moving Humanity in a New Direction

Escucha el audio original aquí (en inglés):

Descargar (cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Dios está moviendo a la humanidad en una nueva dirección, una dirección en la que no había tenido que moverse antes. Porque el mundo ha cambiado, y la humanidad se encuentra ante una Comunidad Mayor de vida en el universo —un gran cambio, un gran umbral en la larga evolución de la humanidad, un tiempo de inmensa convulsión e incertidumbre, un tiempo peligroso para la familia humana, un tiempo que se moverá con eventos que se despliegan rápidamente.

Dios está moviendo a la humanidad en una nueva dirección, hacia una comunidad global que es capaz de sostener el mundo y es capaz de encontrarse con las realidades de la vida en el universo, las cuales os serán impuestas y os están siendo impuestas incluso en este momento. Es un gran cambio que mucha gente siente pero no comprende.

El movimiento del mundo se está acelerando, y en él las vidas de la gente serán abrumadas y sobrepasadas por el gran cambio medioambiental que está ocurriendo y por la convulsión política y social. Todo esto está ahora en movimiento y no puede pararse, solo mitigarse. Esto requerirá una gran adaptación.

Es en este gran umbral en la historia de la humanidad que se ha enviado al mundo una Nueva Revelación, y un Mensajero ha sido enviado aquí para recibirla, prepararse para ella y presentarla. Para él es un viaje largo, un viaje largo y difícil.

El Mensaje para la humanidad es ahora grande, más detallado y completo que ningún Mensaje que se haya enviado al mundo, completo con enseñanza y comentario para que su sabiduría y su Conocimiento puedan discernirse y aplicarse correctamente y no sean algo simplemente dejado a la interpretación humana.

Las personas no ven; no escuchan. Son unas extrañas ante sí mismas. Y en muchos casos, sus habilidades nativas para discernir el entorno se han perdido y están sin desarrollar.

Esto hace la tarea del Mensajero más difícil. Él debe portar el Misterio, pues la Revelación está más allá del reino del intelecto y ciertamente no está condicionada por las expectativas, las creencias y la comprensión de la gente.

Dios está moviendo al mundo en una nueva dirección. Es una dirección que se pretendió desde el principio, pero será nueva para la gente del mundo. Será nueva para vuestro entendimiento.

Las Grandes Revelaciones del Creador son siempre así. Siempre presentan una nueva realidad, una nueva conciencia, una nueva dimensión y una mayor promesa.

El mundo está oscureciéndose, y ahora se necesita esta mayor promesa. Solo la luz del Conocimiento, la mayor inteligencia que el Creador ha otorgado a la familia humana y a todas las razas del universo, puede ahora permitiros comprender y responder.

Porque uno retorna a Dios en las condiciones que establece Dios. Los Mensajes de Dios deben comprenderse tal y como realmente son y pretenden ser.

Habrá mucha lucha y disputa con esto, y el Mensajero y los seguidores del Mensajero deben enfrentar esta dificultad y esta frustración y tener mucha paciencia.

Una Revelación así no será aceptada al principio, y solo unos pocos podrán responder completamente. Pero según pase el tiempo y el mundo se haga más turbulento, el Nuevo Mensaje ganará una mayor atracción, un mayor reconocimiento y una mayor relevancia.

[El Nuevo Mensaje] está respondiendo a preguntas que ni siquiera habéis hecho. Es una preparación para el futuro además de un remedio para el presente.

Vuestros filósofos y teólogos no sabrán que hacer de él. Tendrán problemas con él. No se conformará a su entendimiento, en el cual se han invertido tan profundamente. Los líderes religiosos disputarán en su contra, porque habla de una realidad que aún no reconocen.

Dios está moviendo a la humanidad en una nueva dirección. El Mensajero está aquí para proveer la Revelación. Le ha llevado décadas recibirla. Harán falta décadas para que sea reconocida en el mundo.

Pero el problema es el tiempo. La humanidad no tiene mucho tiempo para prepararse para un nuevo mundo y para el contacto con la vida en el universo —un contacto que ya está ocurriendo, un contacto con una intención y un propósito peligrosos.

