Como le fue revelado a
Marshall Vian Summers
el 12 de marzo de 2011
en Boulder, Colorado, Estados Unidos

Texto original: Enduring Love

Escucha el audio original aquí (en inglés):

Descargar (cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Más información sobre este texto

Lo que estás leyendo en este texto es la transcripción de la voz original de la Asamblea Angélica hablando a través del Mensajero Marshall Vian Summers.

Aquí, la comunicación original de Dios, que existe más allá de las palabras, es traducida al lenguaje y el entendimiento humanos por la Asamblea Angélica que supervisa el mundo. La Asamblea después entrega el Mensaje de Dios a través del Mensajero, tras lo cual es transcrito y puesto a tu disposición y a disposición de todos.

En este extraordinario proceso, la Voz de la Revelación está hablando de nuevo. La Palabra y el Sonido están en el mundo. Que puedas ser el receptor de este regalo de Revelación y puedas estar abierto a recibir su Mensaje único para ti y para tu vida.

Nota a los lectores:
Esta traducción fue provista a la
Society por estudiantes del Nuevo Mensaje que se han ofrecido voluntariamente a traducir el texto original en inglés. La publicamos en esta forma inicial para que todo el mundo tenga una oportunidad de interactuar con una porción del Nuevo Mensaje en un su propio idioma.

Tu experiencia del amor emana del pozo más profundo del Conocimiento dentro de ti. Es el poder y la evidencia de que tienes una vida mayor y una mayor inteligencia en tu interior.

Este es un amor que no es impulsado por imágenes, pasiones, obsesiones o adicciones. No es el amor que acompaña la emoción de comprar algo nuevo o de tener un encuentro estimulante con alguien.

Es un amor que emana de una mayor fuente dentro de ti, y que representa una relación más profunda contigo mismo, con otros y con las personas en todas partes.

Es un tipo de amor que puede resistir grandes trastornos y pérdidas, un amor que no disminuye al enfrentar la calamidad en tu vida, ni tampoco ante desafíos y situaciones difíciles.

Es un amor que no nace de la ambición, la emoción o el apego, sino de un reconocimiento más profundo dentro de ti —de una resonancia más profunda con el Conocimiento en tu interior, el cual es la mente más grande que Dios te ha dado para guiarte, protegerte y prepararte para vivir una vida mayor en el mundo.

Este amor es estimulado por el verdadero reconocimiento del otro y por la verdadera compasión y empatía hacia los demás.

Es generado e inspirado por las acciones desinteresadas de otros, y surge cuando estás siguiendo la presencia más profunda dentro de ti: la presencia y el poder del Conocimiento.

El mundo se está volviendo más oscuro y angustiado. Ahora estás viendo cómo esto ocurre aquí y allá con mayor frecuencia. Si eres sensible a esto y estás dispuesto a estar con ello, a considerarlo y a ser compasivo al respecto, este gran Amor surgirá y tenderá a compensar tu propio miedo e inquietud.

Todo el enojo y la frustración que estos eventos pueden despertar dentro de ti, representan tu propio miedo: tu miedo a la pérdida, tu miedo a la perturbación, tu miedo a perder privilegios y riqueza, tu miedo a la opresión, tu miedo al desastre, tu miedo a la muerte.

Se despiertan muchos miedos diferentes al contemplar los eventos que surgen por todo el mundo, los cuales representan las Grandes Olas de cambio que están llegando para la humanidad.

¿Qué compensará esta creciente sensación de aprensión, ansiedad y preocupación, salvo el amor imperecedero dentro de ti?

Querrás escaparte en tus aficiones, tus hábitos, tus obsesiones, tus fantasías y tus sueños, o bien mirando películas y viendo los sueños y fantasías de otros.

Esto es así porque no puedes enfrentar la realidad —la realidad de un mundo en declive, cuyos recursos están disminuyendo y cuyas poblaciones están aumentando, un mundo de creciente perturbación e incertidumbre.

Al tomar los Pasos al Conocimiento y unir tu mente social superficial con la mente más profunda dentro de ti, tendrás la fuerza para enfrentar estas cosas con mayor claridad, objetividad y ecuanimidad.

Sentirás el sufrimiento de los demás. Sentirás la tragedia en la evolución de los acontecimientos. Sentirás cómo las situaciones que surgen despiertan muchas emociones dentro de ti. Pero el amor imperecedero te dará fortaleza y compostura frente a estas cosas.

