Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 25 de octubre de 2016
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: The Great Coordination

Escucha el audio original aquí (en inglés):

Descargar (cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

Hoy hablaremos sobre la Gran Coordinación.

Más allá de lo que los sentidos pueden reportar, los ojos pueden ver y los oídos pueden oír hay una Gran Coordinación en el mundo y en el universo en general: una Gran Coordinación, el Trabajo de Dios en el universo, operando a través de diferentes niveles de servidores y representantes.

Esta Presencia es algo que debes sentir profundamente, y también esta persistente sensación de que tu vida es realmente para algo mayor que aquello a lo que te has acostumbrado, mayor de lo que tu cultura promueve en tu interior y has llegado a creer. Una mayor Coordinación que te ha traído al mundo con un propósito superior, una mayor Coordinación que no puedes definir y que nunca podrás comprender por completo, ya que se extiende mucho más allá de este mundo hacia innumerables mundos en el universo. Tan grandiosa es que ninguna teología podría contenerla, y ningún entendimiento humano podría captar su extensión, su complejidad y su perfecta funcionalidad.

Porque vives dos vidas: vives una vida mundana que te preocupa el noventa y nueve por ciento del tiempo, y vives como parte de esta mayor Coordinación, que puedes vislumbrar por unos instantes aquí y allá en momentos de claridad, quizás incluso de gran sobriedad, en los que reconsideras tu vida desde una perspectiva más objetiva.

Pero la Coordinación vive en tu interior a un nivel más profundo, por debajo de la superficie de tu mente, por debajo de tu mente social, la mente mundana que ha sido tan condicionada y moldeada por tus experiencias en el mundo, por las decisiones que has tomado y por las conclusiones que has adoptado para ti mismo.

En lo más profundo de tu interior existe una Mente sagrada, una Mente creada por Dios, una Mente que Nosotros llamamos el Conocimiento, una Mente que ya está conectada con la Gran Coordinación. Porque el Conocimiento representa tu conexión con Dios, pero también representa el propósito por el que estás aquí, un propósito que no has inventado por ti mismo, un propósito que aún no comprendes. Incluso si tienes un entendimiento muy orientado espiritualmente, se trata de algo más grande que esto.

Porque el Conocimiento representa la parte de ti que es eterna, pero está aquí en una misión, como ves. Está en el mundo con un propósito superior, que representa tu propósito superior. Más allá de todos tus objetivos y planes o de lo que piensas que la vida requiere de ti, este gran propósito, esta mayor Coordinación, vive en tu interior.

Aunque buscas la unión en las relaciones desesperadamente, aunque buscas realizarte en el mundo desesperadamente, aunque buscas satisfacer las necesidades más profundas de tu alma adquiriendo cosas, personas, lugares, posesiones… de todo, o bien manteniéndote estimulado en todo momento, lo que realmente te satisfará y te llevará de vuelta a tus verdaderas relaciones en el universo es la Gran Coordinación misma.

Esta siempre será misteriosa, ya que solo podrás captar tu pequeña parte de ella y cómo esta parte podría relacionarse con ciertas personas importantes que puedes tener la fortuna de encontrar en tu viaje aquí en la Tierra.

Dios está trabajando por todo el universo para recuperar a los separados, porque todos los seres sintientes que viven en la realidad física están viviendo separados de su hogar eterno y su unión con Dios. Todos han venido a esta realidad buscando tener una experiencia diferente, buscando individualizarse por completo y darse forma, buscando vivir en una realidad donde haya muy poca evidencia de su verdadera naturaleza, su verdadero hogar, su verdadero origen o su verdadero destino. Un universo en expansión con eventos siempre cambiantes, caótico, impredecible, difícil, desafiante, peligroso, pero también hermoso, prometedor e importante si puedes comprenderlo desde una perspectiva más amplia, desde la Gran Coordinación.

Dios trabaja a través de los Poderes Superiores en el universo, que constituyen las Asambleas Angélicas que asisten a todos los mundos donde la vida sintiente se ha originado o que han sido colonizados… los Poderes Superiores, que existen más allá del rango visible pero están siempre vigilantes, siempre atentos a los que permanecen abajo.

