Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 18 de agosto de 2008
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: The New Message for Young People (no disponible online)

Escucha el audio original aquí (en inglés): No disponible

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

Cuando eres joven, miras el mundo con grandes expectativas. Buscas lo que podría ser significativo para ti. Observas para tratar de entender tu entorno. Pero si tienes la libertad de mirar de esta forma y el deseo de ver lo que será verdadero para ti, entonces encontrarás muchas cosas que te perturbarán. Verás un mundo que está lleno de corrupción. Verás un liderazgo lleno de incompetencia y engaño. Quizá verás en las generaciones mayores un mal ejemplo de relación. A medida que lo veas, será muy desalentador. Si al mirar al mundo que te rodea eres honesto, abierto y objetivo, en lugar de solo intentar cumplir tus sueños y ambiciones, verás muchas cosas que serán importantes para ti.

Una de las primeras cosas que es importante comprender es que aquello que te desanima, aquello que comprendes que no puedes o no querrías hacer, es realmente muy útil para ti, porque esto comienza a eliminar algunas de las posibilidades. Porque la mayor verdad de tu vida se encuentra mejor a través de la eliminación de cosas que a través del descubrimiento directo.

Si hay demasiadas opciones y muchas de ellas son atractivas, ¿cómo podrás conocer esta mayor verdad alguna vez? Si intentas comprometerte a experimentar cada una de estas opciones, agotarás tu juventud y te encontrarás a ti mismo como muchas personas de hoy: a los treinta o cuarenta años de edad, sin tener todavía una idea sobre ellos mismos, quiénes son, qué están aquí para hacer y dónde pueden expresar y contribuir más plenamente sus talentos.

Por tanto, permite que el desaliento te muestre lo que no funcionará para ti y lo que no es apropiado para ti. En vez de enojarte y condenar por lo que ves, permite que eso te muestre lo que no te conviene, lo que no harás y dónde trazarás el límite.

Es esta eliminación de posibilidades, a través de una observación cuidadosa, lo que te acercará a tu verdadero objetivo. Porque, de hecho, fuiste enviado al mundo con un mayor propósito, y este propósito se guarda en tu interior, dentro de una inteligencia más profunda llamada el Conocimiento. Está más allá de tu intelecto y más allá de tus miedos y deseos. Está esperando allí a que la descubras.

Lo que te acerca al Conocimiento es eliminar otras posibilidades que son atractivas. Puedes reconocer la verdad de esas posibilidades a través de una observación cuidadosa y objetiva. En la mayoría de los casos, no tienes que vivir la realidad de esas cosas, las cuales consumirían gran parte de tu tiempo, energía y recursos. El autodescubrimiento aquí es un proceso de refinamiento. No es un proceso de perseguir sueños o de sumergirte en las cosas que te atraen o deleitan.

Tu propósito en la vida es mayor que los placeres simples. Es más grande que las aficiones. Es más que encontrar simplemente un trabajo que sea el más fácil de hacer, o el que te dé más dinero o reconocimiento social. Tu verdadero propósito para venir, aquello que realmente estás diseñado para hacer y lograr, no está limitado por esas cosas. Y quién eres está diseñado para algo muy especial. Por eso eres como eres. El condicionamiento social te ha cambiado hasta cierto punto, y ciertamente ha frustrado tus inclinaciones más profundas, pero aun así estás diseñado para algo especial. Pero ¿cómo vas a encontrarlo? Esa es la pregunta.

Por supuesto, muchas personas en el mundo se ven tan desafiadas incluso para satisfacer los requerimientos básicos de la vida, que no poseen esta libertad para mirar y considerar cuál podría ser el mayor propósito en sus vidas. Es una gran tragedia para la familia humana que gran parte de la humanidad esté sujeta a estas condiciones apremiantes. No solo existe un inmenso sufrimiento, sino que el mayor potencial de muchas personas nunca se materializará, porque están muy sobrecargadas con sus circunstancias.

Tal vez tú poseas esta mayor libertad para considerar quién eres en este mundo cambiante, lo que realmente tienes que aportar, qué te brindaría la mayor y más profunda satisfacción, y dónde podrías hacer la mayor contribución a un mundo necesitado. Porque tu alma solo se realizará descubriendo, expresando y cumpliendo este mayor propósito. Ninguna cantidad de placer, comodidad o recreación satisfará la necesidad más profunda del alma.

