Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 31 de Diciembre de 2006
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: A New Way Foward for Humanity (no disponible online)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

En un mundo de dificultades, competencia y conflicto crecientes, hay un Nuevo Mensaje en el mundo para dar a la humanidad un nuevo comienzo, para dar a la humanidad un nuevo entendimiento de su naturaleza espiritual y de su futuro dentro de una Comunidad Mayor de vida inteligente en el universo.

Este es un camino completamente nuevo para la humanidad. Es un camino que se basa en la necesidad, en la sabiduría y en hacer frente a los grandes retos que se aproximan para la familia humana.

Porque es cierto que lo que la humanidad ha establecido hasta ahora es inadecuado para prepararla para el futuro que está enfrentando, un futuro que será diferente al pasado en muchos sentidos.

Ahora es tiempo de que la humanidad aprenda la verdadera naturaleza de su espiritualidad, la mayor inteligencia que el Creador de toda vida ha puesto dentro de la familia humana, dentro de cada persona. Esta mayor inteligencia siempre ha estado ahí, por supuesto, pero solo unos pocos en la historia del mundo la han descubierto y han reconocido su verdadera naturaleza, poder y propósito.

El poder y presencia de este Conocimiento no puede ser ahora simplemente la providencia de unos pocos, de las élites, de esos pocos que tienen el compromiso y la oportunidad de descubrirlo. Ahora debe estar mucho más accesible, porque este Conocimiento será necesario, por encima de cualquier otra cosa, para permitir que la humanidad navegue los difíciles tiempos venideros.

Hay un Nuevo Mensaje de Dios en el mundo, porque es el momento. Es el tiempo de la Revelación. Esta revelación es necesaria ahora, porque la humanidad se encuentra al borde de un precipicio de gran peligro y también de gran oportunidad. Pero la oportunidad no puede reconocerse a menos que el peligro se vea con claridad, a menos que el peligro se vuelva evidente.

Hay un nuevo camino porque la humanidad está emergiendo a la Comunidad Mayor de vida inteligente en el universo. Hay otros que viven en vuestra vecindad del espacio que quieren ganar el control del mundo por medios engañosos, para ganar acceso a los recursos invaluables que aquí existen y por la importancia estratégica de este mundo.

La humanidad también está enfrentando la perspectiva de vivir en un mundo en declive —de recursos, alimentos, agua y energía en declive—, un mundo cuyo medioambiente ha sido alterado, cuyo clima ha sido afectado y cuyas capacidades de sostener la vida han sido dañadas y limitadas.

Estos dos grandes fenómenos —el encuentro con la Comunidad Mayor y el enfrentar de un mundo en declive— representan ambos una Oscuridad Mayor en el mundo, una oscuridad mayor y más trascendente que cualquier cosa que la humanidad haya enfrentado en el pasado. Esto ha requerido que Dios intervenga con un Mensaje —un Mensaje que contiene una advertencia, una bendición y una preparación.

La advertencia es que la humanidad debe cesar ahora sus interminables conflictos, preparándose y uniéndose para poder sobrevivir en un mundo en declive y poder enfrentar las realidades y retos de la Comunidad Mayor. Esto ya no es simplemente una buena idea o un énfasis ético. Es una necesidad vital.

Estos dos grandes retos que enfrenta la humanidad tienen el poder de enviarla a un declive permanente, o bien de generar una unidad y cooperación humanas que nunca antes habían sido establecidas en el mundo. Solo una gran necesidad puede alterar el enfoque, la conciencia y el comportamiento humanos hasta ese punto. La unidad humana no se logrará bajo nada menor que unas circunstancias tan graves como estas, porque el mundo en sí mismo es una comunidad mayor. La humanidad es una comunidad mayor. Y también vive dentro de una Comunidad Mayor en el universo, un universo que está lleno de vida inteligente.

La libertad de la humanidad, entonces, en cualquier grado en que se haya establecido, será cada vez más desafiada por aquellos que buscan ganar acceso a este mundo, así como por las propias circunstancias de la humanidad aquí en la Tierra. Los gobiernos del mundo no han reconocido esto y no han preparado a sus habitantes como corresponde. Las instituciones religiosas no han reconocido esto y no han preparado a su gente como corresponde. Al contrario, la humanidad continúa luchando consigo misma —por la riqueza, por el poder, por el dominio, por la justicia, por la hostilidad y por la venganza.

