Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 3 de enero de 2017
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: The New God Experience

Escucha el audio original aquí (en inglés):

Descargar (cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

Debe haber una nueva experiencia de Dios en el mundo, una experiencia de Dios que no esté restringida por creencias o admoniciones estrictas, una experiencia que no esté definida por las autoridades o tradiciones religiosas, pues ninguna tradición podría definir una experiencia de Dios, como tampoco ninguna religión podría definir la Voluntad, el propósito y la actividad de Dios en el mundo. Debe haber una nueva experiencia de Dios, la experiencia de un Nuevo Dios, una experiencia nueva, pura, renovadora, edificante, fortalecedora.

Esta es la finalidad de todas las verdaderas religiones que han sido iniciadas por Dios. Sin embargo, en manos de los separados, en manos de las personas viviendo en la Tierra separadas de la Creación, estas cosas son convertidas en escrituras, en admoniciones, en definiciones, en control, así como en resistencia a otros cuyas definiciones, prescripciones y admoniciones son diferentes.

En este mundo, lo que es puro y sagrado se vuelve algo separado y difractado. Por ello, Dios debe volver a hablar en este gran punto de inflexión en el que la familia humana enfrenta un mundo en declive y la realidad de la vida en el universo—la realidad del contacto que está ocurriendo hoy en el mundo y que ha estado ocurriendo durante algún tiempo.

La humanidad se encuentra en un gran umbral y necesita una nueva experiencia de Dios, una experiencia que proviene directamente de Dios a través del gran poder del Conocimiento que Dios ha puesto dentro de cada persona —una mayor inteligencia muy por debajo de la superficie de su mente mundana, esperando a ser descubierta—. Este es el gran legado de Dios, un regalo de valor sin igual para guiar a cada persona, protegerla y encaminarla a una mayor vida de servicio en el mundo.

Tú experimentas a Dios a través del poder y la presencia de este Conocimiento, a través de la orientación de este Conocimiento. Al tomar los Pasos al Conocimiento comienzas a experimentar su poder y su presencia, porque esta es tu conexión con Dios, como ves. Es la parte inmortal de ti que ninguna religión puede describir por completo. Está más allá del alcance intelectual de la humanidad y de cualquier raza en la Comunidad Mayor de vida en el universo.

Define a Dios y lo perderás. Reprocha la definición de Dios de otros individuos y lo perderás. Aférrate a Dios como un derecho o privilegio exclusivo y lo perderás.

Pues Dios no va sobre contraerse y estar a la defensiva, condenando a otros. Esa es la vieja definición de Dios que la humanidad ahora debe superar. La experiencia de Dios está aquí para unir a la familia humana, para terminar con sus incesantes conflictos, para poner fin a la competencia y la contención entre las religiones del mundo, las cuales han sido todas iniciadas por Dios y cambiadas por el hombre. Qué poco sabe la humanidad sobre Dios, sobre la Voluntad, Presencia y Poder de Dios en este mundo.

¿Qué es esta experiencia de la que hablamos aquí hoy? Es una experiencia profunda de propósito, significado y dirección en la vida. No consiste en tener experiencias elevadas y fantásticas, ni tampoco en deleitarse en una presencia divina. Podrás tener momentos donde experimentarás este tipo de cosas, pero la experiencia de un Nuevo Dios va sobre salir de la confusión, de la niebla de la confusión; va sobre emerger de una vida caótica sin verdadera dirección; va sobre regresar al propósito primordial por el que estás aquí, que Dios ha puesto en tu interior, dentro del Conocimiento en tu interior. Este es silencioso y profundo. Es certero, llevándote paso a paso hacia una vida nueva, sacándote de la niebla de este mundo.

No es algo que suceda todo de una sola vez. No es una idea. No es un concepto. No es una visión. Es una creciente revolución y revelación en tu interior que Dios pone en movimiento cuando estás listo.

Dios no necesita adoración y postración. Dios necesita que hagas lo que viniste a hacer aquí, que lleves a cabo el mayor propósito por el que estás aquí, el cual aún desconoces. Pero este propósito no reside en tu intelecto, sino en un lugar mucho más profundo de tu interior, un lugar que pocos han explorado.

Cuando entras en esta experiencia comienzas a entender otras religiones, comprendiendo sus fortalezas y verdades esenciales. Y puedes distinguir lo que se ha agregado por adopción o conveniencia humana, así como lo añadido por aquellos que buscan utilizar la religión para su propio poder y beneficio. Comienzas a ver el mundo de una forma muy diferente. Verás el sufrimiento de las personas con compasión, pues ahora sabes, al fin, que sin el poder del Conocimiento guiándolas estarán perdidas en el mundo, gobernadas por otros, viviendo una vida caótica de lucha, dificultades y privaciones. Ya sean ricas o pobres, estarán perdidas en este mundo —desconocidas para sí mismas, desconocidas para otros, buscando estimulación constante o escape de sus propias crisis internas.