No puedes comprender lo que esto significa, ya que te dominan tus sentidos y esta realidad temporal en la que vives. Pero la Gran Coordinación está en ti y en todo lo que te rodea.

Los Poderes Superiores están dirigiendo a aquellos individuos que en los niveles más altos representan las Redes de los Sabios: individuos extraordinarios en pequeños grupos, que operan generalmente en secreto en la Comunidad Mayor, pues hay muy pocos mundos libres que puedan aceptarles y apoyarles… Las Redes de los Sabios, que responden a una mayor directriz desde arriba, dirigiendo sus actividades y habilidades, prevaleciendo sobre su naturaleza humana o la naturaleza de quienes quiera que sean en el universo.

Ellos tienen sus seguidores y sus asistentes, los cuales los protegen, los resguardan, llevan a cabo sus directrices en el mundo y apoyan sus actividades. Hay muchos de ellos, particularmente en este mundo donde todavía hay suficiente libertad para que la Red de los Sabios funcione con mayor apertura y libertad en múltiples lugares.

Es un plan perfecto, pero debe funcionar en una realidad cambiante e impredecible, adaptándose constantemente a circunstancias cambiantes y eventos inesperados, porque los Sabios de cualquier mundo no pueden anticiparlo todo ni comprender el significado de todas las cosas. Los Poderes Superiores necesitan que esta Red de los Sabios sea su representante sobre el terreno.

Los Poderes Superiores deben supervisar muchas cosas más importantes y no pueden involucrarse en los detalles de la vida cotidiana. Por tanto, no pienses que te atienden personalmente como si fueran tus ayudantes o asistentes personales, ya que no es este el caso. Es posible que te visiten periódicamente para evitar que te hagas daño o que entregues tu vida algo que no tiene propósito, significado o promesa de éxito. Pero no pienses que la Presencia Angélica está a tu lado todo el tiempo, porque no es así. Pues Dios ha puesto el Conocimiento en tu interior para guiarte. Forma parte de la Gran Coordinación.

Dios no tiene que manejar tu vida. Dios no tiene que gobernar el mundo. Pues todas las fuerzas biológicas y geológicas fueron puestas en movimiento al principio de los tiempos, en todas partes. Ahora todo está funcionando por sí solo. Por tanto, no pienses que Dios está creando las calamidades o los eventos del día. Ese es un error tonto e ignorante, que solo puede llevarte a mayores confusiones y malentendidos.

El Plan de Dios es mantener el Conocimiento vivo en este mundo, en suficientes individuos, para guiar a la humanidad a través de los peligrosos eventos que se avecinan —a través del gran declive de su mundo, a través de su contacto y peligroso encuentro con fuerzas venidas del universo que están aquí para aprovecharse de la familia humana.

El plan de Dios es encender el Conocimiento en suficientes personas aquí en el mundo a través de la Nueva Revelación de Dios para el mundo, para dirigir a la humanidad en una dirección positiva y mantener aquí vivo el Conocimiento, una luz que se ha apagado en tantos y tantos lugares del universo, donde numerosas razas tecnológicas han perdido el regalo de la Revelación. Su única esperanza ahora es que la Red de los Sabios pueda existir en su seno, profundamente oculta, funcionando bajo circunstancias muy difíciles y peligrosas. Pues un poder y una libertad tan grandes son temidos por los gobiernos incluso dentro de este mundo, y especialmente en la Comunidad Mayor, donde existe muy poca libertad personal y el Poder del Cielo ha sido olvidado o bien es muy temido.

Es una educación que la humanidad apenas está empezando a tener, porque Dios está abriendo las puertas del universo para enseñarla sobre la vida en el universo y el Trabajo de Dios en el universo. Nunca antes se había revelado esto a la humanidad, porque no era necesario. Pero ahora es muy necesario, ya que la familia humana se encuentra en el umbral de esta Comunidad Mayor de vida, su mundo declina y está encarando el mayor umbral que haya enfrentado o pueda enfrentar jamás en este gran punto de inflexión en su evolución.

