Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 20 de septiembre de 2011
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: God’s Ancient Covenant with Humanity

Escucha el audio original aquí (en inglés):

Descargar (cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

A través de la historia la humanidad ha hecho alianzas con Dios, a menudo pensando que lo que está creando es la Alianza de Dios. Estas alianzas han variado de acuerdo con la Alianza Sagrada que Dios siempre ha hecho. Pero la comprensión humana nunca puede abarcar la conciencia Divina. Y la ética humana y la ley humana nunca pueden reflejar perfectamente la conciencia Divina, porque esta es demasiado grande y misteriosa, extendiéndose lejos y más allá del alcance del intelecto.

La gente quiere tener una comprensión tangible. Pero Dios es misterioso. Lo que Dios ha puesto dentro de ti para que lo sigas es misterioso. Y mientras estás en el mundo, tu vida superior más allá del mundo es misteriosa.

Sin embargo, el Misterio es una parte esencial y fundamental de tu vida, más de lo que reconoces normalmente. Se erige como el mayor aspecto de tu realidad. Representa tu origen y tu destino más allá del mundo —el misterio de tus relaciones, de tus inclinaciones más profundas, el misterio del poder del Conocimiento y la más grande inteligencia que el Creador te ha dado, la cual está esperando a ser descubierta.

Aunque la ética y las alianzas humanas han variado y la comprensión humana ha evolucionado, Dios ha creado una Alianza Sagrada con la humanidad. Esta Alianza realmente no ha cambiado, así que no es correcto decir que es nueva, aunque lo puede ser para tu comprensión. Porque la Alianza fue establecida mucho antes de que existiera este mundo, mucho antes de que hubiera una raza humana, mucho antes de que hubiera una historia humana. La Alianza fue establecida al principio del tiempo, cuando surgió la Separación, al principio del universo físico. Esta es aplicable no solo a los seres humanos, sino también a los billones de billones de otras razas en el universo que también son parte de la Creación.

La Alianza es tan esencial y fundamental a tu naturaleza, tu ser y tu propósito en el mundo, que puede ser ignorada o no entendida. Cuando la gente crea una alianza con Dios, influyen tanto las propias circunstancias, el temperamento e historia de la misma gente, así como su manera de percibir su futuro y su situación en la vida. Pero la Alianza de Dios va más allá de esto porque tiene que ser verdadera en innumerables situaciones, debe ser cierta para incontables razas y mundos diferentes, porque el Dios de tu mundo es también el Dios de la Comunidad Mayor de vida en el universo.

La Alianza Sagrada es fundamental para toda la vida. No fue creada específicamente para la humanidad, porque existen incontables razas en el universo. No fue alineada a una religión o comprensión religiosa específica, porque existen incontables religiones en el universo.

Es por eso que la Nueva Revelación de Dios es tan nueva, porque te lleva más allá de las fronteras de este mundo al descubrirte el panorama de vida en un sinnúmero de formas, porque quien tú eres y de dónde has venido explica toda la Creación y no simplemente un pequeño aspecto de esta.

La Alianza entonces no es una Alianza con una persona, una nación, un período de la historia, una religión o una parte del mundo. No está atada a la filosofía, ética o comprensión humanas. Es más fundamental que esto. Debe ser cierta en todas las dimensiones y para todas las razas de seres que están viviendo en separación en la realidad física.

Entonces la Alianza es muy simple en un sentido, pero vivirla y vivir de acuerdo a esta requiere un gran cuidado. Requiere una real honestidad propia. Requiere un discernimiento muy profundo y una cuidadosa consideración de la vida propia y de la de los demás.

La solución a la Separación fue dada al principio del tiempo. La solución no es un problema para Dios, es tu problema. Es tu dilema de qué voz dentro de ti deberás seguir, y de tu deseo y capacidad para experimentar una verdad y realidad más grandes y en expansión.

La gente quiere definiciones simples. No quieren tener que trabajar muy duro. Quieren que todo esté dispuesto para ellos porque son perezosos, y no se dan cuenta de que tienen que producir esfuerzo, consideración y discernimiento reales para identificar lo que aquí es fundamental para su naturaleza y propósito.

