Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
en abril de 2001
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: Why a New Message from God? (no disponible online)

Esta revelación es el capítulo 1 de un antiguo libro introductorio.

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

Dios vigila el mundo, supervisando el desarrollo de la humanidad. Periódicamente, Dios debe enviar al mundo un Nuevo Mensaje, un Nuevo Mensaje en respuesta a una necesidad más grande que la humanidad no podría reconocer ni resolver por sí misma. Estos mensajes son por su misma naturaleza poco frecuentes, porque mucho ha sido dado ya a la humanidad para enseñarla cómo vivir en cooperación, en paz y con un mayor sentido de compromiso y de contribución al mundo. De hecho, muchas personas en todas partes siguen teniendo problemas con estos mensajes y revelaciones, mientras que muchas otras los niegan por completo. Sin embargo, la realidad sigue siendo que Dios supervisa el mundo y que, mediante los emisarios de Dios, los Ángeles de Dios, el estímulo para que la humanidad recupere su verdadera identidad y conciencia espiritual continúa cada momento de cada día.

En esta época, a medida que la evolución humana se acelera, un Nuevo Mensaje de Dios está siendo enviado al mundo. Este Nuevo Mensaje está siendo enviado porque la humanidad debe tener un entendimiento nuevo de su situación en relación con la vida inteligente de más allá del mundo.

De hecho, es correcto decir que la humanidad ha llegado a un gran momento decisivo. No es simplemente la culminación de eventos pasados. Es el principio de una realidad completamente nueva donde la humanidad descubre que no está sola en el universo y ni siquiera en su propio mundo. Es en este gran momento decisivo que el sentido de supremacía de la humanidad y su sentido de aislamiento en el universo llegan a su fin para siempre.

Desde una perspectiva superior se trata de una mayoría de edad. Significa que la humanidad entra a un estado más maduro, porque en realidad siempre ha vivido dentro de una Comunidad Mayor de vida inteligente en el universo. La humanidad no es sino una joven raza entre muchas otras. El universo está repleto de vida, y esta existe en todas las fases del desarrollo y la evolución. Pero la familia humana ha crecido en un estado de relativo aislamiento, con solo visitas infrecuentes al mundo por parte de otros en la Comunidad Mayor a su alrededor.

Este aislamiento está ahora llegando a su fin. Tras este fin, un episodio y un capítulo enteramente nuevos comienzan en el gran viaje de la humanidad en el mundo. Es un punto de inflexión con grandes riesgos, grandes retos y aun así con oportunidades enormes. Pero ¿cómo puede la humanidad saber sobre estas cosas? ¿Cómo puede la humanidad prepararse adecuadamente para los nuevos eventos que va a encontrar? Porque incluso en este momento la mayoría de las personas del mundo están centradas solo en las cosas inmediatas, y todavía forcejean con conflictos del pasado que no se han resuelto.

La emergencia de la humanidad a la Comunidad Mayor y su contacto con vida inteligente de más allá del mundo son cosas que mucha gente ha considerado como posibles. Sin embargo, ¿quién es consciente de lo que esto significa en realidad? ¿Cómo puede prepararse la humanidad sin una gran asistencia del Creador?

Dios es plenamente consciente de estas cosas y ha enviado un Nuevo Mensaje al mundo para preparar a la humanidad para su nueva vida en la Comunidad Mayor. Esta Nueva Revelación está siendo presentada de manera muy simple y humilde. No se ajusta a las expectativas, creencias o tradiciones de la gente. Dios no está limitado por estas cosas, y solo da a la humanidad lo que esta necesita específicamente para dar el siguiente paso y poder enfrentar un nuevo reto.

Tales revelaciones raramente son bien acogidas al principio, y además son muy mal entendidas por la gente que las encuentra por primera vez. Dios lo comprende. No obstante, cada Nuevo Mensaje que se da a la humanidad tiene vital importancia, debe ser recibido en una forma pura y debe ser comunicado por personas muy valientes a las que se les ha confiado el Nuevo Mensaje.

Contrariamente a las expectativas de mucha gente, el Nuevo Mensaje siempre se da a una sola persona. Muchas otras son llamadas para ayudar a esta persona a recibir el Mensaje y a comunicarlo eficazmente. Así es como las grandes revelaciones son presentadas en este mundo y en todos los mundos de la Comunidad Mayor. Esto se hace simplemente por una cuestión de eficacia.