Si eres cuidadoso en tus observaciones de los demás, si miras sin condena, solo para ver y aprender, verás personas que se entregan a sus placeres y pasatiempos, y reconocerás que no hay nada inspirador en sus vidas. Ellas son como niños pequeños que juegan en el patio de recreo, excepto que ya no son niños pequeños y, de alguna manera, están perdiendo grandes oportunidades, gastando su tiempo en simples placeres o incluso en actividades personales peligrosas, sacrificando a la vez la mayor oportunidad que tendrán en la vida para encontrar su verdadera dirección y trazar un curso que será realmente significativo para ellas.

Esta observación cuidadosa, esta observación sin preferencias, y el hecho de ver cómo te sientes en lo profundo cuando miras las cosas, es lo que marcará la diferencia aquí. Que conozcas tu experiencia interna es más importante que simplemente evaluar las cosas desde el exterior. Esta es una práctica muy valiosa, porque todas las personas a tu alrededor están cometiendo todos los errores posibles, y tú puedes aprender de su experiencia, si las observas con atención y mides cómo te sientes realmente por dentro al hacerlo. Pero si estás juzgando y condenando a las personas, si estás categorizándolas, entonces realmente no estarás en posición de obtener esta visión más profunda, que es tan inmensamente valiosa.

Aquí, en lugar de sentirte frustrado, desanimado y enfurecido por el mundo, este realmente te está enseñando algo. Te está enseñando muchas cosas: caminos que no seguir, cosas que no debes hacer, relaciones que no debes buscar, qué funcionará y qué no funcionará para ti. Aquí el mundo, con todo su esplendor y tragedia, te está enseñando cosas. Pero debes ser un estudiante para aprender, y un estudiante es alguien de mente abierta que no está ahí para juzgar ni condenar, sino para escuchar y aprender la distinción entre lo que es verdadero y lo que es falso, lo que realmente es bueno y lo que solo lo parece.

Aquí descubres las ilusiones y engaños que rodean a la belleza, la riqueza y el encanto —las tres cosas por las que los jóvenes se dejarán seducir muy fácilmente—, y todo el reconocimiento social aparente que acompaña a estas cosas, que en realidad no son más que una trampa. Si eres hermoso a los ojos de otras personas, eso podría ser fácilmente una maldición o una bendición. Es una bendición si te ayuda a expresar algo mayor y más profundo sobre tu vida. Pero para la mayoría de las personas es una maldición, porque se identifican con sus cuerpos. Buscan ganar ventaja y reconocimiento por su apariencia. Pero luego descubren que otras personas simplemente las están explotando. Simplemente las están utilizando como un recurso, como una herramienta de placer o para adquirir una ventaja social. Las personas que se entregan a esto no cultivan nunca una conciencia más profunda sobre sus vidas, hasta quizá mucho más tarde, cuando ya se ha hecho un gran daño.

Las personas que se entregan a acumular riqueza y posesiones encuentran en ello un gran vacío, como si estuvieran huecas por dentro. Ahora se convierten en cuidadoras de sus posesiones, como si fueran guardianas del museo de todas las cosas que han reunido en sus vidas, pero como individuos están huecos. No hay nada inspirador en ellos. No hay nada realmente importante que haya surgido de ellos. No han encontrado su mayor propósito en el mundo.

¿Y qué es el encanto? ¿Complacer o entretener a las personas? ¿Seducir a las personas? ¿Qué trae esto sino un reconocimiento superficial? Nunca trae admiración, ni inspiración, ni un respeto más profundo. Puedes ser un payaso con otras personas, pero nunca te respetarán por eso. Puedes ser cautivador, entretenido y persuasivo, pero las personas te mirarán con recelo y desprecio.

Los frutos de estas actividades conducen a un gran vacío y depravación. Mira a las personas de cuarenta y cincuenta años que se han entregado a estas cosas, y pregúntate: “¿Me inspira esta persona? ¿Querría modelar mi vida conforme a lo que ella ha hecho? ¿Está ella haciendo realmente algo importante en el mundo? ¿O simplemente tiene cosas que yo quiero tener?”.