El milagro de la Alianza, la Alianza Sagrada de Dios, es que el propósito y destino de cada persona emanan de esta. De esa manera, mientras que esta es uniforme y coherente en todo el universo, sus manifestaciones son incontables y están más allá de su comprensión. Es como la vida abundante fluyendo del mismo suelo y realidad fundamentales.

Ciertamente esto está más allá de la comprensión humana, pero no más allá de la experiencia humana. Tú experimentas la Alianza cada vez que interaccionas con la inteligencia más profunda que Dios ha creado dentro de ti, la cual representa la parte de ti que nunca ha salido de Dios y que aún vive de acuerdo a la Alianza de Dios.

Así que puedes preguntar, “¿Qué es esta Alianza? Explícame.” Y Nosotros decimos, Dios ha puesto Conocimiento dentro de ti, una perfecta inteligencia guiadora. Dios te ha dado una conciencia más profunda que es parte de esta inteligencia profunda. Dios te ha enviado al mundo para servir de una manera única en determinadas situaciones, involucrándote con ciertos individuos en ciertas circunstancias.

En este momento no entiendes completamente lo que significa todo esto, qué se necesita o dónde va a tener lugar todo. Pero solo es al final de la vida, mirando en retrospectiva, que puedes ver si has hecho o no este compromiso primordial en el mundo. El compromiso primordial en el mundo está basado en el compromiso más profundo con el Conocimiento dentro de ti mismo, una inteligencia que existe más allá del alcance de tu intelecto, bajo la superficie de la mente.

Tú estás aquí para servir al mundo y para vencer tus conflictos, tus dilemas y hasta cierto punto los dilemas de tu cultura y existencia en este mundo en particular. El Conocimiento te permite hacer esto porque es parte de la Creación. Así que no es correcto decir que “Dios me está diciendo esto,” que “Dios me está diciendo aquello,” que “Estoy aquí porque Dios quiere que esté aquí,” que “Estoy haciendo esto porque Dios quiere que lo haga,” o que “Yo debería elegir esto en lugar de eso porque Dios así lo quiere.”

Es más preciso decir que tú estás haciendo esas cosas o basando esas decisiones con la guía y presencia del Conocimiento dentro de ti. El Conocimiento entonces interpreta la Voluntad y la Presencia de Dios y es capaz de traducir eso en decisiones y acciones y en una consciencia de las cosas a evitar y las cosas a las que aproximarse, de las cosas a tomar en cuenta y las cosas que no debes tomar en cuenta.

El cómo funciona esto está más allá de la especulación humana, porque existe más allá de la superficie de la mente —la mente con la que piensas, la mente mundana, la mente que es alimentada por tu cultura y tu educación, por tu temperamento y tus circunstancias.

Lograr una libertad más grande en la vida es seguir el poder del Conocimiento, porque éste te libera de manera práctica y significativa de muchas de las limitaciones de la vida en el mundo —de los problemas con las relaciones y los dilemas y dificultades aparentemente sin solución que produce la vida en el mundo y en todos los mundos.

No pienses que viajar a otro planeta que parece haber resuelto algunos de los problemas que tu enfrentas hoy va a ser fundamentalmente mejor, porque la libertad, la libertad individual, es rara en el universo y es difícil establecerla y mantenerla en presencia de otras naciones que no son libres. Esto forma parte de ganar una consciencia de la Comunidad Mayor, la cual es parte de la Nueva Revelación de Dios para la humanidad.

Por tanto, y curiosamente, la Nueva Revelación presenta la Antigua y vieja Alianza. La cual es que tú experimentas la Presencia y el Poder de Dios mediante el Conocimiento dentro de ti mismo. Tú experimentas la Presencia y el Poder de Dios en otros por medio del Conocimiento dentro de ellos, resonando con el Conocimiento dentro de ti mismo.