Frente a la Comunidad Mayor y frente a un mundo en declive, la humanidad no puede permitirse eso ahora. Esto requerirá un cambio radical en la conciencia humana, tanto a nivel individual como también a un nivel colectivo más amplio. Solo un Nuevo Mensaje de Dios tiene el poder de crear tal cambio. Solo esto puede resonar con el Conocimiento más profundo dentro del individuo. Solo esto puede ofrecer la sabiduría y la percepción acerca del futuro que la humanidad no ha sido capaz de adquirir por su cuenta. Solo un Nuevo Mensaje de Dios puede revelar la naturaleza más profunda de su espiritualidad —su espiritualidad al nivel del Conocimiento—. Solo el Nuevo Mensaje de Dios puede revelar lo que significa este Conocimiento, por qué está dentro de ti y cómo puedes acceder a él, no importa a qué tradición religiosa, país o cultura pertenezcas o cuál sea tu posición económica.

Este Nuevo Mensaje no está aquí para competir con las religiones del mundo, sino para darles claridad y unidad de propósito. Pretende avivarlas y unirlas en una mayor cooperación para la salvación del mundo. Solo un Nuevo Mensaje de Dios tiene este poder y eficacia. Y este poder y eficacia es misterioso, porque llega más allá del intelecto, más allá de la mente que pregunta, especula, demanda, teme y duda, hacia una conciencia más profunda dentro del individuo.

El Nuevo Mensaje está aquí para iluminar al individuo y dar a toda la humanidad una nueva dirección —ambas cosas al mismo tiempo—. No es simplemente un nuevo sistema de creencias o una nueva prescripción de comportamiento, ya que no todos van a creer en las mismas cosas. No todos van a seguir la misma tradición o al mismo maestro. Dios lo entiende. Pero la llamada dentro del Nuevo Mensaje es algo que las personas de cualquier tradición de fe, nación o cultura pueden escuchar, y algo a lo que pueden responder. No todos tienen que responder; basta con un pequeño porcentaje de la población mundial. Si ellos pueden responder, pueden llevar a la humanidad hacia delante. Ellos pueden preparar a la humanidad para las Grandes Olas de cambio que se avecinan. Ellos pueden preparar a la humanidad para enfrentar la competencia procedente de la Comunidad Mayor.

Esto no es solo posible. Es necesario. Puede que te preguntes como puede lograrse algo así, teniendo en cuenta la historia y el temperamento humanos. Esto puede lograse porque hay un Nuevo Mensaje de Dios en el mundo. Si un Mensaje como este no estuviera en el mundo, si se dejara solamente a la conciencia y la inventiva humanas, entonces el destino de la humanidad estaría sellado y el resultado sería más predecible. Pero su destino no ha sido sellado y el resultado no es aún predecible. Sin embargo, si la humanidad no cambia su curso de acción dentro de la próxima década, entonces tendréis pocas opciones y el futuro para vosotros y vuestros hijos será mucho más grave y peligroso.

La humanidad está enfrentando Grandes Olas de cambio. Esto no tiene precedentes. Nunca antes la raza entera había sido confrontada con tales desafíos, todos convergiendo al mismo tiempo. ¿Cómo lidiarás con ellos? ¿Cómo sabrás que hacer individualmente? ¿Cómo podrás prepararte? ¿Cómo puedes ayudar a otros a prepararse? ¿Cómo puedes generar mayor unidad y cooperación entre individuos, culturas, religiones y naciones?

Si eres verdaderamente honesto contigo mismo, debes llegar a la conclusión de que realmente no sabes. No tienes las respuestas a estas preguntas. Puede que digas: “Si tan solo esto” o “Si tan solo aquello”, pero eso no son respuestas. Son solamente deseos. Los deseos no te prepararán para el futuro. Los deseos no alterarán el curso de la actividad y la conciencia humanas. Los deseos no salvarán a la humanidad de una calamidad que en su mayor parte ha causado ella misma. Y los deseos no te prepararán para las realidades, los peligros y las oportunidades inherentes en la emergencia de la humanidad a la Comunidad Mayor de vida inteligente.