Es un momento de gran promesa para una raza prometedora, pero existen aquí muchos riesgos y peligros, así como muchos errores que las personas están cometiendo y cometerán y que podrían destruir la gran oportunidad para la humanidad, oportunidad que todavía sigue viva en este mundo.

Tú estás preocupado contigo mismo y con tus necesidades, tus problemas, tus miedos, tus deseos y tus dificultades, y esto te impide experimentar el poder de la Gran Coordinación dentro de tu vida. Y sin duda no puedes creer simplemente que esta Coordinación va a encargarse de todo por ti, como si fueras una persona tonta que debe ser dirigida en todas las cosas, porque no es cierto.

Debes llegar a ser fuerte, determinado, competente y responsable en todas las cosas, de lo contrario la Gran Coordinación permanecerá en segundo plano y tu vida azarosa continuará, independientemente de tus creencias y suposiciones.

Para comprender y experimentar de manera auténtica y consistente lo que estamos presentando aquí hoy es necesaria una gran preparación. Y es por eso que, a través de la Revelación de Dios para el mundo, han sido dados los Pasos al Conocimiento, la antigua preparación para la restauración de los individuos y la esperanza de las razas en todas partes. Es un milagro de un significado incalculable que tengas ahora dicha preparación.

No pienses que puedes prepararte por ti mismo. No pienses que estás listo. Oh, Dios mío… No pienses que tus ideas y creencias bastan para cubrir tus mayores necesidades y ser capaz de navegar el gran cambio que está llegando al mundo. No creas que tu fe en lo Divino es suficiente si no te preparas, si no sigues estos Pasos al Conocimiento, si no reformas tu vida y permites que sea moldeada por la Gran Coordinación que vive en tu interior.

Esta es la Revelación que has estado esperando, pero no estás seguro de si estás dispuesto a recibirla, de si estás dispuesto a aceptar su desafío, su regalo y su promesa. Esta es tu ambivalencia, la cual te debilita y te impide ver claramente el camino que debes seguir, el trabajo que debes hacer y las decisiones que debes tomar. Este es el desafío para todos los que pueden recibir algo de esta magnitud.

El Cielo sabe lo que esto significa y lo importante que es. El Cielo conoce las dificultades que se interponen en el camino de las personas. Es la ambivalencia respecto a reencontrarte con la realidad, respecto a regresar a la Gran Coordinación, de la cual eres una parte intrínseca con independencia de tus creencias e ideas religiosas.

Incluso si te opones a la religión, incluso si estás comprometido con una vida secular, no habrás cambiado nada con respecto a tu verdadera naturaleza, tus verdaderas circunstancias o tu verdadera llamada. Tu posición solo te fortalece o te debilita en tu capacidad para responder. No puedes cambiar lo que Dios ha establecido para ti.

El regalo que tienes enfrente es el Regalo, pero te confronta con tu propia ambivalencia, tu miedo, tu incertidumbre, tus agravios, tu falta de perdón, tu desprecio por los demás y posiblemente tu desprecio por ti mismo. Todas estas cosas deben ser apartadas a medida que avances, y Dios te ha dado el Poder de la Revelación para que puedas lograrlo, pues por ti mismo no podrías.

La Gran Coordinación, que se extiende mucho más allá de este mundo, mucho más allá de esta galaxia y hacia otras galaxias, llega dentro de ti hasta lo más sagrado y esencial en tu interior. Ya estás conectado con esta gran asistencia, como ves.

Esta fue creada por Dios. Es supervisada por los Poderes Superiores. Se efectúa a través de las Redes de los Sabios y sus muchos asistentes y seguidores, en formas que son tan grandes, tan variadas y tan manifiestas que no podrías explicarlas de ningún modo. Incluso en tu entorno local, incluso dentro de tu poblado o ciudad, no podrías dar cuenta de todo el trabajo de la Gran Coordinación. No puedes dar cuenta de ello ni siquiera dentro de ti mismo, pues estás apenas comenzando el viaje.

No te preocupes por el infierno y la condenación, pues eso es una invención humana. Dios te rescatará con el tiempo, pero el tiempo es tu problema, como ves, puesto que no tienes mucho. Y estás acosado por muchas cosas que son inapropiadas, que te están perjudicando y frenando.

