Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 5 de abril de 2011
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: The Burden of The Messenger

Escucha el audio original aquí (en inglés):

Descargar (cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

Dios ha enviado un Nuevo Mensaje al mundo. Porque la humanidad está entrando en una nueva era, una era difícil, una era de grandes cambios ambientales e inestabilidad política y económica. La humanidad está enfrentando competencia de razas en el universo que están en el mundo para tomar ventaja de los conflictos humanos para sus propios fines.

Se trata de un umbral que determinará el destino y el futuro de la civilización humana. El desafío será enorme, pero también lo será la llamada a que las personas cooperen, así como al ingenio, la creatividad y la unidad humanas. Es un momento sin precedentes. Es un tiempo de Revelación.

Las Revelaciones anteriores de Dios no pueden preparar a la humanidad para lo que tendrá que hacer frente ahora. Por eso Dios ha hablado de nuevo para la familia humana, enviando una Nueva Revelación al mundo. Esta es la Revelación.

Un Mensajero ha sido enviado aquí para recibir la Nueva Revelación, llevarla adelante en el mundo y construir su comunidad esencial de modo que su pureza y su eficacia puedan ser aseguradas.

La Revelación es mayor que cualquier cosa que se haya dado antes a la humanidad. Incluye su propio comentario. No solo te da la verdad mayor. Te dice lo que significa y cómo puede expresarse y aplicarse.

La determinación del significado y el valor de la Revelación en la Tierra no va a dejarse en manos de individuos, por muy bien intencionados que estos sean. Esto ha conducido, por supuesto, tanto a la sabiduría como al error en el pasado.

La Revelación ahora es demasiado críticamente importante para depender de la comprensión y la invención humanas. Es por eso que el Mensajero está aquí. Es por eso que el Nuevo Mensaje contiene su propio comentario y enseñanzas—un millar de enseñanzas para un mundo cambiante.

El Mensajero lleva una gran carga. Él ha dedicado décadas a recibir algo de una magnitud inmensa, un nuevo umbral de conciencia y comprensión para la familia humana.

Él ha traído aquí sabiduría y Conocimiento del universo para que la humanidad pueda prepararse para su encuentro con la vida más allá de sus fronteras.

Él ha traído una Nueva Revelación acerca de Dios y la Creación. Ha traído una nueva comprensión de las relaciones humanas y de la naturaleza y el propósito de la espiritualidad humana.

Él está trayendo una Revelación que no ha sido contaminada ni cambiada por el mundo. Él está permitiendo a la gente escuchar la Voz que le ha hablado a él para que el Mensaje mismo pueda ser muy claro.

Se trata de una Revelación diferente a todo lo que se ha dado antes a la humanidad. No es simplemente un comentario en curso sobre la espiritualidad humana. No es simplemente un refinamiento de lo que se ha dado antes. No es una reacción a las religiones o instituciones religiosas.

Se trata de un nuevo umbral para la humanidad. Porque ahora la humanidad está emergiendo a una Comunidad Mayor de vida y debe aprender acerca de esta Comunidad Mayor, la cual cambiará su comprensión de la divinidad, el propósito y el significado en la vida.

La humanidad está entrando en un mundo más difícil, un nuevo mundo de inestabilidad ambiental, con el gran riesgo de conflicto humano y guerra. La humanidad está funcionando ahora a una escala planetaria, implicando a todos. No es solo un problema para una nación, una tribu o un grupo.

Hablamos con la autoridad del Creador, y el Mensajero debe hablar con la autoridad del Creador. Él será juzgado mal. Será difamado. Será negado. Pues esto siempre sucede en el tiempo de Revelación.

Sin embargo, él es un hombre humilde. Él carece de ambición o engaño. En cierto sentido, él es demasiado bueno para el mundo, pero su bondad es necesaria para representar a la Revelación.

Esta es una gran carga para él. Comunicar algo de esta magnitud requiere habilidad, claridad y determinación de su parte y por parte de las muchas personas que serán sus testigos al comienzo de su ministerio mayor.

La Revelación no cumple con las expectativas de la gente. No se trata de un cumplimiento del pasado. No está atada a la comprensión humana, a las convenciones humanas o incluso a la comprensión teológica humana.

Todo esto lo debe comunicar el Mensajero. Se le harán preguntas tontas. Se le harán preguntas maliciosas. La duda y la culpa y terribles asociaciones serán arrojadas sobre él por los necios y los ignorantes.

