Escucha el audio original aquí (en inglés):

Descargar (cliquea en el botón derecho y selecciona “guardar enlace como”)

Como le fue revelado a

Marshall Vian Summers
el 15 de abril de 2011
en Boulder, Colorado, Estados Unidos.

La humanidad está preparándose para la Comunidad Mayor. Aún no lo sabe, por supuesto, pero esta es su fase de evolución y todo el mundo está implicado. El hecho de que la humanidad no está preparada para las realidades del contacto con la vida inteligente en el universo es muy evidente, pero a un nivel más inconsciente la gente lo está anticipando, y por eso emerge en vuestras películas, en vuestros libros y en vuestra imaginación. Hay ahí una semilla de verdad, una parte de verdad.

Existe una razón por la que la gente no puede hablar de estas cosas en público, y es que hacerlo se ha desanimado en el discurso social. Que naves extranjeras están volando en vuestros cielos es una realidad innegable, y aun así la gente no quiere pensar en ello. Y si piensan en ello, quieren verlo de una manera positiva —pensando que está sucediendo algo maravilloso, pensando que tenéis visitantes y que estos están aquí para ayudaros, guiaros y prepararos para enfrentar los difíciles desafíos que hoy están surgiendo en el mundo.

Os estáis preparando para la Comunidad Mayor. Inconscientemente, quizá de manera irreflexiva e imprudente, os estáis preparando para la Comunidad Mayor. Ella está preparada para vosotros. Las razas que hoy están en el mundo están muy bien preparadas para su misión aquí, una misión que poca gente en el mundo actual conoce y comprende.

Es por eso que la Revelación de Dios debe ahora revelaros estas cosas de la manera más clara posible, de forma que no pueda haber equivocación, ni errores de juicio trágicos, ni malentendidos ni autoengaño respecto a la Intervención que hoy está sucediendo en el mundo.

La riqueza del mundo está siendo despojada y arruinada, y la amenaza de que esto aumente ha traído aquí a esta Intervención. También ha llegado porque la humanidad ha creado una infraestructura que estas razas pueden utilizar para sí mismas. Vosotros tenéis ahora una comunidad global, comunicaciones globales, un comercio global y los inicios de un gobierno global.

Esta es una gran oportunidad para la Intervención. Ellos deben actuar con rapidez antes de que la humanidad destruya los recursos del mundo, la riqueza que la Intervención quiere tener para sí misma. Ellos también quieren actuar antes de que la humanidad se vuelva más poderosa, lo cual haría que la Intervención fuera más difícil de lograr.

Es una situación compleja, y para entenderla debéis tener una educación y una preparación sobre la propia Comunidad Mayor de vida —una realidad que es desconocida en el mundo—. Es por eso que la Revelación debe hablar también de estas cosas.

Las tradiciones religiosas del mundo no se dieron para preparar a la humanidad para la Comunidad Mayor. Tampoco se dieron para preparar a la humanidad para un mundo en declive, un mundo de recursos menguantes y de creciente inestabilidad —una comunidad global—. Las antiguas enseñanzas no pueden preparar a la humanidad para lo que ahora está llegando y para los que se encuentran aquí entre vosotros —para por qué están aquí y los medios que están utilizando para conseguir sus objetivos de persuasión y dominio—. Estas cosas deben ser reveladas a una humanidad incauta y carente de preparación.

No podéis detener la evolución de la vida. Incluso la evolución de la civilización debe continuar. Vais a tener que hacer frente a la Comunidad Mayor —estéis listos o no, estéis dispuestos o no, estéis preparados o no—. Si no estáis dispuestos ni preparados ni listos, entonces vuestra posición es extremadamente arriesgada y la familia humana está en peligro.

Existen asuntos mayores que no son meramente para la gente en posiciones privilegiadas del gobierno, ni algo para que los filósofos o los teólogos lo consideren. Es la preocupación y el centro de atención de los ciudadanos del mundo. Si estos no están dispuestos a saber y no pueden responder, ¿qué puede hacer entonces cualquier gobierno?

Por eso se está trayendo la Revelación a los ciudadanos del mundo —para alertaros, prepararos, fortaleceros y liberaros de las ilusiones y los malentendidos, de modo que podáis afrontar la Comunidad Mayor con claridad, honestidad y objetividad—. Porque no se trata realmente de un misterio; es solo una verdad que está ocultándose. Está siendo ocultada por los gobiernos del mundo. Está siendo ocultada por la Intervención misma. Es parte de la naturaleza.

Estáis encarando una competición de más allá del mundo. Sus fuerzas no están aquí para eliminar a la humanidad, sino para acorralarla y posicionarse en el mundo, pues no pueden vivir en este medioambiente y necesitan la asistencia humana. Es una situación peligrosa.

Al principio tendréis miedo. Podríais hasta entrar en la negación, pensando que no queréis lidiar con cosas de esta naturaleza, pero esta es la evolución de la vida. Para tener éxito debéis responder. Es un gran desafío y es uno peligroso, pero la humanidad es capaz de enfrentar este desafío y superarlo. Las fuerzas presentes hoy día en el mundo son pequeñas. Ellas no pueden conquistar el mundo por la fuerza, porque en esta región del espacio eso no se permite —algo sobre lo que la humanidad nada sabe.