Las personas están obsesionadas con sus necesidades, sus asuntos, sus anhelos y sus deseos. No ven el movimiento del mundo. Porque el mundo ha cambiado, pero la gente no ha cambiado con él. Y ahora estáis ante una nueva serie de realidades.

¿Qué dirá Dios ante esto cuando las personas se sientan abrumadas, cuando sus profecías para el futuro no se hagan realidad, cuando el retorno de su salvador no suceda, cuando crean que Dios está creándoles todos estos problemas?

La Revelación habla de todas estas cosas, pero debes estar abierto a la Revelación y debes enfrentar la perspectiva de un gran cambio, pues este está sobre ti y sobre el mundo y va a seguir avanzando.

No puedes retroceder miles de años e intentar comprender lo que hoy está ocurriendo, porque la evolución de la humanidad se ha movido a una nueva posición, una posición de dominio en el mundo y una posición de mayor vulnerabilidad en el universo.

¿Dónde comenzará esta educación para prepararte para un nuevo mundo y para la Comunidad Mayor de vida —dos eventos que alterarán el curso de la historia humana y afectarán a la vida de cada persona?

Los gobiernos no saben. Los líderes religiosos no saben. Los expertos no saben. Las universidades no pueden preparar a la gente.

La Revelación debe venir del Creador de toda vida, y esto es lo que ahora está ocurriendo, porque estás viviendo en un tiempo de Revelación y el Mensajero está en el mundo. Mientras él esté en el mundo, tienes una oportunidad para recibir y prepararte. Cuando se haya ido, será diferente. Será más difícil. En esto, él es la Luz en el mundo.

Él es un hombre humilde y no afirma ser otra cosa que el Mensajero, porque ese es el rol que se le ha asignado. Él debe preparar a la humanidad para un nuevo mundo mediante la Revelación. Debe preparar a la humanidad para la Comunidad Mayor mediante la Revelación. Debe hablar del gran cambio que se avecina y que está ya sobre la gente en todas partes mediante la Revelación.

Dios está moviendo a la humanidad en una nueva dirección. ¿Puede la humanidad moverse? ¿Puede la gente responder? ¿Puedes responder tú? ¿Puedes aceptar que estás viviendo en un tiempo de Revelación y considerar lo que esto significa para tu vida y el desafío que pone ante ti?

La gente no reconoce cuánto su vida y sus circunstancias dependen de la condición del mundo y del movimiento del mundo. Solo en las naciones pobres está siempre presente esta mayor realidad. En las naciones ricas, la riqueza os aísla de las realidades mayores de la vida hasta cierto punto y durante un periodo de tiempo. Pero esta riqueza disminuirá, y las realidades mayores están sobre vosotros.

La manera de responder y prepararse de la humanidad hará toda la diferencia. Lo que informa a los individuos en sus decisiones hará toda la diferencia —qué voz escuchan, ya sea la del poder y la presencia del Conocimiento que Dios les ha dado para guiarles y protegerles, o bien la voz de su cultura, la voz del miedo o la voz del enfado y la ambición.

Estas elecciones son fundamentales para el individuo, y lo que los individuos decidan determinará la suerte y el futuro de la humanidad. Por tanto, la responsabilidad recae sobre todo el mundo, no solo sobre los líderes y las instituciones.

Es por eso que Dios está trayendo el Nuevo Mensaje a la gente y no a los líderes de las naciones. Porque los líderes no son libres. Están atados a su cargo y a aquellos que les eligieron, atados a las expectativas de otros. Es por eso que la Revelación está viniendo a ti y a la gente. Son vuestras decisiones y vuestra determinación lo que hará toda la diferencia.

La gente quiere muchas cosas. No quiere perder lo que tiene. Está atrapada en el momento. No tiene la perspectiva para ver hacia dónde está yendo su vida.

La Revelación será una gran conmoción y un gran desafío para cada persona, pero esta conmoción y este desafío es la conmoción de la Revelación. El desafío es ser confrontado con la Voluntad del Creador. Y el desafío es si puedes responder y [cuál es] la naturaleza de tu respuesta.