Tal vez has entregado tu vida a personas y circunstancias que no representan tu verdadero destino aquí. Y ahora debes enfrentar el hecho de que esto debe desenredase en cierta medida, para tener en suficiente grado la libertad de seguir aquello que debes seguir en tu interior: el Conocimiento más profundo que está aquí para guiarte en todas las cosas.

Pero debes hacer el trabajo para abrir el camino, debes tomar los Pasos y debes involucrarte en este mayor proceso de recuperación en tu interior. Sin duda haces esto por ti, pero lo haces también por otros y por aquellos a quienes debes servir en esta vida, los cuales representan más relaciones de las que puedes entender en este momento.

Aquí no eres llamado a ser una gran persona, sino solo a realizar tu servicio simple y esencial. No te asignes roles de esa manera; permite que tu vida se abra. Toma los Pasos al Conocimiento con paciencia, porque lo que debes aprender a lo largo del camino representa la sabiduría esencial que debes adquirir, la fortaleza esencial que debes tener y el discernimiento y la discreción esenciales que debes usar, todo lo cual solo puede crearse emprendiendo un viaje de esta magnitud e importancia.

No pienses que la Gran Coordinación está dirigiéndolo todo, porque existe mucho caos en el mundo y hay mucho peligro y miseria. En el mundo se está produciendo mucha destrucción, porque muchas personas viven sin este Conocimiento y mucha otra gente sigue a esas personas. Esta es la gran red de los necios, los ignorantes y los destructivos.

No pienses que el mundo es como es porque la Gran Coordinación lo ha diseñado así, pues verdaderamente la humanidad está en una dinámica peligrosa y autodestructiva de eventos, destruyendo su clima, destruyendo sus recursos, contaminando su comida, su agua y sus suelos, involucrada en constantes conflictos, competiciones y guerras.

La Gran Coordinación debe funcionar a pesar de todas estas cosas, como ves. No seas perezoso pensando que todo está siendo atendido en tu nombre o que todo está siendo controlado por poderes mayores. Debes ser mucho más responsable y comprometido. No puedes ser solo un pasajero en este barco. Debes formar parte de la tripulación que trabaja en rescatar la civilización humana de la autodestrucción —un camino en el que sin ninguna duda se encuentra en este momento.

Nosotros, por tanto, te traemos gran verdad, gran estímulo y gran promesa. Pero con esto traemos gran sobriedad, gran corrección y gran clarificación. Porque sin el Conocimiento las personas estarán en el error, continuarán en el error y vivirán una vida desordenada y destructiva, insatisfactoria en el mejor de los casos y destructiva en el peor.

Es por eso que Dios no va a condenar a nadie, porque Dios sabe que sin el Conocimiento como guía todos vivirán una vida azarosa llena de errores y desgracias. Estarán sujetos a todas las fuerzas en el mundo. Serán moldeados por su cultura, su familia y sus religiones, de tal manera que sus posibilidades de descubrir alguna vez su verdadera naturaleza serán extremadamente limitadas.

La Gran Coordinación es algo para lo que debes prepararte. No pienses que teniendo grandes ideas o puntos de vista igualitarios podrás entenderla, apreciarla o experimentarla con alguna potencia. Aquí no estamos hablando del ámbito de las ideas y creencias. Es el ámbito de las verdaderas relaciones de propósito superior, trabajando a través de tu vida, trabajando por todo el universo.

Aquí quizá incluso tengas que renunciar a tus ideas espirituales, porque simplemente están nublando tu visión, obstruyendo tu perspectiva o dándote nociones fantasiosas que no tienen nada que ver con la realidad, y que utilizas para consolarte y darte una sensación de seguridad, ya que en realidad te sientes inseguro.

No, debes enfrentar tu condición de manera muy directa, objetiva y honesta para ver la necesidad del Conocimiento en tu vida. Es una gran reevaluación. Vivir con capas de suposiciones fantasiosas solo te retendrá y te dará una falsa sensación de significado y seguridad.

Aquí tu sufrimiento puede servirte si puedes enfrentarlo honestamente, sin autocondena. Aquí te lleva a tu necesidad de Dios, a tu necesidad del Conocimiento, a tu necesidad de un propósito y significado reales en la vida, a tu necesidad de una mayor Coordinación.