Los niños se pelean por quién consigue los mejores juguetes. Se pelean por quién obtiene la mejor ventaja o reconocimiento. Pero en la edad adulta esto se vuelve completamente destructivo. Aquí, una vez más, las personas, a través de su locura y su pobre inversión en sí mismas, pueden aportarte una inmensa sabiduría si puedes observarlas a todas objetivamente. Ellas te están enseñando todo lo que no debes hacer. Te están ahorrando tiempo. Si ves sus vidas claramente y los resultados de cómo han vivido, lo cual puedes hacer mediante una observación cuidadosa, esto te mostrará la naturaleza de sus actividades y sus desafortunadas recompensas.

A continuación, es muy importante con quién te asocias. Todo aquel con quien establezcas una relación supone una influencia. En realidad, todas tus posesiones crean una influencia sobre ti, pero más particularmente tus relaciones con otras personas. Puedes estar intrigado por otra persona. Puede que sea agradable estar con ella. Puede que sientas gran consuelo y disfrute en su compañía, pero pregúntate: “¿Qué tipo de influencia sería esta persona en mi vida si estableciera una relación con ella?”.

Aquí no existen relaciones neutrales. Las personas te están ayudando o bien obstaculizando. O bien te alientan a que reconozcas tu naturaleza más profunda y respondas a un mayor propósito en tu vida, o bien te están alejando de esto. Las personas te alientan o te desaniman a través de sus recomendaciones y sus reprimendas, pero también simplemente por la forma en que viven, por lo que ellas valoran y enfatizan en sus vidas.

Si realmente deseas descubrir un mayor propósito y una dirección real en tu vida, no puedes darte el lujo de estar con personas que no estén experimentando y considerando estas cosas seriamente. Te robarán tiempo y energía. Y cualquier disfrute momentáneo que puedas tener vendrá a un verdadero precio.

Y si realmente comienzas a hacer preguntas más profundas sobre tu vida, tales como: “¿Quién soy yo aquí? ¿Qué es lo que realmente tengo para ofrecer al mundo? ¿Cuáles son mis verdaderos talentos innatos?”, verás a otras personas por la forma en que te responden. Verás si realmente pueden apoyar esta investigación más profunda en ti o no. Si dicen: “Oh, estás siendo muy serio. ¿Por qué ser tan serio? ¡Diviértete!”, entonces puedes estar seguro de que ellas no valoran quién eres realmente, y que ellas mismas no han comenzado esta investigación más profunda, y por tanto no ven su importancia central en sus vidas.

Aquí es mejor estar solo que estar rodeado de un grupo de personas que no tienen ni la idea ni el deseo de saber qué es lo que realmente está moviendo tu vida. En esa situación estás perdiendo energía por todo tu alrededor. Tu tiempo, tu enfoque, tus emociones e incluso tus recursos financieros, se están desperdiciando con personas que solo pueden quitarte la posibilidad de penetrar bajo la superficie de tu vida y de establecer una conexión más profunda dentro de ti.

El discernimiento en las relaciones es muy importante, especialmente para los jóvenes, porque es aquí donde las personas entregan sus vidas por placer, por encanto, por riqueza, por ventaja. Es aquí donde las personas se comprometen en relaciones, circunstancias y carreras profesionales que nunca tendrán la posibilidad de revelarles lo que realmente están aquí para hacer y lo que realmente pueden hacer.

Es muy fácil entregar tu vida, especialmente si eres atractivo. Ese es el peligro de ser atractivo: hace que sea muy fácil entregar tu vida. Antes de que te des cuenta, estarás casado y tendrás hijos, y entonces no irás a ninguna parte. Te habrás comprometido. Es como si hubieras subido a un barco que ha zarpado a mar abierto. Una vez que pierdes de vista la tierra, bueno, eso es todo. Estás en ese barco para bien o para mal, y bajarte de él es muy difícil. Aquí es más fácil mantenerse fuera de una relación que salir de ella.

Por eso, debes valorar tu tiempo y a ti mismo lo suficiente como para ser muy cuidadoso a la hora de discernir con quién te relacionas. Y con aquellos que te relacionas, deberías aplicar una verdadera discreción. No les cuentes despreocupadamente todo sobre ti. No reveles de inmediato tus intereses más profundos y tus preocupaciones más hondas. Deja que eso venga un poco más tarde.