El camino, entonces, está aquí para preparar al individuo, para encender e iluminar al individuo, y para dar a la humanidad una mayor conciencia de su destino y de las Grandes Olas de cambio que se aproximan. El Nuevo Mensaje está aquí para aclarar cómo las relaciones humanas pueden elevarse al nivel de un mayor propósito. Esta aquí para enseñarte acerca de los Cuatro Pilares de tu vida, a construir los Cuatro Pilares de tu vida, de forma que tengas una base lo suficientemente fuerte para ser de asistencia a otros ante grandes cambios y trastornos. Está aquí para proveer sabiduría de la Comunidad Mayor que el Creador nunca antes había ofrecido al mundo, porque no era necesaria. Pero ahora es necesaria. La humanidad debe tener esta sabiduría. Debe tener esta perspectiva. Debe tener esta conciencia de la Comunidad Mayor, de lo contrario entrará al futuro ciega, desprevenida e ignorante. No podéis permitiros esto ahora. La insensatez es trágica en estas circunstancias.

Este no es el “Fin de los Tiempos”, como algunas personas creen. Es tiempo para un nuevo comienzo. Es tiempo para un nuevo entendimiento, para una nueva conciencia, para un nuevo compromiso basado en la necesidad, basado en las grandes necesidades de la humanidad ahora y en el futuro.

Por supuesto, habrá diversidad de opinión, de creencias religiosas y de énfasis cultural. Por supuesto. Dios lo entiende. Pero el compromiso de proteger el mundo, el compromiso de proteger la civilización, el compromiso de proteger este planeta de la intervención desde el exterior, pueden y deben establecerse. Tales compromisos no se basarán en la filosofía, la teología, o las ciencias políticas. Se basarán en la pura necesidad.

Es como una casa en llamas. Bueno, no necesitas estudiar el problema cuando está ocurriendo. Simplemente necesitas prepararte para apagar el fuego. Y hay un fuego muy grave en el mundo actual. Está ardiendo lentamente, pero está ganando fuerza. Y cada día, la ignorancia, la negación, la superstición, el conflicto y la competencia de la humanidad avivan el fuego, dándole fuerza y haciendo que sea más caliente y más difícil de extinguir.

Esto requiere un nuevo camino, un nuevo entendimiento, un nuevo enfoque y una nueva conciencia, si la humanidad quiere tener un nuevo futuro, un futuro distinto del pasado. Y este futuro será extremadamente demandante y peligroso. Su gran oportunidad, sin embargo, es que ofrece a la humanidad su única gran ocasión para unirse en su propia defensa. Da a la humanidad la única gran oportunidad para compartir sus recursos y extinguir los conflictos humanos que son imprácticos y peligrosos para la familia humana en su totalidad. Esto da a la humanidad su primera y mayor oportunidad para aprender sobre la espiritualidad y las realidades de la vida dentro de la Comunidad Mayor en la que vive.

Esto requiere una Nueva Revelación, y la nueva Revelación debe venir del Creador de toda vida, porque la humanidad no puede ver lo que no puede ver. No puede saber lo que no puede saber. No puede ver lo que está a vuelta de la esquina, lo que se está acercando con cada día que pasa.

Parte de este nuevo camino será misterioso, debido a que habla del Conocimiento dentro de ti. La manera en que el Conocimiento es activado dentro de la persona es algo completamente misterioso, que sobrepasa la comprensión humana. Pero gran parte del camino es extremadamente tangible. Está expuesto en la preparación que el Nuevo Mensaje está proveyendo —aprender el Camino del Conocimiento, ganar Conocimiento y Sabiduría de la Comunidad Mayor, preservando los recursos del mundo y preservando la autosuficiencia de la humanidad, porque sin esta autosuficiencia, la humanidad caerá bajo la persuasión de poderes extranjeros.