Para comprender la Intervención debéis educaros sobre la propia Comunidad Mayor, y solo Dios puede educaros, porque incluso una raza extranjera no conoce el corazón y el alma de la humanidad. Incluso una raza extranjera beneficiosa, incluso aquellas pocas razas que son libres en esta región del espacio y que vosotros podríais llamar “los aliados de la humanidad”, no podrían prepararos realmente y por completo para esto, porque ellas no conocen vuestro corazón y vuestra alma. No conocen vuestra historia. No son vuestra Fuente.

Esta es una de las grandes realidades que deben encararse en este tiempo, una realidad que cambiará vuestra visión y perspectiva del mundo y os hará comprender que el conflicto humano debe terminar y que la humanidad debe prepararse para las realidades, dificultades y oportunidades de la Comunidad Mayor.

La Revelación de Dios ha revelado cómo puede hacerse esto y lo que significa, así como las realidades y la espiritualidad de la propia Comunidad Mayor. Esto forma parte de vuestra supervivencia en un mundo radicalmente cambiante, porque la humanidad está emergiendo de su aislamiento en el universo, y nunca volveréis a tener este aislamiento de nuevo.

La Intervención está intentándose ahora, e incluso si esta es rechazada se intentará en el futuro, porque el mundo es un premio, y la humanidad no ha ganado plenamente la responsabilidad como guardiana de este mundo. No ha establecido un futuro sostenible, y esto abre oportunidades para la intervención.

No penséis que sois muy importantes en el universo, que otras razas vendrán aquí para ayudaros y que estarán absortas con vuestras maravillosas características. No os engañéis felicitándoos a vosotros mismos de este modo, porque necesitáis una aproximación sobria, y no debéis desanimaros ni perder la fe en la humanidad. La Intervención intentará despojaros de vuestra confianza en vosotros mismos. Esto representa uno de sus medios de persuasión.

Debéis reconocer que la humanidad tiene un destino en el universo como una raza libre y autodeterminada, pero para alcanzarlo tendréis que aprender Sabiduría y Conocimiento del universo, que solo Dios puede realmente ofreceros.

Es por eso que la Nueva Revelación está aquí en parte para prepararos para la propia Comunidad Mayor. La Revelación también está aquí para prepararos para vivir en un mundo nuevo, un mundo de medioambientes cambiantes y de inestabilidad y agitación política y social.

La Revelación está aquí para enseñaros sobre la espiritualidad al nivel del Conocimiento, siendo el Conocimiento la inteligencia mayor que Dios ha puesto dentro de cada persona. La Revelación está aquí para traeros Conocimiento y Sabiduría del universo, de modo que podáis prepararos para la vida en el universo. Y la Revelación está aquí para enseñaros sobre la Presencia, el Plan y la Voluntad Divinas en el mundo. Revela la mayor verdad sobre estos asuntos y lo que significan para vosotros, vuestra vida y vuestro destino.

Tenéis ahora la gran responsabilidad de responder a las condiciones cambiantes del mundo y a la emergencia de la humanidad a una Comunidad Mayor de vida. Tenéis la responsabilidad de aprender de la Comunidad Mayor, de prepararos para ella y de convertiros en una persona del mundo y no solo una persona de un grupo pequeño, de una tribu o de una nación. Porque el mundo está ahora en peligro a causa de la Intervención.

No dejéis que la identidad nacional os ciegue ante las mayores responsabilidades que tenéis aquí. La preparación debe compartirse, debe considerarse. El velo de secreto debe ser retirado. El velo de ridículo debe ser retirado. Esto debe ocurrir al nivel de los ciudadanos, porque no puede ocurrir solo al nivel de los gobiernos o los líderes.

Estáis entrando en un mayor panorama de vida. No podéis estar tonteando por ahí. No podéis estar retransmitiendo al espacio vuestros conflictos, vuestras fantasías y vuestras absurdas interacciones. Debéis aprender quién está volando en vuestros cielos, quién está tomando a vuestra gente contra su voluntad. Esto ahora no puede seguir siendo un oscuro secreto. Debe salir a la luz para que la gente pueda verlo y entenderlo claramente. Porque, como hemos dicho, no se trata de un misterio. Es una verdad oculta, oculta por muchas fuerzas.

El individuo debe ver con claridad, sin ser dominado por las persuasiones de los gobiernos o las persuasiones y convenciones sociales. Para poder ser libre, esto debe ser así. Para poder contribuir a un mundo emergente, esto debe ser así. Para que vosotros mismos personalmente podáis prepararos para la Comunidad Mayor —un proceso que es sobre todo una preparación interna—, esto debe ser así.