Dios tiene la respuesta. Pero debes experimentar a Dios clara y abiertamente, sin los límites de la creencia, sin exigir un entendimiento intelectual, sin asumir que sabes cosas que no sabes, sin creer cosas que no se basan en el Conocimiento más profundo en tu interior.

Debe haber un clareo primero, una apertura gradual, para que puedas llegar a entender la verdad más grande de tu vida y puedas llevar tu vida a esta mayor verdad, lo cual es un proceso que requiere muchos pasos y ciertos umbrales.

El viaje comienza con la insatisfacción. Comienza con el reconocimiento de que no estás viviendo la vida que has de vivir. Comienza con el reconocimiento de que todos los comentarios humanos en el mundo, por sí solos, no podrán darte la respuesta que buscas.

Pues tu propósito superior en la vida no es una creación humana. Es una creación Divina, y el Conocimiento ha sido colocado en tu interior para llevarte a este propósito, para permitirte seguirlo paso a paso. No lo comprenderás por completo hasta mucho más tarde, pero el entendimiento viene después si es verdadero y eficaz.

Gente de todo el mundo está buscando la experiencia del Nuevo Dios. Sus religiones se han vuelto secas y quebradizas, formularias, vacías, repetitivas, carentes de la esencia y la sustancia de la verdadera relación que debe enfatizarse y se enfatiza en esta experiencia del Nuevo Dios.

En cierta manera no se trata de una experiencia nueva, sino de una antigua. Pero es una experiencia que muy pocos han tenido y por ello debe traerse de nuevo, disipando todo lo que la obstaculiza, la oculta y la impide.

Has sido enviado al mundo con un mayor propósito. Aquellos que te enviaron, tu Familia Espiritual, están observándote para ver cómo navegas este mundo difícil, este mundo de confusión y corrupción, este mundo de miedo e ira.

No es un lugar fácil en el que estar. Pero has sido enviado aquí con un propósito, y ese propósito vive en tu interior y contiene para ti tu experiencia del Nuevo Dios. Pues cuando comiences a relacionarte con el poder y la presencia del Conocimiento dentro de ti, cuando empieces a sentirlo y permitas que reforme y guíe tu vida, sabrás que no estás solo. Sabrás que los Poderes Mayores están cuidándote. Sabrás que tienes una responsabilidad esencial y no querrás entregarte a cosas sin significado, valor, propósito o dirección.

Esta es la experiencia del Nuevo Dios. No se trata solo de tener una gran visión o un momento de premonición. Es una realidad emergiendo en tu vida, al principio de manera simple, de manera muy sutil mientras luchas con tus dudas y tu incertidumbre. Quizás sea contraria a tus nociones de religión y a lo que te han enseñado. Quizás sea contraria a las visiones y creencias de aquellos que te influencian en tu entorno. Quizás no tiene sentido de una forma racional. Pero ¿qué es la razón humana sino un mecanismo para lidiar con la incertidumbre y las dificultades del mundo?

La verdad más grande está más allá de estas cosas. El intelecto es un gran sirviente, pero no puede ser el amo. La racionalidad es una herramienta útil en muchos sentidos, pero no representa la mayor verdad de tu vida. La creencia religiosa puede ayudarte o estorbarte, pero debe llevarte a esta mayor experiencia de la que hablamos aquí hoy para ser verdadera y significativa.

El mundo necesita una nueva experiencia de Dios más allá de las creencias y edictos religiosos, más allá de las fuerzas de la religión o de la opinión pública que dirigen, persuaden y controlan a tantas personas.

Esto forma parte del gran regalo de Dios para ti, que espera a ser descubierto, que está muy cerca. Pero tú estás buscando en otra dirección. Este regalo está a tu lado, detrás de ti, pero estás mirando hacia otra parte, cautivado por el mundo, temeroso del mundo, tratando de ser feliz en este mundo.

Dios está contigo, pero tú no estás con Dios. La experiencia del Nuevo Dios está dentro de ti, pero no estás buscándola todavía. No es un proyecto intelectual. Es una reevaluación profunda en tu interior, que apunta hacia esa parte más grande de ti de la que sabes tan poco —al gran manantial de sabiduría del Conocimiento en tu interior, que experimentas quizás por un momento aquí y allá o cuando sientes su poder frenándote en ciertas cosas o impulsándote en ciertas otras.