Estás aquí para servir al mundo porque fuiste enviado aquí para servir. Tu entendimiento siempre es relativo, porque estás viviendo en Separación. Pero ciertamente, el grado al cual puedes seguir el Conocimiento y tener tu vida moldeada y dirigida por el Conocimiento determinará la elevación de tu mente y tu consciencia y la calidad de tu vida y tus relaciones primordiales.

Dios hace simple el camino, pero cuando el camino es simple es demandante. No tiene incontables excepciones. No está cargado de preferencias y negociaciones. Pero es difícil de entender si todo lo que estás usando es tu intelecto para comprender las grandes cosas, porque el intelecto no fue creado para comprender las grandes cosas. El intelecto es el mecanismo de la mente para lidiar con las practicidades de la vida y las cosas de mucho menos alcance e importancia. Para ir más allá de eso te debes relacionar con el Conocimiento.

También estás en el mundo para desarrollar sabiduría y para aprender sabiduría de otros, la sabiduría que es compasión y misericordia, pero que es muy clara y aguda, poderosa y efectiva.

Naciste con el Conocimiento, pero no con sabiduría. Para vivir exitosamente en este mundo o en cualquier mundo, necesitas atesorar sabiduría relativa a ese mundo, tu mundo.

La Nueva Revelación de Dios provee sabiduría de la Comunidad Mayor, sabiduría más allá de la que la humanidad ha podido establecer por sí misma. Prepararte para tu futuro en la Comunidad Mayor es un regalo maravilloso y raro, por lo cual ahora depende de ti prepararte para relacionarte con vida inteligente en el universo, la cual ya está sobre ti, exhibiéndose de maneras peligrosas y arriesgadas en el mundo actual.

Tu responsabilidad fundamental con Dios es tomar los pasos al Conocimiento, aprender a seguir el Conocimiento y diferenciarlo de las otras voces en tu mente, escuchar el Conocimiento en otros, buscarlo entre todas las opiniones, actitudes y creencias de la gente a tu alrededor. Tu responsabilidad fundamental es permitir que el Conocimiento reorganice tu vida, lo cual representa una honestidad más profunda dentro de ti mismo.

Esto es lo que significa ser fiel a ti mismo —no a tus ideas, creencias o preferencias, no a tus actitudes o tu posición cultural, sino a tu naturaleza más profunda, que está representada por el Conocimiento y el énfasis en el Conocimiento dentro de ti.

Dios salva a los separados a través del Conocimiento. Dios redime a los separados a través del Conocimiento. No solamente a los seres humanos, sino a innumerables razas que son muy diferentes a la vuestra —diferentes en medioambiente; diferentes en creencia; diferentes en historia; diferentes en ética, actitudes y asociaciones—. Solo el genio del Creador tendría tal plan de redención tan completo.

Por supuesto, en el contexto de la Comunidad Mayor esto hace muy relativas todas tus ideas religiosas. Es por eso que tú no puedes diferenciar definitivamente la Voluntad de Dios y tratar de aplicarla generalmente o de manera absoluta a nada ni a nadie a tu alrededor. Pero se te ha confiado tomar los Pasos al Conocimiento, y esto se deja muy claro en la Nueva Revelación de Dios para la humanidad, la cual ahora se está dando al mundo, una Revelación diferente a cualquier cosa que la humanidad haya experimentado antes, una Revelación más grande que cualquier cosa que haya sido dada desde hace más de un milenio. Es nueva en muchos aspectos, y sin embargo antigua e inmutable en otros.

La Alianza Sagrada de Dios con la humanidad es la Alianza Sagrada de Dios con el universo. De esta forma, Dios no tiene que estar demasiado preocupado o involucrado en tus asuntos cotidianos. Así que cuando la gente dice que Dios les dice hacer esto o aquello, o que Dios los llevó a esto o los alejó de aquello, en realidad, si están siendo honestos, si su experiencia es real, ellos están hablando acerca de su relación con el Conocimiento. El Señor de todos los universos no está involucrado de esta manera, porque el Señor de todos los universos es muy inteligente.