Parte del camino es [ganar] la conciencia de que la humanidad vive en una Comunidad Mayor, que vosotros sois los nativos de este mundo y que la familia humana se encuentra solitaria en el universo. Tenéis aliados en el universo, y ellos pueden enviaros su sabiduría, como lo han hecho. Pero ellos no pueden interferir. Ellos no pueden salvarlos. Ellos no tienen el poder para hacerlo. Además, no está permitido que lo hagan. No es ético para ellos hacerlo. La humanidad tendrá que salvarse a sí misma. Nadie vendrá a salvaros. Y si alguien afirma que está aquí para salvaros, puedes estar seguro de que todo es un engaño. Ellos están aquí para aprovecharse de una humanidad débil, en conflicto y cada vez más desesperada.

Este, sin embargo, no es el camino hacia la unidad, la motivación, la libertad y la soberanía humanas en este mundo. Es por eso que hay un Nuevo Mensaje de Dios: para encender el espíritu humano, expandir la conciencia humana y revelaros el futuro que estáis enfrentando.

Las personas son cortas de miras, por supuesto. Ellas quieren respuestas inmediatas a problemas inmediatos. Pero el Nuevo Mensaje está tratando los grandes problemas para los que la humanidad tiene muy poca respuesta hasta ahora. Y estas respuestas son para los grandes problemas. Piensa en esto: ¿qué problemas te preocupan ahora, en este momento? ¿Cuáles son esos problemas? ¿Y qué diferencia harán en un mundo en declive? ¿Qué diferencia harán mientras la humanidad enfrenta competencia e intervención desde la Comunidad Mayor?

Esos problemas [que ahora te preocupan] te parecen ahora importantes, pero puestos en un contexto mayor se tornan irrelevantes, o bien son problemas que quieres resolver rápido para poder poner tu atención en cosas de mayor importancia.

Hasta los individuos más educados e instruidos no están viendo lo que viene en el horizonte. Ellos piensan que el futuro será como el pasado. Piensan que el futuro simplemente continuará aquello que el pasado ha revelado, quizá en nuevas formas. Ellos no ven que todo el panorama va a cambiar. Y por supuesto, está el problema de la negación humana —de que, independientemente de lo educado que estés, todavía tendrás que hacer frente a la tendencia a negar cosas que están más allá de tu alcance, cosas que no puedes enfrentar emocionalmente o que son demasiado desafiantes, demasiado misteriosas o demasiado abrumadoras.

En esto, las personas instruidas responden solo ligeramente mejor que las no instruidas. Es por eso que hay un Nuevo Mensaje de Dios en el mundo. Porque debe haber esta llamada. Debe haber esta advertencia. Debe haber esta bendición. Debe haber esta preparación.

La humanidad no puede prepararse por sí misma para la Comunidad Mayor, aun cuando aquellos que están interviniendo ahora en vuestro mundo ya se han preparado para vosotros. La humanidad no puede prepararse a tiempo para enfrentar un mundo en rápido declive. Podría hacerlo si existiera el compromiso y la conciencia entre suficientes personas, pero este no es el caso ahora. La humanidad está muy atrasada en su preparación. Y es por eso que hay un Nuevo Mensaje de Dios en el mundo.

Este gran camino os enseñará lo que otras razas avanzadas en el universo han tenido que aprender para sobrevivir grandes transiciones en su evolución. Y sí, la humanidad está en un estado de evolución. Los grandes cambios que se aproximan son en parte evolutivos, porque tarde o temprano la humanidad iba a tener que enfrentar las realidades de la Comunidad Mayor, un entorno inmenso, un entorno tremendamente competitivo. No podéis entrar en este entorno como niños pequeños.

El énfasis ahora no está en complacer o adorar a Dios o en rezar pidiendo todas las pequeñas cosas que quieres. Ahora tienes que usar lo que Dios te ha dado. Ahora tienes que llamar a este Conocimiento más profundo que existe dentro de cada persona, esperando a ser descubierto. La creencia es demasiado débil, demasiado vulnerable, demasiado cambiante y susceptible a la manipulación para que sea tu base ahora. Debes tener una gran base en el Conocimiento, y esta debe ser lo suficientemente fuerte para llevarte hacia delante. Será la balsa que te llevará a través de estas peligrosas corrientes de cambio que se aproximan. Será la sabiduría mayor dentro de ti y de todos que superará vuestras tendencias humanas a competir y pelear el uno contra el otro y a luchar por los recursos que quedan.