Tal y como es ahora, la humanidad caerá en manos de la Intervención tarde o temprano, a menos que se haga un gran esfuerzo para resistirla y revelar su presencia y su propósito en el mundo. La Intervención tiene sus representantes humanos, gente que ha tomado contra su voluntad y ha convertido a sus persuasiones.

Esto no es diferente de lo que las naciones se hacen las unas a las otras para socavarse mutuamente, tomar del otro y acceder a la riqueza y los recursos del otro. Es solo que ahora está ocurriendo a un nivel más sofisticado y clandestino.

El secreto debe ser revelado. Es evidente. No es algo ambiguo. Todas las razas extranjeras que están hoy presentes en el mundo son parte de la Intervención. Los verdaderos aliados de la humanidad no intervendrán en los asuntos humanos, porque si tuvieran que intervenir tendrían que controlar la percepción y el entendimiento humanos, lo cual es algo que como razas libres no van a hacer. Y existen otras razones por las que no van a intervenir, cosas que debéis aprender mediante la Revelación.

Conscientemente o no, dispuestos o no, os estáis preparando para la Comunidad Mayor. Esta es una de las grandes necesidades de vuestro tiempo. Si las naciones entendieran estas cosas el conflicto humano acabaría. La vigilancia de los cielos sería no solo un asunto de las agencias secretas del gobierno, sino una responsabilidad de la gente en todas partes. La toma de personas contra su voluntad sería revelada y la Intervención quedaría expuesta. La Intervención se está apoyando en la sumisión y la ignorancia humanas. Si es expuesta, deberá retirarse. Este es el poder que la humanidad podría ejercer a su favor —un poder que no se está ejerciendo ahora.

La educación para la Comunidad Mayor debe comenzar. Es tarde, queda poco tiempo y la situación se vuelve más oscura y difícil con cada día que pasa.

Fuisteis enviados al mundo para hacer frente a estas cosas. A pesar de vuestras preocupaciones personales, a pesar de vuestras preferencias, a pesar de vuestra condición personal, esta es la verdad de vuestra presencia en el mundo. No fuisteis enviados al mundo hace siglos, cuando aquí no había una Intervención. No fuisteis enviados al mundo hace cincuenta años, antes de que la Intervención se manifestara verdaderamente. Este es vuestro tiempo y vuestro lugar. Este es el mundo que habéis venido a servir. Si ignoráis esto, no encontraréis vuestro verdadero propósito y contribución en el mundo.

Algunas personas tienen una conexión con la vida en el universo, pero todos deben encarar la intervención. Todos deben comenzar a educarse sobre la Comunidad Mayor para que la humanidad pueda tener un futuro como una raza libre y autodeterminada.

En el mundo actual hay competidores operando clandestinamente. ¿Cómo podrías entender esto sin la Revelación? No podéis prepararos por vuestra cuenta para la Comunidad Mayor, porque no sabéis para qué os estáis preparando, y la fantasía, la especulación y la proyección humana sobre la vida en el universo tienen muy poco que ver con las realidades que debéis encarar.

No retrocedáis ante esto, porque esto es parte de vuestra llamada. Es parte de la educación necesaria de vuestro tiempo. Esto es lo que os motivará a preservar el mundo, porque vuestra autosuficiencia en el mundo es extremadamente importante y es uno de los criterios necesarios para establecer la libertad y la autodeterminación en el universo.

La Revelación está aportando la preparación para la Comunidad Mayor, la única preparación de este tipo presente hoy día en el mundo. El momento es crítico. La necesidad es tremenda, aunque la mayoría de la gente sigue sin verla ni reconocerla.

Tened coraje. Tened determinación. Debéis tener coraje y determinación para prepararos para la Comunidad Mayor. Debéis ser pacientes, porque se trata de una gran educación. No puede definirse en unas pocas frases o con definiciones simples. No podéis ser vagos y tontos ante un umbral de esta magnitud.

Dios sabe lo que está llegando, y debe preparar a la humanidad, que no ve y no sabe. Es el desafío de encarar el nuevo mundo, un mundo en declive, y el desafío de encarar la Comunidad Mayor, que unirá a la gente, la fortalecerá y permitirá a la humanidad superar sus antiguos conflictos y animosidades.

Tenéis una necesidad común. Esta es tan dominante que puede eclipsar todo lo demás. Este es el regalo del gran desafío que estáis encarando —si este desafío puede ser comprendido, si la educación sobre la Intervención y la Comunidad Mayor puede ser presentada y compartida.

Venid a esto, y saldréis de los asuntos nimios de vuestra vida y vuestro propio sufrimiento por pequeñas cosas. Veréis la importancia de vuestra presencia en el mundo y por qué habéis sido bendecidos y guiados para recibir la Nueva Revelación.

La humanidad tiene una gran promesa en el universo, pero para que esta promesa se cumpla la humanidad debe hacerse adulta. No puede ser como un adolescente. No puede ser tonta e indulgente consigo misma ante cosas mayores. Otras fuerzas están entre vosotros. Ahora tendréis que lidiar con ellas, y hacerlo elevará a la humanidad, dándole una mayor fuerza y determinación para el futuro.