Las personas se sentirán amenazadas por sus declaraciones, no porque las declaraciones sean incorrectas, sino porque ellas no quieren o son incapaces de reexaminar sus propias ideas. No pueden responder a la Nueva Revelación. No pueden aceptar que Dios ha hablado de nuevo. Tienen demasiado miedo y demasiada inversión en el pasado para ser capaces de reconsiderar sus creencias, sus ideas y sus asociaciones.

Sin embargo, hay muchas mentes en el mundo que están abiertas. Hay muchas personas que están en busca de la Nueva Revelación. Les sería muy provechoso si pudieran saber del Mensajero durante su vida. Él ahora es un hombre de edad avanzada. No dispone de muchos años. Y por eso es una gran bendición reunirse con él, saber de él y escucharle hablar, incluso si no puedes estar con él en persona.

Por primera vez, la Revelación se está grabando en forma precisa y completa en el tiempo del Mensajero. Esto no es algo que se formulará después de que el Mensajero se haya ido y que será integrado en un entendimiento religioso por personas que realmente no tienen la comprensión religiosa.

Es por eso que la Revelación ha tomado tanto tiempo. Se está entregando con gran cuidado. Está proporcionando su propio comentario para limitar el gran riesgo de la incomprensión y la mala aplicación.

Al Mensajero se le ha dado sabiduría y Conocimiento del universo que la humanidad necesitará para enfrentar sus dificultades aquí en la Tierra, así como para enfrentar el enorme reto de hacer frente a un universo no humano, un universo competitivo, un universo del que la humanidad no sabe nada.

El Mensajero debe hablar de la realidad y la espiritualidad de esta Comunidad Mayor de vida, por lo menos en términos generales, para que la gente pueda entender con que están tratando —las ventajas que la humanidad tiene y también sus desventajas.

El Mensajero hablará de cosas para el presente y para el futuro. Él proveerá respuestas para preguntas que ni siquiera han surgido. Él hablará a las necesidades de la gente en el futuro tanto como a las necesidades de la gente de hoy, porque la Revelación no es solo para este tiempo, sino [también] para los tiempos por venir.

El Mensajero tiene una devota esposa y un hijo y un pequeño grupo de individuos que están comprometidos y dedicados a ayudarle a traer la Nueva Revelación de Dios al mundo.

Aquellos que son llamados a ser los primeros en responder, en muchas naciones y de muchas culturas, tendrán que dar testimonio del Mensajero porque están viviendo en el tiempo de Revelación y en el tiempo del Mensajero.

Muchas personas querrán muchas cosas del Mensajero. Querrán que haga milagros y que sea un sanador y que tenga respuestas para todos los problemas políticos y sociales en el mundo de hoy. Quizá querrán que sea puro e inmaculado. Querrán que esté presente a sus necesidades. Creerán que él debería ser muchas cosas diferentes. Esto siempre confronta a un Mensajero que trae una Revelación no solo para los tiempos en los que se introduce, sino también para el futuro.

El Mensajero tendrá que decepcionar muchas de estas expectativas, pues él no puede ser todo para todo el mundo. No puede encajar en las expectativas morales que mucha gente tendrá. Pues ellos no entienden al Mensajero. No entienden los medios de la Revelación.

Muchas personas se resistirán al Mensajero porque no quieren enfrentar el hecho de que un individuo así se encuentre en su presencia y lo que esto podría significar para ellas y qué tipo de responsabilidad les podría provocar. Ellas dirán: “Oh, hay muchos mensajeros y muchos profetas y muchas enseñanzas. No puede ser solo una persona”. La gente se puede indignar sobre esta cuestión.

Luego, por supuesto, hay muchas personas que creen que un nuevo profeta no puede venir al mundo, que siglos atrás Dios ya ha dicho todo lo que Dios va a decir a la humanidad. Dios no tiene nada más que decir a la humanidad. Dios ya no se preocupa. Dios ya dio las prescripciones hace siglos y eso es suficiente por siempre y para siempre.

Pero nadie puede decir, ni siquiera los Mensajeros de Dios, lo que Dios va a hacer a continuación. Nadie puede honestamente afirmar que no puede darse al mundo una Nueva Revelación, porque esta es una posición de ignorancia y arrogancia. Incluso los Mensajeros anteriores de Dios no pueden hacer estas afirmaciones.