No puedes quedarte donde estás, porque el mundo ha cambiado y cambiará aún más. Está moviéndose. Tú debes moverte con él. Esto es estar en armonía con la vida. Esto es salir del aislamiento. Esto es liberarte de la distracción y la obsesión. Esto es aprender a escuchar, a mirar y a aquietar tu mente para poder ver. Esto es renunciar a tus quejas para poder entender dónde estás. Esto es tomar los Pasos al Conocimiento para que la Presencia y el Poder de Dios puedan hablar a través de ti y a ti.

Esto es la Revelación llevando a la humanidad en una nueva dirección. ¿Están las personas dispuestas a ir, o permanecerán atrás —frente a las Grandes Olas de cambio, dormidas en la playa mientras las Grandes Olas se levantan, viviendo en la orilla y pensando que todo está bien, viviendo para el momento, incapaces de responder a las señales del mundo, viviendo sobre suposiciones que no están en sintonía con las realidades de la vida?

¿Quién puede responder? ¿Quién mirará? ¿Quién escuchará? ¿Quién dejará a un lado sus ideas, sus creencias y sus preferencias por el tiempo suficiente para ver algo, escuchar algo y saber algo?

Esto es lo que el Mensajero te pedirá hacer. Esto es lo que la Revelación requiere. Esto es lo que requiere vivir en un nuevo mundo. Esto es lo que requiere emerger a una Comunidad Mayor de vida.

¿Será la humanidad tonta y torpe, ignorante y sorda, quedando su mayor inteligencia sin usar ni reconocer? Estas son las preguntas. Las respuestas no son evidentes, porque aún no se han manifestado. Aún no han enfrentado el verdadero test que la familia humana tiene ante su puerta.

El Creador de toda vida ama el mundo y ama a la humanidad, y ha enviado al mundo el poder de redención —para redimir al individuo y restaurar su poder e integridad, para atender los grandes desafíos de la vida que ahora están surgiendo en el horizonte.

Dios está moviendo a la humanidad en una nueva dirección. Es tiempo de prepararse, de recibir y de apoyar la Revelación.

Las personas se quejarán. Protestarán. Se resistirán. Acusarán al Mensajero. Denunciarán la Revelación. Incapaces de responder, incapaces de reconsiderar sus vidas, se resistirán.

Esto siempre sucede en el tiempo de Revelación. Aquellos que están más invertidos en el pasado se resistirán al nuevo mundo y a todo lo que hay en él. Ellos no pueden ver. No sabrán. No tienen el coraje para reconsiderar su posición. No tienen la humildad para permanecer frente a la Revelación.

¿Qué puede hacer Dios por ellos? Ellos piden mucho del Creador, pero no pueden responder a la respuesta del Creador. ¿Qué puede hacer Dios por ellos?

Sé uno de los primeros en responder para que tus mayores regalos en la vida puedan establecerse y tengan una oportunidad de emerger en los días y años de tu vida.

Este es el poder de la Revelación —desatar la sabiduría y el Conocimiento que la humanidad necesita ahora desesperadamente para prepararse para un futuro que será distinto del pasado.

Las bendiciones están contigo. El poder de redención está dentro de ti, en el Conocimiento dentro de ti. Pero ¿qué puede encender este Conocimiento, llamarlo a salir y permitirte acercarte a él, entenderlo y seguirlo con éxito?

Debe ser encendido por Dios, y la Revelación está aquí para poner en marcha la mayor redención de los individuos en preparación para el nuevo mundo y el destino de la humanidad en el universo, destino que aún ha de ser reconocido y cumplido.

Es tiempo de responder. Es tiempo de ser realmente honesto contigo mismo, sin basar tu vida en tus preferencias o tus miedos, sino en el verdadero reconocimiento dentro de ti.

Enfrentar la Revelación te desafiará a responder con esta honestidad más profunda. Enfrentar la Revelación te desafiará con esta honestidad más profunda. Es el mayor desafío de tu vida. Es el desafío más importante de tu vida. Es el evento más importante de tu vida.

Dios está moviendo a la humanidad en una nueva dirección.