Este es el inicio de la experiencia del Nuevo Dios. Pero debes reconciliarte con tu vida. No puedes viajar en muchas direcciones a la vez. No puedes ser jalado e influenciado por otros o por los preceptos de la cultura y la religión si quieres poder tener esta libertad mayor de la que hablamos, si quieres poder experimentar finalmente la Presencia y el Poder de Dios en tu vida, moviéndote a través del Conocimiento que Dios ha puesto dentro de ti, viendo este Conocimiento en otros y respondiendo a él en su interior, y perdonando a la gente de todas partes que no ha encontrado todavía este poder mayor y la guía que representa.

Pues en este mundo y en la vida solo existe el Conocimiento y la necesidad del Conocimiento. Existe la experiencia de Dios y la dirección de Dios, y después está todo lo demás.

Aquí tu mente se libera, rompiendo las cadenas de la obligación y de la sumisión a las fuerzas y poderes mundanos. Aquí tu mente comienza a expandirse y ahora puedes considerar cosas mayores; puedes sentir compasión por ti mismo y por otros conforme aprendes a ver la vida con claridad y tal como verdaderamente es, no solo como parece ser.

Dios ha puesto este poder dentro de ti. Y en el mundo Dios está hoy llamando a este poder a través de una mayor Revelación para el mundo. Pues los hombres y mujeres de buena voluntad de todas partes deben levantarse para servir a la humanidad en este gran momento decisivo, frente a un mundo de recursos en declive y creciente perturbación medioambiental, frente a un mundo de mayor contención entre naciones y grupos para ver quién tendrá acceso a los recursos remanentes del mundo —un tiempo de gran peligro, pero también de gran oportunidad.

Pues Dios ha hablado de nuevo ahora para traer la Revelación pura a la gente de todas partes, para proveer los Pasos al Conocimiento y los medios para tener la experiencia del Nuevo Dios, esta nueva experiencia de Dios.

Esto es ir hacia delante y hacia atrás al mismo tiempo. Vas hacia delante porque llegas más lejos de lo que jamás llegaron otros antes. Pero vas hacia atrás porque regresas a lo que es esencial en tu interior, a lo que es permanente, a lo que es verdad, a lo que es inalterable, a lo que está más allá del control y la manipulación de la cultura, la política y la religión.

Aquí la religión se vuelve una realidad viva dentro de ti. Aquí puedes abrazar tu tradición de fe si tienes alguna, pues esta cobra vida con la realidad de la nueva experiencia de Dios.

Así es como Dios revitaliza, restaura y renueva los grandes Mensajes que han sido enviados al mundo, los grandes componentes básicos de la civilización humana, el corazón y el alma de la realidad, el significado y el propósito humanos en este mundo. Esto revitaliza lo que es verdad, descartando lo que no es necesario o verdadero. Esto deja atrás las creencias estrictas y vehementes, pues ahora tienes una mayor seguridad, una mayor experiencia con la que guiar tu vida.

Es de esto de lo que hablamos aquí hoy. Tiene todo que ver con quién eres y por qué estás en el mundo. Tiene todo que ver con lo que finalmente puede unir a la humanidad para así enfrentar el gran riesgo y el gran reto procedente del propio mundo y también de más allá del mundo.

Es por eso que Dios ha hablado de nuevo y ha enviado un Nuevo Mensajero al mundo, no para crear otra religión separada, sino para revitalizar todo lo que se ha dado antes con el fin de traer la experiencia del Nuevo Dios aquí, una experiencia que todo mundo está tratando de encontrar en sus actividades, sus romances y sus búsquedas de poder o riqueza. En esencia, están buscando volver a conectarse con Dios y con el propósito mayor por el que están aquí. Pero están buscando donde no pueden encontrarlo. Están viajando por senderos vacíos sin resolución. Están buscando en otra parte, mientras Dios está tras ellos y a su lado.

Regresa. Aquiétate. Detén tus búsquedas superficiales. Abstente de ir a donde todos parecen ir, y tendrás una oportunidad de experimentar este poder, esta presencia, esta resonancia interna. No trates de definirlo, pues no puedes definirlo. No hagas de ello una creencia, pues es más grande que una creencia. No lo uses para juzgar a otros, pues está aquí para bendecir a otros. No lo uses para condenarte a ti mismo y condenar tus errores del pasado, pues está aquí para restaurarte, fortalecerte y darte lo que has estado buscando en todas las otras cosas.

Nosotros traemos la Revelación, Nosotros que vigilamos este mundo. La humanidad no sabe Nuestros nombres, pues somos muchos hablando como Uno y Uno hablando como muchos, una realidad que la familia humana no puede considerar viviendo en Separación en este mundo. Nosotros somos Aquellos que traducimos la Voluntad de Dios en palabras, en prácticas, en acciones, en clarificaciones. Con el Poder de la Creación, Nosotros te traemos esto.