Las calamidades de la vida, los desastres naturales, las plagas, las guerras, la desgracia de vivir en Separación, las grandes dificultades de la vida en Separación —separado de tu Fuente, siguiendo a solas tu mente superficial y mundana— ¡esto no es creado por Dios!

Observa las condiciones de vuestro mundo. Se le dio a la humanidad un paraíso y lo está destruyendo tan rápido como su tecnología se lo permite. Está destruyendo su futuro. Está derrochando su herencia natural. Está alterando el mundo tan significativamente que en el futuro va a ser inhabitable.

No pienses que vas a viajar en una nave espacial e ir a algún otro lugar en el universo. Mundos habitados como el vuestro ya han sido habitados desde hace mucho tiempo por razas más poderosas que la vuestra.

Es por eso que la Alianza de Dios se ocupa del aquí y ahora y de las decisiones que hace cada persona, de las alternativas que toma, de aquello que valora, de a qué se adhiere, de a qué responde. Es aquí donde la Alianza fundamental de Dios tiene poder dominante para determinar el futuro, no solo de la vida de un individuo y sus circunstancias, sino de la humanidad como un todo.

Porque el futuro de la humanidad está siendo hecho de innumerables decisiones —no solo de los líderes de las naciones sino de cada persona, individual y colectivamente—. ¿Qué informa esas decisiones? ¿Es el poder y la presencia del Conocimiento? ¿O es la voluntad, el miedo y las ambiciones del individuo? Claramente, la insensatez de la humanidad, su estupidez, sus errores, sus tragedias y conflictos surgen de este problema fundamental de qué informa las decisiones de cada persona involucrada.

Así es como la Alianza de Dios es aplicable en todas las situaciones. No es como si Dios tuviera una ley o regla diferente para esto y una ley o regla diferente para aquello. Mientras que tú puedes estar atado o incluso obligado a seguir ciertos preceptos y principios de acuerdo a la ley o ética de tu cultura o nación específicas, eso está bien mientras no viole tu relación fundamental con el Conocimiento, el cual representa tu Alianza con Dios.

Aquí tu conciencia más profunda, no tu conciencia social —la conciencia más profunda—, se convierte en tu juez definitivo de lo que debe hacerse o no. Dicho en otra manera, la Alianza con Dios requiere que seas fundamentalmente honesto contigo mismo y que seas fiel a tu naturaleza más profunda.

Aunque está bien y es necesario para las naciones crear ética, principios y leyes que rijan el comportamiento para mantener el orden social y para mitigar los errores que seguramente aparecerán, y al menos idealistamente o en principio, crear un sistema justo, es de la consciencia, de la consciencia más profunda del individuo, de lo que hablamos aquí y ahora.

Para relacionarte con esa consciencia debes ser muy honesto. Debes poner a un lado tus miedos y tus preferencias el tiempo suficiente para saber lo que es verdad en un nivel más profundo. Pero esto es difícil para la gente, porque nunca lo ha ejercitado suficientemente, excepto unos pocos individuos y en situaciones raras. Y es por eso que la Nueva Revelación de Dios provee los Pasos al Conocimiento —para darle a cada persona la oportunidad de construir una relación fundamental y una asociación con el poder y la presencia del Conocimiento en su interior.

Aquí no puedes fabricar creencias absolutas, porque el Conocimiento puede hacer que una persona haga una cosa y le puede decir a otra persona que no la haga. No puedes decir, “Mi creencia es la Voluntad de Dios.” Porque la Voluntad de Dios se manifiesta en innumerables formas, operando en los individuos desde adentro hacia fuera, ¿cómo puedes predecir qué es absolutamente correcto para todos? No puedes. Es deshonesto. Es tonto. Y termina siendo destructivo para las vidas de la gente.

El separado es recuperado a través del Conocimiento. El malvado es preparado para el Cielo. El Infierno es donde estás ahora, al menos un nivel de Infierno. Tú puedes ir a un Infierno más profundo, a un estado más profundo de Separación, pero al final Dios va a recuperar toda la Creación.