Si este único individuo puede responder y ser preparado para recibir una carga y responsabilidad tan grandes, y si otros pueden responder y ayudar a esta persona, entonces la Nueva Revelación puede ser presentada en una forma pura. Si esta se diera a muchas personas entonces habría disensión y malentendido, y la gente tendría versiones e interpretaciones diferentes de lo que recibieron. Es por esta razón que una Nueva Revelación solo se da a través de una persona. Por supuesto, esto será rebatido y muchas personas se sentirán ofendidas, tal vez porque ellas no fueron escogidas para recibir la Nueva Revelación. Ellas creen que mucha gente debería ser escogida, pero no es así como las cosas ocurren en la vida. No es así como Dios trabaja en este mundo o en cualquier mundo en el universo.

La Revelación, el Nuevo Mensaje, debe darse en una forma pura. Debe darse a una persona que pueda recibirlo y no lo vaya a negar ni corromper de ninguna forma. Debe darse a alguien que fue enviado al mundo con el propósito de recibir y comunicar un Nuevo Mensaje de Dios. Una Revelación así es demasiado importante como para confiársela a alguien que no satisfaga estos requisitos.

Algunas personas creen que Dios está continuamente enviando nuevos mensajes al mundo, pero esto no es cierto. Nuevos Mensajes son enviados a la humanidad con muy poca frecuencia. Y son presentados solamente para permitir que la familia humana pueda atender una necesidad sin precedentes. Son presentados en grandes momentos decisivos, en grandes hitos en la evolución y el desarrollo de la humanidad.

La humanidad está ahora en el umbral de encontrar razas inteligentes de la Comunidad Mayor. Está en el umbral de tener el poder de destruir su propia vida en el mundo. Estas cosas por sí solas bastan para provocar un Nuevo Mensaje de Dios, y de hecho ha sido así.

Muchas personas sienten que está llegando al mundo un gran cambio, y muchas sienten que este cambio esta ocurriendo ya. Ellas pueden interpretarlo de muchas formas diferentes, según su rango de experiencia y entendimiento, pero el sentimiento es el mismo. El Conocimiento, o Espíritu, está moviéndose en muchas personas, alertándolas de la realidad de que un gran cambio está sobre la humanidad —un gran reto y una gran oportunidad—. El sentimiento es el mismo, a pesar de cómo pueda ser interpretarse. Tanto si se predice un resultado bueno o uno malo, es el sentimiento lo que es importante, porque señala que un gran cambio está próximo. Señala que el Nuevo Mensaje de Dios está viniendo.

El Creador es muy práctico, pero la gente es muy impráctica, por lo que a menudo hay una mala comprensión al principio. La gente piensa que un Nuevo Mensaje de Dios será muy dramático. Las nubes se separarán y una gran voz del cielo hablará a la gente. Pero no es así en absoluto. Lo que pasa en realidad es que una persona es llamada y preparada para empezar a recibir el Nuevo Mensaje. Esta persona debe pasar por un proceso de convulsión tremendo, y debe construir la necesaria aceptación de sí misma y la necesaria fe en Dios para poder hacerlo. Después, unas pocas personas son llamadas a asistir a la persona elegida. Para ser capaces de asumir una responsabilidad más grande, también ellas deben trascender sus intereses y preocupaciones personales.

Esto puede llevar bastante tiempo, pero cuando se logre el Nuevo Mensaje de Dios comenzará a fluir. Y será muy grande, mayor que lo que las palabras puedan expresar, porque no solo será una serie de ideas y preceptos, sino una conciencia y un entendimiento completamente nuevos. La persona escogida y aquellos que son llamados a asistirla deben aprender a comunicar eficazmente a otros esta conciencia y entendimiento nuevos.

Es cierto que la humanidad no es muy receptiva a las Revelaciones de Dios. Por eso, el proceso comunicativo de trasladar un Nuevo Mensaje de Dios al mundo está plagado de muchas dificultades. Las personas que están tratando de traer esta verdad mayor al mundo son el foco de mucha resistencia, enjuiciamiento y condenación. Pero aunque la respuesta sea imperfecta, el proceso de comunicación debe suceder.