Sé observador y mantén la mente abierta. Escucha buscando un movimiento más profundo en otras personas, y aprende lo que están haciendo y han hecho en sus vidas porque, independientemente de lo que ellas digan, lo que importa es lo que hacen. Independientemente de las metas y aspiraciones de las personas, lo que ellas ya han logrado es lo que te dirá de qué realmente serán capaces en el futuro. Si tienen un bajo rendimiento en la vida, si no están haciendo nada real o significativo, entonces no importa lo grandes que sean sus metas o lo elevadas que sean sus aspiraciones: sus vidas ya te están revelando que realmente no lograrán mucho, a menos que pasen por algún tipo de punto de inflexión importante en sus vidas, lo cual es algo que debe suceder en su interior.

Aquí es importante comprender que no puedes cambiar o mejorar a otra persona. No puedes tomar a alguien que parece encantador y talentoso, pero que no parece funcionar muy bien, y convertirlo en una persona funcional. Las mujeres jóvenes, en particular, cometen este error todo el tiempo, pensando que van a rehabilitar a su joven hombre. “Oh, con su guía, este joven hombre se volverá productivo, responsable y efectivo”. No cometas este error. Es un inmenso desperdicio de tu tiempo. No puedes cambiar ni mejorar a otra persona. Eso debe hacerlo ella por sí misma.

Básicamente, con respecto a las relaciones, lo que ves es lo que obtienes. Cómo es una persona y lo que ha logrado hasta ahora, es lo que obtendrás con ella. No pongas valor en el potencial. Pon valor en lo que realmente existe en este momento. Si una persona es encantadora y superficial, continuará siendo encantadora y superficial hasta que algo realmente suceda en su interior. No puedes convertirla en una persona más seria, más honesta o más inspiradora. No puedes hacerlo. Así que ni siquiera lo intentes, pues sería una inmensa pérdida de tiempo y energía para ti.

Además, no te involucres sexualmente con alguien hasta que hayas aprendido mucho más sobre él o ella, y hasta que el potencial para una relación real se haga evidente. Pues una vez que te comprometas sexualmente, estarás vinculado a nivel emocional en cierta medida, y eso cambiará de inmediato la naturaleza de tu relación.

La unión sexual es significativa entre personas que pueden experimentar una verdadera unión. Nunca debe utilizarse para la recreación. Nunca debe usarse para demostrar el valor o el atractivo de uno mismo. Nunca debe usarse para compensar la soledad. Es un compromiso demasiado serio, porque realmente no existe sexo informal. Todo compromiso sexual es un verdadero compromiso. Al nivel de la naturaleza, esto es una cosa real. Si te involucras de esta manera con las personas, tu vida se desvalorizará. Te sentirás usado. Perderás el sentido de tu propio valor, y perderás también el sentido del valor de otras personas. No hay nada que ganar aquí, y sí mucho que perder.

La sexualidad está realmente destinada a una relación real donde la verdadera unión es posible. Y la verdadera unión tiene que ver con a dónde vas en la vida y lo que puedes lograr con tu pareja, juntos en servicio al mundo y a los demás. Enamorarse puede ser un sueño maravilloso, pero no asegura una relación real en absoluto. Una relación real se basa en la compatibilidad, los valores compartidos y un nivel proporcional de fuerza y ​​participación en el mundo. Aquí, si una persona fuerte se une con una persona débil, la persona fuerte se debilitará. Por eso, si quieres ser fuerte, debes estar con alguien que lo sea. Debes tener amistades con personas fuertes, que te inspiren. No es su encanto, su belleza y su riqueza ahora lo que es valioso, incluso si tienen esas cosas. Es el compromiso en sus vidas. Es su honestidad, su claridad, su propósito.

En las naciones ricas, la vida es demasiado fácil para los jóvenes. No ven cuán serias son realmente sus decisiones. Piensan que pueden jugar y entregarse a sus pasatiempos y placeres sin ninguna consecuencia futura. No verás esto en las naciones más pobres, donde las opciones son pocas y muy importantes. Y en las naciones realmente pobres, no existen opciones para muchas personas.