Ve que esto es debido a la Alianza. Tú no puedes destruir el Conocimiento dentro de ti. Te puedes divorciar de él. Puedes huir de él. Puedes sellarlo. Puedes negarlo o no creer en su presencia y poder. Puedes hacer cualquier cosa que puedas para evitar tu consciencia más profunda, pero no puedes borrarla. Siempre está contigo. Estaba contigo antes de que vinieras al mundo. Va a estar contigo cuando dejes este mundo.

Involucrarte con el Conocimiento mientras estás aquí representa el significado real de la espiritualidad y el desarrollo espiritual. Tomar los pasos al Conocimiento es el núcleo y la acción fundamental en cualquier tradición religiosa en que pueda manifestarse. Representa la práctica espiritual fundamental. Creer en Dios o en una ideología humana de Dios, o tratar de imitar lo que ordena esa enseñanza no será realmente efectivo si no puedes ganar una relación fundamental con el Conocimiento. Tú aún estás separado de Dios. Tú estás todavía funcionando a partir de tus ideas, manejado por el miedo —miedo a la pérdida, miedo a fallar, miedo a la pobreza, miedo a Dios, miedo a la muerte, y así sucesivamente.

Es por eso que muchas personas que se consideran a sí mismas muy devotas en su fe religiosa aún no están cerca de Dios, y es porque no han hecho la conexión fundamental con el Conocimiento dentro de ellas mismas. Ellas han adoptado sus creencias, su fundamentalismo y sus escrituras sagradas en sustitución a su relación fundamental con el Conocimiento. Ellas han perdido la señal. Han confiado en la cosa errónea.

Tienen miedo del Misterio, el cual es la fuente y el significado de su vida. Quieren que les sea explicado todo. No quieren tener que vivir con preguntas. Solo quieren usar respuestas. Tienen miedo de ellos mismos. Tienen miedo de ir más debajo de la superficie de la mente. Tienen miedo de la Alianza con Dios, la cual sobrepasa sus creencias en todas las situaciones.

Mucha gente afirma tener una “religión natural,” pero esta termina siendo antinatural porque ellos han sustituido su relación primaria y primordial con el Conocimiento con un conjunto de creencias e ideologías, con un sistema de pensamiento, con una institución religiosa. La creencia se convierte ahora en su principal enfoque en lugar de una experiencia más profunda, la cual trasciende los límites de la creencia y es mucho más poderosa, fuerte y permanente de lo que cualquier creencia jamás podría ser.

Es por eso que existe una gran diferencia entre la manifestación de religión —y todos sus grandes edificios y pronunciamientos, sus admoniciones, su ideología, su cosmología, su teología— y el Misterio que vive dentro de cada persona, a la espera de ser descubierto.

Pero la gente aún necesita una estructura, y por eso el Nuevo Mensaje provee su ética y da un andamiaje para participar en el mundo. Pero el andamiaje está abierto; no es absoluto, porque el Conocimiento está funcionando en diferentes formas en diferentes personas, para conseguir la misma meta y el mismo fin.

Cuando dejes este mundo y regreses a tu Familia Espiritual, quienes te han estado observando en el mundo, ellos te preguntarán, “¿Lograste lo que te propusiste?” En ese momento no estarás abrumado por las creencias. Porque cuando dejes este mundo no vas a tener ninguna creencia. Pero sabrás intrínsecamente si terminaste tus tareas y objetivos o no. Aquí no hay juicio. No hay condena. Solo existe el Conocimiento perfecto de que debes intentarlo de nuevo.

Cuán diferente es esto de la noción de la gente de que al final Dios va a desvanecer todos los errores humanos, porque Dios no creó el error humano y por esto los errores deben ser des-creados por quienes los crearon. Pero esto sería imposible a menos que tuvieras el poder y la presencia del Conocimiento dentro de ti mismo.