Porque el Conocimiento no teme al mundo. La mente más profunda que hay dentro de ti, la parte de ti que todavía está conectada a Dios y puede responder a Dios, no teme al mundo. No teme la muerte, ni la destrucción, ni el caos, ni la pérdida y las privaciones —ninguna de esas cosas que a ti te atormentan, te aterrorizan y hacen que quieras huir y esconderte en algún lugar.

El Conocimiento es la principal fuerza que tienes, el núcleo de integridad, certidumbre y poder. Y es la fuente del amor imperecedero dentro de ti.

Las tragedias del mundo tendrán más poder para sacar de ti ese amor que incluso las situaciones más hermosas, los lugares más bellos y los eventos más placenteros. Pero las situaciones difíciles también provocarán tremendo temor, ansiedad y negación.

Si tienes demasiado miedo de enfrentar el mundo de manera objetiva, clara y sin condena, entonces el gran Amor no será despertado dentro de ti, y la mayor fuerza que llevas contigo, la mayor inspiración y poder, no emergerá. Enfrenta todo lo que la vida te presenta tan honesta y objetivamente como puedas. Esto hará surgir el poder del Conocimiento y, con él, el amor imperecedero.

Por tanto, debes tener coraje para enfrentar las Grandes Olas de cambio, incluso mientras surgen en el horizonte, tal como lo están haciendo hoy, mañana y en los días venideros.

Cada una es un desafío para ti, que te llama a estar presente, a ser consciente y a no lanzar calumnias ni condenas sobre otros o sobre instituciones y gobiernos, sino a estar presente. Porque estar presente es el primer paso para ser genuino. Esto establece el escenario para que surja el amor imperecedero.

Si puedes estar presente ante otro con independencia de sus circunstancias o dificultades, te pondrás en posición de reconocer su naturaleza más profunda y, con ello, su propia lucha por la libertad y su propia dificultad para acceder al poder y la presencia del Conocimiento.

Porque si miras el mundo con ojos despejados y esta mayor comprensión, verás que solo existe el Conocimiento y la necesidad del Conocimiento.

La evidencia del Conocimiento a veces es difícil de encontrar, pero está presente en todos los actos desinteresados ​​de los individuos, en el coraje que las personas muestran al enfrentar circunstancias difíciles, en los compromisos que las personas se demuestran entre sí al enfrentar situaciones complicadas, en la creatividad de los individuos, en la compasión de los individuos. En medio del ruido y del caos de la vida a tu alrededor, quizás tengas que mirar cuidadosamente para verla, pero ciertamente está ahí.

Tendrás que enfrentar estas cosas para tener esta oportunidad, y enfrentarlas no es simplemente ser vulnerable al sufrimiento y la dificultad de otras personas. Es realmente estar presente y practicar la quietud. Eso es lo que realmente significa estar presente.

No se trata de aproximarse a una situación intentando ser positivo o negativo al respecto. Es simplemente estar ahí con ella. Es simplemente estar abierto, mirando y escuchando, buscando el Conocimiento, dejando a un lado tus reacciones, tu ideología, tus preferencias, tus miedos y tus reprimendas. Todo se aparta para estar presente ante la situación.

Este es un importante ejercicio para enfocar tu mente y aplicar una mayor disciplina sobre tus emociones y reacciones ante personas y situaciones. Es esta capacidad de estar presente lo que supone un verdadero desarrollo en tu conciencia, comprensión y habilidades espirituales.

Porque si no puedes estar presente ante una situación, entonces se te negará la gran enseñanza que brindan estas situaciones, la oportunidad para que surja el Conocimiento y experimentes el poder del amor imperecedero.

El amor imperecedero no es algo que generes solo porque aprecies una situación o a una persona. Es algo que no se fabrica. No es creado por el intelecto.

Oh, no. Aquello de lo que hablamos surge de un lugar más profundo dentro de ti, y lo hace de manera natural cuando estás presente ante ti mismo y ante los demás; lo hace cuando ejercitas el coraje para enfrentar lo que está sucediendo en el mundo y construyes, con el tiempo, la fuerza para dejar a un lado tus reacciones temerosas y tus preferencias personales.

Si puedes estar presente ante una situación, entonces el Conocimiento podrá guiarte. Si puedes estar presente ante una situación, verás cosas que no podrías ver de otra manera, y experimentarás la humanidad de los demás y las condiciones difíciles que están surgiendo y existen hoy.