No todos tienen que ganar este Conocimiento, pero sí los suficientes para hacer la diferencia crítica. El futuro de todo lo que valoras pende de un hilo. Todo lo que la humanidad ha creado en sus mejores momentos —sus grandes logros en el arte, la teología y la filosofía, y todo lo que se ha creado que es bueno, sustentable y beneficioso— quedará perdido en un mundo en declive y ante la Comunidad Mayor, si no os preparáis.

Desde la perspectiva de Dios, por tanto, esta Nueva Revelación no es simplemente otra opción u otra posibilidad. No es simplemente algo a considerar junto con muchas otras cosas a considerar. Desde la perspectiva de Dios, esto es. Por todo el mundo, las personas han rezado pidiendo libertad, seguridad y bienestar. ¡Y esto es! Pero, naturalmente, no se parece a lo que las personas esperan. Quizá no está ocurriendo a través de su cultura. No está ocurriendo en sus tradiciones religiosas. No está satisfaciendo sus expectativas. No tiene la apariencia que ellas pensaban que iba a tener. Sin embargo, las Revelaciones de Dios nunca están limitadas por esas cosas. Siempre ocurren al margen de la cultura, la religión y las expectativas humanas, porque son Nuevos Mensajes de Dios. No son invenciones humanas. Tú puedes inventar un mejor futuro en tu imaginación, pero si no puedes ver y enfrentar las Grandes Olas de cambio, entonces no es más que una fantasía. Está basada en la ignorancia y la negación y no tiene base alguna en la realidad.

El Nuevo Mensaje de Dios está aquí para advertiros del futuro, para bendeciros y para daros la fuerza para enfrentar el futuro y prepararos para el futuro. Esta preparación tiene que ver principalmente con la conciencia y el compromiso humanos. Todos vuestros talentos, vuestras destrezas, vuestras vocaciones y vuestras ciencias tendrán que emplearse en hacer frente a lo que esto verdaderamente significará en el día a día. Sin embargo, debéis tener la claridad de conciencia, y debéis tener el compromiso interno. Si estas cosas están ausentes, entonces todos vuestros recursos y atributos no serán aplicados, y en esencia no os ayudarán.

Dios suministra lo que es necesario, lo que falta. No es necesariamente lo que la gente piensa, espera o cree. Esto se debe a que es un Nuevo Mensaje de Dios y no una invención humana.

Vuestras naciones y religiones tendrán que cooperar en el futuro, de lo contrario todas ellas se enfrentan al fracaso. No habrá un ganador si la humanidad fracasa. Ninguna nación tendrá la supremacía si las otras naciones fracasan. El mundo será puesto en creciente peligro, y las persuasiones de aquellos que están interviniendo en el mundo serán mucho más atractivas para el inconsciente y el ignorante. Son vuestras debilidades, vuestros conflictos, vuestra ignorancia y vuestras supersticiones lo que aprovecharán estas razas específicas procedentes del universo. Ellas podrían lograr el control del mundo sin hacer un solo disparo, porque son diestras manipulando el pensamiento y la percepción de otros. Esta es su fuerza. Esto es lo que están usando ahora y lo que usarán en el futuro.

Reconoce lo que la historia te ha enseñado acerca de intervenciones sobre la gente nativa de tu propio mundo. No pienses que los resultados de estas intervenciones representaban el destino o que tenían que pasar. Al contrario, fue el resultado de muchas decisiones, muchas malas decisiones, particularmente por parte de los propios nativos. Porque la humanidad tiene el poder para contrarrestar esta intervención y las intervenciones futuras. Pero debe aprender el Conocimiento y la Sabiduría de la Comunidad Mayor para poder hacerlo, y solo el Creador de toda la vida puede proveer esto.