Porque solo éste puede vencer al mal. Solo este lo puede guiar a uno incluso en el más complicado y difícil conjunto de circunstancias. Solo éste puede tomar la decisión correcta en cada situación y elegir a las personas adecuadas con quienes estar. Solo éste puede decir la diferencia entre lo que es bueno y lo que solo se ve bien.

Esta es la Alianza de Dios. Es Misteriosa, poderosa, muy difícil de articular en palabras; es muy difícil de crear una nueva teología describiendo lo que el Conocimiento hará en toda la gente, en todas las situaciones, en todas las circunstancias, porque esto no puede ser hecho. En lugar de eso, la religión debe crear un marco —un marco ético y práctico— que honre la práctica espiritual fundamental de tomar los Pasos al Conocimiento y aliente a la gente en esta dirección, que provea la sabiduría de esta era y de eones para ayudar a la gente a involucrarse con el poder y la presencia en su interior, la cual existe más allá del límite y alcance del intelecto.

Ve que esta es la diferencia entre un santo y un escolar. Los escolares interpretan, pero eso no significa que su rango de experiencia sea muy grande. A lo sumo consiguen sabiduría del presente y del pasado y la llevan a las circunstancias actuales del mundo. En el peor de los casos se convierten en escribas de la ideología y en los acusadores de la humanidad.

Existen cosas importantes para seguir y no seguir, y estas están prescritas en la Nueva Revelación de Dios. Son generales en el sentido de que se aplican a la mayoría de la gente y a la mayoría de las situaciones y son muy confiables. Pero aún tienes que llevar a cabo el más profundo compromiso con el Conocimiento. Si evitas esto entonces te pones en la posición en donde no puedes recibir la Gracia, el Poder y la presencia de Dios, salvo muy gradualmente y con poca frecuencia.

La Alianza esencial de Dios dice que puedes estar separado, pero solo por un tiempo, y en el tiempo. Al final aún eres parte de la Creación y vas a regresar. Cuán diferente es esto de las alianzas que son proclamadas y establecidas en las instituciones religiosas humanas y en las instituciones de otras razas del universo, quienes tienen los mismos problemas que tú tienes con la involucración más profunda.

No existen razas iluminadas de seres en el universo, pues de ser así no estarían en esta etapa de la realidad. Todos están lidiando con los problemas de la Separación, y aunque hay individuos sabios y algunas veces líderes de naciones que son sabios, todos tienen el mismo problema fundamental. Este problema no es solo de supervivencia y seguridad en una cambiante realidad física; es el problema de lo que uno seguirá y de lo que otros seguirán dentro de sí mismos y entre ellos.

Si la gente en el mundo pudiera estar más cerca del Conocimiento, entonces el compromiso para seguir ciertas resoluciones sería mucho más fuerte de lo que es hoy en día. La gente haría sacrificios para hacer lo que es correcto. La gente tomaría decisiones para hacer lo que funcionaría. La gente invertiría en el futuro y no trataría simplemente de vivir para el momento, como langostas sobre la tierra.

Tendríais problemas, pero mucho menos de los que tenéis actualmente, y estaríais construyendo las bases para un mejor futuro en lugar de tratar de recrear el pasado. Preservaríais los recursos del mundo en lugar de agotarlos. Porque este mundo es todo lo que tenéis. Y lo que vuestros hijos y sus hijos tendrán en el futuro dependerá de lo que preservéis y aseguréis hoy.

No penséis que iréis al universo para obtener lo que habéis agotado o destruido aquí en la Tierra, porque mundos como el vuestro son raros y están bien protegidos. Y son codiciados por muchos.

Esto es parte de lo que significa madurar —de dejar de ser una raza imprudente, una raza adolescente, una raza destructiva—. La humanidad terminará con las guerras cuando comprenda que tiene que preservar el mundo y protegerse de la intervención procedente de la Comunidad Mayor. Esto cambiaría completamente vuestra comprensión de vuestra situación y os motivaría a hacer lo que es realmente correcto y productivo.

Todo esto está basado en lo que informa al individuo —el poder y la presencia del Conocimiento y la Alianza de Dios con toda la vida.