Sentirás compasión. Es posible que desees ayudar de alguna manera, pero debes esperar a que el Conocimiento te guíe, pues no sabes qué hacer por el mundo. Y si fueras verdaderamente honesto, te darías cuenta de que ni siquiera sabes lo que quieres para el mundo.

Es posible que desees paz y prosperidad para todos los pueblos, y eso es algo normal que querer y desear, pero ¿qué significaría esto para el mundo? ¿Y cómo podría suceder? ¿Puede el mundo proveer para que esto ocurra?

Si evalúas tus deseos para el mundo o lo que piensas que debe tener el mundo, encontrarás que tus ideas no se basan en la realidad, y que existen muchos problemas con ellas.

Por tanto, es mejor dejar a un lado tus preferencias, las cuales se basan en tus propios temores: el miedo a no tener y todo el catálogo de temores. Tu reacción a ellos es crear un catálogo de preferencias, deseos y exigencias. Y a esto lo llamas la verdad, o tu filosofía. Pero todo eso está basado en el miedo, como ves.

Por eso, si eres verdaderamente honesto contigo mismo, en un momento de verdadera sobriedad verás que no sabes lo que quieres para el mundo, y que tus grandes ideas, esperanzas, preferencias y sueños crearían, por sí mismos, un increíble conflicto y dificultad para otros si fueran implementados.

Porque si solo estás deseando, bueno, entonces solo verás lo que quieres y no lo que realmente está ahí. Esa es la ceguera del deseo, la ceguera de intentar basar tu vida en tus preferencias sin realmente examinarlas ni comprender que son una respuesta al miedo dentro de ti.

Es mucho más poderoso simplemente estar presente, ejercitar la claridad, aprender a escuchar, calmar tu mente para que pueda escuchar, y dejar a un lado tus miedos, preferencias, deseos y creencias para poder ver lo que se avecina en el horizonte. Porque está lo que quieres, y luego está lo que está sucediendo y lo que sucederá.

No puedes experimentar el amor imperecedero si tu amor se basa en las preferencias, porque estas requieren que seas fundamentalmente deshonesto contigo mismo. Solo quieres ver ciertas cosas y no otras. Solo quieres estar en situaciones agradables y no en las desagradables. Solo deseas estar con personas que compartan tu punto de vista y no con personas que no lo hagan. Quieres que la vida sea de cierta manera, pero la vida no es así.

Por tanto, para mantener ese enfoque, fundamentalmente estás teniendo una posición deshonesta contigo mismo y con los demás. Aquí te conviertes en simplemente otro antagonista en el mundo, otra persona quejándose, condenando, rechazando y negando a las personas y situaciones que te rodean. Ciertamente, el mundo ya tiene suficientes personas haciendo eso para volver la situación muy peligrosa y difícil.

Pero ahora tienes una mayor oportunidad para alejarte de vivir este tipo de vida desesperada y temerosa, esta vida deshonesta, esta vida en la que eres un extraño para ti mismo y no puedes experimentar tu naturaleza o inclinaciones más profundas.

Buscas el amor, pero no lo conoces. Y no puedes crear las condiciones donde el amor imperecedero pueda surgir para ti, porque no puedes estar presente ante ti mismo. No puedes estar presente ante los demás. No puedes estar presente ante el mundo. Estás demasiado asustado y obsesionado.

Esto te mantiene en un estado constante de frustración, confusión y deshonestidad. No puedes construir relaciones honestas porque no estás siendo honesto contigo mismo. No puedes ver claramente la posición y la realidad de otros. Todo lo juzgas y lo evalúas de acuerdo a tus estándares y preferencias.

Te estás perdiendo casi todo. La vida te está dando señales de lo que viene. Las personas están demostrándote el Conocimiento y la necesidad del Conocimiento, pero estás demasiado atrapado contigo mismo para poder escuchar, ver o saber.

Este es el dilema del cual Dios quiere rescatarte. Porque fuiste enviado al mundo con un mayor propósito, pero este propósito existe más allá de tus miedos y preferencias. Existe más allá del ámbito y del alcance de tu intelecto, y descubrirlo no supone una búsqueda intelectual sino un verdadero viaje en la vida.