Así que la gente tendrá que enfrentar la realidad y el significado de la Nueva Revelación. Ellos tendrán que enfrentar su respuesta al Mensajero. Tendrán que enfrentar las consecuencias del éxito o el fracaso en este encuentro. Será una gran prueba, una prueba de integridad, honestidad, claridad y sabiduría.

Si eres realmente honesto contigo mismo, entonces te darás cuenta de que no puedes decir lo que Dios hará o no hará. No puedes afirmar que tu religión es la única religión o la gran religión o la última religión o la religión final, porque esto es decir que conoces el Plan y Propósito de Dios ahora y en el futuro, y nadie en la Tierra, nadie en el universo físico, puede hacer tal afirmación.

Aquí empiezas a ver la carga del Mensajero. Él apuntará a la Revelación —a su empoderamiento para el individuo, a su dirección para los líderes de las naciones, a su mensaje de propósito, unidad y urgencia—. Él hablará de grandes problemas que las personas no quieren enfrentar. Sus palabras irán contra la negación y la presunción humanas.

Pero el Mensajero no está aquí para condenar naciones, gobiernos e instituciones, sino para proporcionar una aclaración del significado y el propósito de la espiritualidad humana y lo que se debe hacer para prepararse para las Grandes Olas de cambio que vienen al mundo y para el futuro y el destino de la humanidad dentro de una Comunidad Mayor de vida en el universo.

Las cosas que él dirá solo puede decirlas el Mensajero, ya que nadie en la Tierra podría saber las cosas que él está diciendo. Nadie en la Tierra ha vivido en la Comunidad Mayor en tiempos recientes.

Muchas personas están viendo un gran peligro en términos del medioambiente del mundo y el futuro de la civilización, pero nadie tiene toda la imagen, porque solo Dios puede proporcionarla.

Dios tiene que comunicarse a través de un solo Mensajero. De lo contrario, el Mensaje estará dividido y en conflicto y en competencia, dando lugar a una gran confusión y desilusión.

El Mensajero está proporcionando un paradigma de comprensión completamente nuevo —una conciencia de la Comunidad Mayor, una nueva comprensión acerca de Dios y la naturaleza de la Presencia, la Voluntad y la influencia Divinas en el mundo.

Este no es un Dios de un pueblo o un mundo. Es un Dios de todos los universos.

No es un Dios paternal que solo se preocupa por los asuntos humanos y todas las particularidades de la vida de cada individuo.

Este es un Dios que ha puesto en marcha las fuerzas de la evolución y el cambio geológico y biológico, en el principio de los tiempos.

Este es un Dios que no se sentará a juzgar arrojando a la gente a los fuegos del infierno, porque Dios ha dado a cada persona el poder del Conocimiento. Con el tiempo pueden responder a esto, porque esta es la parte de ellas que nunca ha dejado a Dios, la parte de ellas que nunca se ha separado. Es el Plan de redención que muy pocas personas en el mundo actual entienden realmente.

El Mensajero tendrá que hablar de estas cosas, algunas de las cuales están mucho más allá del pensamiento y la comprensión convencional, cosas a las que hay que responder a un nivel más profundo —a un nivel más profundo de reconocimiento, a un nivel más profundo de honestidad—. Él no está meramente presentando teorías, perspectivas o ideas que considerar y debatir. Está entregando la Revelación.

Le ha tomado décadas recibirla. Es muy grande. Parte de ella será desconcertante para la gente, [pues] está mucho más allá de su comprensión y sus preocupaciones actuales. Y, sin embargo, su esencia es intrínseca y natural a cada persona, ya que habla de la inteligencia más profunda dentro de cada persona, una inteligencia nacida de su relación con la Divinidad.

Esto está más allá del debate filosófico y el argumento teológico. Está más allá de la perspectiva nacional o el orgullo religioso. Está más allá de todo lo que distingue a las personas entre sí y los pone en contraste y en conflicto mutuo aquí en el mundo.

El Mensajero presentará la espiritualidad como ha sido practicada por razas avanzadas en el universo. Esto no nace de su entendimiento, sino de la Revelación misma.

El Mensajero hablará de la Intervención que está sucediendo en el mundo actual por pequeños grupos de exploradores y oportunistas extranjeros que están aquí para tomar ventaja de la debilidad y la expectativa humana.