El Cielo está esperando a que te acerques honesta y profundamente. Debes enviar la señal a los Poderes Superiores de que estás listo para que tu verdadera vida sea restaurada y para iniciar tu regreso a tu relación fundamental con tu Fuente y con el Poder del Cielo, tal como trabaja en el interior de la gente y a través de la gente y por todo el universo.

Puede que reces por cosas pequeñas, por necesidades, por comodidades, por la resolución de problemas, pero aquí Nosotros estamos hablando de algo mucho más importante.

El Cielo te permitirá vivir tu vida azarosa sean cuales sean tus opiniones, tus puntos de vista o tus suposiciones, porque eres libre de hacerlo.

Pero el Cielo está esperando a que llegues a un punto de gran sobriedad, en el que reconoces que realmente no estás viviendo la vida que estabas destinado a vivir; que todo lo que has construido a tu alrededor en verdad no es tan importante; que hay algo más grande en tu interior que debe emerger. Se trata de un gran punto de inflexión en tu vida, en el que puedes iniciar el retorno a tus verdaderas relaciones y al verdadero propósito por el que estás aquí. El Cielo está esperando a que llegues a este punto, y tu sufrimiento te ayudará a encontrarlo si puedes ser realmente honesto al respecto.

La Gran Coordinación está trabajando en todas partes, en algunos lugares en mayor medida y en otros menos, dependiendo de las circunstancias de esos mundos, de sus situaciones, del grado de libertad o la falta de esta que allí exista y de cuántos puedan ser preparados para un mayor nivel de servicio, tanto entre los elegidos para ser los Sabios como entre todos los que puedan ayudar a estos de manera específica y particular.

La oración para ti es esta: Permíteme servir para poder dar. Porque, al final, todo trata de simple servicio. Con independencia de lo difícil que sea el viaje, de lo grande que sea la montaña que debes subir, al final todo es para asumir el rol que debes asumir y desempeñar tu parte pequeña pero esencial en esta mayor Coordinación.

Aquí no hay superestrellas; no hay salvadores, avatares y maestros. Olvida todo eso. En la Gran Coordinación eso no importa. No hay héroes que venerar. Solo está la gran Llamada saliendo al mundo, especialmente en este tiempo en el planeta Tierra, porque la Nueva Revelación de Dios está aquí. Es muy raro en el universo que una gran Revelación pueda darse a un mundo entero, pues la mayoría de los mundos no tienen suficiente libertad para permitir que algo así suceda.

Igualmente, descarta la noción de que hay razas iluminadas en el universo. Eso en realidad no es verdad. Hay grupos de Sabios en la red, pero estos no representan razas enteras. En la Separación no puede alcanzarse realmente ese objetivo, excepto en muy raras circunstancias.

Jamás pienses que una raza iluminada vendrá a la Tierra para ayudar a la humanidad, porque eso supone un engaño y una confusión totales. La Nueva Revelación de Dios para el mundo te prepara para la realidad de la vida en el universo y para la espiritualidad de la vida en el universo, que representa tu verdadera espiritualidad, libre de suposiciones, ideas y creencias humanas.

Porque el Trabajo de Dios no es solo para este mundo, sino que está en concierto con el Trabajo de Dios en todas partes. Este único mundo es solo un pequeño grano de arena, en una playa que abarca hasta donde alcanza la vista en la realidad física. Pero Dios está consciente de este mundo. La gran Red de los Sabios y los Poderes Superiores están trabajando en todas partes de maneras que van mucho más allá del entendimiento humano o de la comprensión de cualquier raza en el universo.

Escucha nuestras palabras. Escúchalas una y otra vez. La comprensión llegará en su momento con la repetición. No creas que entiendes lo que estamos diciendo. No lo apruebes ni lo descartes basándote en tus puntos de vista personales, pues eso es ser obstinado y necio.

Tu corazón sabrá si puedes seguir esto. En lo más profundo de tu ser existen mayores fuerzas y poderes trabajando. Esto es lo que debes descubrir. Este es el gran desafío y el gran significado de tu vida.