Dios solo puede comunicarse con lo que Dios ha creado dentro de ti. Tu mente puede oponerse a esta comunicación, puede sentirse molesta y puede estar en desacuerdo por varias razones. Pero la comunicación intenta alcanzar la parte más profunda de ti. Solo a este nivel más profundo puedes comprender verdaderamente el Nuevo Mensaje de Dios.

Según pase el tiempo habrá rechazo, habrá resistencia, habrá malentendidos. Habrá todo tipo de confusión y negación. Pero con el tiempo, el Nuevo Mensaje de Dios se volverá evidente. Sin embargo, a causa de la naturaleza acelerada de la evolución de la humanidad, no hay demasiado tiempo para comunicar el Nuevo Mensaje de Dios que esta siendo enviado hoy al mundo. Las circunstancias están cambiando demasiado rápido. Las cosas están acelerándose, y la presencia de visitantes extraterrestres en el mundo está llegando a ser tan considerable e influyente aquí que la humanidad no tiene mucho tiempo para pensarlo o aclimatarse a una nueva comprensión. Debido a la naturaleza acelerada de su evolución, todo debe ocurrir más rápidamente.

El Nuevo Mensaje de Dios debe ser presentado a la humanidad rápidamente, y esta debe integrarlo rápidamente para que el Mensaje pueda tener su pleno impacto y provea su gran servicio a la humanidad. Esto es absolutamente fundamental para la supervivencia y el bienestar de la familia humana en la Comunidad Mayor.

Se te está dando esta comprensión mayor para que puedas estar en posición de recibir las bendiciones del Creador. Cuando las personas piensan en el Creador proveyendo bendiciones en su vida, con mucha frecuencia piensan en cosas muy inmediatas y en asuntos inconsecuentes. Piensan en términos que son muy pequeños y relacionados solo con sus preocupaciones personales. Pero cuando el Creador provee una verdadera bendición para la humanidad, esta es muy grande y de largo alcance.

El Creador entiende que la humanidad no puede comprender todo por su cuenta. La humanidad ni siquiera puede comprender el movimiento de la naturaleza por su cuenta. Necesita asistencia para prepararse para los eventos seminales que ocurrirán en su futuro. Debido a que Dios no quiere intervenir en el mundo directamente, deben enviarse comunicaciones a través de ciertos individuos inspirados.

Existen Ángeles del Creador que ayudan a la humanidad con cosas más inmediatas, con asuntos prácticos, con necesidades urgentes para el bienestar de las comunidades y el avance de los esfuerzos verdaderamente beneficiosos de la gente. Pero un Nuevo Mensaje de Dios es otra cosa.

Hoy hay una gran llamada pidiendo un Nuevo Mensaje de Dios. La humanidad está encarando un gran umbral, tal vez el mayor que nunca encarará. Su aislamiento en el mundo ha terminado. Este mundo está experimentando una Intervención por parte de razas inteligentes del espacio. Los conflictos tribales de la familia humana, su falta de unidad y el agotamiento de los recursos del mundo hacen que la humanidad sea extremadamente vulnerable a una Intervención así y también a la persuasión y manipulación desde más allá de su mundo.

Pero la humanidad tiene gran fortaleza. Tiene una base espiritual que muchas otras razas tecnológicamente avanzadas en la Comunidad Mayor no tienen. La familia humana tiene tanto fortalezas como debilidades según se aproxima a este gran momento de decisión. El momento oportuno aquí es crítico. La conciencia es vital. No es meramente una opción. No es meramente para la edificación de ciertos individuos inspirados. Es esencial para la supervivencia y el bienestar de toda la humanidad.

Quizá puedes sentir este gran momento de decisión dentro de ti. Quizá puedes sentir que la esencia misma de la vida, el entorno de la vida, el sentimiento de la vida, están cambiando. No es meramente que tú estés cambiando, sino que estás sintiendo que algo en el mundo a tu alrededor está cambiando. Este cambio es mayor que las economías de la humanidad; es mayor que sus experiencias culturales; es mayor que su arte. Es algo que la gente de todo el mundo puede sentir. Es este sentimiento el que se experimenta tan universalmente. El Nuevo Mensaje de Dios se dirige a este sentimiento.

El Nuevo Mensaje de Dios es para todos en el mundo —de cualquier cultura, de cualquier religión, para los ricos, para los pobres, para los enfermos, para los jóvenes, y para los viejos—. Habla a todos. Es el momento ahora de explorar el Nuevo Mensaje de Dios y aquello que lo está llamando al mundo.