Por eso, aquellos que tienen la libertad de elegir disponen de una inmensa oportunidad. Si la desperdicias es una tragedia, porque es una oportunidad rara. Y es una oportunidad que quizá no tengas en el futuro frente a las Grandes Olas de cambio en el mundo: degradación ambiental, cambio climático, meteorología violenta, inestabilidad económica y política, y el creciente riesgo de conflicto y guerra que todo esto creará. Perder tu gran ventana de oportunidad es realmente perder la única gran oportunidad de tu vida. Porque estas posibilidades no existirán en el futuro.

El futuro no será como el pasado. La humanidad se enfrenta a la disminución de los recursos en el mundo. Esto lo cambiará todo respecto a cómo viven las personas y las opciones y oportunidades que tienen a su alcance.

Si realmente vieras lo importante que es esto, no querrías perder tu tiempo con nada ni con nadie. Verías el tiempo como algo precioso. La educación es algo precioso. Las decisiones son realmente importantes. Con quién estás se vuelve muy significativo. Los estándares que aportas a tus relaciones y los criterios que tienes para ellas se convierten en los factores determinantes de tu vida. Porque con quién te alineas y con quién te unes en matrimonio o como pareja determinará el tipo de vida que tendrás, así como el grado en que podrás responder al Conocimiento más profundo dentro de ti.

Como hemos dicho, si una persona fuerte se une con otra que es débil, la persona fuerte se debilitará. Esa es la dinámica de las relaciones. Lo que buscas en otras personas refleja lo que buscas en ti mismo. Si estás fascinado por la belleza, la riqueza y el encanto, bueno, eso es lo que buscarás en otras personas. Si quieres huir de ti mismo, buscarás eso en otras personas. Por el contrario, si ves que tu juventud es tu única gran oportunidad para discernir tu verdadera dirección en la vida, y que realmente tienes una verdadera dirección en la vida, y que realmente tienes un mayor propósito que está esperando a ser descubierto, entonces no querrás perder el tiempo con nadie y con nada. Todavía podrás tener gozos simples, momentos sin preocupaciones y disfrutar de deleites y placeres sencillos, pero realmente estarás mirando, y realmente estarás enfocando tu vida.

Aquí debes estar dispuesto a romper con las actitudes generales de los jóvenes a tu alrededor. Encontrarás, con el tiempo, que la insensatez y la irresponsabilidad te resultarán irritantes y desalentadoras. Aquí estarás buscando personas, no gente. El énfasis estará en encontrar a ciertas personas que compartan tus valores más profundos y tu intención más seria, en vez de entregarte a multitudes que simplemente se desplazan como si las arrastrara el viento, haciendo mucho ruido pero sin lograr nada.

Como ves, esto es muy importante, porque la forma en que pases tu juventud determinará cómo pasarás el resto de tu vida. Lo que valores en tu juventud determinará, en gran medida, el tipo de vida que tendrás y cómo terminará. Aquí es valioso hablar con personas que son mayores que tú. Habla con personas de treinta y tantos. Habla con personas de cuarenta y tantos. ¿Qué han aprendido? Si tuvieran que hacerlo todo de nuevo, ¿qué harían? ¿Dónde terminó su vida? Aquí, de nuevo, no las juzgues ni las condenes, sino que simplemente escúchalas para ver lo que su ejemplo puede enseñarte. Aquí puedes aprender lo que necesitas aprender sin tener que sufrir y cometer tú mismo errores trágicos. Hay algunos errores que tendrás que cometer, por supuesto, pero si puedes evitar los grandes, los errores realmente costosos, estarás salvando tu vida.

La siguiente cosa importante a entender es que el gran talento emerge más adelante en la vida. No pienses que para cuando tengas veinticuatro o veinticinco años tendrás todo esto resuelto, porque no lo tendrás. Lo que será importante a esta edad es establecer valores reales y aprender lo suficiente sobre otras personas para reconocer todo lo que no quieres ser, hacer o tener. Eso limita tus elecciones, lo cual es bueno porque hace posible una verdadera toma de decisiones. Si tienes que elegir entre muchas cosas, entonces no puedes elegir, pero si el campo está limitado, si las opciones son limitadas, entonces la verdadera toma de decisiones tiene poder y potencia.