No tengas miedo de ir más allá de tus ideas y creencias, pues hay libertad en ello. No tengas miedo de ir más allá de lo que te han enseñado, pues hay libertad y alivio en ello. No tengas miedo de explorar lo que vive en tu interior, pues más allá de las sombras del miedo, la duda y el arrepentimiento está la presencia del Conocimiento.

Dios te llama a esto. Siempre llama a esto. Es el regreso a tu relación con tu Origen a través del poder y la presencia del Conocimiento que Dios ha puesto en tu interior. Pues solo el Conocimiento puede sostener esta relación. Ideológicamente es demasiado grande, demasiado amplia.

Porque Dios es también el Dios de incontables razas en el universo, muy diferentes a la humanidad, en galaxia tras galaxia y en dimensiones más allá de ellas. ¿Qué religión puede contener esto? ¿Qué religión puede explicarlo? ¿Qué religión puede definir algo así? No es posible. Es arrogante. Es una búsqueda sin esperanza, que además conduce a la represión y la subyugación de la gente.

El mundo no puede permitirse esto ahora. No puede permitirse conflictos incesantes, pues la familia humana desperdiciaría los recursos remanentes del mundo, quedando en una situación mucho más desesperada y trágica que cualquier otra cosa que jamás haya ocurrido aquí antes.

Debes entender esta gran necesidad, este gran peligro, esta gran amenaza, de lo contrario no verás la razón por la que Dios ha hablado de nuevo. Y no verás cuánto la familia humana necesita tener esta nueva experiencia del Poder y la Presencia Divinos. Pues esta es la religión pura, como ves, practicada por gente dentro de la religión y también más allá de la religión, practicada en todo el universo por aquellos que son muy diferentes a la humanidad, practicada universalmente porque Dios tiene un Plan para todo el universo, no solo para este pequeño mundo.

Podrás ver aquí en contraste cuán diferente es esto de lo que preocupa a la gente y de lo que las religiones usan para reprender a otros y acorralar a sus propios seguidores. Esa es la religión hecha por el hombre, no por Dios. Es la religión usada para propósitos y ambiciones humanas. No es la Voluntad de Dios.

La Voluntad de Dios es que la humanidad supere sus divisiones para ayudar a proteger y restaurar el mundo y defenderlo de la intervención del universo a su alrededor, la cual supone una amenaza en este momento y es una realidad que muy poca gente en el mundo conoce.

Es como la tripulación de un barco peleando consigo misma, mientras el barco se inunda y comienza a inclinarse hacia un lado. Pero la tripulación continúa peleando sobre quién va a tener el control, sobre quién será el capitán y quiénes serán la tripulación, sobre quién será el líder y quiénes serán los seguidores.

Este barco está naufragando. Está en peligro. La civilización humana está naufragando. Está en peligro. Ya se está fragmentando. Las naciones se están desmoronando. Poblaciones enteras se moverán en el futuro conforme sus tierras se sequen o se hagan inhabitables, una realidad nunca antes vista en este mundo a esta escala.

¿De dónde vendrá el poder? ¿De dónde vendrá la inspiración? ¿De dónde vendrán la fuerza y la integridad para enfrentar dicho mundo y servirlo de tal manera que la unidad humana pueda crecer y la libertad humana pueda preservarse y expandirse?

Esto debe venir de este manantial del que hablamos. Debe venir del Conocimiento dentro del individuo. Debe venir de Dios, que desea esto para la humanidad. Pues debe suceder ahora, ya que la alternativa es demasiado grave incluso para considerarla. Está impulsado por la necesidad, así como por el coraje y la honestidad.

En tu corazón sabrás que esto es verdad, pero debes estar suficientemente libre de los confines de tu pensamiento para poder verlo, saberlo, sentirlo y empezar a tomar los Pasos al Conocimiento que te llevarán de regreso a lo que es verdadero y eterno dentro de ti.

En ese nivel no hay confusión. En ese nivel no hay condena. Solo está el servicio que debe prestarse. Hay compasión por el mundo, pero también fortaleza y determinación para llevar a cabo lo que debe hacerse.

El Conocimiento es la esencia de tu fortaleza. Es la esencia de tu poder, la esencia de tu inspiración. Te está llevando de regreso a la vida que estabas destinado a vivir, pues solo esto puede llevarte a esa vida. La creencia en un gran santo o en un profeta, por sí sola, no puede llevarte allí. Debes regresar a lo que Dios ha puesto en tu interior para que lo sigas. Esta es la experiencia del Nuevo Dios.


Escucha a Patricia Summers hablar sobre cómo se recibió esta Revelación.

Revelaciones relacionadas:

La Revelación del Nuevo Dios