La humanidad no tiene la menor idea de lo que ocurre más allá de sus fronteras. Piensa que es tan importante en el universo que cualquiera que viniera aquí estaría muy interesado en ella. Pero, por supuesto, esto es una tontería. Esto es autocomplacencia. Es autoadmiración. La Comunidad Mayor que encontraréis será un entorno muy competitivo. No es un entorno para los pusilánimes. Para ganar destrezas y sabiduría en ese entorno, necesitaréis algo más que la ambición y la imaginación humanas.

No estáis preparados para la Comunidad Mayor. No estáis preparados para un mundo en declive. Es por eso que hay un Nuevo Mensaje de Dios. Es por eso que Dios está proveyendo un nuevo camino, no para reemplazar lo que habéis creado, sino para dar a todo ello una mayor promesa, una mayor fortaleza y una mayor aplicación. Dios utiliza lo que ya existe para crear la gran oportunidad, pero hay cosas que deben revelarse a la humanidad, cosas que nunca antes se habían revelado. Y para esto debes ver claramente. Debes reconocer vuestra difícil situación. Y debes estar disponible para ver y saber cosas que nunca antes habías considerado.

La ignorancia se perpetúa hasta que algo viene a cambiarla, a romper sus fantasías e ilusiones. No esperes y dejes que la vida te haga esto, ya que sería trágico. Mejor, deja que la Nueva Revelación te enseñe lo que se aproxima para que tengas tiempo y la oportunidad de prepararte.

Hay un nuevo camino para la humanidad. Sin embargo, será un nuevo camino basado en una mayor sabiduría, un mayor Conocimiento y un mayor reto. Reconoce esto y podrás ver la completa relevancia de esta Nueva Revelación. Si no puedes ver esta necesidad de mayor Conocimiento y sabiduría y el desafío mayor que enfrenta la humanidad, entonces no entenderás la Nueva Revelación. Pensarás que está ahí simplemente para tu edificación personal. Pensarás que es solamente otra perspectiva. Pensarás que es otra cosa.

El Creador de toda vida quiere que la humanidad repare un mundo en declive para preservar la autosuficiencia humana y asegurar la libertad y la independencia humanas en este mundo. El Creador de toda vida quiere que la humanidad emerja en la Comunidad Mayor de vida inteligente en el universo como una raza libre e independiente, capaz de sostenerse a sí misma, capaz establecerse a sí misma y capaz de aprender el Conocimiento y la sabiduría que debe ganar para funcionar dentro de este mayor entorno.

Sin embargo, el deseo de Dios debe ser traducido a través de la conciencia humana, del entendimiento humano, de las relaciones humanas y del comportamiento humano. Dios desea que, como individuo, seas más feliz de lo que eres hoy, más exitoso de lo que eres hoy, más compasivo de lo que eres hoy, más efectivo de lo que eres hoy. Por tanto, como ves, lo que Dios desea debe ser traducido a la experiencia humana.

Este entendimiento te dará esperanza y confianza, y no serán una esperanza y una confianza falsas, porque se te está enseñando lo que Dios quiere para la humanidad. Si puedes ver esto y sentirlo en tu corazón, verás que la humanidad tiene una gran promesa y un gran destino. Sin embargo, para encontrar y cumplir esta promesa y este destino tendrás que aprender muchas cosas nuevas. Tendrás que empezar de nuevo, empezando con tu vida individual y trabajando hacia el exterior a través de tus relaciones y las actividades de tu comunidad, a través de lo que ves, sabes y promueves dentro de tu casa, tu familia, tu ciudad, tu pueblo, tu nación y el mundo entero.

El Conocimiento dentro de ti sabe lo que debes hacer para jugar tu papel, porque esta es la sabiduría que Dios ha puesto dentro de ti. Sin embargo, nunca verás la necesidad de este Conocimiento, ni lo llamarás y lo recibirás gentil y humildemente, a menos que entiendas el panorama más amplio de vida que estáis encontrando y las Grandes Olas de cambio que se aproximan para la familia humana.

Si puedes ver estas cosas, entonces sabrás que estás bendecido, y que el Creador de toda vida ama a la humanidad y ahora le ha dado un nuevo camino —un nuevo comienzo, una mejor posibilidad, una mejor oportunidad— para cumplir aquí su antiguo destino. Que este sea tu entendimiento.