Si has estado aprendiendo a través de tu propia experiencia y observación las diversas cosas que no quieres ser, hacer o tener, eso limitará tu enfoque y le dará más poder, porque no puedes enfocarte en todo. Eso es no tener un enfoque. Tenerlo significa reducir y llevar tu atención a menos cosas: las cosas que son realmente prometedoras, las cosas que continúan siendo prometedoras, las cosas que no desaparecen bajo una observación o evaluación cuidadosa.

Sin embargo, lo que esto realmente significará —en términos de lo que puedes ser y hacer— no vendrá hasta más tarde. Pero para tener la oportunidad de hacer este descubrimiento, debes construir la base en tu juventud. La juventud va sobre construir una base. Eso es más importante que tener respuestas definitivas, porque tales respuestas, si son verdaderas y genuinas, vendrán más adelante.

Tu base puede verse como si estuviera construida de Cuatro Pilares. Al igual que las patas de una mesa, estos son los Cuatro Pilares de tu vida: el Pilar de las Relaciones, el Pilar del Trabajo, el Pilar del Desarrollo Espiritual o Percepción y el Pilar de la Salud. Cada uno de estos Pilares representa los cuatro puntos focales principales de tu vida.

Las relaciones son primordialmente con otras personas, pero también con el lugar donde vives, con lo que haces e incluso con lo que posees. Todas ellas forman parte del Pilar de las Relaciones.

El Pilar del Trabajo abarca todo el trabajo que haces, tanto por placer como para ganar dinero. Implica tu uso del dinero y realmente cómo te manejas frente a tus necesidades fundamentales y mayores en el mundo.

El Pilar del Desarrollo Espiritual se ocupa, sobre todo, de obtener acceso a un Conocimiento más profundo dentro de ti y de permitir que te guíe, te proteja y te permita descubrir de qué se trata realmente tu vida y para qué es en verdad.

El Pilar de la Salud se ocupa tanto de tu salud mental como de tu salud física, las cuales deben ser suficientemente efectivas y sostenidas para permitirte buscar una mayor experiencia en la vida. Si estás paralizado emocional o psicológicamente, entonces eso debe corregirse, de lo contrario no tendrás el enfoque y la energía para reconocer y perseguir el mayor propósito por el que estás aquí.

Estos Cuatro Pilares abarcan todo lo que haces. La forma en que los valores y cómo los veas es muy importante, porque tu vida solo será tan fuerte y estable como el más débil de tus Pilares. Las personas fallan en la vida porque sus pilares fallan. Debido a que muy pocas personas realmente construyen sus Cuatro Pilares, sus vidas terminan siendo muy inestables, y el Pilar más débil termina minándolos o derrotándolos.

Por ejemplo, pueden haber puesto mucho énfasis en ser exitosos en sus carreras profesionales, pero sus relaciones nunca han sido cultivadas y desarrolladas, y tienen muy poca habilidad y conciencia al respecto. Entonces sus matrimonios fallan, y sus hijos se desvinculan de ellos. Y cualquier riqueza que hayan acumulado se ve abrumada por la gran pérdida personal que enfrentan al destruirse sus relaciones.

En otro ejemplo, algunas personas se dedicarán a las relaciones y harán de eso un gran enfoque, pero nunca desarrollarán su vida laboral o su realidad financiera, por lo que esto terminará minando sus vidas, creando para ellas un inmenso y prolongado estrés. Si las personas no atienden su salud mental y física, esta comenzará a socavar la calidad e incluso la duración de sus vidas.

Se trata de construir una base, no de tener respuestas definitivas. Tu mayor propósito se te revelará por etapas. En cada etapa, puedes pensar que realmente lo has encontrado, pero en realidad es solo una etapa. Es un proceso de revelación. Por tanto, no creas que tienes la respuesta definitiva, porque eso será un error. En cambio, sigue el camino de mayor realidad y resonancia para ti, y escucha tu experiencia interior mientras lo recorres, para asegurarte de que estás en el camino correcto. Porque, de nuevo, es muy fácil entregarte a algo que estimula tus deseos y fantasías, pero que en realidad no contiene ninguna sustancia real para ti.