Estás buscando el amor imperecedero, y quieres experimentarlo viniendo de ti mismo y recibiéndolo de los demás. Puedes incluso querer experimentarlo viniendo de Dios o de la Presencia Angélica.

Pero tú mismo debes establecer la comprensión y el enfoque correctos. Debes despejar tu mente. Debes ver que tus creencias son cosas que has construido para tu propia defensa personal, para obtener ventajas sociales respecto a otros y para aliviar tu propio miedo y ansiedad constantes.

El mundo que enfrentarás será cada vez más difícil y desafiante. ¿Dónde encontrarás la fuerza, el poder y la estabilidad para enfrentarlo y aprender a navegarlo con éxito?

Si eres honesto contigo mismo, no tienes una respuesta. No sabes, porque el intelecto no puede saber estas cosas. Para esto necesitas que un mayor poder dentro de ti te guie, te proteja y te enseñe a navegar los tiempos inciertos e impredecibles que se avecinan.

Necesitas una mayor fuerza. Necesitas una mayor asociación. Necesitas relaciones que estén ocurriendo a un nivel más alto y profundo. Necesitas una nueva relación contigo mismo. Necesitas nuevas relaciones con los demás. Necesitas acercarte al mundo de manera diferente, consciente, deliberada y efectiva, sin ser un necio que vive en la negación.

Aprovecha las sabidurías del mundo, pero sobre todo el poder y la presencia del Conocimiento dentro de ti.

No puedes usar el Conocimiento. No es un recurso a tu disposición. No puedes usarlo para ganar riqueza, poder y precedencia sobre otros. El Conocimiento es más poderoso que tu intelecto. No puedes usarlo.

En todo caso, el Conocimiento usará tu intelecto para guiarte, así como para enseñarte cómo comunicarte de manera efectiva y cómo desarrollar el discernimiento y la discreción en la vida.

Por tanto, necesitas un nuevo enfoque, y la Nueva Revelación de Dios te lo está dando y te está proporcionando los Pasos al Conocimiento.

Aquí, tu mente superficial, tu mente social, la mente que el mundo ha creado y que ha establecido para intentar funcionar en un entorno difícil y cambiante, tendrá ahora un mayor poder para guiarla.

Aquí, la brillantez de tu intelecto podrá ser completamente funcional y utilizarse de manera positiva y constructiva, a medida que la mente se vuelva un vehículo de expresión, en vez de ser un tirano que te gobierna con dureza, condenándote a ti mismo y a los demás.

Aquí, finalmente darás los pasos para terminar la Separación dentro de ti, reconectando tu naturaleza más profunda con la superficie de tu mente y tu personalidad, trayendo el poder y la presencia del Conocimiento a tu vida, tus circunstancias, tus relaciones, tu trabajo, tu salud —a todo lo que haces.

Aquí, comenzarás a ver y saber cosas que antes no podías ver ni saber. Comenzarás a experimentar el poder del amor imperecedero.

Aquí, tu sentido de gratitud hacia aquellos que te apoyan y te asisten, e incluso hacia aquellos que te frustran, comenzará a crecer, pues verás cómo todos ellos te están enseñando a valorar tu propia integridad y el poder del Conocimiento en tu interior.

Aquí, todos te están enseñando las consecuencias de no hacerlo. El mundo está demostrándote cómo es realmente vivir sin el Conocimiento, lo que eso produce y el número infinito de tragedias que resultan. Con el tiempo, verás incluso esto con gratitud y compasión.

Aquí, reconocerás que el mundo es un lugar peligroso y frustrante a pesar de su gran belleza y magnificencia. Aquí, traerás mayor claridad y sobriedad y comenzarás a tomar tu vida en serio.

Aquí, comprenderás los límites del intelecto y buscarás un mayor poder dentro de ti y de los demás: el poder y la presencia del Conocimiento.

Aquí, en lugar de la emoción romántica y la obsesión por otros, buscarás una resonancia y una relación más profundas con otros. Querrás estar con las personas que pueden compartir tu verdadero viaje en la vida, y no simplemente intentar perderte en búsquedas fantasiosas con otros.

El amor imperecedero surge de una vida que es auténtica y honesta, de una involucración con el mundo que es auténtica y honesta, de una involucración con otros que es auténtica y honesta.

Aquí, buscarás a las personas que realmente marcarán la diferencia en tu vida, las cuales serán tus verdaderas compañeras, simplemente, en vez de intentar usar a las personas como herramientas de placer o para tu beneficio personal, intentando jugar la vida para obtener una ventaja.