El Mensajero hablará de los asuntos de la Comunidad Mayor, no porque él mismo haya estado allí y haya recorrido y visitado infinidad de lugares, sino porque esta es la Revelación.

El Mensajero hablará de las relaciones de propósito superior. Esto lo ha experimentado y demostrado en su vida, pero lo que dirá será parte de la Revelación, porque la Revelación habla de muchas cosas.

Esta es la carga del Mensajero. Esto está en su interior. Esto le ha sido revelado a él.

El proceso de la Revelación no es entendido en el mundo. La gente piensa que los Mensajeros son dioses, o bien los descartan por completo como si fueran simplemente maestros, ofreciendo diferentes perspectivas.

La gente quiere venir a Dios en sus propios términos, pero Dios establece los términos de participación. Dios establece los términos del acercamiento. Tú no conoces tu camino hacia Dios, pero Dios conoce el camino hacia ti. No puedes determinar bajo qué circunstancias aceptarás, creerás y recibirás la Revelación, porque esto es ser ciego y arrogante.

Tú no sabes lo que la Revelación revelará. No está aquí para hacerte rico, perezoso y feliz. Está aquí para llamarte a un mayor servicio y prepararte para un mundo más difícil y desafiante, un mundo en el que ahora se implican factores e influencias nunca antes vistas en el mundo, influencias del universo a su alrededor.

Todo el mundo fue enviado al mundo para estar en el mundo en este momento, para hacer frente a estas grandes circunstancias emergentes. Así que afirmar que esto es demasiado para ti es simplemente admitir tu debilidad y no reconocer tu responsabilidad para prepararte.

Todo el mundo es débil al empezar, por supuesto. No te haces fuerte simplemente porque quieres. Te haces fuerte en respuesta a las necesidades y las circunstancias de la vida.

Este es el significado de la Revelación. Este es el poder de la Revelación. El tiempo está corriendo y pasando. La humanidad no tiene mucho tiempo para adaptarse a un mundo nuevo y prepararse para la Comunidad Mayor.

Eso es parte de la carga del Mensajero. La humanidad no tiene décadas y siglos para considerar el significado y el valor de la Revelación, ya que el destino y futuro de la humanidad están en un gran punto de inflexión. Las decisiones de hoy determinarán el resultado de muchas cosas.

La negligencia humana, la irresponsabilidad humana, la negación humana —todas estas cosas garantizan un futuro mucho más difícil para ti y para tus hijos y para las generaciones futuras.

La libertad y la soberanía humanas en este mundo están siendo desafiadas. No podéis asumir que las tendréis en el futuro sin una gran preparación y acción decidida.

La libertad es rara en el universo. Las naciones que son libres deben prepararse y deben actuar con mucha discreción y discernimiento. Para la humanidad, todas estas son cosas que aprender, apreciar y priorizar.

Esta es la carga del Mensajero. Él se verá limitado por las limitaciones de la respuesta de la gente. Él será retenido por la ignorancia de los demás. Él tendrá que contender con proyecciones de culpa y condena. Él tendrá que enhebrar su curso muy cuidadosamente, con mucha atención. Todo lo que dice puede ser recordado. Todo lo que hace es una demostración.

Aquellos que son enviados a estar cerca de él deben desarrollarse, instruirse y fortalecerse, fortalecerse con el poder del Conocimiento, o podrían traicionarlo a aquellas fuerzas que tratarán de socavar y contrarrestar su presencia en el mundo.

Una gran responsabilidad acompaña a todos los que estarán cerca del Mensajero y a todos los que recibirán la Revelación. Porque recibes esto no solo para ti mismo sino también para permitir que la Revelación se mueva a través de ti a los demás.

Debe compartirse de persona a persona. Esto le da su máxima eficacia. Pero para que esto mantenga la claridad y la integridad del Nuevo Mensaje, la pureza del Mensaje debe darse y grabarse. De lo contrario, su significado y su valor se perderán en la traducción.

Esto es parte de la carga del Mensajero.

Piensa en estas cosas. Considera estas cosas. Y considera tus responsabilidades al responder a la Revelación y al considerar el hecho de que estás viviendo en el tiempo del Mensajero.

Piensa en estas cosas seriamente ahora. Es de gran importancia para tu vida y para el futuro y el bienestar de la familia humana.