Lo siguiente que es importante es mirar el mundo con objetividad y compasión. El mundo te decepcionará. Puede desanimarte enormemente si de verdad estás viendo lo que sucede en el mundo, sin permanecer en una posición de evasión y negación. Pero al igual que las otras personas, el mundo te está enseñando cosas importantes. Te desilusiona, sí, pero debes desilusionarte para tener claridad y certeza en tu vida, porque las ilusiones remplazan la claridad y certeza reales en tu vida.

En última instancia, tu posición respecto al mundo debe ser una de observación, claridad y compasión. La compasión significa reconocer el sufrimiento legítimo de las personas. Reconoce incluso la tragedia de aquellos que desperdician sus oportunidades de libertad y logro. Pero no condena. Mira todo eso como un proceso de la vida. Reconoce lo difícil que es elegir realmente una verdadera dirección en tu vida y obtener acceso al Conocimiento más profundo dentro de ti. Y reconoce todas las razones por las cuales las personas no harán esto. Reconoce todas las circunstancias que mantienen a las personas atadas a vidas que nunca satisfarán su mayor propósito.

Por tanto, no desperdicies tu tiempo y energía enfadándote con el mundo y condenándolo. Usa ese tiempo y energía para construir tu base. A menos que realmente puedas cambiar algo tú mismo, o ser parte de un grupo de personas que realmente puedan cambiar algo, no condenes las cosas. No condenes a personas, organizaciones o gobiernos, a menos que tú, solo o en concierto con otros, realmente puedas cambiar algo. No te sientes ocioso, condenando al mundo. Eso es como cortarte las muñecas y dejar que la sangre fluya. Es una gran pérdida de energía y no te aportará nada. No te llevará a ninguna parte. Puede que parezca satisfactorio en el momento, incluso muy justificado, pero realmente es un desperdicio, que solo agrega más enojo y crítica al ambiente mental del mundo, y esto el mundo no lo necesita.

Si ves que puedes hacer algo productivo, si puedes marcar la diferencia ayudando en algo, sirviendo a algo o redimiendo algo, entonces entrégate a eso. Pero deja que el mundo sea tal como es sin tu condena. Eso es muy importante.

El Conocimiento dentro de ti no condenará al mundo. Solo está aquí para activar un cierto tipo de cambio en el mundo. Cuanto más seas como el Conocimiento dentro de ti, más te beneficiarás de su inmensa fuerza y ​​audacia, así como de su eficacia y su poder.

Estas son recomendaciones para los jóvenes, pero se aplican a personas de todas las edades. Son cosas que debes enseñar a tus hijos. Esto les ayudará a construir la base para ser fuertes, equilibrados y poderosos en sus vidas. Este mensaje es para los jóvenes pero, una vez más, su sabiduría es válida para personas de todas las edades. Porque aprender la sabiduría del mundo es necesario y puede iniciarse a cualquier edad, y ganar contacto con el Conocimiento y tomar los pasos al Conocimiento dentro de ti es necesario para todas las personas en todo momento.

Dios ha enviado un Nuevo Mensaje al mundo para enfatizar estas cosas y proporcionar los pasos al Conocimiento, de forma que las personas en todas partes y todas las naciones y tradiciones de fe, de todos los temperamentos y entornos, puedan tener esta oportunidad y posibilidad más grande de descubrir su mayor propósito para venir al mundo, así como de discernir su verdadera naturaleza y utilizar plenamente su diseño como individuos: todas las cualidades que los hacen parecer únicos, y cómo estas cualidades pueden convertirse en fortalezas, en lugar de desventajas.

El poder y la presencia del Conocimiento viven dentro de ti. Él está aquí para lograr algo. Te llevará a todas las personas adecuadas que necesitas conocer. Te llevará a todas las circunstancias correctas en las que necesitarás estar. Y te liberará de cualquier otra cosa que te impida reconocer, experimentar y cumplir una vida mayor en este mundo. El Conocimiento te pondrá en posición de descubrir y expresar tus dones únicos, y te dará los criterios para determinar con quién estar en tu vida y cómo participar con ellos.

El Conocimiento es la gran dotación de Dios para ti y para toda la humanidad. Es una dotación que solo unos pocos conocen. Es una dotación que será la clave para que vivas la vida que sabes que debes vivir, la vida que viniste a experimentar en el mundo.