Este es un gran cambio, una gran transición, un gran punto de inflexión para ti. Y todo se basa en la honestidad; en la honestidad contigo mismo, no solo sabiendo lo que sientes, sino sintiendo lo que sabes, sintiendo tu integridad más profunda, tu conciencia más profunda, no la conciencia que tu cultura te ha inculcado, sino la conciencia que Dios ha puesto intrínsecamente dentro de ti como parte de la Creación.

El amor imperecedero inspira, pero debe surgir de una vida auténtica y de una evaluación honesta. Aquí, este gran poder del amor no es simplemente una experiencia rara y fugaz, sino algo que comienza a acompañarte cada vez más, incluso en las situaciones más difíciles.

Aquí, mirarás a la humanidad con mayor compasión y comprensión, y comprenderás que tu ira y tu rechazo representan realmente tu debilidad y tu miedo, y no tu fuerza esencial.

Para enfrentar las Grandes Olas de cambio se requerirá un inmenso coraje y esta mayor base de Conocimiento. De lo contrario, te perderás en el miedo y entrarás en la negación, o bien te volverás alguien muy hastiado y negativo, muy pesimista, muy condenador, muy rechazador: una persona enojada, frustrada y asustada que no puede hacer frente a las circunstancias cambiantes y a la creciente incertidumbre.

Entonces serás una víctima de la vida y de las Grandes Olas de Cambio. No podrás enfrentar la vida. No podrás adaptarte, ni crear, ni navegar las circunstancias cambiantes de tu vida. Estarás paralizado, perdido, ciego. Serás un tonto, fácilmente persuadido y manipulado por otros, creyendo en cualquier cosa que parezca esperanzadora y prometedora.

Muchas personas responderán de esta manera, por supuesto, pero tú no debes ser una de ellas. Y no debes promover esto en otros. Porque todo lo que estás intentando establecer en tu vida que es auténtico, querrás promoverlo en los demás. Querrás defender y demostrar cosas. Querrás llamar la atención de otros, porque también querrás experimentar el poder del Conocimiento en su interior.

Ganar esta mayor base, esta mayor presencia y poder, es el elemento más esencial en la preparación para las Grandes Olas de cambio. Pues sin esto, serás débil y fácil de manipular. Serás propenso a todas las formas de error y malinterpretación. Serás fácilmente seducido y superado.

Sea lo que sea que hagas en el exterior para prepararte para las eventualidades, realmente nada te cuidará, te proveerá o te dará fuerza, certeza y claridad, excepto el poder y la presencia del Conocimiento. Y dado que el Conocimiento es la fuente del amor imperecedero, también traerá esta experiencia a tu vida, tus relaciones y tus emprendimientos.

Aunque las personas te frustren, podrás amarlas y mirar su situación con compasión. Aunque en el futuro sucederán cosas terribles, también verás actos de increíble coraje y compromiso en las personas.

Las situaciones difíciles sacan lo mejor y lo peor. Tú querrás estar en una posición en la que estas cosas estimulen tu fuerza y ​​no tu debilidad.

Querrás encarar el mundo con esta gran fuerza que Dios te ha dado, este gran poder para ver, escuchar y saber; para reconocer a los demás y cambiar tu rumbo y tu dirección cuando sea necesario; para tener la libertad de hacer esto; para tener la libertad de responder a aquellas relaciones que guardan una mayor promesa para ti; para tener la libertad de recibir orientación del Conocimiento; para tener la libertad de seguir al Conocimiento como tu primer y principal compromiso en la vida.

Aquí ves que el amor imperecedero no es una pasión. No es una sensación o una emoción, sino una experiencia penetrante, duradera y permanente, un amor imperecedero que puede enfrentar cualquier cosa, superar cualquier cosa y servir cualquier cosa.

Esta es la fuerza que tu corazón desea. Esta es la fuerza que debes tener. Y esta es la fuerza que la Nueva Revelación de Dios te proporciona.

Agradece que tengas esta naturaleza más profunda. Agradece que Dios haya hablado de nuevo, porque Dios ha dado a la humanidad lo que esta no puede darse a sí misma, y revelará lo que la humanidad no puede ver por sí misma, y ​​aclarará la realidad de tu naturaleza más profunda y de tu verdadero propósito para estar en el mundo en este momento.